¿Por qué se celebra el mes de la historia de la mujer?

La frustración por la exclusión de las mujeres de la narrativa histórica estalló en la década de 1970 y dio lugar a la creación de un mes para conmemorar cómo las mujeres reclamaron su lugar en los libros de historia.

Por Erin Blakemore
Publicado 2 mar 2022, 11:30 CET
Celebrado en todo Estados Unidos desde la década de 1980, el Mes de la Historia de ...

Celebrado en todo Estados Unidos desde la década de 1980, el Mes de la Historia de la Mujer nació de la presión feminista por la igualdad de acceso al empleo y a la educación, una de las principales reivindicaciones de la marcha de la Huelga por la Igualdad que llenó las calles de Nueva York hasta los topes el 26 de agosto de 1970.

Fotografía de Fred W. McDarrah, MUUS Collection/ Getty Images

Las mujeres siempre han formado parte de la historia. Pero durante siglos, su participación en ella se pasó por alto: si descartamos los relatos de mujeres poderosas como las reinas, nos encontraremos con que los primeros textos de historia a menudo excluían a las mujeres por completo. Los historiadores (que eran casi en su totalidad hombres) solían ver el pasado a través del prisma de la teoría del "gran hombre", que sostiene que la historia está formada en gran medida por héroes masculinos y sus luchas.

Esto cambió en el siglo XX, con el nacimiento de la historia de las mujeres como disciplina académica, un impulso para reconocer los logros de las mujeres y un movimiento para garantizar la igualdad de acceso de las mujeres a las instituciones académicas donde se podría enseñar su historia.

El resultado fue el Mes Nacional de la Historia de la Mujer, una celebración anual nacida del activismo de los historiadores que pretendían asegurarse de que las mujeres recibieran el trato (y la compensación histórica) que se merecen.

(Relacionada: Literatura por la igualdad: 5 grandes libros feministas).

El Mes de la Historia de la Mujer se celebra cada mes de marzo desde que la ONU proclamó en 1975 el 8 de marzo como el Día Internacional de los Derechos de la Mujer. ¿Cómo empezó y qué obstáculos tuvieron que enfrentar sus fundadores por el camino?

La historia de la mujer se convierte en una disciplina académica

A mediados del siglo XX, un floreciente movimiento por los derechos de la mujer pedía que se discrepara de la teoría del "gran hombre" de la historia. Aunque las mujeres historiadoras habían sido excluidas de la profesión en virtud de su sexo en el siglo XIX, un grupo de historiadoras feministas comenzó a buscar rastros de mujeres del pasado.

El presidente Jimmy Carter firma una proclamación que declara la semana del 2 de marzo de 1980 como la Semana Nacional de la Historia de la Mujer. Sentadas a su derecha están Jane Pratt y Gloria Johnson, representantes de grupos nacionales de mujeres que abogaron por la conmemoración.

Fotografía de Barry Thumma, Associated Press

Las mujeres no aparecen en los libros de historia del mismo modo que los hombres. Los historiadores habían pasado por alto en gran medida sus cartas, diarios y otros materiales, y pasaron por alto sus contribuciones y su importancia para la sociedad.

Algunas excepciones fueron Mary Beard, que escribió una serie de libros sobre las mujeres americanas y su labor histórica, y Eleanor Flexner, que escribió Century of Struggleuna obra pionera de 1959 sobre el movimiento sufragista americano. Pero a medida que el movimiento de liberación de la mujer fue ganando fuerza, las feministas se irritaron contra la ausencia generalizada de historias de mujeres en los libros de historia.

(Relacionada: Lisístrata escenifica la lucha feminista desde el siglo IV a.C).

"En mis cursos, los profesores me hablaban de un mundo en el que aparentemente la mitad de la raza humana hace todo lo importante y la otra mitad no existe", declaró Gerda Lerner, historiadora del Sarah Lawrence College de Yonkers (Nueva York), al Chicago Tribune en 1993. "Esto es basura, no es el mundo que yo he vivido".

Lerner comenzó a dar clases de historia de la mujer a finales de la década de 1960 y acabó uniéndose a sus colegas de Sarah Lawrence que estaban creando el primer programa de máster en historia de la mujer del país.

Estas incipientes historiadoras buscaban rastros de mujeres notables y corrientes, destacando cuestiones como la raza, la sexualidad y el patriarcado y defendiendo la importancia de las contribuciones de las mujeres a la política, las ciencias y otros campos. Aunque el pequeño grupo de historiadoras "podría haber cabido en una cabina telefónica" al principio, en palabras de Lerner, se vieron reforzadas por un número creciente de activistas por la liberación de la mujer.

Como graduada de uno de los programas de estudios sobre la mujer recién fundados en la Universidad Estatal de Sonoma, en California (Estados Unidos), en la década de 1970, la educadora Molly Murphy MacGregor se hizo la misma pregunta que Lerner y otras.

Los administradores de la escuela secundaria en la que enseñaba habían intentado presionarla para que cancelara una clase de historia de la mujer, argumentando que simplemente no había suficiente material para llenar seis semanas de instrucción. Los libros de texto que sí cubrían la historia básica de las mujeres la enterraban; por ejemplo, un texto decía que el Congreso concedió a las mujeres el derecho al voto en 1920, sin mencionar el trabajo de las sufragistas pioneras que lucharon por ese derecho civil.

Tras crear la primera Semana de la Historia de la Mujer, la Alianza Nacional para la Historia de la Mujer presionó al Congreso para que reconociera marzo como el Mes de la Historia de la Mujer. Fundadoras (de derecha a izquierda): Molly Murphy MacGregor, Paula Hammett, Mary Ruthsdotter, María Cuevas y Bette Morgan.

Fotografía de Courtesy of the National Women's History Month Alliance

¿Dónde estaban las mujeres? se preguntaba. "La historia de las mujeres en Estados Unidos parecía estar escrita con tinta invisible", recordaba MacGregor en un documental de PBS de 2020.

La primera Semana de la Historia de la Mujer

MacGregor se vio impulsada a actuar. A finales de la década de 1970, preparó una presentación de diapositivas sobre la historia de las mujeres estadounidenses en ámbitos como la política, el activismo medioambiental y el movimiento abolicionista, y se sorprendió por la respuesta que obtuvo. Los estudiantes salían de las presentaciones con un nuevo orgullo y un interés por las historias de mujeres como Harriet Tubman y Rachel Carson.

Pero cuando MacGregor se enteró de que los estudiantes rara vez sacaban o se les asignaba la escasa variedad de libros de historia de la mujer disponibles en las escuelas primarias locales, tomó medidas y se unió a la Comisión del Condado de Sonoma sobre la Condición de la Mujer.

La comisión se creó en 1975 y se encargó de eliminar la discriminación y los prejuicios de género. Uno de sus objetivos era ayudar a las escuelas del condado de Sonoma a cumplir el Título IX de las Enmiendas Educativas de 1972, una ley histórica que protege a las personas de la discriminación por razón de sexo en cualquier programa educativo que reciba financiación del gobierno federal.

En 1909, Nannie Helen Burroughs abrió la Escuela Nacional de Formación para Mujeres y Niñas, que ofrecía un programa de formación profesional y académica para las mujeres afroamericanas. Durante gran parte de la historia de Estados Unidos, a las mujeres y a la gente de color se les negó la igualdad de acceso a la educación, y en su lugar crearon sus propias oportunidades.

Fotografía de Library of Congress, Corbis/ Getty Images

MacGregor y otros miembros de la comisión consideraron que la falta de historias de mujeres en los materiales educativos constituía una violación del Título IX, ya que creaba una brecha injusta que exacerbaba la desigualdad de trato entre los sexos.

Como respuesta, propusieron que la comunidad organizara una semana de la historia de las mujeres. En coincidencia con el Día Internacional de la Mujer, una celebración mundial de la mujer que se celebra anualmente el 8 de marzo, la primera Semana de la Historia de la Mujer comenzó con un desfile, una presentación y la distribución de materiales curriculares para las escuelas locales.

(Relacionada: Así se esfuerzan las mujeres ruandesas por reconstruir su país).

El impulso no fue ni mucho menos de agrado universal. "Se nos tachó de odiar a los hombres de forma interesada", dijo MacGregor al documentalista de la PBS en 2020. Pero la celebración suscitó un gran interés entre las mujeres de todo el país. De repente, una conmemoración local se convirtió en un impulso mayor para celebrar la historia de las mujeres a escala nacional. El grupo se convirtió rápidamente en el Proyecto Nacional de la Historia de las Mujeres (ahora la Alianza Nacional de la Historia de las Mujeres).

Reconocimiento federal de la historia de las mujeres

Al mismo tiempo que equipaba a los profesores de todo el país con materiales y planes de estudio sobre los logros históricos de las mujeres, el NWHP también comenzó a presionar al gobierno federal para que reconociera la historia de las mujeres. Su primera victoria llegó en 1980, cuando el presidente Jimmy Carter declaró la primera Semana Nacional de la Historia de la Mujer del 2 al 8 de marzo. "Entender la verdadera historia de nuestro país nos ayudará a comprender la necesidad de la plena igualdad ante la ley para todo nuestro pueblo", dijo en un discurso.

En 1981, la representante demócrata Barbara Mikulski, de Maryland, y el senador republicano Orrin Hatch, de Utah, patrocinaron un proyecto de ley bipartidista para declarar la semana del 8 de marzo Semana Nacional de la Historia de la Mujer. La celebración de una semana tuvo lugar anualmente hasta que, en 1987, el Congreso siguió el ejemplo de varios estados de Estados Unidos y aprobó una resolución conjunta que declaraba todo el mes de marzo como Mes de la Historia de la Mujer.

Desde entonces, el impulso para reconocer e incluir a las mujeres en el estudio de la historia ha continuado. En 1999, una comisión nacional de historia de la mujer creada por el presidente Bill Clinton recomendó iniciativas para encontrar "mujeres ocultas" en museos y archivos, establecer iniciativas estatales de historia de la mujer e incorporar la historia de la mujer de forma más amplia en los programas educativos. Los historiadores también empezaron a desenterrar las contribuciones de las mujeres históricamente marginadas, yendo más allá de las mujeres blancas, cisgénero y heterosexuales, para explorar las vívidas historias de las mujeres de toda la sociedad.

Pero el trabajo continúa. Una encuesta realizada en 2017 por el Museo Nacional de Historia de las Mujeres descubrió que los estándares educativos estatales hacen demasiado hincapié en los roles domésticos de las mujeres y pasan por alto la amplitud y la profundidad de la historia de las mujeres. Aun así, hay motivos para la esperanza. Al fin y al cabo, el esfuerzo por reconocer a las mujeres del pasado es un esfuerzo de persistencia y creatividad. Como recordaba MacGregor en una historia oral a principios de la década de 2000, "La verdadera historia es que dijimos: "Vale, esto es un reto, ¿y qué vamos a hacer con él?".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
¿Cuáles son las raíces del Día Internacional de la Mujer?
Historia
La verdadera historia de la legendaria tiradora Annie Oakley
Historia
La compleja historia del aborto en Estados Unidos
Historia
Tras conseguir el voto, ¿por qué tomó caminos diferentes el movimiento sufragista?
Historia
La historia de Nueva Francia: la cuna del Canadá moderno

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved