Los misterios de las muertes en el paso Dyatlov, la ciencia responde

Las extrañas muertes de excursionistas en el paso de montaña ruso han inspirado innumerables teorías conspirativas, pero la respuesta podría estar en un elegante modelo informático basado en fuentes sorprendentes.

Por Robin George Andrews
Publicado 19 may 2023, 12:39 CEST
Investigadores soviéticos examinan la tienda de campaña de la expedición del paso de Dyatlov

Investigadores soviéticos examinan la tienda de campaña de la expedición del paso de Dyatlov el 26 de febrero de 1959. La tienda había sido abierta por dentro y muchos miembros del equipo habían huido en calcetines o descalzos.

Fotografía de of the Dyatlov Memorial Foundation

Un misterio de aventura de seis décadas de antigüedad que ha suscitado teorías conspirativas en torno a experimentos militares soviéticos, Yetis e incluso contactos extraterrestres podría haber encontrado su mejor y más sensata explicación hasta el momento en una serie de simulaciones de avalanchas basadas en parte en experimentos de accidentes automovilísticos y en la animación utilizada en la película Frozen.

En 2021, un par de investigadores suizos presentaron por primera vez datos que apuntaban a la probabilidad de que una avalancha extrañamente pequeña y retrasada pudiera haber sido la responsable de las terribles heridas y muertes de nueve excursionistas experimentados que nunca regresaron de una aventura planeada de 321 kilómetros en los Montes Urales de Rusia en el invierno de 1959. Tres expediciones posteriores han confirmado desde entonces sus suposiciones sobre el mortal (e infame) suceso.

La película recuperada del lugar muestra la última fotografía tomada por el equipo Dyatlov de los miembros cortando la pendiente de nieve para levantar su tienda.

Fotografía de of the Dyatlov Memorial Foundation

En lo que se conoce como el incidente del paso Dyatlov, 10 miembros del Instituto Politécnico de los Urales de la Unión Soviética en Ekaterimburgo (nueve estudiantes y un instructor deportivo que luchó en la Segunda Guerra Mundial) se adentraron en la gélida naturaleza en una expedición de esquí y montañismo el 23 de enero de 1959.

Un estudiante con dolores articulares dio marcha atrás, pero el resto, liderado por Igor Dyatlov, estudiante de ingeniería de 23 años, continuó. Según las filmaciones de las cámaras y los diarios personales encontrados posteriormente en el lugar de los hechos por los investigadores, el equipo acampó el 1 de febrero, montando una gran tienda en las laderas nevadas de Kholat Saykhl, cuyo nombre puede interpretarse como "Montaña Muerta" en la lengua del pueblo indígena mansi de la región.

Nunca más se supo de los nueve (siete hombres y dos mujeres).

Cuando un equipo de búsqueda llegó a Kholat Saykhl unas semanas más tarde, la tienda de la expedición apenas sobresalía de la nieve y parecía abierta por dentro. Al día siguiente, encontraron el primero de los cadáveres cerca de un cedro. A lo largo de los meses siguientes, a medida que la nieve se descongelaba, los equipos de búsqueda fueron descubriendo más imágenes escalofriantes: los cuerpos de los nueve miembros del equipo estaban esparcidos por la ladera de la montaña, algunos en un desconcertante estado de desnudez; algunos tenían el cráneo y el pecho destrozados; a otros les faltaban los ojos y a uno le faltaba la lengua.

Cada cuerpo era una pieza de un lúgubre rompecabezas, pero ninguna de las piezas parecía encajar. Una investigación criminal de la época culpó de sus muertes a una "fuerza natural desconocida", y la burocracia soviética mantuvo el caso en silencio. La falta de detalles sobre este espeluznante suceso, una aparente masacre ocurrida en un estado profundamente hermético, dio lugar a docenas de teorías conspirativas de larga duración, desde pruebas militares clandestinas hasta ataques del Yeti.

A raíz del renovado interés de los medios de comunicación y las hipótesis extravagantes generalizadas, las autoridades rusas reexaminaron recientemente el caso en torno al incidente del paso de Dyatlov y concluyeron en 2019 que una avalancha fue la principal responsable de las nueve muertes. Sin embargo, en el informe faltaban detalles científicos clave, como una explicación clara de cómo pudo producirse una avalancha sin que quedaran pruebas documentadas de su ocurrencia. Esto suscitó continuas dudas en torno a la aparentemente sencilla explicación de un Gobierno famoso por su falta de transparencia.

Muchos argumentaron que la teoría de la avalancha, propuesta inicialmente en 1959, seguía sin tener fundamento: el campamento del equipo estaba encajado en la nieve en una ladera con una pendiente aparentemente demasiado suave para permitir una avalancha. La noche del 1 de febrero no nevó, lo que podría haber aumentado el peso de la nieve en la ladera y desencadenar un derrumbe. La mayoría de los traumatismos por objeto contundente y algunos daños en los tejidos blandos eran atípicos de los causados por las avalanchas, cuyas víctimas suelen asfixiarse. Y si se había producido una avalancha, ¿por qué hubo un intervalo de al menos nueve horas, según los datos forenses, entre el momento en que los miembros del equipo cayeron por la ladera para su campamento y la avalancha final?

Ese curioso retraso interesaba especialmente a Alexander Puzrin, ingeniero geotécnico de la ETH de Zurich, uno de los institutos federales de tecnología de Suiza. Recientemente había publicado un artículo en el que explicaba cómo, por extraño que parezca, un terremoto puede desencadenar una avalancha con un intervalo que oscila entre apenas unos minutos y varias horas entre ambos sucesos. Aunque Puzrin creció en Rusia, conoció la historia del paso de Dyatlov hace sólo una década. Le fascinaba el tristemente célebre incidente y sus posibles causas, pero era comprensible que no se atreviera a abordar la cuestión en solitario.

Johan Gaume, director del Laboratorio de Simulación de Avalanchas de Nieve de la EPFL, otro instituto técnico federal suizo de Lausana, conoció a Puzrin en la época de la investigación rusa de 2019 sobre lo ocurrido en el paso de Dyatlov. Sospechando que la cuestión del retraso de la avalancha tenía una de las claves para resolver el misterio, se asociaron para crear modelos analíticos y simulaciones por ordenador para intentar replicar las terribles horas que robaron la vida a los montañeros.

La investigación científica contó con el beneficio añadido de la esposa de Puzrin, que es rusa. "Cuando le dije que estaba trabajando en el misterio de Dyatlov, por primera vez me miró con verdadero respeto", afirma.

El argumento de la pendiente poco profunda contra una avalancha se abordó desde el principio: resultó no ser tan poco profunda después de todo. La topografía ondulada de Kholat Saykhl, cubierta de nieve, hacía que la pendiente pareciese suave, pero en realidad estaba más cerca de los 30 grados, el requisito mínimo de la regla empírica para muchas avalanchas. Los informes que se remontan a la investigación inicial del lugar también describen una capa de nieve subyacente en la montaña que no se aglutinaba, lo que proporcionaba una base débil y resbaladiza sobre la que podía deslizarse fácilmente mucha nieve superpuesta.

"La topografía local les jugó una mala pasada", afirma Puzrin.

Luego estaba la cuestión de la masa de nieve: el corte que el equipo hizo en la nieve para montar la tienda desestabilizó la ladera, pero tuvo que acumularse más nieve antes de que se produjera una avalancha. Las estimaciones meteorológicas del Observatorio Geofísico Principal Voeikov de San Petersburgo respaldan las suposiciones de los investigadores de que casi metro y medio de nieve habría cubierto la tienda, con vientos que soplaban a 40 kilómetros por hora.

Las anotaciones del diario del grupo de Dyatlov también señalan que hubo vientos muy fuertes. Es probable que se tratara de vientos catabáticos, fuertes masas de aire gélido que arrastraron grandes cantidades de nieve desde lo alto hacia el campamento, aumentando la carga en una ladera ya de por sí precaria y explicando el retraso de nueve horas entre el corte de la nieve y la avalancha.

Las simulaciones por ordenador de los investigadores muestran que la avalancha de Kholat Saykhl no habría sido enorme, sino que habría afectado a un bloque de materia helada de apenas 4 metros de largo, más o menos del tamaño de un todoterreno. Su pequeño tamaño explica por qué no se encontraron pruebas de avalancha durante la investigación inicial; habría llenado el campamento recortado antes de quedar rápidamente enterrado por las nuevas nevadas. Pero, ¿cómo es posible que un derrumbe tan pequeño haya causado lesiones tan traumáticas?

Para responder a esa pregunta, los científicos recurrieron a algunas fuentes de inspiración e información poco ortodoxas. Gaume explicó que, hace unos años, le impresionó lo bien que se representaba el movimiento de la nieve en la película de Disney Frozen de 2013, tanto que decidió preguntar a sus animadores cómo lo habían conseguido (The Walt Disney Company es propietaria mayoritaria de National Geographic Partners).

Tras un viaje a Hollywood para reunirse con el especialista que trabajó en los efectos de nieve de Frozen, Gaume modificó el código de animación de nieve de la película para sus modelos de simulación de avalanchas, aunque con un propósito decididamente menos entretenido: simular los impactos que las avalanchas tendrían en el cuerpo humano.

Código en mano, la pareja necesitaba valores realistas de las fuerzas y presiones que el cuerpo humano podría experimentar en una avalancha. Esta vez, la información procedía de la industria del automóvil.

"Descubrimos que, en los años 70, General Motors (GM) cogió 100 cadáveres y les rompió las costillas", explica Puzrin, "golpeándolos con distintos pesos a distintas velocidades" para ver qué ocurriría durante un accidente de coche. Los datos se utilizaron finalmente para calibrar la seguridad de los cinturones de seguridad.

Algunos de los cadáveres utilizados en las pruebas GM estaban sujetos con soportes rígidos, mientras que otros no, una variable que acabó siendo serendípica para Puzrin y Gaume. De vuelta en las laderas de Kholat Saykhl, los miembros del equipo habían colocado su ropa de cama encima de sus esquís. Esto significaba que la avalancha, que les alcanzó mientras dormían, golpeó un objetivo inusualmente rígido, y que los experimentos con cadáveres de General Motors de la década de 1970 podían utilizarse para calibrar sus modelos de impacto con notable precisión.

Los modelos informáticos de los investigadores demostraron que un bloque de nieve de 4,5 metros de largo podría, en esta situación única, romper fácilmente las costillas y el cráneo de personas que durmieran en una cama rígida. Según Puzrin, las lesiones habrían sido graves, pero no mortales, al menos de inmediato.

Regreso a la Montaña Muerta

Tras el estudio de 2021, se realizaron tres expediciones más a Kholat Saykhl que confirmaron que la zona era "claramente propensa a las avalanchas" y que las laderas por encima del campamento de Dyatlov eran lo suficientemente empinadas como para crear avalanchas. De hecho, en una expedición realizada en enero de 2022 se observaron dos avalanchas de placas frescas en condiciones similares a las de la fatídica noche del 1 de febrero de 1959.

Jordy Hendrikx, asesor científico jefe de Antarctica New Zealand (Nueva Zelanda) y ex director del Laboratorio de Nieve y Avalanchas de la Universidad Estatal de Montana (Estados Unidos), que no participó en la investigación actual, sospechaba desde hace tiempo que una avalancha sería la causa más plausible del incidente del paso Dyatlov, pero no era obvio que el Kholat Saykhl fuera terreno propicio para avalanchas. Dice que las simulaciones del equipo han recreado ahora la noche mortal con una nueva fidelidad.

"El modo en que lo han demostrado empíricamente en sus ecuaciones parece perfectamente sólido", afirma Hendrikx. "Es emocionante cómo los nuevos avances científicos en el mundo de las avalanchas pueden arrojar nueva luz sobre estos enigmas históricos".

Es un poco sorprendente que una avalancha tan pequeña pueda causar lesiones tan violentas, dice Jim McElwaine, experto en riesgos geológicos de la Universidad de Durham, en Reino Unido, que no participó en el estudio. Sospecha que el bloque de nieve tendría que haber sido increíblemente rígido y moverse a cierta velocidad para conseguirlo.

Freddie Wilkinson, alpinista profesional y guía que no participó en el trabajo, afirma que es totalmente razonable que unas losas tan inocuas puedan causar lesiones corporales graves. "Algunas losas pueden ser bastante duras, y es muy probable que provoquen heridas contusas", afirma.

"Estoy absolutamente convencido de que la tragedia se debió al viento y a la deposición de nieve, así como al hecho de que acamparan a sotavento de una cresta", añade Wilkinson. "He cometido este error en mi carrera de alpinista más de una vez". Durante una expedición a la Antártida en 2012, las tiendas de campaña del equipo de Wilkinson se montaron dentro de un círculo de paredes de nieve que ellos mismos hicieron para desviar el viento. Al volver al campamento al cabo de tres días, su equipo descubrió que dos tiendas metidas en el muro de protección contra el viento estaban completamente enterradas.

La avalancha que parece haber ocurrido el 1 de febrero de 1959 en Kholat Saykhl fue un suceso increíblemente raro. Pero los sucesos raros ocurren, y éste sólo pudo ocurrir en ese lugar exacto, en ese momento exacto, durante esa noche invernal.

La tormenta perfecta

Se especula sobre lo que ocurrió después de la avalancha, pero la idea actual es que el equipo salió de la tienda asfixiada y huyó despavorido hacia un refugio provisional en la arboleda, unos dos kilómetros ladera abajo. Tres de ellos resultaron gravemente heridos, pero todos fueron encontrados fuera de la tienda, por lo que es probable que los supervivientes más sanos sacaran a los heridos de su refugio asfixiado en un intento de rescatarlos. "Esta es una historia de valor y amistad", afirma Puzrin.

La mayoría de los nueve que perecieron en Kholat Saykhl murieron de hipotermia, mientras que otros pudieron sucumbir a sus heridas. El estado de desnudez en que se encontraron algunos sigue siendo desconcertante (el desnudo paradójico puede ser una explicación), al igual que los informes que señalan que algunos de los cuerpos tenían restos de radiactividad (que puede ser resultado del torio presente en las linternas de camping). Es posible que la falta de ojos y lengua de algunas víctimas se debiera simplemente a que los animales carroñeros picoteaban a los muertos, pero eso también sigue siendo una incógnita.

Este nuevo estudio no trata de explicar todo lo que ocurrió en 1959, y es probable que el caso del paso de Dyatlov nunca se cierre del todo, dice Gaume. Este estudio simplemente ofrece un relato razonable de los acontecimientos que finalmente desencadenaron las muertes en Kholat Saykhl.

Eso importa, entre otras cosas porque la enigmática tragedia sigue siendo desgarradora para los familiares vivos de las víctimas. Algunos en Rusia han expresado la opinión de que estos excursionistas habían corrido riesgos estúpidos o innecesarios que finalmente acabaron con su vida. "Esto empaña su legado", afirma Puzrin, cuyo estudio demuestra que esta extraña avalancha habría sorprendido a expertos montañeros con toda una vida de experiencia. Los miembros del equipo Dyatlov, dice Puzrin, eran personas muy competentes que nunca habrían previsto el peligro de abrir un espacio para su tienda en lo que parecía una pendiente suave.

No obstante, Gaume teme que la explicación que han presentado sea demasiado directa para que la acepte gran parte del público. "La gente no quiere que sea una avalancha", dice. "Es demasiado normal". Ese escepticismo inflexible, junto con la naturaleza inquietante del incidente del paso de Dyatlov, mantendrá vivas las teorías de la conspiración hasta bien entrado el futuro.

"Para mí, esta historia es especialmente poderosa, profunda y conmovedora, porque se trata de un grupo de jóvenes que se adentraron en la naturaleza y nunca regresaron", afirma Wilkinson.

"A la gente le encanta inventar escenarios inverosímiles sobre la muerte en la naturaleza, porque nunca sabremos al 100 por 100 lo que ocurrió".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved