¿Sabes lo que es el turismo de críptidos?

Desde las nieblas del Lago Ness hasta las tierras salvajes de Australia, bestias fantásticas como el Monstruo del Lago Ness o el Yeti están generando una lucrativa (y controvertida) forma de turismo.

Por Ronan O’Connell
El Lago Ness es un profundo lago de agua dulce situado en el norte de Escocia

El Lago Ness, un profundo lago de agua dulce situado en el norte de Escocia, es uno de los destinos que atrae a los turistas gracias a los continuos rumores de la existencia de críptidos, o criaturas míticas. Las historias de un monstruo nadador de cuello largo, apodado "Nessie", circulan por este lago desde hace casi cien años.

Fotografía de Jonathan William Cohen, Getty Images

Supuestamente acechan en lagos remotos, se esconden en densos bosques y vagan por montañas nevadas. Sin embargo, a pesar de haber sido refutados por la ciencia, los críptidos (bestias fantásticas que probablemente no existan) han asombrado y aterrorizado a los humanos durante siglos. 

En África occidental existe la criatura de los pantanos Ninki Nanka, en Japón el monstruoso pulpo Akkorokamui y en Irlanda el híbrido carnívoro Dobhar-chú de perro y nutria, el chupacabras en Puerto Rico. Pero los seres míticos que parecen intrigar más a los viajeros siguen siendo el monstruo del lago Ness de Escocia, el Yeti del Himalaya, el Yowie de Australia y el Bigfoot de Norteamérica. Este último, un hombre-simio parecido a Chewbacca, contribuye a generar más de 140 millones de dólares anuales para la economía estadounidense, según el Museo Internacional de Criptozoología de Portland (Maine, Estados Unidos).

Estos críptidos han inspirado festivales, películas, podcasts y un campo de estudio nicho llamado criptozoología, la búsqueda de criaturas mágicas. Son el centro de cruceros en barco y de excursiones por la naturaleza, y dan nombre a bares, hoteles, restaurantes e incluso a una compañía aérea. Justo antes de que surgiera la pandemia de la COVID-19, una empresa escocesa gastó casi 3 millones de euros en un nuevo centro de visitantes relacionado con la legendaria serpiente del lago Ness.

(Relacionado: Más allá del Chupacabras: la Ruta Taína de Puerto Rico es una joya por descubrir)

Tanto si la gente cree en los críptidos como si no, el turismo en busca de críptidos ofrece a los viajeros la oportunidad de explorar destinos poco conocidos desde una perspectiva única. He aquí cómo comunidades de Europa a Australia y Nepal se apoyan en su atractivo místico para ayudar a sus industrias turísticas a recuperarse de la pandemia. 

Surge una leyenda moderna 

El críptido más conocido del mundo es probablemente "Nessie", la enorme criatura acuática que se rumorea que ronda las aguas de 243 metros de profundidad del lago Ness. Desde su primer avistamiento, hace unos 1400 años, el monstruo del lago Ness no ha dejado de suscitar polémicas. 

Esta foto de 1934 del Monstruo del Lago Ness atrajo el interés mundial hacia Escocia. A pesar de que se demostró en 1994 que la imagen había sido un engaño, cientos de viajeros visitan el lago cada año con la esperanza de avistar a la supuesta bestia. Hasta la fecha, más de mil personas han afirmado haber visto a Nessie.

Fotografía de Keystone, Getty Images

El misionero irlandés San Columbano escribió por primera vez sobre la mítica bestia en el año 565 d.C. Supuestamente, Nessie hirió a un nadador y estuvo a punto de dañar a otro cuando Columbano intervino y reprendió a la bestia hasta que se retiró a las sombrías aguas del lago. A lo largo de los siglos siguientes se produjeron avistamientos de Nessie que alimentaron el mito.

En 1934 esta leyenda local se hizo viral cuando un médico inglés captó una fotografía de lo que, según él, era Nessie, con su largo cuello y su cabeza bulbosa que parecían sobresalir del lago. La imagen desencadenó una serie de acontecimientos que hicieron que el lago Ness dejara de ser un lugar poco conocido para convertirse en uno de los lagos más famosos de Europa.

Los tours de monstruos en el lago Ness comenzaron poco después, dice Gary Campbell, que dirige el sitio web oficial de avistamientos del Monstruo del lago Ness, en el que ha registrado 1143 encuentros en 26 años. En 2019 el turismo de Nessie era una industria de más de 40 millones de euros.

La pandemia no ha disminuido el atractivo de Nessie. En los primeros ocho meses de 2022, 149 000 visitantes realizaron excursiones lacustres con Loch Ness by Jacobite, según Freda Newton, directora general de la empresa.

"Todo el mundo quiere creer en Nessie. Lo vemos cada día en las caras de los visitantes", dice. "Hay una emoción palpable cuando la gente sube a nuestros barcos pensando que tal vez, sólo tal vez, puedan ver a nuestro amigo más escurridizo".

Gordon Menzies, que dirige Castle Cruises Loch Ness, calcula que más del 70% de sus clientes lo visitan por Nessie. Lleva toda la vida dándole vueltas a esta leyenda. "Creo que es muy poco probable que una criatura prehistórica siga existiendo aquí", dice Menzies. "Pero dadas las oscuras aguas de turba del lago, no veo ninguna razón para considerar imposible que exista algo que aún no hemos identificado".

Tradición frente a ciencia

Aunque Nessie se ha convertido en algo kitsch, el críptido más destacado de Australia, el Yowie, está muy arraigado en la tradición de una de las comunidades más antiguas del mundo, los aborígenes australianos

Este dibujo representa al Yowie, una criatura simiesca del folclore aborigen que, según se dice, habita en los confines del interior de Australia.

Fotografía de Charles Walker Collection, Alamy Stock Photos

Después de que los británicos colonizaran el país a finales del siglo XVIII, los aborígenes les hicieron una espeluznante advertencia. Los verdes bosques que robaron camuflaban monstruos bípedos peludos de 3 metros de altura y 360 kilos. "Los aborígenes respetan a los yowies, pero también los evitan, porque pueden ser peligrosos", dice Tony Healy, coautor de varios libros sobre los críptidos australianos. "Los ancianos [aborígenes] con los que hablé ven a los Yowies como algo parecido a un espíritu guardián del paisaje". 

(Relacionado: El triángulo de las Bermudas, ¿realidad o mito?)

El primer rumor de avistamiento de Yowies se produjo en la década de 1830, cuando un europeo disparó su mosquete contra una de estas bestias en la isla del Canguro, frente a la costa del sur de Australia. Desde entonces ha habido cientos de supuestos encuentros, según el criptozoólogo australiano Gary Opit, que lleva 50 años investigando a los Yowie. Se concentraron en la Gran División, una serie de cordilleras y mesetas de 3700 kilómetros de longitud que se extiende hacia el norte desde Victoria a través de Nueva Gales del Sur (NSW) y Queensland.

Opit, científico medioambiental, dirige las excursiones de los Yowies a esta zona salvaje. Alrededor del 90% de los participantes son turistas extranjeros deseosos de explorar los lugares aislados en los que se han registrado avistamientos de Yowies, como el monte Warning, en el norte de Nueva Gales del Sur, y la cercana montaña de Springbrook. A pesar de que se habla de ellos desde hace miles de años, los Yowies sólo se han convertido en una atracción turística en la última década, afirma.

Un mito de altura

A unos 8000 kilómetros de distancia, en Katmandú (Nepal), el criptoturismo está mejor establecido y se remonta a la década de 1950. Se centra en el Yeti. Esta criatura legendaria, de hasta dos metros de altura y de aspecto similar al Yowie y al Bigfoot, supuestamente merodea por las cumbres nevadas del Himalaya y es una figura destacada en el folclore de Nepal, Bután, India y Tíbet. 

(Relacionado: Análisis de ADN demuestran que las leyendas del yeti se basan en estos animales reales)

Varios países del sudeste asiático utilizan al Yeti, similar al Bigfoot norteamericano, como marca turística, como en este sello de 2014 de Bután.

Fotografía de Doreen Fiedler, picture alliance, Getty Images

Su historia tiene 6000 años, dice Ram Kumar Panday, geógrafo nepalí y autor de varios libros sobre el Yeti. Pero la bestia peluda era un cuento regional hasta que el explorador británico Eric Shipton afirmó haber fotografiado una huella de 33 centímetros de largo, de aspecto hominoide, en la nieve del glaciar Menlung de Nepal, al oeste del monte Everest, dice Panday.

Esta imagen acechó a los periódicos y televisiones de todo el mundo. Los exploradores no tardaron en inundar el Himalaya, compitiendo por detectar el críptido. La avalancha de visitantes extranjeros hizo que el Gobierno de Nepal promulgara una estricta normativa sobre la caza del Yeti, que exigía a los participantes que sólo fotografiaran y no dañaran a las criaturas que encontraran.

(Relacionado: La historia de como la búsqueda del yeti llevó a la creación de un parque nacional)

En las décadas siguientes, el Yeti se convirtió en una poderosa marca turística en Nepal. El pie de esta bestia forma el logotipo de la compañía aérea nacional, Yeti Airlines, mientras que hoteles, restaurantes, cafés y empresas turísticas se benefician de su nombre. A principios de 2020, el Gobierno nepalí convirtió al críptido en la pieza central de su campaña turística, colocando decenas de estatuas del Yeti en atracciones clave.

Como parte intrínseca de la tradición nepalí, el Yeti es una atracción turística que merece la pena, dice Panday. Los viajeros intrigados por la bestia deberían ir a Mahalangur Himal. Esta región salvaje del Himalaya, que alberga varios de los picos más altos del mundo, como el Everest, el Lhotse, el Cho Oyu y el Makalu, es el hábitat clave del Yeti y el lugar donde se producen la mayoría de sus avistamientos, afirma.

Los visitantes de esta región pueden conocer decenas de leyendas sobre el Yeti gracias a sus comunidades sherpas. Antiguos pergaminos conservados en monasterios del Himalaya revelan la historia de cómo el Yeti nació de una madre tibetana y un mono gigante de Mahalangur, explica Panday.

(Relacionado: Estos monstruos imaginarios han provocado pesadillas por todo el mundo)

Se dice que el Himalaya de Mahalangur, conocido por algunos de los picos más altos del mundo, es un lugar popular para avistar al Yeti.

Fotografía de iStock, Getty Images

El lado oscuro del turismo de crípticos

Otros nepalíes son más escépticos. El veterano guía turístico de Katmandú, Sushil Nepal, dice que incluso cuando era niño consideraba a los yetis una farsa. Ahora, cuando sus clientes le preguntan por el monstruo, les dice que se considera un mito. Nepal dice que no le gusta el turismo de críptidos, que roba el protagonismo a la notable arquitectura y las antiguas tradiciones del país. 

"No creo que el Yeti sea una herramienta valiosa para promover el turismo en Nepal", dice. "Tenemos mucho patrimonio cultural tangible e intangible. Nepal debería centrarse en su rica diversidad natural".

Muchos investigadores tienen dudas similares sobre este críptido. En 2017, el análisis de ADN de los supuestos dientes, pelo y piel del Yeti, publicado por Proceedings of the Royal Society B, descubrió que esta bestia mítica podría haberse inspirado en animales reales: los osos negros y pardos del Himalaya.

Los académicos también han ofrecido explicaciones científicas para los críptidos australianos y el Monstruo del Lago Ness, pero estas leyendas persisten. "La gente siempre ha estado fascinada por las cosas de la naturaleza que nos confunden, cosas que no entendemos", dice Opit. "Eso no va a cambiar pronto".

Ronan O'Connell es un periodista y fotógrafo australiano que viaja entre Irlanda, Tailandia y Australia Occidental.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Más allá del Chupacabras: la Ruta Taína de Puerto Rico es una joya por descubrir
Historia
La sangrienta leyenda de la condesa asesina de Hungría
Viaje y Aventuras
Los cruceros por los Grandes Lagos resucitan el Cinturón de Óxido estadounidense
Viaje y Aventuras
¿Qué es el Bloomsday y por qué se celebra tanto en Irlanda?
Viaje y Aventuras
Danza hula de Hawái: una historia de apropiación, corrupción y renacimiento

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved