Los siglos de inspiración de folclore japonés detrás de 'El chico y la garza'

La última película del Studio Ghibli, protagonizada por una misteriosa garza parlante, se suma a una larga lista de historias sobre estas enigmáticas aves y sus conexiones con el mundo de los espíritus.

Por Selena Takigawa Hoy
Publicado 22 dic 2023, 8:00 CET, Actualizado 9 ene 2024, 14:57 CET
Plato de porcelana fabricado en Japón

Un plato de porcelana fabricado en Japón en la década de 1730 representa una garza en esmalte azul, dorado y plateado. Las garzas han simbolizado la pureza, la transición y la conexión con el mundo espiritual en siglos de folclore japonés.

Fotografía de Ashmolean Museum, Bridgeman Images

En la nueva película de Studio Ghibli El chico y la garza, una misteriosa garza parlante guía al joven protagonista Mahito en una fantástica búsqueda para salvar a su madre. La última película del oscarizado estudio se inspira en el libro de 1937 ¿Cómo vives? y en siglos de mitología sobre la garza. De hecho, la garza lleva más de un milenio apareciendo en la literatura, el arte y la mitología folclórica de Japón.

Las garzas, o sagi en japonés, suelen verse serenamente de pie en ríos, pantanos y arrozales, sobre largas y delgadas patas con un cuello curvado y un pico largo y puntiagudo. Si se tiene la suerte de estar allí cuando una levanta el vuelo, es una visión de inesperada majestuosidad. A diferencia de su prima la grulla, que simboliza la paz, la suerte y la longevidad, el significado del aspecto de la garza es más misterioso, ligado a espíritus, dioses, muerte y un vínculo con otro mundo.

Un biombo lacado de finales del siglo XVIII representa una garza descansando sobre una rama de sauce.

Fotografía de Bridgeman Images

La primera referencia conocida a una garza en la literatura japonesa podría estar en el Kojiki, afirma Mariko Nagai, profesora de literatura japonesa en la Universidad Temple de Japón. El Kojiki es la obra literaria más antigua de Japón, recopilada en el año 712, y contiene una serie de mitos de la creación que forman la columna vertebral de la religión autóctona sintoísta y del folclore del país.

En una historia, cuando un príncipe muere lejos de casa, su alma se convierte en un pájaro blanco. Aunque no se nombra explícitamente como garza, dice Nagai, los estudiosos indican que es probable. "La garza blanca adquiere este carácter de otro mundo en la mitología y el folclore japoneses". Nagai añade que las garzas aparecen a menudo en torno a la muerte, y que las aves en general se asocian con la muerte y los funerales, incluso uniéndose a procesiones o asumiendo otros ritos funerarios.

Las garzas blancas, famosas por su llamativo aspecto, aparecen a menudo en cuentos y grabados ukiyo-e (xilografías), actuando como mensajeras de los dioses o simbolizando la pureza y la transición. Cuando aparecen otras garzas, como la aosagi (garza azul) o la goisagi (garza nocturna), su presencia puede ser más premonitoria. De hecho, un ornitólogo escribió un libro entero explorando por qué los japoneses encuentran a las garzas grises (como la de El chico y la garza) espeluznantes o melancólicas en comparación con su imagen más positiva en el extranjero.

Un yokai (monstruo) llamado Aosagibi, que data al menos del siglo XVIII, representa a un aosagi o goisagi que se posa en un árbol y brilla con un inquietante fuego azul. Se especula que podría ser un fantasma o un cambiaformas. "El aosagi se confunde con la oscuridad", dice Nagai. En vuelo, se mimetizan con la noche y desaparecen, reapareciendo cuando hay luz. "Puede ser una sugerencia simbólica sobre el ciclo de la vida, sobre cómo cuando la gente muere, vuelve al más allá".

El tema del más allá continúa en la obra noh titulada Sagi, basada en un relato de El cuento de Heike, escrito en el siglo XIII. En ella, el emperador Daigo ve una garza y ordena atraparla, luego se deleita mientras baila para la corte y la libera para que se vaya volando. Los actores de la obra llevan trajes blancos para simbolizar la pureza del ave, dice Diego Pellecchia, estudioso del noh y profesor asociado de la Facultad de Estudios Culturales de la Universidad Sangyo de Kioto.

Izquierda: Arriba:

Bailarines actúan durante la Shirasagi-no Mai, o Danza de la Garza Blanca, en el Templo Sensoji el 09 de abril de 2023 en Tokio, Japón. El desfile, que se originó en los siglos VIII-XII en Kioto, se recuperó en 1968 para celebrar el centenario de Tokio y desear la paz. En la actualidad, la danza se celebra dos veces al año, en abril y noviembre, en el templo Sensoji de Asakusa, uno de los destinos turísticos de Tokio más populares entre los visitantes extranjeros. (Foto de Tomohiro Ohsumi/Getty Images)

Derecha: Abajo:

En la actualidad, la danza se celebra dos veces al año, en abril y noviembre, en el templo Sensoji de Asakusa, uno de los destinos turísticos de Tokio más populares entre los visitantes extranjeros.

fotografías de Tomohiro Ohsumi, Getty Images

Aunque en el noh normalmente se requieren máscaras cuando los actores representan personajes sobrenaturales, en esta obra raramente representada, "el papel de la garza es interpretado por jóvenes o por actores ancianos", dice Pellecchia. Explica que se cree que los jóvenes y los ancianos están más cerca del otro mundo y son más capaces de acceder y canalizar el reino espiritual, ya que "eso sólo puede lograrse en estas etapas liminales de la vida".

Nagai especula que las garzas aparecen tanto en el folclore porque son personajes familiares para los granjeros, que las ven a menudo en los campos. Una danza ritual llamada Shirasagi no Mai (Danza de la Garza Blanca) se representa regularmente en el templo Sensoji de Tokio desde 1652, pero sus orígenes se remontan incluso más atrás, hacia el siglo XI. En la representación, bailarinas vestidas de garzas giran lentamente, se agachan y se estiran, acompañadas de música solemne de flauta y tambor. Originalmente se bailaba en el santuario Yasaka de Kioto para ahuyentar las plagas.

El arte japonés de pintar un dragón con un solo trazo
Hitofude-ryuu es una técnica de pintura tradicional japonesa. Consiste en pintar el torso de un dragón con un solo trazo.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved