Este mapa del siglo XVI estaba repleto de advertencias (serias) de monstruos marinos

En una época en que la tasa de mortalidad en los viajes marítimos lejanos era del 50%, la Biblia, las leyendas y la sabiduría popular dieron origen a un mar lleno de peligros extraordinarios.

La Carta Marina original medía dos metros cuadrados. A diferencia de otros mapas de la época, las criaturas marinas que el cartógrafo Olaus Magnus añadió no eran para rellenar espacio, sino como advertencias.

Fotografía de Map By Olaus Magnus
Por Emilie Lucchesi
Publicado 29 dic 2023, 13:33 CET, Actualizado 11 ene 2024, 16:11 CET

Frente a las costas de Noruega, una serpiente gigante con cabeza de dragón rodea un barco indefenso. Cerca de las Islas Feroe, un monstruo mamut aprisiona a una foca con su pico puntiagudo. Y en la costa de Escocia, una langosta gigantesca aprisiona con su pinza a un hombre que se agita.

Son imágenes detalladas en la Carta Marina, un mapa de finales de la década de 1530 que sirvió de autoridad a cartógrafos, autores y eruditos que estudiaban los mares europeos. El mapa dominó durante las cinco décadas siguientes, pero los expertos tardaron otro siglo en reconocer que algunas representaciones no eran realistas, y hubo que esperar hasta principios del siglo XVIII para que los nuevos mapas excluyeran a ciertos monstruos.

"Muchas de las imágenes parecen bastante fantásticas. Sería fácil imaginar que el cartógrafo las inventó sobre la marcha", afirma Chet Van Duzer, historiador de la cartografía y autor de Sea Monsters on Medieval and Renaissance Maps [Monstruos marinos en los mapas medievales y renacentistas].

La Carta Marina fue creada por Olaus Magnus, un arzobispo sueco. Él inventó la apariencia de algunos de sus monstruos marinos, la mayoría de los cuales son lo que hoy reconoceríamos como ballenas. Sin embargo, Van Duzer afirma que muchos de sus monstruos fueron copiados de enciclopedias ilustradas. Algunas de estas obras ilustradas se basaban en descripciones que se remontan a la Historia Natural de Plinio el Viejo, del siglo I.  

El mapa de Magnus fue una de las primeras representaciones geográficas de Europa, y apareció en una época en que la gente sentía curiosidad por la ciencia y los descubrimientos, pero seguía aferrada a creencias fantásticas sobre el mundo natural. La gente creía en bestias que nunca habían visto, como dragones y serpientes marinas, y Van Duzer dice que la autoridad de Magnus, combinada con el respeto por la palabra impresa, hacía que incluso la representación más salvaje de una ballena pareciera realista.

El mapa de Magnus era enorme. El original tenía dos metros cuadrados y representaba un retrato aplastado pero detallado del norte de Europa. Incluía lo que hoy es Dinamarca, Estonia, Finlandia, Islandia, Letonia, Lituania, Noruega, Suecia y las partes más septentrionales de las Islas Británicas.

Nacido en Suecia en 1490, Magnus procedía de un entorno privilegiado y asistió a la universidad en Alemania. La Reforma le obligó a trasladarse a Italia, donde nació la Carta Marina. Nombrado arzobispo en el exilio, Magnus trabajó en su mapa durante 12 años hasta que se imprimió en 1539.

El mapa no estaba totalmente separado de su carrera y educación. Algunos de los monstruos representados por Magnus se remontan al Antiguo Testamento, como la serpiente marina, entonces conocido como leviatán, que aparece en los Salmos, el Libro de Job y el Libro de Isiah. En The Underworld: Journeys to the Depths of the Oceans  [El Inframundo: Viajes a las profundidades de los océanos], Susan Casey escribe que él filtró el mapa a través de la lente de las enseñanzas de la Iglesia.

Añade que Magnus llegó en el momento oportuno. Europa había entrado en la Era de los Descubrimientos y la expansión de los materiales impresos aportó ideas fantásticas a un público ávido de más. Había pasado un siglo desde la invención de la imprenta, pero pocos europeos sabían leer. El mapa de Magnus no exigía saber leer y ofrecía imágenes de monstruos que la gente conocía por la Biblia o por leyendas orales.

En la Carta Marina, los monstruos marinos no eran meros adornos decorativos, como en otros mapas del Renacimiento. En algunos casos, según Van Duzer, advertían de temibles monstruos en aguas peligrosas. En conjunto, reflejaban la preocupación de la época por los peligros de los viajes marítimos.

Sus preocupaciones no carecían de justificación. En Scurvy: How a Surgeon, a Mariner, and a Gentleman Solved the Greatest Medical Mystery of the Age of Sail [El escorbuto: cómo un cirujano, un marino y un caballero resolvieron el mayor misterio médico de la era de la navegación a vela], Stephen R. Brown escribe que la tasa de mortalidad en los viajes de larga distancia en el siglo XVI era del 50%, sólo a causa del escorbuto. Accidentes, ahogamientos y enfermedades infecciosas hacían que muchas personas que se hacían a la mar fueran enterradas en el mar. El océano era un lugar peligroso, y el mapa de Magnus reflejaba tanto el miedo a lo desconocido como el deseo de dominarlo.

Izquierda: Arriba:

Magnus escribió en su libro de 1555 que los pristers medían 60 metros de largo, tenían colas anchas y bifurcadas, patas con aletas, caras parecidas a las de los facóqueros y dos orificios nasales en la parte superior de la cabeza.

Derecha: Abajo:

Es posible que los orms marinos fueran en realidad calamares gigantes o pinnípedos, como focas o leones marinos. Otros sostienen que eran tiburones, ballenas o peces remo.

fotografías de Map By Olaus Magnus

Ormas marinas

Cerca de la costa de Noruega, Magnus representa una serpiente marina de color rojo brillante que ataca a un barco que se inclina como si lo estuvieran hundiendo.

El leviatán se basa en parte en la tradición, incluidas las referencias bíblicas a una criatura marina parecida a una serpiente. También se basó en descripciones que Magnus recogió de marineros que describieron un enorme monstruo cerca de la costa noruega. Afirmaban que se trataba de una serpiente de 60 metros (el tamaño de cinco autobuses urbanos) y 6 metros de grosor (la altura de un túnel de metro).

Según Joseph Nigg, autor de Sea Monsters: The Lore and Legacy of Olaus Magnus's Marine Map [Monstruos marinos: Historia y legado del mapa marino de Olaus Magnus]. Es posible que fueran calamares gigantes o pinnípedos, como focas o leones marinos. Otros sostienen que eran tiburones, ballenas o peces remo.

En su libro de 1555 Historia de los pueblos del norte, Magnus escribió que el leviatán podía levantar la cabeza junto a un barco y sacar de la cubierta a un marinero desprevenido. También escribió que el orm podía deslizarse por tierra para devorar ganado o deslizarse por el agua para depredar la vida marina.

Según Nigg, otros historiadores y cartógrafos reprodujeron el leviatán marino en sus obras hasta bien entrado el siglo XVIII.

Pristers

Los monstruos marinos de la Carta Marina eran en general malvados y parecían decididos a hacer daño a cualquier ser humano con el que se toparan. Los pristers, en particular, eran peligrosamente agresivos. Magnus escribió en su libro de 1555 que medían 60 metros de largo, con colas anchas y bifurcadas, patas con aletas, caras parecidas a las de los facóqueros y dos orificios nasales en la parte superior de la cabeza.

Según Van Duzer, ésta y la mayoría de las criaturas marinas de la Carta Marina se basan en descripciones de ballenas. La gente conocía bien a las ballenas, pero sólo las veían en la superficie del océano, afirma. En el mapa también aparece una ballena varada que la gente procesaba para obtener su carne y sus huesos.

Magnus escribió que las ballenas podían derribar un barco con la cola o hundirlo simplemente arrojándose sobre la cubierta.

Magnus incluyó información sobre cómo protegerse de estas bestias en la Carta Marina, dice Van Duzer. Cerca de la costa de Islandia, dos pristers cargan contra un barco. "En la parte trasera del barco, se ve a un hombre de pie. Se podría imaginar que sostiene un arma, pero en realidad es una trompeta", dice; "Magnus escribió que una de las pocas formas de ahuyentar a un monstruo marino era tocando una trompeta".

Otros cartógrafos estuvieron de acuerdo, y Nigg dice que copiaron el príster de Magnus en sus propios mapas durante décadas.

Según la Carta Marina, las aguas entre Noruega e Islandia eran profundamente peligrosas. Frente a la costa de Noruega, Magnus representa el traicionero Moskstraumen, que es real y sigue existiendo hoy en día. Entre el leviatán y los pristers, Magnus situó a la ballena isleña, una bestia despiadadamente engañosa.

La ballena isleña procede de una tradición milenaria que se remonta a la Carta de Alejandro Magno a Aristóteles hacia el año 300 d.C.. La antigua historia hablaba de dos marineros que descansaban en lo que creían que era una isla. Desembarcaron, acamparon y encendieron un fuego. Fue entonces cuando empezaron sus problemas.

"Resultó que no era una isla, sino una ballena. La ballena sintió el fuego, se sumergió en las profundidades del océano y se llevó a los hombres con ella", cuenta Van Duzer.

En la Carta Marina, la ballena de la isla se parece a un cruce entre un estegosaurio y un rinoceronte, pero probablemente era una ballena con la que estaríamos familiarizados hoy en día. Van Duzer afirma que la gente de la época era más propensa a creer en lo que leía, si sabía leer. "Había mucho respeto por la palabra impresa y las imágenes que la acompañaban", afirma.

Algunos monstruos, como el leviatán, tardaron más de un siglo en ser considerados mitos. Muchos otros desaparecieron de los mapas en el siglo siguiente, cuando los cartógrafos pudieron incorporar imágenes más realistas de la vida marina.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved