¿Cómo fue el único encuentro entre Malcom X y Martin Luther King?

Los dos líderes de los derechos civiles se reunieron al final de sus vidas. ¿Qué habría pasado si se hubieran conocido antes?

Por Rachelle Chase
Publicado 15 ene 2024, 10:48 CET, Actualizado 26 feb 2024, 16:25 CET
Martin Luther King, Jr. y Malcolm X se reúnen brevemente en el Capitolio de EE.UU.

Martin Luther King, Jr. y Malcolm X se reúnen brevemente tras la conferencia de prensa de King en el Capitolio de EE.UU., donde el Senado debatía la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964. Fue la primera (y única) vez que las dos leyendas de los derechos civiles se encontraron.

Fotografía de Marion S. Trikosko, Library of Congress

La serie 'Genius: MLK/Malcom X'  está disponible en National Geographic Now y en las plataformas que cuentan con el canal National Geographic.

El 26 de marzo de 1964, Martin Luther King, Jr. y Malcolm X se reunieron por primera y única vez.

Son dos de los activistas negros más influyentes del siglo XX y protagonizaron muchos enfrentados en los medios de comunicación. En marzo de 1964, ambos habían acudido al Senado de Estados Unidos para conocer el resultado de la votación sobre la Ley de Derechos Civiles.

Para King, era un gran momento. En enero, había sido nombrado "Hombre del Año" por la revista Time. En octubre, recibiría el Premio Nobel de la Paz "por su lucha no violenta en favor de los derechos civiles de la población afroamericana". Pero, lo más importante, había desempeñado un papel fundamental en abrir el debate sobre la Ley de Derechos Civiles.

Malcolm, mientras tanto, se encontraba en una encrucijada. A principios de ese mes, se había visto obligado a abandonar la Nación del Islam (NOI), una organización nacionalista negra cuyo número de miembros había aumentado drásticamente. Libre de sus restricciones, Malcolm había formado recientemente Muslim Mosque, Inc. Se encontraba en el Senado de EE. UU. para decidir su siguiente paso.

En la conferencia de prensa de King, Malcolm se sentó atrás, escuchando. Cuando terminó, salieron y se encontraron.

Se desató una explosión de flashes.

Después de saludarse, Malcolm le dijo a King: "Me lanzo de lleno en pos de la causa de los derechos civiles".

En cuatro años, ambos serían asesinados. Esta fotografía icónica captó un momento que se había estado gestando desde hacía mucho tiempo.

(Relacionado: Por qué Martin Luther King sigue siendo un referente de los derechos humanos)

Dos líderes en ascenso y dos conexiones perdidas

El 17 de mayo de 1957, King encabezó una manifestación en Washington D.C. para exigir el derecho al voto para los negros estadounidenses en su primer discurso nacional, Give Us the Ballot [Dadnos el voto]. Esto, unido a la participación de King en el boicot de autobuses de Montgomery, le catapultó como líder del movimiento por los derechos civiles.

Malcolm vio una oportunidad.

Semanas antes, Malcolm había liderado a miles de neoyorquinos hasta la comisaría para exigir que Johnson X Hinton, miembro de la NOI, saliera de la cárcel y regresara al hospital. Hinton había sido brutalmente golpeado por la policía después de que intentara impedir que golpearan a otro negro. Fue encarcelado con el cráneo roto, cortes profundos en la cabeza y coágulos de sangre en el cerebro.

La policía accedió a la demanda de Malcolm. Según el académico Peniel E. Joseph en su libro The Sword and the Shield: The Revolutionary Lives of Malcolm X and Martin Luther King Jr. [La espada y el escudo: Las vidas revolucionarias de Malcolm X y Martin Luther King Jr.], después de ver a Hinton, Malcolm dispersó a los manifestantes con un movimiento de la mano. Un subinspector de policía se dirigió a un periodista y le dijo: "Es demasiado poder para que lo tenga un solo hombre".

En contraste con la creencia de King en la resistencia no violenta, Malcolm creía en responder a la violencia con violencia. Creía en la separación voluntaria, no en la integración. Creía en el nacionalismo negro, lo que significaba que los negros controlaran su política y su economía y erradicaran vicios como la drogadicción y el alcoholismo en la comunidad negra. También significaba orgullo negro, historia negra y autodeterminación y, en última instancia, la creación de un partido nacionalista negro.

Malcolm vio la estrella emergente de King (y el potencial que tenían juntos) y quiso que King viera de primera mano lo que significaba la NOI. En el transcurso de los meses siguientes, Malcolm invitó dos veces a King a unirse a él en los mítines.

Pero King no se presentó en ninguna de las dos ocasiones; su secretaria le respondió que habían recibido la segunda invitación demasiado tarde.

(Relacionado: Martin Luther King: su legado en imágenes)

Un llamamiento a la unidad en tiempos de crisis

Pasarían otros años antes de que Malcolm volviera a intentarlo.

En abril de 1963, el mundo vio cómo los manifestantes por los derechos civiles de Birmingham, Alabama, eran apaleados y atacados por perros, mientras los bomberos golpeaban a niños arrodillados con mangueras de agua a presión. King había sido detenido en los disturbios y su "Carta desde la cárcel de Birmingham" apareció en periódicos de todo el país.

Malcolm, mientras tanto, estaba consiguiendo llamar la atención sobre el movimiento nacionalista negro. Mientras King seguía en la cárcel, una sincera entrevista de la revista Playboy con Malcolm "empujó a Malcolm aún más al centro de atención nacional", escribió Joseph.

A finales de julio de 1963, Malcolm envió una carta en la que invitaba a King y a otros líderes negros a un mitin de unidad en Harlem para tratar la "crisis racial actual", probablemente refiriéndose a las más de 750 manifestaciones por los derechos civiles que tuvieron lugar en casi 200 ciudades, con cerca de 15 000 detenidos.

Malcolm señaló una reunión reciente entre el presidente estadounidense John F. Kennedy y el primer ministro soviético Nikita Khrushchev, argumentando que si ellos "pudieron formar un frente unido, a pesar de sus tremendas diferencias ideológicas, es una vergüenza que los líderes negros no sean capaces de sumergir nuestras diferencias 'menores".

Martin no contestó ni envió un delegado.

En cambio, 18 días después del mitin, King pronunció su famoso  discurso I have a dream [Tengo un sueño] ante más de 250 000 manifestantes en la Marcha sobre Washington.

El éxito de la marcha y el horror público ante la brutalidad en Birmingham contribuyeron a la aprobación de la Ley de Derechos Civiles y al emblemático encuentro entre los dos líderes. Pero no los acercó, no al principio.

Cuando Malcolm le dijo a King que se unía a la causa de los derechos civiles, hablaba en serio. Malcolm creía que la actual lucha por los derechos civiles necesitaba una "nueva interpretación".

"Derechos civiles significa que estás pidiendo al Tío Sam que te trate bien", dijo Malcolm durante su discurso del 3 de abril de 1964 The Ballot or the Bullet [La papeleta o la bala]. "Los derechos humanos son algo con lo que has nacido... Los derechos humanos son los derechos reconocidos por todas las naciones".

Malcolm seguía sin creer en la no violencia, pero estaba cambiando. Estaba dispuesto a considerar la no violencia a menos que se usara la violencia contra él. Estaba dispuesto a dejar que los blancos "nos ayudaran pero no se unieran". Y lo que era más importante, quería que los líderes negros de los derechos civiles olvidaran sus diferencias.

En junio de 1964, formó la Organización de Unidad Afroamericana y envió un telegrama a King, que estaba trabajando para llamar la atención sobre la violencia del Ku Klux Klan en San Agustín, Florida. En su telegrama, Malcolm ofrecía protección, pero King seguía sin responder.

En febrero de 1965, sin embargo, parecía que por fin se sentarían juntos. Según la autora Anna Malaika Tubbs en The Three Mothers: How the Mothers of Martin Luther King, Jr., Malcolm X, and James Baldwin Shaped a Nation [Las tres madres: Cómo las madres de Martin Luther King, Jr., Malcolm X y James Baldwin dieron forma a una nación], ambos tenían previsto reunirse con el profesor de psicología negro Kenneth Clark, aunque se desconoce el orden del día propuesto.

Pero Malcolm fue asesinado el 21 de febrero de 1965, dos días antes de la reunión.

Tras el asesinato de Malcolm, el enfoque de King empezó a acercarse al de Malcolm, ya que lideró protestas contra la guerra de Vietnam y forjó relaciones con activistas del Black Power.

Sin embargo, el 4 de abril de 1968 fue asesinado a tiros en el balcón de su habitación de hotel en Memphis, Tennessee. Al igual que Malcolm, King sólo tenía 39 años.

Malcolm tenía fama de ser hábil en los debates y con frecuencia criticaba a King en público. Se cree que el secretario de King dijo una vez que King no debatiría con él porque King "siempre ha considerado su trabajo en un marco de acción positiva en lugar de participar en un debate negativo constante".

James H. Cone, fundador de la teología de la liberación negra y autor de Martin & Malcolm & America, tenía otra teoría: "King siempre se negó en gran medida porque sabía que si se reunía con Malcolm, el apoyo de la comunidad blanca quedaría casi eliminado".

Pero tenemos una idea de cómo podrían haber trabajado juntos gracias a Coretta Scott King. En 1965, ella y Malcolm hablaron en una reunión de la iglesia en Selma, Alabama. Como Coretta recordaría más tarde en una entrevista de 1988, Malcolm le pidió que le dijera a su marido que "no había venido a Selma para dificultarle el trabajo [a King]. Pero pensé que si los blancos entendían cuál era la alternativa, estarían más inclinados a escuchar a tu marido".

Las palabras, junto con su amabilidad y sinceridad, sorprendieron a Coretta.

"Después de escuchar informes sobre el comportamiento ejemplar de Malcolm en Selma", escribió Joseph, "King hizo planes discretos para acercarse a él después de la conclusión de los esfuerzos por el derecho al voto en Alabama".

Malcolm fue asesinado semanas después.

"Martin sentía el mayor respeto por Malcolm", dijo Coretta en la misma entrevista; "y estaba de acuerdo con él en cuanto al sentimiento de orgullo racial y al hecho de que los negros debían creer en sí mismos y considerarse adorables y hermosos".

"Creo que si él hubiera vivido, y si los dos hubieran vivido, estoy segura de que en algún momento se habrían acercado y habrían sido una fuerza muy fuerte en la lucha total por la liberación y la autodeterminación de los negros en nuestra sociedad".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved