Chupacabras: la evolución creó una leyenda

La leyenda del misterioso chupacabras ha llegado hasta nuestros días desde los años 90 como uno de los monstruos más temidos. ¿De dónde nació su historia?

Por Redacción National Geographic
Máscara Chupacabras
Maqueta de la cabeza del Chupacabras según la leyenda.
Fotografía de Eric Gay, Ap

20 de julio de 2012. Actualizado el 24 de enero del 2022. 

La leyenda de un misterioso monstruo que chupa la sangre del ganado se extendió desde mediados de los años 90 por México, el sudoeste de Estados Unidos e incluso China, cuando se denunció por primera vez la existencia de chupacabras en Puerto Rico. Desde entonces, se han reportado supuestos casos en lugares tan lejanos a la isla como Maine, al noreste de Estados Unidos, y Chile, e incluso en países como Rusia y Filipinas. 

Bautizado en honor a sus hábitos de alimentarse de sangre atacando a animales domésticos en zonas rurales, especialmente cabras, la leyenda de esta criatura es conocida por succionar toda la sangre del cuerpo del animal. Sus descripciones físicas varían, pero comúnmente se describe como una criatura pesada, del tamaño de un oso pequeño y con una hilera de espinas abarcando desde el cuello hasta la base de la cola.  

También se puede oír sobre su presencia hablando de una criatura de un metro de longitud, parecida a un reptil de piel escamosa color gris verdoso y espinas. Su cuerpo parece el de un animal que al estar de pie o saltar guarda cierta similitud con un canguro. Sin embargo, también se escuchó durante años una descripción menos común del chupacabras es la de una raza extraña de perro salvaje.

Los científicos afirmaron poder explicar estas historias con la ayuda de la teoría de la evolución. Supuestamente, los chupacabras han sido vistos recientemente, lo que les convierte en monstruos mucho más accesibles para el estudio que, por ejemplo, el monstruo del Lago Ness o Bigfoot

Galería relacionada: ¿Qué hay de cierto? El monstruo del lago Ness

En la mayoría de los avistamientos, las criaturas han resultado ser coyotes con escabiosis, también llamada sarna, una dolorosa y en ocasiones mortal enfermedad que hace que al animal se le caiga el pelo y se le formen costras en la piel, entre otros síntomas.

Para algunos científicos esta explicación es suficiente. "No creo que haya que buscar más teorías", afirma Barry OConnor, entomólogo de la Universidad de Michigan, que ha estudiado el parásito que causa la sarna (Sarcoptes scabiei). De la misma manera, el especialista en enfermedades Kevin Keel ha observado imágenes de cadáveres de supuestos chupacabras y afirma que se trata de coyotes, pero comprende que otros no fueran capaces de reconocer a este animal.

"Sigue pareciendo un coyote, pero en una versión bastante distinta", comenta Keel, que forma parte del Southeastern Cooperative Wildlife Disease Study de la Universidad de Georgia. "Si lo viera en el bosque no habría pensado que se trata de un chupacabras, pero yo he estudiado coyotes y zorros con sarna durante mucho tiempo. Una persona no profesional, en cambio, podría confundirlos".

Evolución de los chupacabras

El Sarcoptes scabiei también es responsable de la sarna en humanos. El ácaro se introduce bajo la piel del huésped (ya sea animal o humano), segrega material de deshecho y deja sus huevos, lo que provoca una reacción inflamatoria del sistema inmunitario. 

(Relacionado: Quizá tengas ácaros apareándose sobre tu cara ahora mismo

En humanos la reacción alérgica suele ser una molestia menor, pero en animales como los coyotes, que no han desarrollado defensas efectivas contra el Sarcopte, puede ser mortal.

La araña más grande del mundo, un "pez vampiro" y otros monstruos reales
Tarántulas Goliat, murciélagos vampiro, dragones de Komodo, caracoles zombis y "peces vampiro". ¿Quién dijo que los monstruos no son reales? No te pierdas los animales espeluznantes que te presentamos en este vídeo.

OConnor cree que es posible que el ácaro haya pasado de humanos a perros domésticos y de éstos a coyotes, zorros y lobos salvajes. Su investigación sugiere que la razón por la que la respuesta es tan diferente es que los humanos y otros primates han vivido con el ácaro durante gran parte de su evolución, mientras que otros animales no.

"Los primates fueron los primeros huéspedes" del ácaro, afirma OConnor. "Nuestra evolución nos permite mantener controlada la sarna, a contrario de lo que ocurre con otros los animales". En otras palabras, la evolución de los humanos ha permitido que nuestro sistema inmunitario neutralice la infección antes de que ésta nos neutralice a nosotros.

Según Keel, además, los ácaros también han evolucionado, provocando daños en humanos pero sin llegar a ser mortal, lo que podría convertirnos en seres "no útiles" para ellos. En animales, en cambio, no han alcanzado ese equilibrio. Por ejemplo, en los coyotes la reacción puede provocar la caída del pelo y la obstrucción de los vasos sanguíneos, además de fatiga general.

¿Una explicación para el mito?

La teoría de que los chupacabras son coyotes sarnosos explicaría por qué se les suele ver atacando el ganado. "Los animales que sufren esta enfermedad suelen estar muy débiles", afirma OConnor. "Si no consiguen sus presas habituales, se acercan al ganado, que es más fácil de cazar".

Los monstruos más aterradores del reino animal

En cuanto a la idea de que chupan sangre como los vampiros, es posible que se trate de una exageración propia de la leyenda. "Creo que es parte del mito", añade OConnor.

"Evolución" de una leyenda

Loren Coleman, director del Museo Internacional de Criptozoología de Portland (Maine, Estados Unidos) también es de la opinión de que los avistamientos de chupacabras, sobre todo los más recientes, podrían explicarse por la presencia de coyotes o perros sarnosos. "Aunque no significa que explique todos los aspectos de la leyenda", puntualiza. Por ejemplo, los más de 200 avistamientos declarados en 1995 en Puerto Rico describían criaturas que no tenían características caninas.

"En 1995 se creía que los chupacabras eran criaturas bípedas que medían aproximadamente un metro de alto y tenían pelo gris, con pinchos en la espalda", afirma Coleman. "Sin embargo, la descripción del monstruo comenzó a cambiar a finales de los 90 debido a errores de traducción en los informes". 

(Relacionado: El triángulo de las Bermudas, ¿realidad o mito?)

Hacia el año 2000 el chupacabras original ya había sido sustituido por la figura canina: las criaturas bípedas ahora atacan al ganado sobre sus cuatro patas. "Fue un tremendo error", reconoce Coleman.

"Ahora, con los medios describiéndolos como perros o coyotes sarnosos, ya no se oyen historias como las del principio en Puerto Rico o Brasil. Este tipo de denuncias ha desaparecido y la versión canina se ha multiplicado".

Origen del monstruo: ¿monos o películas de terror?

Entonces, ¿cuál es la explicación para la leyenda? Una posibilidad, según Coleman, es que la gente imaginó cosas tras ver una película de terror alienígena que se estrenó en Puerto Rico el verano de 1995. "La fecha en la que se estrenó la película Species (Especie mortal) en Puerto Rico, coincide con las primeras denuncias en el país", afirma. "En la película, la actriz Natasha Henstridge tenía pinchos en la espalda, como los de las primeras descripciones de chupacabras en 1995".

(Relacionado: Estos monstruos imaginarios han provocado pesadillas por todo el mundo)

Otra teoría es que las criaturas de Puerto Rico eran en realidad monos rhesus, que suelen incorporarse usando sus patas traseras. "Estos monos estaban siendo objeto de experimentos en Puerto Rico en ese momento, por lo que podría tratarse de un grupo que hubiera huido", añade Coleman. "Podría tratarse de algo tan sencillo como esto, o también de algo mucho más interesante, pues en la actualidad se siguen descubriendo nuevas especies de animales".

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Estos monstruos submarinos inspiraron miedo, superstición, películas y búsquedas
Historia
El Triángulo de las Bermudas: ¿Realidad o mito?
Historia
¿Quién fue realmente Thor y por qué se le adoraba?
Historia
Sneak Peek - El castillo encantado de Himmler
Historia
El Castillo encantado de Wewelsburg

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved