De cuando Tutankamón era Tut y vivía en la Casa Blanca

El perro del presidente Herbert Hoover, nombrado en honor del faraón adolescente, se convirtió en un celebridad de cuatro patas y se enfrentó a sus propias luchas en el centro de un imperio moderno.

Por Kristin Romey
A principios de 1929, los descubrimientos de la tumba de Tutankamón seguían siendo noticia, Wall Street ...

A principios de 1929, los descubrimientos de la tumba de Tutankamón seguían siendo noticia, Wall Street estaba en pleno auge y el Rey Tutankamóon ocupaba la Casa Blanca.

Fotografía de Courtesy Library of Congress

Mientras el mundo celebra el centenario del descubrimiento de la tumba del rey Tutankamón en el Valle de los Reyes, el monumento a otro Tutankamón (cariñosamente apodado Rey Tut) yace olvidado en el patio trasero de una embajada de Washington D.C.

Y mientras que el faraón egipcio pudo haber muerto a una edad temprana, posiblemente por una enfermedad, un asesinato o un accidente de carro hace unos 3300 años, el rey al que nos referimos aparentemente sucumbió al estrés de estar en el centro de un imperio mucho más moderno: en la Casa Blanca de la capital estadounidense.

(Relacionado: 10 datos que no sabías sobre el descubrimiento de la tumba del Rey Tutankamón)

Cachorro político

El Rey Tut del siglo XX era un "perro policía belga" (probablemente una mezcla de malinois o pastor alemán) que saltó a la fama por ser el cuadrúpedo que ayudó a Herbert Hoover a ganar las elecciones presidenciales de 1928.

A partir de 1922, el descubrimiento de la tumba de Tutankamón desencadenó un frenesí cultural que inspiró la moda, los bailes, las celebridades deportivas y, por supuesto, los nombres de mascotas. Mientras era Secretario de Comercio del presidente Harding, Hoover recibió el joven cachorro (que ya tenía el apodo faraónico) de alguien probablemente vinculado a su labor de ayuda en la Bélgica devastada por la guerra. Seis años más tarde, los descubrimientos de la última morada del faraón seguían siendo noticia (tarros canopos, barcos, nuevas víctimas de la "maldición" de la momia), y en la campaña presidencial de 1928 de Estados Unidos, con el nombre de Hoover en la papeleta, Rey Tut entraba en la política moderna.

Un Herbert Hoover habitualmente frío sonríe para la cámara mientras posa con su querido Rey Tut en 1928. A la foto se le atribuye el mérito de "humanizar" al candidato presidencial.

Fotografía de Herbert E. French, National Photo Company Collection, Library of Congress

La fotografía

En un esfuerzo por suavizar las aristas del rígido y frío candidato, se envió por correo a los potenciales votantes de todo el país un retrato de Hoover sonriente, sosteniendo por las patas delanteras a un Rey Tut, que no parecía estar muy cómodo. El New York Times la calificó como "una de las fotos más alegres que se han hecho del dirigente".

"Es una gran foto. Le hace parecer un tipo mucho más relajado que en muchas de sus fotografías formales. Ciertamente no le perjudicó en ningún sentido político y probablemente le ayudó enormemente", dice Spencer Howard, técnico de archivos de la Biblioteca-Museo Presidencial Herbert Hoover.

"Hoover es el primer ejemplo de alguien que usa a un perro en campaña", añade Andrew Hager, historiador residente en el Presidential Pet Museum.

El candidato presidencial republicano Herbert Hoover se dirige a una multitud en Nueva York en 1928. El colapso de los mercados financieros en el otoño de 1929 sumiría al país en la Gran Depresión.

Fotografía de Photograph via Library of Congress, Corbis, VCG, Getty

Un faraón en la Casa Blanca

Durante el breve reinado del Rey Tut en el número 1600 de la Avenida Pensilvania, se aferró a sus raíces de perro policía, acompañando a menudo a los policías de la Casa Blanca en sus rondas nocturnas. También siguió siendo el perro principal de una interminable colección de criaturas que le regalaron a Hoover sus contactos políticos y simpatizantes, entre los que se encontraban varios perros lobo irlandeses, una zarigüeya y un par de caimanes. "Tut era sin duda el perro favorito del Sr. Hoover, probablemente de toda su vida", dice Howard.

Los periódicos siguieron informando sobre la celebridad canina, como cuando sus "arengas nocturnas" obligaron a trasladar la perrera de la Casa Blanca al borde de los terrenos. Tut se volvió cada vez más "irritable y malhumorado", y en algún momento de la primavera o el verano de 1929 fue enviado de vuelta a la casa de la familia Hoover en el 2300 de la calle S NW en Washington D.C. bajo el cuidado del senador Frederic Walcott.

"Es el mismo tipo de estrés que cualquier miembro de la familia presidencial va a sentir por estar en el punto de mira de la Casa Blanca", señala Hager.

El Secretario de Comercio Hoover con el Rey Tut en el porche de su casa en S Street NW en Washington D.C. en el verano de 1928. Tut murió en su casa en el otoño de 1929 después de que se mostrara irritable y estresado en la Casa Blanca.

Fotografía de of the Herbert Hoover Presidential Library

Tut "se preocupó hasta la muerte"

El Tutankamon estadounidense, de entre 8 y 10 años de edad, murió en la casa de la calle S en otoño de 1929, apenas unas semanas antes de que la bolsa se desplomara. "Hemos perdido un buen amigo", escribió el senador Wallcott al presidente para notificarle la muerte de su querido perro. "Voy a colocar una pequeña piedra en su tumba y una pequeña lápida adecuada en el patio de aquí, si no le importa".

La muerte de Tut no llegó a los periódicos hasta más de seis meses después. Mientras que algunos especulan con que Hoover pensó que sería inapropiado llorar la muerte de su perro mientras los estadounidenses veían desaparecer sus ahorros, Howard sugiere una razón más práctica: "[Los Hoover] simplemente no querían que la gente les enviara más perros".

La antigua casa de Hoover, en el 2300 de la calle S, es ahora la Embajada de Myanmar. Las solicitudes para confirmar la presencia de un lugar de enterramiento o monumento al Rey Tut en los terrenos de la embajada no han sido devueltas al cierre de este artículo.

Y aunque ningún perro podía retener el corazón de Hoover como el Rey Tut, los partidarios del presidente le encontraron rápidamente otro perro policía belga, Pat, mientras que los medios de comunicación se centraron en las bondades históricas de un cachorro regalado posteriormente por la Asociación de Elkhound Noruego (también llamado cazador de alces).

El "sustituto del Rey Tut", señaló el Times con aprobación, "es el perro de los antiguos vikingos".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
10 datos que no sabías sobre el descubrimiento de la tumba del Rey Tutankamón
Historia
Descubren la «ciudad dorada perdida de Luxor» en Egipto
Historia
Desenmascarando a Howard Carter, el hombre que encontró a Tutankamón
Historia
¿Qué es la maldición de la momia?
Historia
¿Quién fue Tutankamón?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved