¿Qué es la maldición de la momia?

El folclore y la cultura pop de hace 100 años han perpetuado el mito de que abrir la tumba de una momia acarrea una muerte segura.

Por Brian Handwerk
Momia Tutankamón
La momia del emperador Tutankamón exhibe daños causados presuntamente por un incendio.
Fotografía de Kenneth Garrett

Las momias de las películas son conocidas por dos cosas: fabulosas riquezas y una desagradable maldición que lleva a los cazadores de tesoros a un mal final. Sin embargo, Hollywood no inventó esta idea de maldición. 

La "maldición de la momia" gozó por primera vez de fama mundial tras el descubrimiento en 1922 de la tumba del rey Tutankamón en el Valle de los Reyes, cerca de Luxor (Egipto). 

Cuando Howard Carter abrió un pequeño agujero para asomarse al interior de la tumba y ver los tesoros ocultos durante 3000 años, también desató una pasión mundial por el antiguo Egipto. 

Los esplendorosos tesoros de Tut acapararon grandes titulares -especialmente tras la apertura de la cámara funeraria el 16 de febrero de 1923- y también lo hicieron los relatos sensacionalistas sobre la posterior muerte del patrocinador de la expedición, Lord Carnarvon. 

(Relacionado: ¿Se ha resuelto el misterio de la muerte de Tutankamón?)

En realidad, Carnarvon murió de septicemia, y solo seis de las 26 personas presentes cuando se abrió la tumba murieron en el transcurso de una década. Carter, seguramente el principal objetivo de cualquier maldición, vivió hasta 1939, casi 20 años después de la apertura de la tumba. 

No obstante, aunque la maldición del faraón carezca de fuerza, no ha perdido su capacidad de fascinar al público, lo cual puede ser la razón por la que se originó en primera instancia. 

El nacimiento de la maldición

El difunto egiptólogo Dominic Montserrat realizó una exhaustiva búsqueda y concluyó que la convicción surgió con un extraño "striptease" en el Londres del siglo XIX. 

(Relacionados: Las claves de las pirámides de Guiza)

"Mi trabajo demuestra con bastante claridad que el concepto de la maldición de la momia es 100 años más vieja que el descubrimiento de Tutankamón por Carnarvon y a su muerte", dijo Montserrat al diario Independent (Reino Unido) en una entrevista unos años antes de su propia muerte. 

El antiguo Egipto 101
La civilización del antiguo Egipto, famosa por sus pirámides, faraones, momias y tumbas, fue próspera durante miles de años. Pero ¿cuál fue su huella a largo plazo? Así contribuyó el antiguo Egipto a la sociedad con su evolución cultural, especialmente en lengua y matemáticas.

Montserrat creía que un animado espectáculo teatral en el que se desenvolvían momias egipcias reales inspiró primero a un escritor, y posteriormente a varios otros, a escribir historias de venganza de momias. 

(Relacionado: Cómo la piedra de Rosetta desveló los secretos de civilizaciones antiguas)

El hilo conductor lo recogió incluso la autora de Mujercitas, Louisa May Alcott, en un relato breve prácticamente desconocido titulado Perdido en una pirámide: o la maldición de una momia (1869). 

"Mi investigación no solo ha confirmado que no hay, por supuesto, ningún origen egipcio antiguo de la idea de la maldición de la momia, sino que, lo que es más importante, también revela que tampoco se originó en la publicidad de la prensa de 1923 sobre el descubrimiento de la tumba de Tutankamón", subrayó Montserrat al Independent

Pero Salima Ikram, egiptóloga de la Universidad Americana de El Cairo (Egipto) y becaria de la National Geographic Society, cree que el concepto de maldición sí existía en el antiguo Egipto como parte de un primitivo sistema de seguridad. 

(Relacionado: Descubren momias del antiguo Egipto junto a una pirámide de 3.800 años)

Señala que algunos muros de mastaba (tumbas primitivas no piramidales) de Guiza y Saqqara llevaban inscritas "maldiciones" destinadas a aterrorizar a quienes profanaran o robaran el lugar de descanso real. 

"Suelen amenazar a los profanadores con el castigo divino del consejo de los dioses", explica Ikram, "o con una muerte ocasionada por cocodrilos, leones, escorpiones o serpientes". 

¿Amenaza de toxinas en las tumbas?

En los últimos años, algunos han sugerido que la maldición del faraón era de naturaleza biológica. 

¿Podrían las tumbas selladas albergar patógenos que pueden resultar peligrosos o incluso mortales para quienes las abran después de miles de años, especialmente para personas como Lord Carnarvon con sistemas inmunitarios debilitados? 

Los mausoleos no solo acogen los cadáveres de seres humanos y animales, sino también los alimentos que los aprovisionan para la otra vida. 

Los estudios de laboratorio han demostrado que algunas momias antiguas eran portadoras de moho, como el Aspergillus niger y el Aspergillus flavus, que pueden causar congestión o hemorragia en los pulmones. En las paredes de las tumbas también pueden crecer bacterias que agreden los pulmones, como Pseudomonas y Staphylococcus

Estas sustancias pueden hacer que las tumbas parezcan peligrosas, pero los científicos parecen estar de acuerdo en que no lo son. 

F. DeWolfe Miller, profesor de epidemiología de la Universidad de Hawai en Manoa (Estados Unidos), coincide con la opinión original de Howard Carter: dadas las condiciones locales, probablemente Lord Carnarvon estaba más seguro dentro de la tumba de Tut que fuera.

(Relacionado: Descubren la «ciudad dorada perdida de Luxor» en Egipto)

"El Alto Egipto en la década de 1920 no era precisamente higiénico", comenta Miller. "La idea de que una tumba subterránea, después de 3000 años, contenga algún tipo de microorganismo extraño que vaya a matar a alguien seis semanas después de forma exactamente igual [a la septicemia] es muy difícil de creer". 

De hecho, Miller no conoce a ningún arqueólogo -ni a ningún turista, por cierto- que haya experimentado afección alguna causada por las toxinas de las tumbas. 

Pero al igual que las momias de las películas que invocan la imprecación, la leyenda de la maldición de las momias parece destinada a no morir nunca. 

Cartografían por primera vez más de 800 tumbas del antiguo Egipto
Por primera vez, han cartografiado más de 800 tumbas egipcias en una necrópolis antigua. Las tumbas, ubicadas cerca de la aldea de Lhist, en el norte de Egipto, permanecieron ocultas bajo la arena. Datan de hace más de 4.000 años, del Imperio Medio. La mayoría habían sido saqueadas cuando los investigadores las exploraron. Pero los artefactos restantes y las propias tumbas aportan información sobre las vidas de los egipcios del Imperio Medio.

Si quieres saber más sobre Egipto y sus tesoros ocultos, no te pierdas ‘Tesoros perdidos de Egipto’.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
¿Quién fue Tutankamón?
Historia
¿Se ha resuelto el misterio de la muerte de Tutankamón?
Historia
¿Quién fue Ramsés II?
Historia
Descubierta una momia durante la excavación de dos tumbas egipcias de 3.500 años
Historia
Álbum de fotos: El complicado árbol genealógico de Tutankamón y Nefertiti

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved