¿Quién fue realmente Thor y por qué se le adoraba?

Este dios pagano de los elementos tiene una identidad ahora icónica, pero, ¿en qué medida es una invención moderna y cuánto se conserva de su culto ancestral?

Por Simon Ingram
Thor persiguiendo a los enanos, de Richard Doyle, 1878.

Thor persiguiendo a los enanos, de Richard Doyle, 1878. Las representaciones del dios escandinavo han variado a lo largo de los siglos, pero algunos temas han permanecido constantes. 

Ilustrado por Richard Doyle

Martillo en mano y relámpago a su antojo, Thor se asocia clásicamente con las rimbombantes sagas escandinavas, Asgard, el Valhalla y los vikingos. Su hogar celestial tiene vistas gélidas de los fiordos, su padre es Odín y estos días se parece a Chris Hemsworth. Pero sea cual sea la impresión popular de este dios todopoderoso (que actualmente blande su martillo en Thor: Love and Thunder), su representación histórica es compleja, misteriosa y a veces controvertida.

The Walt Disney Company, productora de las películas de Thor y de los personajes de Marvel es propietaria mayoritaria de National Geographic Partners.

Nombre del trueno

Desde el punto de vista etimológico, los estudiosos consideran que Thor es una evolución de thunraz, una palabra protogermánica temprana que significa "trueno", y es en esas épocas sombrías cuando se extendió la popularidad de la deidad. Se cree que el culto a Thor, o las aproximaciones a él, fueron llevadas por las tribus y culturas que se desplazaban por Europa durante el Período Migratorio, una época turbulenta de cambios de poder y movimientos masivos entre el 100 y el 500 d.C. que precipitó el colapso del Imperio Romano.  

(Relacionado: Pocos pero increíbles: así son algunos de los artefactos vikingos más espectaculares del mundo)

La portada de la Edda en Prosa, un influyente texto del siglo XIII escrito por Snorri Sturluson, que junto con la Edda Poética recogió muchas de las mitologías orales de los siglos anteriores y contiene los cuentos y personajes con los que hoy se asocia a Thor. Su martillo Mjöllnir aparece a la izquierda, segundo desde arriba.

Ilustrado por Colección De Imágenes National Geographic

Los romanos, por supuesto, tenían su propia deidad de los elementos (Júpiter), al igual que los griegos (Zeus) y los hindúes védicos (Indra), entre muchos otros. Pero por muy derivados que fueran algunos aspectos de su carácter, Thor (desde su primera aparición en el registro arqueológico) tenía su propio carisma. Entre otras cosas, porque, en comparación con los dioses más clásicos, era pagano, adorado por grupos nebulosos de personas ajenas a las creencias predominantes y politeístas de la época.  

Sabemos que apareció en Inglaterra, probablemente traído por colonos germánicos después del siglo V. "Thunor o Thonar fue importado por los anglos y los sajones", afirma la doctora Carolyne Larrington, catedrática de Literatura Europea Medieval en el St John's College de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y autora de The Norse Myths: A Guide to their Gods and Heroes. "No sabemos cómo lo veneraban exactamente, pero su nombre aparece en los nombres de lugares del sureste de Inglaterra".

Sin embargo, fue en Escandinavia, probablemente hacia finales del siglo VIII, donde el culto a Thor alcanzó su máximo esplendor, una época que coincidió con el auge de los vikingos. Entre varias deidades, se convirtió en una especie de superhéroe, pero es difícil decir cuándo el dios que conocemos como Thor dio su primer golpe de martillo en la conciencia pública. No se escribió mucho, y la cultura de la escritura en Escandinavia no floreció hasta la llegada del cristianismo. Sin embargo, otras fuentes han revelado tentadores atisbos del dios del trueno.

Una de las primeras representaciones de Thor que se han recuperado es esta talla del dios pescando la "serpiente del mundo", en una placa de bronce encontrada en Ostergotland, Suecia. Se cree que data del siglo VIII. 

Fotografía de HERITAGE IMAGE PARTNERSHIP / ALAMY

"Tenemos una imagen tallada de él en Gotland [una isla sueca en el mar Báltico] del siglo VIII", dice Larrington. "Obviamente, no está etiquetada como 'Thor', pero es una imagen que lo ilustra yendo a pescar la 'serpiente del mundo', así que sabemos por una historia que sobrevive [el Húsdrápa] que debe representarlo".

Un culto muy práctico

El motivo por el que los escandinavos lo consideraban una deidad tan atractiva (se le rendía más culto que a Odín, incluso) se debía a su influencia ligada a varios aspectos importantes de su cultura cotidiana. "Era importante en la época vikinga porque era el dios del tiempo, de la navegación y de los agricultores", dice Larrington. "Sobre todo para los noruegos y los islandeses, que es donde, a partir de los topónimos, su culto parece haber sido más fuerte".

No tenemos mucha idea de la forma exacta que tomó el culto a Thor, lo que sí tenemos es una resplandeciente mitología en torno a la deidad, su personalidad y sus efectos. La mayor parte está contenida en la saga del siglo XIII Edda Poética (una especie de compendio de mitologías nórdicas verbales y escritas de los siglos anteriores) y en la no relacionada pero igualmente venerable Edda en Prosa, esta última probablemente compilada por el erudito islandés del siglo XIII Snorri Sturlson

(Relacionado: ¿Cómo se sabe que los vikingos llegaron a América 500 años antes que Colón?)

En la primera, Thor es representado como miembro de las deidades Æsir, hijo de Odín y esposo de la diosa de cabellos dorados Sif. Su hogar eran los campos de Þrúðvangr, desde donde defendía el reino de los dioses de Asgard. Casi siempre representado como un hombre fuerte, amante de la batalla, pelirrojo y con barba, las historias relatan las escapadas de Thor, a menudo heroicas y en ocasiones cómicas (a veces en compañía del travieso dios Loki), y proporcionan un rico registro de su contexto mitológico. 

El signo de la aldea de Thursley (el "sotavento" o claro de Thor) en Surrey es una de las varias formas en que el nombre de Thor llegó a la nomenclatura de la aldea, un signo seguro de adoración o reconocimiento predominante. 

Fotografía de PAUL DOYLE / ALAMY

"De todos los dioses nórdicos, parece ser el que más se interesa por los humanos", dice Larrington. "Tiene un par de sirvientes humanos, y a menudo se le llama el 'protector de la humanidad', lo que tiene que ver con sus cualidades como asesino de gigantes. Patrulla las tierras al este de Asgard, asegurándose de que no invaden ni el mundo divino ni el humano".

Se profetizó que Thor moriría mientras luchaba contra la "serpiente del mundo" Jörmungandr, un enorme monstruo que rodeaba la tierra y se mordía la cola. La leyenda, relatada en la Prose Edda, decía que cuando la serpiente soltara sus garras, el reino de los dioses sería asediado por un cataclismo llamado Ragnarok. En las historias, Thor mató al monstruo, pero sucumbió a su veneno momentos después.

Aunque los detalles más allá de las hazañas registradas de Thor son escasos, el dios parece haber sido tenido en estima por encima de todas las deidades por los escandinavos que le seguían, en un grado más profundo del que podría concederse a una figura normalmente representada como poco más que un ariete divino. Todo ello significa que puede que nos estemos perdiendo algo.

"Muchos escandinavos incorporaron su nombre a sus apellidos (como Thorbjörn, Thordis o Thorbecke), por lo que es obvio que era más importante a nivel personal de lo que algunas historias podrían hacer creer", afirma Carolyne Larrington. "Los mitos que sobreviven le hacen parecer un poco estúpido, o una especie de encarnación machista y violenta de la masculinidad cuya única función era matar gigantes. Pero está claro, por estas pruebas en torno a los nombres, que la gente tenía una asociación más personal con él que eso".

(Relacionado: 'Vikingos: Imperio Guerrero': 5 lecciones que enseña el nuevo y épico documental de National Geographic)

Un martillo especial

Un elemento que es consistente desde la primera interpretación es el arma elegida por Thor, que ha sido referenciada en todo, desde amuletos vikingos hasta canciones de Led Zeppelin: Mjöllnir, el "martillo de los dioses" original.

Izquierda: Arriba:

La Piedra de la Pesca de Gosforth, así llamada, es un grabado del siglo X que se encuentra en la iglesia de Santa María, en el pueblo cumbriano de Gosforth, y representa a Thor e Hymir pescando la "serpiente del mundo". Tallada en la época de los vikingos, esta imagen de la mitología nórdica demuestra la fuerza de la influencia nórdica en Gran Bretaña en aquella época. 

Fotografía de TAN PRITCHARD / ALAMY
Derecha: Abajo:

Otra representación de Thor luchando contra la serpiente del mundo (que se relata en la Húsdrápa de la Prose Edda) en una piedra pictórica se encontró en Altuna, Uppland (Suecia). 

Fotografía de INTERFOTO / ALAMY

“"Muchos escandinavos incorporaron su nombre a su apellido, así que obviamente era más importante a nivel personal de lo que algunas historias podrían hacer creer".”

por PROFESSOR CAROLYNE LARRINGTON

Tal y como se describe en la Prose Edda, Mjöllnir fue forjado por los enanos en las cuevas de Svartalfheim. El martillo era de hierro con un mango accidentalmente corto, causado cuando el travieso dios Loki, mientras estaba disfrazado de insecto alado, picó el ojo del enano que lo hacía, causando intencionadamente el error para ganar una apuesta. El martillo resultante seguía siendo un arma excelente, y Loki se lo entregó a Thor como un regalo de vuelta para que lo ayudara en su defensa de Asgard.

Los poderes del martillo eran múltiples según las sagas: podía matar gigantes, bendecir tierras de cultivo, celebrar matrimonios y resucitar a los muertos. Se decía que, al lanzarlo, volvía a la mano de Thor como un bumerán.

El poder de Mjöllnir era tan colosal que, para los mortales, los truenos eran los golpes contundentes del martillo que golpeaban a los enemigos en los cielos. La palabra nórdica antigua mjollnir podría significar "rayo", aunque no se sabe de dónde procede: su eco se puede escuchar en los términos rusos para el fenómeno molnija y en el eslavo antiguo mlunuji, lo que sugiere una fuente común pregermánica.

El martillo también parece haber sido un conducto para su adoración, de cuyos otros aspectos prácticos sabemos poco.

Thor representado por el escultor Hermann Freund hacia 1828. La popularidad de Thor en los relatos de la Prose Edda creció en el siglo XIX y dio lugar a numerosas representaciones en el arte y la poesía. 

Fotografía de STATENS MUSEUM FOR KUNST / CREATIVE COMMONS

Este molde del siglo X, que se encuentra en la colección del Museo de Copenhague, era propiedad de un artesano que lo utilizaba para fundir tanto crucifijos cristianos como colgantes de martillo de Thor, como los dos de la izquierda.  

Fotografía de HERITAGE IMAGE PARTNERSHIP LTD / ALAMY

Se cree que los colgantes que llevaban los vikingos eran una bendición en las batallas y, posiblemente, un sutil acto de desafío pagano contra el cristianismo, que se extendía rápidamente, y sus crucifijos de baratillo. "Tenemos un molde del siglo X procedente de Dinamarca que permitía al artesano utilizar un extremo para fundir martillos de Thor y el otro para fundir crucifijos", dice Larrington, y añade: "Muy versátil. Está claro que era alguien que conocía a su clientela".

Señala que, según las pruebas islandesas, cuando los misioneros cristianos intentaban convertir a los escandinavos lejos de sus dioses, "siempre era Thor contra Cristo, nunca Odín contra Cristo, o Frejya contra Cristo. Thor era el que tenía que ser vencido por las virtudes superiores de Jesús".  

Un legado polémico y variado

El perfil de Thor disfrutó de una especie de resurgimiento a finales de los años 1700 y 1800, cuando los poemas épicos en lenguas alemanas y escandinavas, así como el arte opulento, representaron escenas clave de la mitología del dios.

"Thor regresó de nuevo en el siglo XIX en el discurso nacionalista, cuando los poemas y los mitos sobre él se reeditaron a medida que la gente los redescubría", dice Carolyne Larrington. Se le rebautizó como "el protector de los humanos contra las fuerzas enemigas, y era muy fácil convertir a Thor en el protector de Dinamarca, o en el protector de los alemanes, contra quienquiera que fueran tus enemigos políticos del momento".

Aparte del martillo, otro símbolo que se ha asociado de forma más dudosa con Thor es la esvástica. Mucho antes de su apropiación por parte de los nazis, este símbolo representaba la buena suerte, o la fuerza, y era ampliamente utilizado por las culturas indoeuropeas desde mucho antes de la época de Cristo. También fue inscrita por el aviador estadounidense Charles Lindbergh en el cono de la nariz del Spirit of St Louis para dar suerte en su histórica travesía del Atlántico en 1927.

Con el martillo alzado a bordo de su carro de cabras, el famoso cuadro de 1872 del pintor sueco Mårten Winge La lucha de Tor con los gigantes representa a la deidad como fuerte, viril y heroica, y fue creado en un momento en que los dioses nórdicos estaban disfrutando de un resurgimiento de su popularidad. Aunque en un principio era una representación de la victoria sobre un enemigo, el cuadro se consideró más tarde como un eufemismo del nacionalismo o de cualquier tipo de batalla ideológica. La apariencia aria de Thor y las esvásticas en su cinturón (aunque en 1872 no eran un símbolo de odio, sino del sol, la fortuna y la fortaleza) harían más tarde que el cuadro fuera popular entre los extremistas que cooptaban esas imágenes como propaganda ideológica.    

Fotografía de NATIONAL MUSEUM SWEDEN / PUBLIC DOMAIN

La asociación explícita de la esvástica con Thor es probablemente un adorno del siglo XIX; una famosa pintura representa el símbolo en su cinturón mágico.

La representación adquiere una resonancia incómoda dada la infamia moderna de la esvástica como símbolo del nazismo, especialmente porque ella y otros símbolos relacionados de la mitología germánica, como el símbolo del triángulo Valknot de Odín y la infame "runa" de las SS, han sido apropiados desde entonces por grupos de extrema derecha y de la supremacía blanca como símbolos ideológicos o de odio en todo el mundo occidental.

En algunos casos, los propios personajes y sus efemérides se han utilizado como figuras del "poder blanco" y de la propaganda, quizá para forzar una asociación con el misticismo, "para establecer una conexión entre el pasado mitológico y el presente nazi", dice Larrington.

Una concentración de la extrema derecha alemana ante el emplazamiento de la prisión de Spandau, Schmidt-Knobeldorfer, para conmemorar el 31º aniversario de la muerte del secuaz de Hitler, Rudolf Hess, en prisión. Las imágenes que evocan la ética de la batalla vikinga y los personajes de la mitología nórdica (como esta imagen de una figura parecida a Thor en la camiseta bajo el lema "thunder weather") han sido malversadas como símbolos por los supremacistas blancos y la extrema derecha en los últimos años. El "chamán" de QAnon, Jack Angeli, que fue una figura muy fotografiada en los disturbios del Capitolio a principios de 2021, lucía varios efectos y tatuajes (incluido el martillo de Thor) que remitían a la mitología nórdica.   

Fotografía de CRAIG STENNETT / ALAMY

Del cómic a un misil

La trayectoria de Thor dio un giro brusco en 1962, cuando los artistas Jack Kirby y Larry Lieber, bajo la dirección de Stan Lee, de Atlas (más tarde Marvel) comics, reinventaron a Thor como superhéroe, debutando en la edición de agosto de Journey into Mystery. Un año después se convirtió en miembro fundador del supergrupo de superhéroes de los cómics, Los Vengadores, y desde 2011 ha participado en 10 películas como parte del Universo Cinematográfico Marvel.

El actor australiano Chris Hemsworth como Thor, que hasta ahora ha aparecido en diez películas de Marvel como el personaje mitológico. La reimaginación moderna de Thor comenzó en 1962, con su aparición en el cómic de Marvel Viaje al Misterio.   

Fotografía de MARVEL / THE WALT DISNEY COMPANY

Aparte de su tenaz mitología y de su reclutamiento en la cultura popular, el nombre de Thor también perdura en un metal raro (el torio), en un roedor (Scutisorex thori, o musaraña héroe de Thor) en al menos dos pueblos ingleses (Thursley, en Surrey, y Thundersley, en Essex), en un misil de la época de la Guerra Fría que constituyó la base de la disuasión nuclear (el PGM-17 Thor) y en muchos nombres de pila escandinavos modernos.

"Aparte de las imagen que ha creado Marvel, estamos bien ante un tipo superviolento bien ante un dios algo turbio", dice Carolyne Larrington, cuyo próximo libro, titulado Norse Myths that Shape the Way We Think, incluye un capítulo sobre Thor. "Marvel lo ha vuelto a popularizar y lo ha convertido en alguien que pertenece a una familia disfuncional, que está luchando con su identidad y tratando de descubrir cómo crecer para convertirse en alguien responsable y sensato... Creo que es muy fácil de entender".

Y añade: "Esa historia, que se basa en gran medida en los mitos, nos da la sensación de que es bastante humano, aunque tenga superpoderes divinos. Es muy interesante pensar en la relación de este joven bienintencionado, muy fuerte, muy poderoso y bastante reflexivo, con las fuerzas políticas y fatales que se arremolinan a su alrededor".

Thor: Love and Thunder, está ya en cines.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Hércules Poirot, los secretos de un personaje de otro tiempo
Historia
Pocos pero increíbles: así son algunos de los artefactos vikingos más espectaculares del mundo
Historia
¿Vikingos más amables? No es cierto, o al menos, eso dicen sus esclavos
Historia
'Vikingos: Imperio Guerrero': 5 lecciones que enseña el nuevo y épico documental de National Geographic
Historia
¿Qué es el 'Eid al-Adha' o la Fiesta del Cordero de los musulmanes?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved