Pocos pero increíbles: así son algunos de los artefactos vikingos más espectaculares del mundo

Gran parte de lo que sabemos sobre los vikingos y su forma de vida milenaria se basa en las pistas físicas que han dejado, y en algún que otro adorno de fantasía.

Por Simon Ingram
Publicado 31 may 2022, 10:34 CEST
 Festival de Eslavos y Vikingos de Wolin

Ataviados con cascos de hierro, cota de malla y coraza de cuero, los actores vikingos asisten al Festival de Eslavos y Vikingos de Wolin (Polonia). Gran parte de nuestros conocimientos sobre las armaduras vikingas proceden de un número sorprendentemente reducido de hallazgos.

Fotografía de DAVID GUTTENFELDER

A pesar de su constante influencia, de su reputación de conquistadores violentos y de su carismática personalidad, los arqueólogos no cuentan precisamente con una ingente cantidad de artefactos vikingos. Todos podemos evocar la imagen de los típicos barcos de extremos rizados, los escudos y las vestimentas de batalla, pero muchas de las imágenes que añadimos a esta forma tan mitificada se basan en unas pocas piezas, pistas dispersas y muchos fragmentos más pequeños. 

El interludio de los invasores escandinavos en la historia (relatado en la nueva serie documental de National Geographic Los vikingos: Imperio Guerrero) duró algo menos de tres siglos, del 793 al 1066, y el control escandinavo se mantuvo en las Hébridas escocesas hasta 1266. Sin embargo, dado que los vikingos recibieron la influencia de culturas anteriores e informaron a las posteriores, encontrar un artefacto que realmente aporte algo a la imagen de los vikingos y sus extraordinarias hazañas puede ser complicado. Al fin y al cabo, ser vikingo era una forma de vida, no un simple título otorgado por la intersección de la nacionalidad y el tiempo. 

He aquí algunos de los objetos que sobrevivieron a los vikingos y que han llegado hasta aquí a lo largo de los siglos, todos ellos decisivos para construir una imagen de pueblo legendario.  

La espada Ulfberht

No se trata de una simple reliquia, sino más bien de una raza de armas avanzadas (con la palabra +VLFBERH+T convertida en marca de diseño), este particular accesorio destacó por la tecnología con la que se fabricó. Lejos de ser una espada corriente, se cree que la Ulfberht se fabricó entre los siglos IX y XI. Hecha con una aleación de gran pureza forjada con grandes cantidades de carbono, el material requería una gran habilidad para trabajar con él y un fuerte calor para fabricarlo. Éste se generaba en un horno de herrero conocido como crisol. El arma resultante, hecha de "acero de crisol", adquirió su leyenda por ser súper ligera pero sobrenaturalmente fuerte, y un bien preciado para un guerrero.

(Relacionado: ¿Cómo se sabe que los vikingos llegaron a América 500 años antes que Colón?)

Detalle de la inscripción "Ulfberht" en una espada vikinga. Estas espadas, fabricadas en acero de crisol con un alto contenido de carbono, eran las armas de la élite. Eran tan codiciadas que fueron ampliamente imitadas, aunque el proceso específico necesario para fabricar una sigue siendo difícil de recrear incluso 1000 años después. 

Fotografía de National Geographic Image Collection

Como muchos aspectos de la cultura vikinga, los orígenes de la espada Ulfberht son oscuros. Se han encontrado unos 170 ejemplares con la inscripción en toda Europa, aunque muchos tienen las letras escritas de forma incorrecta, con el último "+" después de la T, en lugar de antes. Se cree que se trata de ejemplares de imitación fabricados por espaderos de la competencia para aprovecharse de la reputación de lo que era claramente una anomalía tecnológica. Construida de una técnica inédita que volvería a perderse tras la desaparición de los vikingos, una Ulfberht fue analizada y recreada por el maestro herrero Richard Furrer para National Geographic en el documental de Los secretos de la espada vikinga (disponible en Disney+). Furrer describió la réplica resultante como "la representación de todo mi conjunto de habilidades... sentado ahí en un trozo de acero de dos libras [casi un kilogramo]".

(Relacionado: Un equipo científico recurre al ADN para explorar las raíces genéticas de los vikingos)

El tesoro del Valle de York

Este asombroso hallazgo, extraído en 2007 de un campo sin vegetación cerca de la ciudad inglesa de Harrogate por un equipo de aficionados a la búsqueda de tesoros formado por padre e hijo, además de ser un botín de ensueño para cualquier buscador de tesoros, permitió conocer el alcance del comercio o el saqueo de los vikingos. Con unas 600 monedas, lingotes y joyas varias metidas en un recipiente de plata grabado con leones y ciervos y forrado de oro, el contenido del hallazgo se ha datado en los siglos IX y X d.C.

El tesoro del Valle de York, antes conocido como el tesoro de Harrogate, fue el segundo mayor tesoro vikingo encontrado en Gran Bretaña. Los que examinaron inicialmente el tesoro se asombraron de la cantidad de objetos que había en el recipiente revestido de oro. 

Fotografía de PORTABLE ANTIQUITIES SCHEME / CREATIVE COMMONS

"Esto es el mundo en una vasija", dijo entonces a The Guardian Jonathan Williams, del Museo Británico, en referencia a la naturaleza exótica de algunos de los objetos que contenía, procedentes de destinos tan dispares como Afganistán, el norte de África y Rusia. El tesoro del Valle de York, o de Harrogate, como se le conocía anteriormente, es el segundo mayor tesoro vikingo encontrado en Gran Bretaña, después del de Cuerdale, desenterrado cerca de Preston en 1840. Los descubridores, David y Andrew Whelan, fueron elogiados por su disciplina a la hora de desenterrar el alijo intacto, y más tarde compartieron una recompensa de un millón de libras (1,17 millones de euros) con el propietario del terreno. Al principio pensaron que habían encontrado una bicicleta oxidada.

(Relacionado: El famoso guerrero vikingo de Birka era en realidad una mujer, según revelan pruebas de ADN)

Las piezas de ajedrez de Lewis

Uno de los hallazgos más espeluznantes de la época vikinga fue descubierto en una playa de Uig, en la isla escocesa de Lewis, a principios del siglo XIX. La fecha y el modo exactos siguen siendo objeto de controversia, aunque el descubrimiento se atribuye a un tal Malcolm Macleod, del pueblo de Peighinn Dhomhnuill, que supuestamente se las encontró en un banco de arena derrumbado en 1831. Lo único que se sabe con certeza es que aparecieron en la Sociedad de Anticuarios de Escocia de Edimburgo ese mismo año, donde se convirtieron en una fuente de fascinación y especulaciones que perduran hasta nuestros días. El examen y el análisis de las piezas talladas en diente de ballena y marfil de morsa, que miden unos 10 centímetros y cuentan con unos 93 individuos y accesorios conocidos, han sugerido un origen escandinavo (posiblemente Trondheim, en Noruega) en torno al año 1150.

Algunas de las piezas de ajedrez de Lewis, expuestas por el Museo Británico, que posee 82 de las 93 piezas descubiertas en Uig. Las otras 11 son propiedad del Museo Nacional de Escocia. Faltaban una noche y cuatro "guardas", o torres; una de estas últimas se encontró recientemente en un cajón de Edimburgo, tras haber sido comprada en una tienda de antigüedades por 5 libras en 1964. Se vendió en Sotheby's en 2019 por 735.000 libras. 

Fotografía de Alamy

Aunque hay muchas teorías sobre su origen, el ajedrez surgió posiblemente en la India en el siglo VI, y es probable que fuera jugado por la nobleza y el clero en la sociedad escandinava. Las piezas de Lewis, muy codiciadas y lo suficientemente numerosas como para formar cuatro juegos distintos, podrían haber sido escondidas por un vendedor ambulante furtivo mientras ejercía el comercio a través de las Hébridas escocesas gobernadas por los nórdicos. Pero todo esto son conjeturas: las piezas podrían haber sido fabricadas en cualquier lugar, desde Noruega hasta Islandia, por hasta cinco artesanos diferentes, un único fabricante noruego o una mujer islandesa.

Lo que da a las piezas de ajedrez su magia es su carisma. De ojos saltones y de carácter y forma expresivos, las piezas exageran las figuras que representan, dando una visión concentrada y casi satírica de la cultura de la que proceden.

Si los vikingos jugaban al ajedrez, probablemente no utilizaran estas piezas, pero lo que nos ofrece el ajedrez de Lewis es se una pista sobre sus costumbres. Entre las reinas, los alfiles y los reyes, la pieza más abiertamente vikinga es la torre, o el guardián, que muerde su escudo y lleva una expresión maníaca. Los historiadores han comparado esta pieza con los guerreros "berserker" del folclore nórdico y germánico, de los que se dice que llevaban pieles de animales (la palabra significa "piel de oso" y ha dado lugar a "beserk"), se atiborraban de embriagantes y abordaban la batalla con una brutalidad enloquecida, con la intención de aterrorizar a los oponentes con su ferocidad. 

El martillo de Thor

Este "martillo de los dioses", conocido como Mjolnir, era el arma de Thor, el dios del trueno. Thor era un personaje popular en la teología nórdica de la época vikinga, a menudo representado como un poderoso guerrero que custodiaba las puertas de Asgard y conjuraba alguna que otra tormenta de fuego infernal.

(Relacionado: Un equipo científico recurre al ADN para explorar las raíces genéticas de los vikingos)

El martillo de Thor, o Mjölnir, representado en un amuleto vikingo. Algunos historiadores creen que el amuleto se llevaba como una bendición para la batalla, o como un golpe a la propagación de la fe cristiana, que tenía efectos similares en forma de cruz. 

Fotografía de TED SPIEGEL

Cuando el cristianismo se extendió por Europa, muchos se aferraron a los emblemas de la antigua fe, llevando el martillo de Thor como amuleto o collar, posiblemente a imitación de las afectaciones cristianas, o como bendición para obtener fuerza en la batalla. Se han encontrado muchas baratijas de este tipo entre los objetos vikingos, desde las más sencillas hasta las más ornamentadas, así como un molde encontrado en Dinamarca que un joyero emprendedor (o indeciso) utilizó para forjar tanto cruces cristianas como colgantes de Mjolnir. 

El casco de Gjermundbu

Por muy asentada que esté la idea en el imaginario colectivo, los cascos vikingos no tenían cuernos. No que sepamos, ya que hay muy pocos datos sobre los cascos vikingos en general, aparte de la presunción de que probablemente los llevaban. La mayoría de las representaciones de los vikingos se crearon siglos después de sus primeras incursiones (el popular casco con cuernos fue una aportación de la ópera del siglo XIX), y sólo los grabados en madera y las posteriores "piedras pictóricas", utilizadas a veces como marcadores de tumbas, ofrecen pistas contemporáneas sobre cómo se veían a sí mismos los vikingos. Muchas de ellas mostraban figuras de perfil que sugerían casquetes o simples cascos con forma de bala hechos con trozos de hierro remachado, en un estilo llamado spangenhelm. Dada su visión de las armas extravagantes como una sugerencia de riqueza y destreza, es probable que los cascos fueran vistos como símbolos de estatus similares.

El casco de Gjermundbu, hallado en 1943, era el único casco vikingo casi completo encontrado hasta que un estudio realizado en 2020 confirmó que un adorno similar (encontrado siete años después de éste, cerca de Middlesborough, en Inglaterra) también es de origen vikingo.

Fotografía de Alamy

Una pista (de hecho, durante mucho tiempo, la única pista) llegó en 1943 con el descubrimiento de un casco spangenhelm roto en Ringerike (Noruega). Descubierto en nueve fragmentos entre un alijo de armas y otros artefactos funerarios, la pieza (llamada Gjermundbhu, por la granja en la que se encontró) fue restaurada minuciosamente, ofreciendo una visión literal de los ojos de un guerrero vikingo. Con figuras ceremoniales y un distintivo protector ocular "de gafas", evocaba los cascos escandinavos (y anglosajones) de la época pre vikinga, algunos de los cuales venían repletos de "barbas" de cota de malla. Un segundo casco sorprendentemente similar pero menos adornado, que se había encontrado en una excavación de alcantarillado cerca de Middlesborough, en el noreste de Inglaterra, en la década de 1950, fue examinado recientemente y se confirmó en un estudio de la Universidad de Durham de 2020 que era un casco vikingo del siglo X. Aparte de algunos fragmentos dispares, éste y la reliquia de Gjermundbu son los dos únicos cascos vikingos encontrados hasta ahora.        

Cabezas de Oseberg

Uno de los hallazgos vikingos más enigmáticos y, sin duda, más espectaculares, fue un barco desenterrado en 1904 en la granja de Oseberg, cerca de Tønsberg, en la región noruega de Vestfold. Los vikingos solían utilizar los barcos para enterrar a los muertos adinerados y sus efectos, y se aseguraban de que sus ocupantes tuvieran suficientes pertrechos para garantizar una vida próspera después de la muerte, como hacían los antiguos egipcios. El entierro de Oseberg, que data del año 834, era el equivalente vikingo a la tumba de Tutankamón. El barco, de 21 metros de eslora y fabricado íntegramente en madera de roble con exquisitas tallas, estaba repleto de objetos, como un carro, un cubo con una figura de bronce parecida a la de Buda, tiendas de campaña, equipamiento, varios animales y los cuerpos de dos mujeres de evidente alto nivel social.

Cabezas de Osberg

El artefacto denominado "Barroco número 1" de las cinco cabezas descubiertas en Oseberg. Cuatro se encontraron atadas en la cámara funeraria, y la quinta en la cubierta de proa.

Fotografía de WORLD HISTORY ARCHIVE / ALAMY

Esta cabeza recibió el apodo de "La Académica", y es la mejor conservada y más estudiada de las cabezas de Oseberg. Cada una de las cabezas fue tallada a partir de una única pieza de madera curvada de forma natural, y tiene su propio estilo distintivo. Un asa en la base de cada una de ellas sugiere que pueden haber sido injertadas en algo (un trono o un medio de transporte, quizás), pero no se sabe exactamente qué. 

Esta cabeza se conoce como "carolingia", en referencia a la dinastía de gobernantes francos (y al estilo arquitectónico distintivo que lleva su nombre) que dominaba el norte de Europa continental en la época de la talla de las cabezas de Oseberg.

También se encontraron cinco cabezas de animales talladas con un propósito misterioso. Atadas con una cuerda que pasa por la boca de una de ellas, como si fuera una brida, las cabezas, talladas en piezas únicas de madera curvada de forma natural, enjoyadas y grabadas con los característicos remolinos barrocos y nudos en forma de pretzel, representan animales extravagantes que evocan leones, dragones de agua o mamíferos feroces. Lo que es aún más turbio es su propósito: aunque su creación fue realizada por cinco artesanos distintos, se desconoce para qué se utilizaban en vida (o en la muerte), lo que los convierte en símbolos evocadores de una cultura rica en simbolismo y arte, a pesar de su violencia.   

Barco de Gokstad

Los barcos largos eran obras maestras del diseño y las llaves que abrían la máquina de conquista vikinga. Con un casco ancho y un "calado" poco profundo (lo que significa que una pequeña parte del barco quedaba bajo el agua durante la navegación) eran rápidos y estables, pero también cavernosos, capaces de transportar cargas pesadas en aguas poco profundas, como ríos y ensenadas.

El barco de Gokstad se construyó hacia el año 890 d.C. y, como muchos de los barcos vikingos de la época, sirvió de tumba funeraria. Restaurado minuciosamente, ahora se encuentra en el Museo de Barcos Vikingos de Oslo. 

Fotografía de ROBERT CLARK

Estos barcos de asalto tenían un perfil inconfundible, que pronto se convirtió en un símbolo de terror. Aunque no es tan resplandeciente como el barco encontrado en el entierro de Oseberg, el barco de Gokstad, con casi 24 metros, es el mayor barco vikingo jamás encontrado. Hallado como parte de un enterramiento en Gokstad, en el fiordo Vestfjord de Noruega, en 1880, el barco era capaz de transportar a 32 marineros, o de transportar, o de cargar un verdadero barco multifuncional.

(Relacionado: Una fosa común inglesa podría ser la de un gran ejército vikingo).

Patines de hueso

Además de los barcos y las espadas, la arqueología ha aportado elementos más íntimos y caprichosos de la milenaria cultura vikinga: peines, juegos, joyas de vestir. Y estos patines de hielo, encontrados en un conjunto de otros 42 en Coppergate, York, y alojados en el Centro Vikingo Jorvik de la ciudad.

Estos patines (hechos de cuero y hueso de caballo) se encontraron entre muchos otros en una excavación en York. York, llamada Jorvik por los vikingos, fue un importante centro comercial para los vikingos, como demuestra el actual Centro Vikingo de Jorvik, que contiene muchos de los hallazgos excavados en la ciudad. Se cree que la ciudad fue la fortaleza de Eric Bloodaxe, el último rey vikingo de Northumbria, que fue asesinado en 954.

Fotografía de JORVIK VIKING CENTRE

Fabricados con cuero y hueso pulido (normalmente huesos de pata de caballo), los patines no eran cuchillas diseñadas para morder el hielo como los ágiles modelos actuales. Es probable que se utilizaran de forma muy parecida a los esquís, con bastones accesorios que servían para mantener el equilibrio mientras el usuario patinaba por el suelo helado o el agua. Probablemente se utilizaban con fines prácticos, como la caza, pero posiblemente también por placer, lo que da una visión ligeramente diferente de uno de los conquistadores más temidos de la historia.

Vikingos: Imperio Guerrero

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.co.uk.

La serie de 6 episodios 'Vikingos: Imperio Guerrero' se estrena en España el próximo 6 de junio en National Geographic.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
¿Vikingos más amables? No es cierto, o al menos, eso dicen sus esclavos
Historia
Guerra y racismo: así discriminan a los migrantes de Ucrania en las fronteras europeas
Historia
¿Cómo se sabe que los vikingos llegaron a América 500 años antes que Colón?
Historia
Un equipo científico recurre al ADN para explorar las raíces genéticas de los vikingos
Historia
El deshielo revela una «carretera» vikinga perdida

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved