'Vikingos: Imperio Guerrero': 5 lecciones que enseña el nuevo y épico documental de National Geographic

La superstición los hacía intrépidos, el honor los hacía implacables. En Escandinavia, la sociedad vikinga era un complejo tapiz de jefaturas que valoraban mucho el valor y el honor, tanto entre las facciones como dentro de ellas.

Por Simon Ingram
Publicado 13 jun 2022, 13:21 CEST
Vikingos: Imperio Guerrero es una nueva serie documental de National Geographic que sumerge al espectador en ...

Vikingos: Imperio Guerrero es una nueva serie documental de National Geographic que sumerge al espectador en la compleja y a menudo brutal sociedad de los legendarios incursores escandinavos. 

Fotografía de National Geographic

Si hubiera que elegir una palabra para describir a los vikingos, "temible" siempre parece estar entre las principales candidatas. Pero, ¿fueron realmente tan malvados los incursores escandinavos, o simplemente fueron víctimas de una mala campaña de relaciones públicas? ¿Y dónde acaban sus sagas legendarias y dónde empieza su historia?

La nueva serie documental de National Geographic, Vikingos: Imperio Guerrero, estrenada el pasado 6 de junio, pretende abordar de frente algunas de las preguntas más persistentes sobre estos incursores. A lo largo de seis semanas y abarcando dos siglos, la serie examina la era vikinga en su totalidad desde todos los puntos de vista, y puede (o no) llevar a la reconsideración a uno de los pueblos más mitificados que jamás haya subido a un barco. Esto es un poco de lo que aprenderá.

La superstición los hizo intrépidos, el honor los hizo implacables

En su región, Escandinavia, la sociedad vikinga era un complejo tapiz de jefaturas perpetuamente competitivas, que valoraban mucho el valor y el honor, tanto entre las facciones como dentro de ellas. Los hermanos que competían entre sí intentaban hacerse un nombre ganándose la gloria en la guerra fuera del reino", dice el profesor Søren Michael Sindbæk, de la Universidad de Aarhus (Dinamarca), en Vikingos: Imperio Guerrero, "para volver a casa y ganar la granja. O el puesto de jefe. O la realeza".

(Relacionado: Pocos pero increíbles: así son algunos de los artefactos vikingos más espectaculares del mundo)

Recreadores vikingos muestran sus armaduras antes de la batalla en el festival de eslavos y vikingos en Wolin, Polonia. 

Fotografía de David Guttenfelder

Junto con la importancia del honor ganado por la violencia que se grababa en los niños desde una edad temprana, es justo decir que los vikingos tenían una visión marcadamente diferente de la muerte, que los convertía en enemigos nihilistas, dada su inquebrantable creencia de que perecer en la batalla no era nada que temer. De hecho, todo lo contrario: la gloria esperaba más allá de la espada. "El Valhalla parece haber sido visto como una recompensa", dice el profesor Terry Gunnell, de la Universidad de Islandia, en el documental. "Una buena manera de conseguir que la gente esté preparada para morir en la batalla... es ser recompensado por morir en la batalla".

(Relacionado: ¿Vikingos más amables y gentiles? No según sus esclavos)

El cristianismo los llevó a las armas

Dada esta actitud, por muy astutos que fueran los vikingos en su comercio (y las pruebas sugieren que lo eran), el simple hecho de hacer negocios dejaba un vacío en su sed de honor ganado en la batalla. Pero había una manera de satisfacer ambas cosas. Como dice el profesor Stefan Brink de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) en Vikingos: Imperio Guerrero, "puedes hacerte rico de dos maneras: puedes comerciar. O puedes asaltar".

Se cree que la isla sagrada de Lindisfarne fue el primer objetivo importante de los asaltantes vikingos fuera de Escandinavia. Aprovechando la santidad de la iglesia, eligieron el lugar por la facilidad de acceso, su naturaleza desguarnecida y la riqueza que contenía. La abadía y el castillo de Lindisfarne fueron añadidos posteriores. 

Fotografía de PAUL WILLIAMS / ALAMY

A la hora de elegir sus primeros objetivos, los vikingos mostraron un razonamiento depredador que, unido a su propia marca de superstición, hizo que sus incursiones iniciales parecieran especialmente brutales. Los primeros atacantes se centraron en los monasterios, que tenían las innumerables ventajas de ser pacíficos, estar aislados, ser fácilmente accesibles por agua y estar repletos de riquezas. Aunque eran intocables para los cristianos, para los asaltantes paganos eran simplemente una presa fácil, y se sometían sin esfuerzo con la conmoción y el temor de un ataque brutal.

En consecuencia, el ataque a Lindisfarne en el año 793 d.C. fue, como lo describe en el documental la Dra. Clare Downham, de la Universidad de Liverpool (Reino Unido), "una ocasión trascendental de impacto psicológico en el pueblo inglés". La idea se extendió desde ese primer ataque a Lindisfarne al monasterio de Jarrow un año después, a Iona en el 795 d.C. y, de forma más dramática, a Portmahomack, en Escocia, en una serie de incursiones que culminaron alrededor del 800 d.C.

Un ataque vikingo y un secuestro de esclavos a finales del siglo X en un lugar no especificado de Inglaterra, tal y como se representa en un grabado en madera del siglo XIX.

Fotografía de NORTH WIND PICTURE ARCHIVES / ALAMY

Los vikingos también tenían sus propias costumbres rituales: una de ellas consistía en quemar sus objetivos al marcharse, como ocurrió en Portmahomack, que es uno de los pocos lugares en los que se han encontrado señales físicas de un asalto. Por su parte, era para destruir las pruebas, pero también para asegurarse de que ningún espíritu vengativo les siguiera a casa. Para los cristianos fue una forma aterradora de terminar un acto ya de por sí aterrador - y la iglesia lo utilizó en su beneficio-. Los asaltantes, vestidos con sus extrañas ropas y portando armas exóticas que "pisoteaban los huesos de los santos", eran personajes ideales con los que los sacerdotes cristianos podían galvanizar a los creyentes, y personificar el poder de la ira de Dios. 

Las crónicas anglosajonas posteriores sobre el ataque a Lindisfarne dicen que "se vieron inmensos torbellinos, relámpagos y dragones ardientes volando en el aire" en los días previos al asalto, lo que llevó a los líderes cristianos a reflexionar sobre quiénes podían albergar en Lindisfarne "alguna gran culpa" para haber provocado tal penitencia. 

No sólo trataban de saquear, sino de escapar

La época de los vikingos siguió a un período de inestabilidad climática, y de movimiento masivo de personas. La caída del Imperio Romano y el consiguiente vacío dieron lugar al Periodo Migratorio, que duró desde el año 300 hasta el 800 d.C., y que vio el movimiento de muchos pueblos diferentes por toda Europa para asentarse en su antiguo territorio: los hunos, los godos y los francos, entre ellos. A continuación, se produjo lo que algunos estudiosos denominan la "Pequeña Edad de Hielo de la Antigüedad Tardía", un periodo de enfriamiento global que se aceleró en torno al año 570 d.C., y que se ha atribuido a los efectos de tres grandes erupciones volcánicas, que hicieron la vida más difícil cuanto más al norte se vivía.

(Relacionado: ¿Cómo se sabe que los vikingos llegaron a América 500 años antes que Colón?)

Escandinavia, con su paisaje accidentado y sus duros inviernos, ofrecía pocos recursos naturales a los vikingos, que se vieron obligados a viajar más allá de sus costas no sólo en busca de riquezas, sino de suelos más ricos. 

Fotografía de MICHAL HLAVICA / ALAMY

En el siglo X llegó un periodo más cálido, que trajo prosperidad a Europa, y despertó en los escandinavos (cuyos recursos naturales eran escasos en el mejor de los casos) cierto espíritu nómada. Esto, combinado con el temible reinado de reyes como Harald I Cabellera Hermosa, hizo que perfeccionaran sus habilidades marineras y partieran más allá del horizonte.

(Relacionado: Por qué los investigadores están entusiasmados con este peine vikingo).

Al encontrar tierras más cálidas y fértiles para la agricultura y un clima más agradable, los atacantes vikingos se sintieron menos inclinados a volver a casa, y en su lugar se dedicaron a asentarse y a mezclar su propia cultura con la de sus sometidos anfitriones. Este período de arraigo más sostenido parece haber adquirido un nuevo propósito con la llegada de Ivar el Deshuesado, bajo cuya sangrienta campaña un ejército vikingo llegó al este de Inglaterra e inició una marcha sostenida hacia York. Su objetivo no era el pillaje, sino la conquista, y también, al parecer, la venganza.     

El infame "águila de sangre" puede haber sido real

Esta rumoreada y horripilante forma de ejecución adquirió notoriedad gracias a las representaciones en la pantalla y en los videojuegos en los últimos años, pero los expertos no saben si realmente se aplicó (o no) a los individuos que se consideraban merecedores de un final singularmente brutal. Se ha especulado con que este era el destino de Ælla, rey de York, en venganza por la muerte del líder Ragnar Lodbrok, padre de Ivar el Deshuesado, quien se dice que administró el castigo cuando los vikingos conquistaron York.  

La lápida de Lärbro St. Hammars I, en la isla sueca de Gotland, representa escenas que se cree son de la vida vikinga. Ésta muestra varias actividades violentas, y representa en el centro de la imagen una figura que aparentemente está inclinada sobre un diás o altar y es asaltada con un arma por detrás, mientras una figura sostiene un pájaro (posiblemente un águila) y el símbolo del nudo de Odín por encima. Muchos creen que esto muestra el rito del águila de sangre como un sacrificio humano. 

Fotografía de ARMANDS PHARYOS / ALAMY

Las fuentes, como era típico de los vikingos (que no llevaban registros y cuya historia se tejía oralmente en sagas mitológicas a lo largo de generaciones) son turbias, y no se han encontrado pruebas arqueológicas directas. Pero la información que existe sugiere una práctica que, o bien era un sacrificio ritual a Odín, o bien un método para vengar una ofensa muy grave (o, como mínimo, para impartir un mensaje de profunda infelicidad) sobre el enemigo. Según una descripción de la saga de Harald y otra de La historia de los hijos de Ragnar, la desafortunada víctima sufría el tallado de la piel de la espalda, el corte contundente de las costillas de la columna vertebral y la extracción de los pulmones, que luego se extendían como alas, de ahí lo de "águila" (y de hecho, "sangre").

Tal es la curiosidad, que un estudio publicado en Speculum Journal por académicos médicos e históricos analizó recientemente el águila de sangre con un detalle insoportable, llegando a la conclusión de que la atrocidad era anatómicamente posible -aunque dado el traumatismo en el cuerpo y la probable rápida desangramiento, tenía un propósito que probablemente pretendía ser un mensaje simbólico en la muerte que un final especialmente prolongado de la vida. El estudio termina con la frase: "El águila de sangre no era, pues, una mera tortura: tenía un significado".

Estaban muy, muy adelantados a Colón

La palabra vikingo denota una profesión; no era un término para un pueblo o una cultura. Los que rodeaban a los vikingos aumentaron una comunidad organizada de comerciantes, artesanos, maestros constructores de barcos y veleros. Esta última innovación marcó un hito; según el profesor Søren Michael Sindbæk en Vikingos: Imperio Guerrero la vela "no se había utilizado, hasta ese momento, en Escandinavia. Equipar un barco grande con una vela... era un gran umbral. Cuesta mucho fabricar una vela así, con todos los cabos y el aparejo que requiere". Las velas de 120 metros cuadrados se fabricaban con lino o lona de lana (esta última con los vellones de unas 200 ovejas) por hábiles tejedores a lo largo de dos años. La vela, sin duda, representaba el verdadero valor de un barco. Y llevaría a los vikingos mucho más lejos de su tierra natal, como la historia ha sospechado durante mucho tiempo, aunque posiblemente nunca lo haya reconocido del todo.

Las sagas escandinavas (la Saga de los Groenlandeses y la Saga de Erik el Rojo) hablaban de Vinlandia, un lejano puesto de avanzada en el borde occidental del mundo vikingo. Como es habitual, la historia se mezcla con el mito, pero la madera cortada en un supuesto asentamiento europeo, en L'Anse aux Meadows, de Terranova (Canadá), ha sido datada por radiocarbono en el año 1021 d.C., lo que supone una fecha que encaja con las sagas y ofrece la tentadora posibilidad de que las historias que registran estén basadas en la verdad.

En cuanto a la razón por la que los vikingos se encontraban tan al oeste, la razón es sorprendentemente práctica. Se dice que en el año 982 d.C., Erik el Rojo viajó unos 643 kilómetros al este de Islandia hasta la tierra deshabitada que llamó Groenlandia, y los académicos sugieren que le dio este nombre optimista como una especie de giro de relaciones públicas inverso al de "Islandia" para animar a los colonos a cosechar sus verdes y abundantes tierras de cultivo. Lo que Groenlandia no tenía (y de lo que Islandia también carecía en gran cantidad) eran árboles. Los árboles significaban barcos, casas y la posibilidad de comerciar con el valioso marfil de morsa que se encontraba a granel en el nuevo territorio, así que se necesitaba una fuente. Según las sagas, el hijo de Erik el Rojo, Leif Erikson, fue quien realizó el peligroso viaje a través del mar del Labrador hasta Terranova, donde abundaban los bosques de pinos, abetos y alisos.  

Recreación de una vivienda vikinga con techo de teja en el Sitio Histórico Nacional de L'Anse aux Meadows, Canadá. Se cree que este lugar era un puesto de avanzada desde el que los vikingos podían transportar suministros y materiales.  

Fotografía de ALL CANADA PHOTOS / ALAMY

Los estudios realizados en el yacimiento de L'Anse aux Meadows revelaron la existencia de una vivienda temporal que contenía artefactos como una piedra de moler y un alfiler de sombrero, así como diseños de viviendas que eran inequívocamente nórdicos. La falta de un asentamiento permanente, y la teoría de que no se comprendía del todo la magnitud de la tierra que se extendía más allá de Terranova, pueden haber hecho que se ignorara el conocimiento de Vinlandia, o que no se le diera la importancia que merecía. Pero la datación de la madera cortada en 2021 proporcionó una prueba definitiva e incontrovertible de que los vikingos estaban presentes y trabajando duro en Norteamérica casi 500 años antes de que Colón surcara el océano azul.   

'Vikingos: Imperio Guerrero' se emite en National Geographic todos los lunes a las 22:50 horas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.co.uk

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Pocos pero increíbles: así son algunos de los artefactos vikingos más espectaculares del mundo
Historia
¿Vikingos más amables? No es cierto, o al menos, eso dicen sus esclavos
Historia
FIDEL CASTRO: Las grabaciones perdidas - Sneak peek
Historia
National Geographic presenta el documental de producción local "Córdoba: Misterios Ocultos"
Historia
National Geographic estrena el documental Notre Dame: La increíble carrera contra el infierno

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved