El Mar Menor agoniza: tres toneladas de seres vivos aparecen muertos en sus orillas

Tres toneladas de peces y crustáceos han aparecido muertos en las aguas del Mar Menor después de tres décadas de vertidos contaminantes y una ley que quedó en papel mojado. martes, 15 de octubre de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Este suceso es tan solo la punta del iceberg de algo que lleva sucediendo durante años, donde la dejadez ha convertido un espacio protegido en una catástrofe medioambiental.
Este suceso es tan solo la punta del iceberg de algo que lleva sucediendo durante años, donde la dejadez ha convertido un espacio protegido en una catástrofe medioambiental.
foto por Twitter greenpeace

Las lluvias torrenciales que vivió la región de Murcia hace unas semanas por el paso del DANA han supuesto el punto culmen de un ignorado desastre natural que lleva décadas dando la voz de alarma sobre un telón de fondo donde la sobreexplotación agraria y urbana llevan a la laguna hasta un límite imposible de soportar por su biodiversidad.

La bandera roja ondeaba el pasado sábado en las tranquilas aguas de nuestro Mar Menor debido al peor de los escenarios imaginables: la costa murciana amanecía enterrada de toneladas de peces y crustáceos muertos a sus orillas. La falta de oxígeno de estas aguas, agravada por las torrenciales lluvias, obligó a  miles de seres vivos - que ya vivían una situación cada vez más límite en su hábitat - a acercarse a las orillas donde finalmente murieron asfixiados.

Doradas, anguilas, cangrejos, quisquillas… En cada rincón de la laguna, la vida se apaga. Casi no queda ni el recuerdo de los años en los que los caballitos de mar plagaban este ecosistema. La gran cantidad de agua dulce, el barro y los restos de materia orgánica que arrastraron las lluvias se han convertido en un cóctel que ha ahogado la vida en la mayor laguna salada de Europa. Sin embargo, este suceso es tan solo la punta del iceberg de algo que lleva sucediendo durante años, donde la dejadez política ha convertido un espacio protegido en una catástrofe medioambiental.

“Las orillas del mar menor probablemente sigan unos cuantos días recibiendo el fruto de lo que hemos venido sembrando durante varias décadas”, afirma José Luis García Vargas, de WWF, en un video de twitter donde aparece rodeado de cadáveres a las orillas del Parque Natural Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.

Hace tan solo tres años, en 2016, el Mar Menor amanecía como una gran sopa verde que hizo saltar todas las alarmas sobre la contaminación agraria y urbana. “La causa primaria es el estado degradativo profundo que tiene la laguna tras la crisis eutrófica por contaminación agraria en un 85% y urbana en un 15%”, afirma el biólogo Ginés Luengo Gil en la misma plataforma.

“Hace algo más de un año que me marché del comité científico del Mar Menor, por cansancio y, sobre todo, por una profunda decepción”, afirma Miguel Ángel Esteve Selma en La Verdad. “Desde entonces las cosas en la laguna no han podido ir peor. Nos encontramos con una crisis gravísima en la laguna, de un calibre similar a la que se desencadenó a partir de 2015”.

Seguir leyendo