Una petrolera canadiense arrasa ilegalmente tierras protegidas en África

Las granjas, el agua y la fauna en peligro de extinción se ven amenazadas a medida que ReconAfrica amplía sus operaciones a pesar de las infracciones.

Por Jeffrey Barbee, Laurel Neme
Publicado 24 feb 2022, 13:38 CET
El río Cuito, que aquí serpentea por las tierras altas de Angola, acaba desembocando en el ...

El río Cuito, que aquí serpentea por las tierras altas de Angola, acaba desembocando en el delta del Okavango, Patrimonio de la Humanidad, en Botsuana. Los conservacionistas temen que las perforaciones petrolíferas en Namibia puedan contaminar las fuentes de agua de las que dependen las comunidades y ensuciar el propio delta, rico en vida salvaje.

Fotografía de Cory Richards

Antaño, las únicas marcas en el suelo del remoto noreste de Namibia eran las huellas redondas y planas de los elefantes; los restos de las pezuñas hendidas de las jirafas, los antílopes eland, los antílopes sable y el ganado; y las huellas de unos pocos vehículos de tracción en las cuatro ruedas. 

Ahora, las huellas de los enormes neumáticos de los tractores y las placas octogonales de los "thumper" utilizados para localizar depósitos de petróleo y gas marcan el frágil paisaje. Las carreteras recién excavadas están sembradas de árboles y arbustos muertos. Un estudio sísmico de 450 kilómetros de longitud contratado por la empresa canadiense de exploración petrolífera ReconAfrica atravesó bosques vírgenes y tierras de cultivo locales y amplió las carreteras existentes, acciones prohibidas por el permiso de estudio sísmico de la empresa.

Se trata de las últimas infracciones cometidas por ReconAfrica en su controvertida búsqueda de petróleo y gas en Namibia, que ha durado 14 meses. El 26 de enero, el Centro de Asistencia Legal, una organización de derechos humanos de Namibia, presentó una queja ante el Ministerio de Medio Ambiente del país en nombre de los miembros de la comunidad, exigiendo una investigación.

(Relacionado: Los sondeos exploratorios en la región del Okavango en Namibia plantean un riesgo tóxico)

Seis familias declararon al Centro de Asistencia Jurídica que los representantes de ReconAfrica "entraron en sus propiedades sin permiso, concluyeron las actividades de prospección sísmica y les obligaron a firmar papeles sin explicar su contenido antes de marcharse", según la denuncia. Alega además que las casas de las personas resultaron dañadas por los golpes y que los topógrafos de la empresa cortaron "nuevas carreteras en territorio virgen sin consultar a las comunidades locales".

Desde octubre de 2020, National Geographic ha documentado un patrón de ReconAfrica que incumple las normas e ignora las preocupaciones medioambientales y comunitarias en su búsqueda de petróleo y gas en una parte vital de la cuenca del mundialmente famoso Delta del Okavango, un humedal desértico de 18 000 kilómetros cuadrados y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Sin embargo, a pesar de las crecientes acusaciones y pruebas de irregularidades presentadas ante las autoridades namibias y los reguladores financieros internacionales, los trabajos han continuado.

Las licencias de prospección petrolífera de ReconAfrica en Namibia y Botsuana se encuentran dentro de la zona de conservación transfronteriza Kavango-Zambezi (KAZA), ecológicamente sensible y rica en vida salvaje. Creada por cinco países del sur de África para proteger las cuencas hidrográficas de la región y un sinfín de especies amenazadas, KAZA alberga la mayor población de elefantes de sabana en peligro de extinción de África, así como perros salvajes y rinocerontes negros, también en peligro de extinción.

Según documentos oficiales y relatos de testigos, la empresa ha hecho recortes y ha incumplido las leyes y normativas, desde no evaluar plenamente los riesgos medioambientales ni recubrir las fosas de residuos petrolíferos con plástico para proteger las aguas subterráneas, hasta perforar antes de obtener los permisos para el suelo y el agua. ReconAfrica perforó dos pozos de prueba antes de solicitar todos los derechos y permisos necesarios, y reubicó el segundo (sin permiso) dentro de una zona de conservación de la fauna. Las protestas en Namibia y las fuertes críticas en el extranjero no parecen haber frenado los trabajos de la empresa.

(Relacionado: Comienzan los sondeos exploratorios de gas y petróleo en la región del Okavango de Namibia)

ReconAfrica se negó a responder a las preguntas de este artículo, pero en una declaración enviada por correo electrónico a National Geographic en diciembre, la empresa dijo: "ReconAfrica niega categóricamente haber cometido ninguna infracción". Y añadía: "El compromiso de la empresa con la ética y la conducta empresarial se basa en los más altos estándares de gobierno corporativo, respeto, integridad y responsabilidad." 

Paulos Chiwerda, un agricultor de 74 años de la aldea de Hamweyi, un asentamiento aislado de unos cientos de cabañas en la zona de exploración de ReconAfrica, dice que no sabía nada del estudio sísmico antes de que los enormes tractores aparecieran cerca de su casa un día del pasado septiembre. Cuando pasaron por su campo, que acababa de arar para plantar mijo, se enfadó. 

El permiso de la empresa y el plan medioambiental aprobado por el Gobierno prohíben atravesar los campos comunales y exigen que ReconAfrica mantenga a las comunidades informadas y actualizadas sobre los planes, pero la empresa violó ambas condiciones. 

Un reportero de National Geographic visitó el día después de que los tractores atravesaran los campos de Chiwerda, cuando las huellas octogonales eran claramente visibles en el suelo arenoso. A lo largo de decenas de kilómetros en la misma región, la empresa amplió las pistas de dos carriles hasta convertirlas en una carretera del ancho de una autopista de seis carriles, mucho más allá del máximo de 3 metros que permitía el permiso. 

Árboles y arbustos arrancados a lo largo de kilómetros

Las pruebas sísmicas de ReconAfrica implican el uso de tractores del tamaño de una cosechadora con neumáticos tan altos como una persona que golpean el suelo cada 3 metros con placas de acero que pueden ejercer 390 000 kilogramos de fuerza con cada golpe. Esto equivale al peso de más de cuatro aviones 737 completamente cargados, "mejor que la dinamita", según Polaris Natural Resources, la empresa canadiense contratada por ReconAfrica para realizar su estudio sísmico. Esos impactos generan ecos sísmicos subterráneos que pueden revelar depósitos de petróleo y gas. Pero también pueden afectar a los movimientos de los elefantes, cuyas sensibles patas pueden registrar la actividad sísmica desde al menos cien kilómetros de distancia.

El permiso de autorización ambiental de ReconAfrica limitaba sus trabajos a las carreteras y pistas existentes. Sin embargo, el pasado mes de septiembre, en la zona de conservación de Kapinga Kamwalye, se arrancaron árboles y arbustos a lo largo de decenas de kilómetros en los bordes de las carreteras, y las pistas de tierra se ensancharon hasta 18 metros, con montones de tierra amontonados al lado. Las hendiduras reveladoras de las planchas de las maquinarias de trabajo estaban por todas partes. 

ReconAfrica ha localizado su segundo pozo de prueba en Namibia, en la zona de conservación de Kapinga Kamwalye. Los líderes del refugio de vida silvestre dicen que la empresa carece de su permiso para perforar aquí.

Fotografía de NAtional Geographic

En la Conservación George Mukoya, se ha cortado una nueva carretera que atraviesa el refugio. "Conducían directamente por la maleza", dice Frank Steffen, director del Foro de Editores de Namibia, que visitó la reserva el pasado noviembre. "A menudo no seguían ningún tipo de camino".  

La empresa no sólo violó su permiso, sino que infringió la ley de reforma de las tierras comunales de Namibia, dice Max Muyemburuko, presidente de la Asociación Regional de Conservación y Bosques Comunitarios de Kavango Este y Oeste, que supervisa las zonas de conservación en esta parte del país. Cualquier empresa que pretenda trabajar en una zona de conservación debe obtener la aprobación de sus dirigentes.

"Abrieron una nueva carretera para realizar estudios sísmicos en la zona de conservación sin el consentimiento previo por escrito del organismo de gestión de la zona de conservación", afirma Muyemburuko. Muyemburuko declaró a National Geographic el año pasado que representantes de ReconAfrica intentaron comprar su silencio y el de otro colega crítico ofreciéndoles "ayuda".

Ni la empresa ni el Ministerio respondieron a las preguntas sobre el corte o la ampliación de nuevas carreteras. El pasado mes de junio, ReconAfrica afirmó en un comunicado que su trabajo en Namibia está "guiado por (y bajo la constante revisión y aprobación de) representantes de un amplio abanico de ministerios gubernamentales y agencias reguladoras".

Creciente oposición

La creciente preocupación por las operaciones de ReconAfrica ha llevado al Parlamento de Namibia a celebrar múltiples audiencias desde el pasado mes de junio. 

La empresa ha sido acusada de engañar a los inversores con declaraciones falsas y engañosas para inflar el valor de sus acciones por inversores. Se han presentado denuncias ante los organismos reguladores de valores de Estados Unidos, Alemania y Canadá, los tres países en los que ReconAfrica cotiza. El año pasado, se presentó una demanda colectiva en nombre de los inversores en el Tribunal de Distrito de EE.UU. en el Distrito Este de Nueva York alegando violaciones de los valores federales. 

La empresa ha negado cualquier infracción y ha dicho que "emprenderá acciones enérgicas para defenderse de cualquier demanda de este tipo". 

Aunque ReconAfrica recibió retroactivamente los derechos para operar en las tierras el pasado mes de septiembre para la instalación de su primer pozo de prueba, aún carece de los derechos sobre la tierra necesarios para el segundo. No obstante, el 20 de enero anunció sus planes para realizar hasta seis pozos más en la región. La empresa también ha dicho que tiene previsto iniciar otros 500 kilómetros de prospección sísmica a finales de febrero. 

No está claro si ha evaluado adecuadamente las posibles repercusiones medioambientales de la nueva prospección. 

ReconAfrica no ha notificado oficialmente a las organizaciones medioambientales registradas, a los activistas de la comunidad o a los medios de comunicación sobre el nuevo estudio para ofrecerles la oportunidad de hacer comentarios por escrito, como exige la Ley de Gestión Medioambiental de Namibia.  La empresa se ha limitado a informar a los inversores este mes que el nuevo trabajo sísmico "está en curso".

El nuevo estudio también implicará más desbroce de tierras, según un mapa de la empresa visto y verificado por National Geographic. 

En una reunión celebrada el pasado 29 de octubre en George Mukoya Conservancy, los representantes de ReconAfrica dijeron a la comunidad que la nueva prospección atravesaría cientos de kilómetros de bosque virgen, incluso dentro del refugio de vida salvaje. De hecho, un mapa de la empresa muestra la ruta de la prospección sísmica prevista a través de una zona sin caminos dentro de la conservación.

Esto preocupa especialmente a los conservacionistas, ya que las carreteras pueden dividir las poblaciones de animales salvajes y abrir el acceso a la deforestación y la caza ilegales.

Ni la empresa ni el Gobierno respondieron a las preguntas sobre este nuevo estudio. 

¿Conflicto de intereses?

El pasado mes de septiembre, en Hamweyi, uno de los lugares donde se llevó a cabo el primer estudio sísmico, Chiwerda y otros agricultores afirmaron que Alois Gende (que a veces era tanto un dirigente del Gobierno tradicional como un representante de ReconAfrica) les presentó unos papeles en inglés que no podían leer ni entender. Dijeron que los habían firmado porque se sentían intimidados por su posición de liderazgo, pero ahora les preocupa haber renunciado a sus tierras o a sus derechos. 

National Geographic no ha podido determinar qué decían los papeles.

ReconAfrica se negó a responder a las preguntas sobre los documentos, y Gende no respondió a múltiples mensajes de WhatsApp o Facebook ni contestó a su teléfono.

Según Christopher Bruno, ex fiscal federal y ex consejero principal de la SEC (la Comisión de Bolsas y Valores de los Estados Unidos), Gende parece haber tenido un conflicto de intereses que podría haber dado a ReconAfrica una ventaja comercial injusta, potencialmente en violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de Estados Unidos. Como líder tradicional, Gende tenía influencia sobre las decisiones de aprobar o denegar el permiso para el uso comercial de la tierra, como la perforación de un pozo, en la región.

"A primera vista, esa división de lealtades comprometería efectivamente el deber de Gende de actuar únicamente en el mejor interés de la comunidad local", dice Bruno. "Si el objetivo de la empresa era obtener una ventaja injusta para adquirir tierras, entonces la retención de ReconAfrica de Gende podría satisfacer el requisito de 'motivo corrupto' de la ley".

ReconAfrica se negó a comentar el aparente conflicto de intereses de Gende y las posibles violaciones de la ley anticorrupción.

"No estamos contentos con la firma de unos papeles que no se nos han explicado adecuadamente", dijo Chiwerda, el anciano agricultor, a través de un traductor. Teme que ahora corra el riesgo de perder su pequeña granja a manos de la empresa petrolera. "Nuestras vidas dependen de esta tierra". 

Mathilde Mangumba, que vive a unos tres kilómetros de Chiwerda, dijo a través de un traductor que también firmó documentos que no podía leer. Al igual que él, le preocupa haber firmado la cesión de su tierra. 

Había oído hablar de un agricultor de Mbambi, el lugar donde se encuentra el segundo pozo de prueba de ReconAfrica, que presentó una demanda contra la empresa el pasado mes de abril afirmando que su "tierra había sido tomada sin ningún tipo de consulta". (La empresa ha dicho que tenía "permiso documentado" del líder tradicional local para desbrozar las tierras del agricultor de Mbambi, pero la ley namibia también exige el permiso de la junta regional de tierras, que ReconAfrica no tiene, según Thomas Muronga, miembro de la junta y presidente de la zona de conservación donde ReconAfrica perforó ilegalmente su segundo pozo).

"Es preocupante que Recon comercialice el proyecto a toda máquina con tantas dudas sobre la legalidad de sus operaciones", dijo en un correo electrónico Erica Lyman, profesora de Derecho y directora de la Alianza Global de Derecho para los Animales y el Medio Ambiente de la Facultad de Derecho Lewis & Clark, en Portland (Oregón, Estados Unidos). "Parece que las ruedas de la justicia en Namibia tienen que ponerse al día".

De pie frente a su valla de madera bajo la sombra de un gran árbol el pasado mes de septiembre, Chiwerda se agitó al hablar de ReconAfrica. Arrojando al suelo su desvaída gorra azul, gritó: "¡Me quitan la tierra, me quitan la vida!".

Wildlife Watch es un proyecto de investigación periodística entre National Geographic Society y National Geographic Partners. Financiado por la National Geographic Society, el proyecto se centra en los delitos y la explotación de la fauna salvaje. Lee más historias de Wildlife Watch aquí, y conoce la misión sin ánimo de lucro de National Geographic Society en natgeo.com/impact. 

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Una petrolera que opera en el Okavango engañó a sus inversores, según una demanda a la SEC
Animales
Acusan a la petrolera que explora en un hábitat de elefantes de ignorar las preocupaciones de la comunidad
Animales
Los sondeos exploratorios de petróleo en la región del Okavango de Namibia plantean un riesgo tóxico
Animales
Comienzan los sondeos exploratorios de gas y petróleo en la región del Okavango de Namibia
Animales
Planean perforaciones petroleras en la región del Okavango, el último bastión de los elefantes

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved