Estos corales resistentes al calentamiento global ofrecen esperanza a los arrecifes del mundo

Un nuevo estudio ha descubierto que dos de las especies de corales constructores de arrecifes más comunes pueden hacer frente a un aumento de 2ºC en el agua.

Publicado 11 mar 2022 12:02 CET
Un ecologista estudia un antiguo coral de lóbulo en el Arrecife Kingman, que se encuentra a ...

Un ecologista estudia un antiguo coral de lóbulo en el Arrecife Kingman, que se encuentra a medio camino entre Hawai y Samoa Americana en el Océano Pacífico. Un nuevo estudio indica que el coral de lóbulo podría sobrevivir a una cantidad limitada de cambio climático.

Fotografía de Brian Skerry, National Geographic Image Collection

¿Cómo afecta el calentamiento global a las especies marinas? Dos de las especies de corales constructores de arrecifes más omnipresentes del mundo están demostrando ser sorprendentemente resistentes al cambio climático, según un nuevo estudio, al menos mientras el calentamiento global se mantenga por debajo de los 2 grados Celsius, el objetivo fijado por el Acuerdo de París.

"Encontramos esperanza", dice Rowan McLachlan, experto en corales de la Universidad Estatal de Oregón (Estados Unidos) y autor principal del estudio publicado ayer en Nature Scientific Reports

La esperanza ha sido un bien algo escaso últimamente en los arrecifes de coral. Como consecuencia de las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el hombre, los arrecifes de coral se enfrentan a un calentamiento crónico del agua, a olas de calor marinas más intensas y a un océano cada vez más ácido. A todo esto hay que sumar las tensiones locales derivadas de la contaminación y la sobrepesca. 

(Relacionado: El calentamiento global ya ha blanqueado dos tercios de la Gran Barrera de Coral)

Hasta la fecha, el mundo se ha calentado 1,1°C y los arrecifes de coral ya han sufrido muertes masivas. La Gran Barrera de Coral (Australia), el mayor sistema de arrecifes del mundo, está actualmente en "crisis", según un informe de la ONU publicado recientemente. Ese informe, elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), advertía de que algunos ecosistemas de arrecifes de coral podrían sufrir daños irreversibles si el mundo se calienta más de 1,5°C. Un informe de 2018 del IPCC concluyó que a 2 °C o más, el 99% de todos los corales constructores de arrecifes podría perderse, lo que significa que los arrecifes de coral vivos desaparecerían del planeta.

Pero eso no es lo que McLachlan y sus colegas observaron cuando sometieron a los corales hawaianos a un mundo simulado de 2ºC durante casi dos años. Descubrieron que dos especies comunes de coral eran especialmente resistentes: dos tercios de estos corales sobrevivieron al futuro simulado. 

"Esperábamos ver más mortalidad de la que vimos, y descubrir que los corales apenas aguantaban", dice McLachlan. "Nos sorprendió mucho. Tenían una supervivencia realmente alta". 

Parece que, dentro de unos límites, algunos corales pueden aclimatarse a un mundo más cálido.

Simulación de los océanos del futuro

Los océanos absorben parte del calor que se acumula en la atmósfera. Las olas de calor amplificadas por el cambio climático hacen que los corales expulsen las algas simbióticas que los alimentan, un efecto llamado blanqueamiento del coral, que puede acabar matándolos. Mientras tanto, los océanos también absorben parte del exceso de dióxido de carbono de la atmósfera, haciendo que el agua del mar sea más ácida, lo que debilita los esqueletos de los corales

Las olas de calor marino mataron más de un tercio de los corales de los arrecifes de Hawái en 2014 y 2015. A finales de 2015, para saber más sobre cómo el calentamiento y la acidificación podrían poner en peligro los arrecifes en el futuro, McLachlan y sus colegas visitaron cuatro arrecifes en diversos lugares de Oahu. Utilizando un martillo y un cincel, recogieron muestras de tres especies comunes de coral: el coral arroz, el coral dedo y el coral lóbulo.

Los investigadores colocaron los corales en tanques de 70 litros, pero no en un laboratorio, como habían hecho otros experimentos sobre la capacidad de recuperación de los corales, sino en el exterior, en la Isla del Coco, donde estarían expuestos a las mismas condiciones meteorológicas que un arrecife situado a poca distancia de la costa. Llenaron un total de 40 tanques con arena, escombros, peces de arrecife, plancton y otros elementos del arrecife. La idea era simular las condiciones del océano de la forma más realista posible.

"Por eso nuestro experimento es diferente", dice McLachlan. "Es más informativo de cómo podrían responder realmente los arrecifes hawaianos [al cambio climático]".  

También es el experimento con corales más largo que se ha realizado, dice. 

Durante 22 meses, los investigadores sometieron a algunos corales a 2ºC de calentamiento, otros a agua acidificada y otros a ambos cambios. Un cuarto grupo de tanques se dejó completamente solo para que sirviera de control. 

Los tanques que probaron el calentamiento y la acidificación del océano juntos fueron las simulaciones más realistas del futuro, dice Andréa Grottoli, biogeoquímica de corales en el Estado de Ohio y autora principal del estudio. En todos los tanques, ella y sus colegas controlaron un conjunto de indicadores fisiológicos para ver cómo respondían los corales a lo largo del tiempo a su entorno, y los resultados fueron alentadores. 

"Vimos este arco a largo plazo en el que se observan respuestas de estrés, pero después de un tiempo suficiente hubo aclimatación", dice Grottoli. La implicación es que, con el tiempo suficiente para adaptarse a su entorno, algunos corales pueden sobrevivir a las condiciones estresantes del cambio climático. 

En general, de los corales expuestos a ambas condiciones, sobrevivieron el 46% de los corales arroz, el 56% de los corales lóbulo y el 71% de los corales dedo. Muchos de los corales incluso prosperaron. 

"No sólo estaban luchando. Dos de las tres especies estaban muy bien", dice Grottoli. Y es posible que su equipo haya subestimado la capacidad de recuperación de la tercera especie, el coral de arroz, dice. Los corales arroz se nutren no sólo de sus algas simbióticas, sino también de zooplancton, y en los experimentos se les alimentó con menos zooplancton del que normalmente reciben en la naturaleza. 

"El artículo apoya lo que se ha observado en Hawái", dice Ku'ulei Rodgers, un experto en corales de la Universidad de Hawái en Manōa que supervisa los arrecifes del estado y no participó en el estudio. 

"Sin embargo, hay un límite en la velocidad a la que la aclimatación puede proteger a los corales del blanqueamiento a medida que las temperaturas siguen aumentando", dice en un correo electrónico, señalando que la ola de calor marina de 2014-2015 en Hawái también mató a muchos corales de lóbulo y dedo. 

"Aunque es esperanzador que algunas especies sobrevivan este siglo, a menos que se produzcan reducciones drásticas de las emisiones, los corales acabarán perdiendo su lucha por la supervivencia", afirma Rodgers. Según el Climate Action Tracker, las políticas actuales de reducción de las emisiones harán que el mundo se caliente unos 2,7 °C para finales de siglo, lo que está muy por encima de los 2 °C simulados por McLachlan y sus colegas.

Aunque muchos de los corales del experimento sobrevivieron, el calor extremo sigue llevando a los arrecifes a sus límites. Aquí, cabezas sanas de coral de lóbulo, Porites lobata, están rodeadas de coral arroz blanqueado, Montipora capitata, debilitado por una ola de calor marino.

Fotografía de Doug Perrine, Alamy Stock Photo

¿Qué significan estos hallazgos para los arrecifes?

El coral arroz es común alrededor de Hawái y en las aguas del Pacífico norte y central. Pero el coral dedo y el coral lóbulo se encuentran en todo el Pacífico y el Índico, y su capacidad de supervivencia podría ser una señal de que los arrecifes de coral en el futuro podrían ser capaces de recuperarse del borde del colapso, dice el estudio. El coral lóbulo, en particular, es un constructor de arrecifes esencial en el Océano Pacífico.

(Relacionada: Los arrecifes de coral podrían desaparecer en 30 años)

Alan Friedlander, ecologista de arrecifes de coral de la Universidad de Hawái, que no participó en el estudio, sostiene que se necesitan más zonas marinas protegidas para garantizar que estos corales resistentes al clima no se vean amenazados por la contaminación y la degradación locales. Friedlander es científico jefe de la iniciativa Pristine Seas de National Geographic, que promueve las áreas marinas protegidas.

"Este trabajo muestra que los arrecifes de coral pueden sobrevivir e incluso prosperar en el futuro si podemos frenar las emisiones de dióxido de carbono y gestionar los factores de estrés locales como la sobrepesca, la sedimentación y la contaminación", dice en un correo electrónico. 

"En ausencia de factores de estrés locales, hay esperanza para avanzar", dice McLachlan. "Si no podemos mitigar los estresores locales, el resultado para el coral es mucho peor".

Pero los hallazgos de su equipo también pueden servir de apoyo a formas más proactivas de gestión de los arrecifes.

Dada la grave situación actual de los corales, algunos conservacionistas sostienen que ya no basta con protegerlos de la contaminación y la pesca y dejarlos tranquilos, sino que es necesario realizar una labor de restauración activa. Saber que una especie de coral como el coral lóbulo puede sobrevivir al cambio climático significa que es un candidato para proyectos de restauración que seleccionan corales resistentes y los plantan en arrecifes degradados, sugiere Grottoli. 

"Introducir un coral de otro lugar es ahora el menor de los males", dice. "Ese tipo de conversación está ahora sobre la mesa. Algunos conservacionistas no lo habrían considerado hace una década".

Mientras la humanidad lucha por eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero que, de otro modo, podrían condenar a los arrecifes de coral de todo el mundo, los corales resistentes al clima pueden ofrecer una tabla de salvación para el futuro. 

"Tenemos la oportunidad de mantener los sistemas de arrecifes el tiempo suficiente para que, cuando el calentamiento se ralentice, los arrecifes puedan recuperarse", afirma Grottoli. "Tenemos una ventana con la que trabajar".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Por qué los científicos están "desbrozando" los arrecifes de coral
Medio Ambiente
¿Cómo podemos ayudar a los corales y las aves marinas a sobrevivir al calentamiento global?
Medio Ambiente
Los arrecifes de coral de la isla samoana de Upolu están muriéndose
Medio Ambiente
Los corales de la Gran Barrera australiana tienen dificultades para recuperarse
Medio Ambiente
Las olas de calor marinas aniquilan a las criaturas acuáticas y amenazan la biodiversidad

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved