Compensaciones y créditos de emisiones de carbono: verdades, mentiras y cálculos equivocados

Se han invertido miles de millones de euros en que los bosques absorban CO2 durante décadas. ¿Qué pasará cuando la sequía y los incendios acaben con los árboles?

Por Craig Welch
Publicado 5 may 2022, 14:02 CEST
Un plantón crece junto al tocón de un árbol cosechado tras un incendio forestal de 2014 ...

Un plantón crece junto al tocón de un árbol cosechado tras un incendio forestal de 2014 cerca de Georgetown, California. Los incendios forestales provocados por el clima complican el uso de los bosques como "compensación" de las emisiones de carbono.

Fotografía de Max Whittaker, Bloomberg, Getty Images

El 6 de julio de 2021, un rayo provocó un incendio en el Bosque Nacional Fremont-Winema del sur de Oregón (Estados Unidos), en una zona repleta de árboles muertos tras una plaga de escarabajos del pino de montaña. Alimentado por la sequía, el incendio de Bootleg explotó, llegando a consumir cuatro kilómetros cuadrados por hora. Las llamas salieron del bosque nacional, atravesando abetos blancos, pinos ponderosa y lodgepole, propiedad de la empresa maderera Green Diamond.

Cientos de kilómetros al norte, en un suburbio de Seattle, Elizabeth Willmott seguía de cerca los acontecimientos. Como directora del programa de carbono del gigante tecnológico Microsoft, tenía un interés especial en los bosques de Klamath East de Green Diamond: almacenaban parte del carbono de su empresa.

Microsoft se ha comprometido a llevar a cabo uno de los programas de reducción de carbono más ambiciosos llevados a cabo por Estados Unidos, con el objetivo de alcanzar las emisiones netas cero en 2030, no sólo en sus propios edificios y fábricas, sino también en sus cadenas de suministro. Pero como frenar las emisiones en su totalidad llevará años, Microsoft anunció que iba a invertir en una serie de proyectos que retirarían 1,43 millones de toneladas de dióxido de carbono del cielo. Eso incluía 265 000 toneladas de CO2 que Microsoft había pagado a Green Diamond para que eliminara aumentando el crecimiento de los árboles, muchos de los cuales acababan de esfumarse en el incendio de Bootleg, devolviendo su carbono a la atmósfera.

(Relacionado: ¿Hasta cuándo absorberán las plantas nuestro carbono?)

A medida que las empresas se enfrentan a una presión pública cada vez mayor para limitar su impacto climático, el mercado mundial de "créditos" de carbono forestal, que ya tiene un valor de miles de millones de dólares, está en auge. Las empresas contaminantes pueden comprar esos créditos como alternativa a la reducción de emisiones por la quema de petróleo, gas y carbón. Estas "compensaciones" se han cuestionado por muchos motivos, entre ellos que realmente reduzcan el carbono en la atmósfera.

Pero los científicos se centran cada vez más en una nueva preocupación: el propio cambio climático. Los expertos afirman que, con la muerte de árboles en todo el mundo a causa de las sequías, las olas de calor, las invasiones de plagas y los incendios forestales, amplificados por el calentamiento global, se hace difícil contar con que una parcela concreta de bosque siga viva y almacene carbono de forma fiable durante las próximas décadas.

"El cambio climático ya plantea riesgos importantes para el carbono forestal, y esos riesgos aumentarán drásticamente en el siglo XXI", afirma Bill Anderegg, ecologista forestal de la Universidad de Utah (Estados Unidos) que ha estudiado ampliamente esta cuestión. "Los protocolos de compensación forestal no han abordado esos riesgos de forma rigurosa o exhaustiva".

Microsoft fue más rigurosa que la mayoría. También lo fue Green Diamond, y una agencia estatal de California examinó los créditos de carbono forestal que vendía y verificó que podían compensar legítimamente las emisiones.

(Relacionado: ¿Sirve para algo comprar compensaciones de carbono para tus viajes en avión?)

Pero un nuevo análisis del organismo de control de la ciencia del carbono, CarbonPlan, sugiere que el programa de compensación de California, que es uno de los mayores del mundo, no tiene en cuenta la rapidez con la que están cambiando los bosques. El programa tiene en cuenta el hecho de que los incendios forestales pueden liberar el carbono almacenado, pero en menos de 10 años, según CarbonPlan, los incendios pueden haber liberado ya casi tanto carbono como el que el estado ha presupuestado para el próximo siglo.

Y las llamas no son la única amenaza para las compensaciones. El estudio también afirma que las pérdidas de carbono derivadas de una sola enfermedad mortal de los árboles (la muerte súbita de los robles) pueden llegar a ser tan elevadas como las previstas por el Estado para todas las enfermedades e infestaciones de insectos juntas.

"Si vamos a seguir utilizando los bosques para compensar las emisiones, tenemos que empezar a ser mucho más realistas sobre las amenazas a las que se enfrentan esos bosques", afirma Grayson Badgley, antiguo investigador postdoctoral en el laboratorio de Anderegg y autor principal del estudio de CarbonPlan.

Buenas intenciones

Pocos entienden mejor lo que está en juego que Willmott. Antes de unirse a Microsoft en 2016, había pasado años trabajando en el Gobierno local y como activista intentando que las organizaciones redujeran los combustibles fósiles. Con su ayuda, Microsoft está ahora electrificando su flota de vehículos y comprando energía con cero emisiones de carbono. Va más allá de reducir o compensar sus emisiones actuales: Para 2050, la empresa espera eliminar de la atmósfera más carbono del que ha emitido desde su fundación en 1975.

[Nota del autor: Aclaración: mi esposa trabaja para Microsoft en un puesto no relacionado]

Para ello, y para ayudar a poner en marcha una industria global, Microsoft ha prometido invertir 1000 millones de dólares (unos 943 millones de euros) en tecnologías de reducción y eliminación de carbono. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha afirmado que será necesaria una eliminación masiva de carbono para mantener el aumento de la temperatura global en 1,5 grados centígrados. Pero la mayoría de las tecnologías que pueden eliminar el carbono del aire están todavía en desarrollo, son de pequeña escala o tienen un coste prohibitivo.

Lo que hay actualmente son enfoques que dependen de la naturaleza, sobre todo de los árboles, que absorben el CO2 a medida que crecen. En todo el mundo hay programas voluntarios que animan a las empresas contaminantes a pagar a los propietarios de los bosques para que cultiven más árboles de los que tendrían, o para que mantengan vivos los árboles existentes. La mayoría de estos programas no tienen supervisión gubernamental. Y Microsoft, en particular, ha sido sincera en su lucha por encontrar opciones aceptables.

El otoño pasado, en la revista Nature, Willmott fue coautor de un editorial en el que detallaba la experiencia de Microsoft tras solicitar ideas para la eliminación de gases de efecto invernadero. La empresa recibió 189 propuestas. En conjunto, las propuestas afirmaban que podrían eliminar 170 millones de toneladas de CO2, unas tres veces lo que produce la ciudad de Nueva York cada año. La mayor parte habría sido absorbida por los bosques.

Sólo 2 millones de esas toneladas de CO2  se reducían en proyectos que  cumplían los criterios de Microsoft de alta calidad, larga duración y reducción inmediata de las emisiones de carbono. "Hoy en día, no hay muchos proyectos de carbono forestal realmente seguros", afirma Willmott. "Vemos un problema con eso en todo Estados Unidos y en todo el mundo".

No está sola en su escepticismo. En 2019, la organización periodística sin fines de lucro ProPublica investigó las compensaciones forestales en América del Sur y descubrió que los proyectos frecuentemente no compensaban tanto CO2 como se prometía (si es que el valor del carbono podía ser corroborado). En otra serie de artículos, Bloomberg ha señalado que algunas compensaciones pueden dar crédito por "proteger" bosques que no están realmente amenazados, lo que puede ser bueno para la vida silvestre o la biodiversidad, pero no altera el balance de carbono de la tierra. Algunas compensaciones han dado lugar a "fugas" de carbono: aunque una compensación proteja legítimamente a los árboles de la tala, los árboles pueden ser talados en otros lugares para abastecer a los mismos mercados, lo que no supone ningún beneficio climático perceptible.

Por último, todas las compensaciones forestales adolecen de un desajuste temporal: el carbono emitido por la quema de combustibles fósiles permanece en la atmósfera y perjudica el clima durante miles de años, pero el beneficio de almacenar CO2 en los árboles es temporal, porque los árboles mueren. El programa de compensación de California, que permite a las empresas contaminantes compensar una pequeña cantidad de sus emisiones comprando créditos de los bosques de cualquier estado, exige a los vendedores que demuestren que el carbono permanecerá encerrado en los árboles durante 100 años, una garantía larga según los estándares internacionales.

Pero este programa también ha recibido críticas. Un reportaje realizado el año pasado por ProPublica y MIT Technology Review, basado en un estudio previo de CarbonPlan, demostró que el Estado podría haber permitido a los propietarios de tierras exagerar el almacenamiento de carbono en millones de créditos. Y el otoño pasado, el sitio de noticias medioambientales Grist detalló cómo el Estado se basaba en proyecciones aleatorias del riesgo de incendios.

Los reguladores de la Junta de Recursos del Aire de California, que gestiona el programa de compensación, se apresuran a señalar que es el único en Estados Unidos vinculado a un esfuerzo estatal obligatorio para reducir las emisiones. El estado exige principalmente a las empresas que reduzcan las emisiones directamente.

También señalan que las compensaciones aportan beneficios ecológicos. "Se está creando un mecanismo para la protección de los bosques", dice Matthew Botill, jefe de la división del programa estatal de tope y comercio. Pero queda la duda de hasta qué punto protege el clima, sobre todo cuando aumentan las amenazas a los bosques.

En el sur de Oregón, algunos de los árboles calcinados por el incendio de Bootleg en 2021 se encuentran junto a una zona que se salvó de lo peor. Uno de los mayores incendios forestales de la historia del estado, arrasó más de 1600 kilómetros cuadrados.

Fotografía de Chona Kasinger, The New York Times

¿Cuántos seguros son suficientes?

A pesar de haber pasado toda su vida en el bosque, John Davis nunca había visto un incendio mayor que el de Bootleg en Oregón. El vicepresidente de Green Diamond no habría considerado normalmente que los terrenos de su empresa en Klamath East constituyeran un riesgo importante de incendio forestal. Sus árboles eran jóvenes y a menudo estaban muy separados. La venta de créditos de carbono le permitía dejarlos envejecer en lugar de talarlos ahora. Pero el sur de Oregón había estado excesivamente seco y acababa de sufrir una gran ola de calor. Mientras tanto, los rodales de los terrenos adyacentes del Servicio Forestal de Estados Unidos estaban repletos de madera muerta.

"Por término medio, las tierras federales no están en un estado saludable, están sobrecargadas", dice Davis. "Hay un alto nivel de carga de combustible".

(Relacionado: ¿Qué es un incendio forestal?)

Su equipo pasó semanas luchando contra las llamas. Pero el potente incendio produjo nubes de humo que ascendieron a 12 000 metros de altura. El frente se extendió durante kilómetros. En un momento dado, los vientos arremolinados produjeron un tornado. Cuando el fuego se intensificaba por las tardes, "lo único que se podía hacer era retroceder hasta que se calmara", dice Davis.

Habrá que esperar al menos este verano para que Green Diamond pueda empezar a realizar un inventario exhaustivo para evaluar la cantidad de carbono que realmente se ha perdido. El programa de compensación de California reconoce que a veces se producen pérdidas imprevistas, por lo que incorpora un plan de respaldo. Exige a los participantes en la compensación que contribuyan con créditos de carbono a un sistema de seguro estatal, llamado fondo de reserva.

(Relacionado: ¿Cómo llega el humo de los incendios de California hasta España?)

Cuando venden los créditos de una zona forestal, los propietarios deben reservar entre un 2% y un 4% para cubrir los riesgos de incendio; un 3% para cubrir las pérdidas por insectos o enfermedades; otro 3% para los riesgos meteorológicos, como sequías o tormentas de viento; y hasta un 9% más para los riesgos humanos, que van desde una quiebra inesperada hasta la tala. Por término medio, entre el 17% y el 19% de los créditos acaban en el fondo de reserva, donde se retiran si algo acaba con ese carbono.

Pero a muchos científicos les preocupa que no sea suficiente. El cambio climático ya está dejando huellas sin precedentes en los bosques. En Sierra Nevada, California (Estados Unidos), hasta el 19% de las secuoyas gigantes adultas, muchas de las cuales han permanecido en pie desde los tiempos de Aristóteles, murieron en incendios sólo en los dos últimos veranos. Cinco de las ocho especies arbóreas más abundantes en el Oeste de Estados Unidos han disminuido considerablemente sólo desde el año 2000. Utilizando datos satelitales, registros de archivo y aprendizaje automático, Jon Wang, de la Universidad de California en Irvine, determinó que California probablemente perdió casi el 7% de su cobertura arbórea entre 1985 y 2021.

Mientras el incendio de Bootleg seguía ardiendo, un estudio publicado por la Unión Geofísica Americana demostró que es probable que los bosques de California disminuyan en el futuro incluso en escenarios de cambio climático moderado, y que los proyectos de compensación en California están situados en "partes desproporcionadamente vulnerables del estado", donde el riesgo de pérdidas es "notablemente alto y se subestima sustancialmente".

La sequía de 2011 en Texas mató a unos 300 millones de árboles, y también fue muy dura para el ganado.

Fotografía de Scott Olson, Getty Images

Sin embargo, el fondo de seguros de compensación de California, que hasta ahora incluye proyectos forestales en 29 estados, no pondera el riesgo de incendio o sequía de forma diferente según la región, escribió Anderegg en Science en 2020, a pesar de que el riesgo es mucho mayor en Estados Unidos occidental que, por ejemplo, en Nueva Inglaterra, al noreste del país. El riesgo es cada vez más difícil de cuantificar en cualquier lugar. En 2011, por ejemplo, la sequía mató unos 301 millones de árboles en Texas, uno de cada 16 en el estado. "Nadie predijo eso", dice el fisiólogo de árboles William Hammond, de la Universidad de Florida. "Parece que cada vez que ocurre uno de estos eventos a gran escala, los ecologistas locales se sorprenden".

Hammond debería saberlo. En un estudio publicado el mes pasado, identificó 675 casos de gran mortandad de árboles en todo el mundo a partir de 154 estudios y rastreó su ubicación precisa y las circunstancias climáticas que precipitaron la mortandad. "Lo que quiero que todo el mundo entienda es que esto está llegando a un bosque cercano, y antes de lo que se piensa", dice.

"La gran pregunta aquí es: '¿Cómo debería ser esa reserva de amortiguación, y es la reserva actual adecuada?". dice Anderegg. "Tenemos muchos indicios de que probablemente no lo sea".

Shelby Livingston, gestora del programa de compensaciones de la Junta de Recursos del Aire de California, dice que sigue confiando. La reserva sigue creciendo a medida que llegan más proyectos. "Cuando hagamos una actualización del protocolo, tendremos en cuenta los últimos datos científicos y haremos los ajustes necesarios", afirma.

(Relacionado: ¿Qué son las compensaciones de carbono?)

Pero Anna Trugman, profesora adjunta de la Universidad de California en Santa Bárbara, dice que no está muy segura de cómo hacerlo. "Soy ecologista forestal y pensar ahora mismo en una escala temporal de 100 años sobre cómo serán los bosques es realmente difícil", dice. "La 'mejor ciencia' no puede decir cuál debe ser ese conjunto de reservas. Se necesitaría un factor de error infinito".

El incendio de Castle acabó con esta secuoya gigante en el Bosque Nacional de Sequoia, California, el año pasado. Sólo en los dos últimos años los incendios forestales han matado hasta una quinta parte de estos enormes árboles, que sólo viven en Sierra Nevada.

Fotografía de David Swanson, Bloomberg, Getty Images

Cálculos equivocados

Los científicos de CarbonPlan emprendieron su última investigación en parte para tratar de responder a estas preguntas.

A principios de este año, California había emitido unos 190 millones de créditos forestales, cada uno de los cuales representaba una tonelada métrica de carbono. De ellos, unos 30 millones se mantenían en reserva como seguro dentro del fondo de reserva. Desde que se puso en marcha el programa estatal, al menos seis grandes incendios forestales han afectado a tierras que representan créditos de carbono. En dos de ellos, el Estado ya ha retirado 1,1 millones de créditos. Los cuatro incendios restantes se produjeron hace tan poco tiempo que aún no se han presentado al Estado evaluaciones independientes de la pérdida de carbono correspondiente.

Así que CarbonPlan realizó su propio análisis. Utilizando los registros estatales de las reservas de carbono en cada compensación y las métricas estándar utilizadas por el Servicio Forestal, calcularon la pérdida de carbono tras el incendio, contabilizando incluso el almacenamiento de carbono en los productos de madera fabricados a partir de los árboles muertos talados tras el incendio. Calcularon que en los primeros 10 años del programa, la pérdida por incendio en las compensaciones era ya de 5,7 a 6,8 millones de toneladas métricas. Eso representa el 95 por ciento o más de todas las contribuciones relacionadas con los incendios a la reserva de compensación.

"Eso significa que nos equivocamos tanto en los cálculos que en menos de 10 años hemos agotado 100 años de créditos", afirma Danny Cullenward, director de políticas de CarbonPlan.

Su equipo adoptó un enfoque diferente al evaluar el riesgo de enfermedades. El Phytophthora ramorum, el patógeno invasor que causa la muerte súbita del roble, ya ha matado más de 40 millones de árboles en California y Oregón. Mata de forma desproporcionada al tanoak, un árbol autóctono de la costa. CarbonPlan descubrió que 20 proyectos de compensación contienen aproximadamente 14 millones de toneladas de CO2 en tanoak, y que entre 4,7 y 9 millones de toneladas podrían perderse a causa de la Phytophthora en este siglo. Eso supondría entre el 82% y el 159% de la reserva de compensación destinada a cubrir todas las enfermedades forestales y los brotes de insectos, que se perdería a causa de un solo patógeno y una sola especie de árbol.

La investigación de CarbonPlan se publicó como preimpresión; aún no ha sido revisada por expertos. Pero varios expertos revisaron el trabajo para National Geographic. Daniel Sánchez, que dirige el laboratorio de eliminación de carbono de la Universidad de California en Berkeley, lo califica de "análisis sólido que responde a una pregunta importante".

Mientras que la evaluación del estudio sobre el riesgo de incendios se basó en un recuento de eventos reales, la proyección del riesgo de enfermedades es una proyección, dice Matteo Garbelotto, director del laboratorio de patología forestal de la Universidad de California, Berkeley. "Pero el mensaje que se desprende de la investigación es sin duda correcto", afirma. "Dentro de 100 años, es más probable que la mayoría de esas zonas vean la llegada de la muerte súbita del roble. Y en cinco, o como máximo 10 años, el 80% de los tanoaks estarán muerto".

Max Moritz, especialista en incendios forestales de la División de Agricultura y Recursos Naturales de la Universidad de California, afirma que no está claro hasta qué punto las últimas temporadas de incendios intensos son representativas del futuro. Pero "incluso si los autores tienen incertidumbres muy grandes en torno a sus estimaciones", dice Moritz, "la falta de lo que se necesita para 100 años de 'permanencia' parece ser un desafío serio."

Los funcionarios del Estado de California se negaron a comentar directamente la investigación hasta que fuera revisada formalmente por los expertos. Pero señalaron que los créditos se agrupan precisamente para que las pérdidas por incendios, por ejemplo, no tengan que pagarse necesariamente sólo con los créditos abonados para cubrirlos. Simplemente salen de la reserva global, que crecerá a medida que se añadan nuevos proyectos de compensación.

Pero cada uno de esos nuevos proyectos tendría que reflejar una evaluación muy diferente del riesgo, o "añadir nuevos proyectos sólo empeora el problema", dice Cullenward. "No se puede pagar una vieja deuda mala con una nueva deuda mala. Esa es la definición misma de un esquema Ponzi".

Por ahora, todas las miradas están puestas en Green Diamond mientras los funcionarios esperan la evaluación de las pérdidas del verano pasado. Pero la experiencia ya hace pensar a Microsoft que los riesgos de incendio están infravalorados. "Estamos en el universo de las soluciones imperfectas", dice Rafael Broze, director del programa de carbono de Microsoft.

Mientras tanto, Green Diamond trabaja para recuperar el carbono perdido. La semana pasada los trabajadores ya estaban replantando, sembrando el primero de los 1,3 millones de árboles nuevos que la empresa pretende plantar en la huella del incendio.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Qué hace un buscador de semillas y por qué es tan importante?
Medio Ambiente
Los incendios forestales podrían provocar que lloviera menos
Medio Ambiente
¿Cómo llega el humo de los incendios de California hasta España?
Medio Ambiente
El cambio climático en acción: las olas de calor récord en India y Pakistán
Medio Ambiente
¿Pueden los robles ayudar a frenar los incendios forestales en el Himalaya?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved