El Gran Bosque de Escocia: ¿mito o realidad?

Los pinos silvestres que se cree que cubrían en gran medida el país hace miles de años son muy escasos, pero no está claro qué tamaño tenía el enorme Bosque Caledonio conmemorado en los textos romanos.

Por Simon Ingram
Publicado 16 jun 2022, 13:39 CEST
Una vista del bosque de Rothiemurchus, en el Parque Nacional de los Cairngorms de Escocia, uno ...

Una vista del bosque de Rothiemurchus, en el Parque Nacional de los Cairngorms de Escocia, uno de los mayores fragmentos de bosque de pinos autóctonos que quedan en el país.

Fotografía de Loop Images Ltd, Alamy

Si te diriges al norte de Kinlochewe, en las Tierras Altas del noroeste de Escocia, pronto verás como aparecen las elegantes aguas bordeadas de montañas del Loch Maree. Unas 65 islas deshabitadas se esparcen por el lago, que es el cuarto más grande de una tierra con decenas de miles de habitantes.

Fotografía de Loop Images Ltd, Alamy

En las islas de Loch Maree, los rodales de pinos silvestres de tronco delgado y copa de brócoli, que en 2014 se convirtieron en el árbol nacional escocés, se reflejan en las aguas tranquilas del amanecer del lago, una visión que refleja el romanticismo de Escocia. Y aunque los llamativos árboles de corteza roja siguen siendo omnipresentes en todo el país, representan tan sólo un fragmento de lo que una vez atesoró este territorio.

La leyenda habla de un antiguo bosque silvestre, principalmente de pino silvestre, que cubría gran parte de la tierra, ahuyentando a los invasores y dando cobijo a los depredadores (linces, lobos, osos), hoy desaparecidos. Los que conocen la historia del bosque lo llaman por el nombre que los romanos dieron a Escocia: el Gran Bosque Caledonio. Y, aunque su historia es turbia y está impregnada de tradiciones, es posible que el bosque en sí mismo no fuera tan amenazador ni extenso, según los expertos.

Un rodal de pinos silvestres se refleja en las aguas de Loch Maree. En las islas vecinas se encuentran algunos de los bosques más antiguos e inalterados de Escocia. Pero, ¿fueron en su día parte de un conjunto mucho mayor?

No sólo escocés

Aunque está intrínsecamente ligado a la historia del gran bosque "perdido", el pino silvestre es una especie extraordinariamente adaptable y oportunista. Pinus sylvestris es el nombre de la especie escocesa, pero el pino silvestre aparece en muchos otros lugares del mundo.

"Desde el punto de vista ecológico, es una especie espectacular", afirma Tom Ovenden, ecólogo forestal e investigador de la Universidad de Stirling (Escocia; Reino Unido). "Tiene una distribución locamente bien lograda".

Indica un mapa que pinta una erupción verde, que denota la distribución del pino silvestre, en gran parte del hemisferio norte: desde parte de Escocia, pasando por la cobertura total de Escandinavia, Europa del Este y Rusia central, hasta la costa norte del Pacífico de Estados Unidos. "Es una de las coníferas de mayor distribución en el mundo. La envoltura ecológica y medioambiental que abarca esa área de distribución es enorme".

Un viejo pino silvestre muestra una resplandeciente estructura de ramas en un bosque mixto autóctono en Glen Strathfarrar, Highlands. Aunque el pino silvestre se asocia a menudo con las historias de Caledon, son muchas las especies autóctonas que componen la cubierta arbórea de las Highlands, que en su día fue mucho más extensa.

Fotografía de Terry Donnelly, Alamy

Ovenden describe este árbol como una especie de sucesión temprana ("como el abedul, uno de los [árboles] que crecen primero en una zona recién despejada") debido a que sus semillas son ligeras y se dispersan con facilidad. "Están adaptadas para crecer rápidamente en condiciones de luz relativamente altas, y se dan bien en suelos de libre drenaje y bastante arenosos".

También es resistente, y puede soportar un clima cada vez más cálido mejor que otros árboles. "El pino silvestre se considera una especie relativamente resistente a la sequía", dice Ovenden. "La corteza de los árboles viejos es gruesa y está adaptada al fuego, por lo que los incendios cortos, calientes e intensos podrían arrasar el sotobosque, y la corteza aísla la parte viva del árbol".

Por muy extendido que esté el pino silvestre, hoy en día el principal árbol maderero de Escocia es el abeto Sitka. Originario del clima igualmente húmedo de la costa noroeste de Estados Unidos, este árbol excepcionalmente bien adaptado fue introducido en masa para cultivar una reserva nacional de madera después de la Segunda Guerra Mundial, y ahora prospera en Escocia, con sus densos regimientos en franca contradicción con su homólogo nativo más flamígero.

Izquierda: Arriba:

Un fragmento de raíz de pino silvestre emerge de la turba en las Tierras Altas del Norte de Escocia. Aunque el pino prefiere un suelo de drenaje rápido, su tenacidad le permitió crecer donde otros árboles no lo harían, y a menudo aparecen restos de antiguos bosques conservados en la turba. Estos restos pueden ayudar a los arqueólogos ecológicos a determinar dónde hubo un bosque.

Fotografía de David Robertson, Alamy
Derecha: Abajo:

Dosel del pino silvestre en el bosque de Abernethy, Perth y Kinross. Abernethy es el mayor fragmento de bosque de pino viejo de Escocia.

Fotografía de Jan Holm, Alamy

El crecimiento de poderosos pinos a partir de plántulas

Aunque se trata de una especie antigua, el pino silvestre es una máquina del tiempo. En Inglaterra se pueden encontrar robles milenarios; muchas secoyas del Bosque Gigante de California datan de antes de la época de Cristo. En el pueblo escocés de Fortingall se conserva un tejo que puede ser un vínculo vivo con la Edad de Bronce. El posible árbol más antiguo de todos es un pino (el Great Basin Bristlecone de California) que, con 4800 años de antigüedad, brotaba alrededor de la época en que se construyó Stonehenge. Pero los pinos silvestres no tienen esa longevidad, con una vida típica de unos 250 años y una larga de unos 500. Lo que perdura, sin embargo, es el entorno cultivado por su presencia.

(Relacionado: ¿Cuál es el árbol más antiguo de la Tierra y sobrevivirá al cambio climático?)

"Como el pino silvestre lleva aquí mucho tiempo, existen muchas otras especies dentro del hábitat que crea", dice Ovenden. "Hormigas de la madera, cosas así".

Hay que adivinar exactamente qué parte de Escocia cubría el antiguo bosque, pero cuando se encuentran pistas, estas pueden ser dramáticas. "La mejor prueba son los restos de troncos o raíces de árboles conservados en la turba", dice Richard Tipping, antiguo profesor de la Universidad de Stirling cuyo trabajo de investigación se centró en la arqueología medioambiental de Escocia y en los cambios de la vegetación a lo largo de los tiempos. "Los pinos crecían a veces en superficies de turba seca, donde tenían una ventaja competitiva sobre otras especies de árboles. Como el crecimiento de la turba reduce el oxígeno y, por tanto, la descomposición, los "huesos" blanqueados son una prueba tangible de dónde estuvieron los árboles en su día".

Quedan pocas manchas vivas de bosque antiguo. Estos restos (38 fragmentos importantes, 84 si se incluyen los rodales individuales) se clasifican generalmente como pinares caledonianos. Sin embargo, el término no es del todo exacto, ya que si bien en algunas zonas de los antiguos bosques predomina el pino, en otras predomina el abedul antiguo y, en gran parte de la costa atlántica, el roble.

Pero aunque la idea de un antiguo bosque salvaje contiguo es una leyenda tentadora, la verdadera historia del gran bosque de Escocia podría ser algo bastante menos evocadora.

Izquierda: Arriba:

El urogallo fue reintroducido en Escocia en 1837, y enseguida se instaló en los bosques de pinos autóctonos. Hembras y machos de urogallo occidental (Tetrao urogallus) se exhiben durante la época de apareamiento en primavera en un bosque de coníferas.

Fotografía de Arterra, Sven-Erik Arndt, Alamy
Derecha: Abajo:

El hábitat del gato montés escocés reflejaba el de los remotos bosques de pinos. Poco a poco, su área de distribución se fue deteriorando y la mezcla con los gatos domésticos ha hecho que la especie esté genéticamente comprometida, salvo en unas pocas localidades. Tras la extinción local del lince, es el único félido salvaje de Gran Bretaña.

Fotografía de Arterra Picture Library, Alamy

(Relacionado: Duerme como la realeza en estos castillos escoceses)

El "gran bosque", ¿historia o mito?

"No pienso en el Gran Bosque Caledonio como algo perteneciente a la naturaleza en absoluto. Creo que fue construido por los romanos. O al menos, su reputación lo fue". Eso dice Jim Crumley, un escritor escocés de historia natural cuyo libro The Great Wood (El gran bosque) aborda la leyenda del Bosque Caledonio.

Según Crumley, los romanos exageraron el bosque para explicar a sus superiores por qué (al llegar a la frontera norte de su Imperio, en la Escocia meridional actual) no siguieron avanzando en una tierra de terreno accidentado, clima furtivo y tribus salvajes que desafiaban la represión. Lo que estos nerviosos aspirantes a conquistadores necesitaban era una excusa que incluso los generales de su país aceptaran.

"El testimonio fue llevado de boca en boca a Roma por soldados que encontraron, en las Tierras Altas de Escocia, un reino más allá de su zona de confort... pero que preferían no admitirlo", escribe Crumley en un correo electrónico a National Geographic (Reino Unido). Estos susurros "ocultaron su retirada con historias de un bosque impenetrable. Tácito lo escribió, y Ptolomeo escribió las palabras 'Caledonia Silva' [bosque escocés] en un mapa".

Pero a pesar de todos los rumores de un bosque infranqueable, es probable que cuando los romanos lo vieron, ya fuese una sombra de su antigua extensión.

Los pinares se habían establecido gradualmente en los paisajes desnudos de Escocia tras el último retroceso glacial, hace unos 13 000 años, una época en la que poco más que el musgo cubría el entorno de la tundra. Es probable que la cubierta arbórea estuviera en su punto máximo hace unos 6000 años, y que varios agentes ya la hubieran reducido considerablemente en el momento en que los romanos pusieron sus ojos en ella, unos 3000 años después.

Según Crumley, la ubicación del bosque en los mapas romanos se repitió a partir del siglo XVI. Pero hay otras razones para dudar de la percepción del bosque como una espesura infranqueable: Es posible que haya tenido que extenderse sólo para sobrevivir.

"La vieja idea de un bosque silvestre oscuro, húmedo, denso y prohibitivo se ha desvanecido, principalmente porque muchos árboles no ponen semillas a su sombra", dice Richard Tipping. "Para la regeneración, debe haber espacios abiertos".

Los pinos escoceses se agrupan en los bordes del escocés Loch Maree, con la montaña de Slioch al fondo.

Marchitamiento del bosque

Se mire como se mire, ahora hay mucho menos bosque autóctono del que había: unos 178 kilómetros cuadrados de hábitat de pinos, frente a los 1497 estimados en su apogeo. Como resultado, hay menos cobertura para los depredadores, menos biodiversidad y menos orden natural del que la naturaleza podría haber especificado. "Los seres humanos... han creado la mayor parte del declive. Las comunidades agrícolas necesitan terrenos abiertos", dice Tipping.

Esta deforestación gradual del bosque comenzó probablemente en la Edad de Bronce, hace unos 4000 años, con la tala de árboles para abrir el paisaje primero a la caza y luego al pastoreo. Esto se desarrolló durante la Edad de Hierro y luego en la Edad Media, ya que la demanda de madera crecía constantemente para los barcos y los edificios, el terreno abierto para los asentamientos y el combustible para las forjas.

Con el paso de los siglos, la caza acabó con los últimos depredadores del bosque. Luego, a partir de finales del siglo XVIII, el desalojo forzoso por parte de las autoridades inglesas de los habitantes escoceses de las Tierras Altas (o Highlands), llamado Highland Clearances, supuso la utilización de enormes extensiones de tierra para la cría de ovejas. Esto destruyó cualquier posibilidad de regeneración de las plántulas y eliminó rápidamente los árboles más jóvenes, dejando sólo lo que los ecologistas denominan "pinos abuelos", los árboles más viejos.

La tala de los pinos impulsó la Revolución Industrial, cuando la madera abastecía la construcción naval en Glasgow y Edimburgo. Los árboles cubrieron las trincheras aliadas de la Primera Guerra Mundial. La Segunda Guerra Mundial impulsó el deseo de Gran Bretaña de contar con una fuente de madera autosuficiente, por lo que se introdujo la picea de Sitka desde Norteamérica. Su rápido crecimiento condujo a la tala generalizada para las plantaciones (que alcanzaron su punto álgido en las décadas de 1960 y 1970), arrasando el antiguo bosque y presionando a muchas especies autóctonas, como la ardilla roja, el urogallo y la marta del pino, que ahora forman parte de los programas de conservación.

Otras, como el gato montés escocés, penden de un hilo. El jabalí y el castor, el oso pardo, el lince euroasiático y el lobo, fueron borrados del mapa autóctono hace tiempo. Y plantas como la luminosa y delicada flor gemela (Linnea borealis), una reliquia de la era glacial, ahora sólo existen en un puñado de fragmentos de pinos.

La mayoría de los remanentes de bosques de pinos antiguos ocupan hoy lugares altos, remotos o inaccesibles. En la década de 1990 surgieron proyectos de conservación para ayudar a restaurar y ampliar los bosques. El control de la distribución de los ciervos y un enfoque menos invasivo del crecimiento de la madera (la picea de Sitka y también el pino silvestre se siguen plantando como árboles madereros) están desempeñando un papel. Pero no hay que hacerse ilusiones de recuperar un paisaje de otra época, incluso si alguien supiera realmente cómo era ese paisaje.

En cuanto al Gran Bosque Caledonio, si inspira asombro y aprecio, ¿importa que su naturaleza específica fuera algo así como un mito? "Me preocupa porque lo que conocemos de la verdad de la naturaleza es infinitamente más fascinante", dice Jim Crumley. "Pero sí sé esto: una comprensión más profunda de esa verdad nos ayudará a emprender la única tarea que merece la pena en el paisaje [del Gran Bosque]... que es sanarlo".

Este artículo se publicó en inglés en nationalgeographic.com siendo una adaptación de una versión más extensa publicada en nationalgeographic.co.uk.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Qué hace un buscador de semillas y por qué es tan importante?
Medio Ambiente
¿Cuál es el árbol más antiguo de la Tierra y sobrevivirá al cambio climático?
Medio Ambiente
Ante la gran oferta de proyectos de plantación de árboles, ¿cómo elegir la opción correcta?
Medio Ambiente
¿Frenará la deforestación el acuerdo de la COP26?
Medio Ambiente
La deforestación del Amazonas alcanza niveles históricos debido al consumo de carne

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved