Incendios de Portugal: así luchó este fotógrafo por salvar su granja

Con temperaturas récord e incendios forestales arrasando Europa, Matthieu Paley, de Nat Geo, luchó contra las llamas en su granja a las afueras de Lisboa.

Por Craig Welch
Publicado 26 jul 2022, 12:08 CEST
Tras el incendio, los voluntarios intentan reparar las paredes de ladrillo que se han caído del ...

Tras el incendio, los voluntarios intentan reparar las paredes de ladrillo que se han caído del cobertizo de equipos de Paley.

Fotografía de Matthieu Paley

Para cuando las llamas destruyeron los cobertizos de las herramientas y empezaron a acercarse a su casa, Matthieu Paley ya había rociado su terreno con agua y apuntalado apresuradamente un extremo de su gallinero móvil sin puerta para que las aves pudieran escapar por el fondo.

Los habitantes de Portugal están familiarizados con los incendios forestales. Pero el jueves pasado, cuando una ola de calor que batió récords comenzó a recorrer Europa, algunas zonas del país llegaron a superar los 46 grados, lo que supone todo un récord para un mes de julio. Ello contribuyó a provocar 170 incendios en un solo día, que se extendieron desde la costa meridional del Algarve hasta el extremo norte del país. En las afueras de Lisboa, la capital, las llamas se precipitaron por las laderas de un castillo histórico en Palmela, un incendio que Paley observó desde su patio mientras se dirigía a su casa cerca del pueblo.

El fotógrafo de National Geographic no es ajeno al cambio climático; recientemente había fotografiado a personas que sufrían un calor extremo en Pakistán. Pero cuando este incendio forestal explotó y se extendió hacia su pequeña granja (mientras los bomberos y la policía le instaban a huir) Paley fue testigo de cómo el cambio climático se acercaba a su puerta.

(Relacionado: ¿Es el cambio climático la causa de los incendios en Europa?)

Paley había rehabilitado su pequeña granja en los últimos años, centrándose en la restauración de árboles autóctonos y el cultivo de plantas medicinales.

Ilustrado por NatGeo

Villa portuguesa de Palmela, perteneciente al Distrito de Setúbal, región de Lisboa.

Ilustrado por NatGeo

"Vi esas enormes llamas que venían hacia mí", dice Paley. Antes de eso, "no creía que pudiera pasarme a mí. No creía que fuera a ocurrir aquí".

En la última semana, mientras la normalmente fría y gris Gran Bretaña alcanzaba los 40 grados centígrados por primera vez en la historia, el calor excesivo provocó incendios masivos en todo el sur de Europa. Las llamas provocaron evacuaciones en España, Francia y los suburbios de Atenas, convirtieron los tanques de gas en bombas en la Toscana y arrasaron tantos barrios de Londres que el alcalde Sadiq Khan declaró a la radio de la BBC que los bomberos tuvieron su día más ajetreado desde la Segunda Guerra Mundial.

(Relacionado: El cambio climático en acción: las olas de calor récord en India y Pakistán)

Pero aunque los incendios en algunos países, como Francia, fueron los peores en décadas, una nueva investigación publicada el mes pasado sugiere que semanas como ésta pueden convertirse en una característica más frecuente de los veranos europeos.

En esta vista antes del incendio, la propiedad está rodeada de gigantescas plantas de caña invasoras (Arundo donax), que se afianzaron en la zona hace décadas y proporcionaron el combustible para el incendio. Paley planea desplazar la caña con árboles de rápido crecimiento y resistentes al fuego, como sauces y álamos.

Fotografía de Matthieu Paley

El cambio climático lleva años aumentando la gravedad y la duración de las olas de calor y las condiciones meteorológicas que favorecen los incendios. Pero la capacidad del continente para luchar contra las llamas ha mantenido en gran medida esos incendios bajo control, hasta la última década.

(Relacionado: Las olas de calor matan y el cambio climático está empeorando esta situación)

Ahora, al igual que los incendios en Australia y California se han convertido en monstruos incontrolables que superan la capacidad de los bomberos para sofocarlos, "parece que estamos empezando a ver este cambio también en el sur de Europa", dice Jonfre Carnicer, de la Universidad de Barcelona, autor principal del estudio publicado a finales del mes pasado en Scientific Reports.

(Relacionado: ¿Qué consecuencias tienen los grandes incendios forestales en los ecosistemas?)

El clima extremo está provocando incendios extremos que la región mediterránea está luchando por apagar. Paley, por su parte, ve esa nueva realidad como un motivo para intentar recalibrar su forma de vida.

Un refugio asaltado

De origen francés y de carácter inquieto, Paley se trasladó a Portugal hace unos años. Inspirado por la gente que conoció mientras hacía un reportaje sobre la dieta humana, y queriendo ser más autosuficiente, él y su familia compraron unas cuantas hectáreas de pastos en las afueras de Palmela. Leyó sobre agroforestería, con la intención de incorporar más plantas autóctonas y procesos naturales a la agricultura que quería realizar. Plantó esquejes de sauce, álamo, saúco, higos y otros árboles frutales.

"Siempre pensé que era una experiencia muy espiritual cultivar cosas y alimentarse y comprometerse y tener las manos sucias de tierra", dice Paley. "Y esa ha sido mi obsesión: vivir en la tierra en mi casita de madera fuera de la red".

Pero el jueves pasado amaneció tan caluroso que los funcionarios, temiendo que las chispas pudieran provocar fácilmente un incendio, pidieron a la gente que ni siquiera manejara maquinaria como motosierras. Efectivamente, a última hora de la mañana se declaró un incendio en los terrenos del castillo, y un vecino pidió a Paley que le ayudara a limpiar el tejado con una manguera. El calor era una locura, y había un inusual viento del sur. Unos 45 minutos más tarde, mientras un pequeño grupo de amigos observaba (habían acudido a la casa de Paley para un taller sobre agricultura regenerativa), el incendio de Palmela creció hasta alcanzar las 400 hectáreas. "Se extendió muy rápidamente", dice Paley.

Un helicóptero realizó descargas de agua, pero las llamas se abrieron paso entre los árboles y las hierbas invasoras y, hacia el mediodía, se adentraron en las tierras de Paley. Allí el fuego quemó dos cobertizos con equipamiento, arruinando equipos y semillas, y destruyó una caravana en la que habían estado viviendo unos amigos. Quemó muchas plantas y materiales de riego. Mientras se dirigía hacia la casa de Paley, él y su hijo cogieron el portátil y los recuerdos.

"Yo sólo rezaba para que no se quemara la casa de madera", dice Paley.

Las llamas no alcanzaron la casa. Nadie resultó herido. Y aunque un vecino perdió un grupo de palomas, las nueve gallinas de Paley sobrevivieron, y aproximadamente el 70% de los árboles que había plantado tampoco se quemaron. Paley dice que se siente sumamente afortunado, sobre todo sabiendo cómo les ha ido a otros miles de europeos.

El futuro de Europa ha llegado

La ola de calor en Europa, aunque de corta duración, ha sido devastadora en parte porque muy poca gente en el continente tiene aire acondicionado. Sólo en España y Portugal el número de muertos superó los 1700, según declaró un funcionario de la Organización Mundial de la Salud el 22 de julio. Sólo en España, según los datos más recientes, la cifra de fallecidos supera ya el millar. Muchos expertos sospechan que los muertos en toda Europa serán varios miles y no se contabilizarán por completo hasta dentro de unas semanas.

Las plantaciones medicinales, que aún no estaban establecidas antes del incendio, resultaron muy dañadas.

Fotografía de Matthieu Paley

Mientras tanto, el continente ya ha visto casi el doble de incendios y más del doble de terreno quemado que en cualquier año desde 2006. Las vías del tren se incendiaron en Inglaterra, mientras que un incendio en Eslovenia hizo estallar artefactos sin explotar de la Primera Guerra Mundial, informó Associated Press.

Los científicos confiaron en que el cambio climático fuera un factor importante. Mientras que las temperaturas máximas de verano en el Reino Unido suelen rondar los 21°C, la posibilidad de que se produzcan días de 40° "podría ser hasta 10 veces más probable en el clima actual que en un clima natural no afectado por la influencia humana", afirma el científico de atribución climática de la Oficina Meteorológica del Reino Unido, Nikos Christidis.

(Relacionado: Por qué es tan peligroso el aumento de las olas de calor en España)

Él debería saberlo. Christidis formó parte de un equipo que informó hace sólo dos años de que la probabilidad de alcanzar el umbral de 40ºC en el Reino Unido estaba aumentando rápidamente. Christidis afirma ahora que ese calor extremo podría producirse una vez cada 15 años a finales de siglo, incluso con las actuales promesas de reducción de emisiones.

En las afueras del pueblo de Palmela, desde la calle que da a las tierras de Paley, un espectador observa la escena durante el incendio.

Fotografía de Matthieu Paley

El calor, a su vez, contribuye a aumentar la gravedad de los incendios.

En su estudio, Carnicer, que trabajó en el capítulo europeo del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, descubrió que incluso si mantenemos el aumento de la temperatura media global por la quema de combustibles fósiles en torno a los 2 ºC, el sur de Europa vería 20 días más al año de peligro extremo de incendio a finales de siglo. Pero si dejamos que el planeta se caliente 4ºC, podría haber 40 días más de incendios extremos en la región.

(Relacionado: "Ahora o nunca": las 4 conclusiones urgentes del informe de la ONU sobre el clima)

De las cenizas...

Se podría suponer que las conflagraciones en Europa, las funestas proyecciones para el futuro y su propia experiencia cercana habrían dejado a Paley un poco deprimido. No es así. Dice que es demasiado testarudo para sentirse derrotado.

"El incendio no alteró mi perspectiva sobre el cambio climático", dice Paley. "Me motivó. Me abrió la mente".

Una zona de olivos en el límite de la propiedad de Paley fue devastada por el fuego.

Fotografía de Matthieu Paley

Pocos días después, con el suelo alrededor de su casa ennegrecido, Paley ya estaba instalando nuevos sistemas de riego y pensando en intentar cultivar plantas que aumentaran la resistencia de su tierra a los incendios. Contemplaba la posibilidad de poner árboles en lugares que pudieran expulsar las hierbas invasoras, secas y propensas al fuego, por ejemplo. 

Al final, él y sus amigos incluso celebraron su taller de agricultura. Lo hicieron sobre un terreno carbonizado, el día después de que Paley casi perdiera su casa.

Eran "entre 15 y 20 personas rodeadas de cenizas", dice, "pensando en cómo podemos regenerar un paisaje y encontrar esperanza".

Cuando regresó a su terreno después de que pasara el incendio, se sorprendió al ver que las gallinas no habían salido del gallinero; habían permanecido acurrucadas allí mientras las llamas y el humo se arremolinaban a su alrededor. Ya han empezado a poner de nuevo, dice.

Para conocer las novedades de Matthieu Paley y su granja, síguelo en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
El árbol intruso que aterroriza los incendios estivales de la Patagonia
Medio Ambiente
Los fuegos de Grecia causan un humo sofocante y amenazan el patrimonio histórico
Medio Ambiente
¿Qué consecuencias tienen los grandes incendios forestales en los ecosistemas?
Medio Ambiente
¿Pueden los robles ayudar a frenar los incendios forestales en el Himalaya?
Medio Ambiente
Los incendios «zombis» del Ártico están vinculados al cambio climático

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved