Así funciona la mayor reserva marina del mundo

Los barcos de pesca alrededor del Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea, en Hawái, están capturando más atún que antes, lo que sugiere que las poblaciones locales están creciendo de nuevo.

Por Tim Vernimmen
Publicado 21 oct 2022, 12:11 CEST
Atolón de Pearl y Hermes, en el Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea

Atolón de Pearl y Hermes, en el Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea

Fotografía de Photography by NOAA

El número de peces capturados a las afueras de una zona marina protegida recientemente ampliada en Hawái (Estados Unidos) ha aumentado, una señal de que la cuadruplicación del tamaño de la reserva en 2016 puede haber reforzado las poblaciones de peces en la región.

Cuando el presidente de Estados Unidos Barack Obama amplió el Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea alrededor de Hawái a 1 510 000 kilómetros cuadrados, los conservacionistas marinos de todo el mundo se alegraron.

Sin embargo, los pescadores podrían pensar de otra manera, ya que la pesca dentro de la zona no está permitida. Sin embargo, al crear un espacio para que las menguantes poblaciones de atún se recuperen, los defensores han argumentado que la reserva también beneficiaría a la pesca.

Así pues, la predicción fue que, a medida que las poblaciones dentro de los límites de la reserva aumentaran de forma constante, los peces se extenderían a las zonas circundantes, aumentando la cantidad de atún disponible para su captura.

(Relacionado: Esta nueva reserva marina en el Atlántico será una de las más grandes del mundo)

Sin embargo, es difícil demostrarlo, ya que los atunes no pueden contarse directamente y su número puede aumentar o disminuir por diversas razones, además de la ampliación de la reserva. Pero el nuevo estudio, publicado en Science esta semana, sugiere con rotundidad que el número de peces capturados fuera de la AMP es mayor ahora que antes, basándose en los datos recogidos entre principios de 2010 y finales de 2019.

Alan Friedlander, científico jefe del proyecto Pristine Seas de la National Geographic Society, califica el estudio como una "prueba muy rigurosa del derrame de las áreas marinas protegidas."

"Este es uno de los pocos estudios que demuestran los beneficios reales de los efectos indirectos, que suelen ser difíciles de demostrar. Es una gran noticia, ya que sugiere un enfoque sólido que podemos utilizar para evaluar y mejorar las áreas protegidas en otros lugares."

Más anzuelos en el agua

Según John Lynham, economista medioambiental de la Universidad de Hawái y uno de los autores del estudio, el aumento de las capturas de atún cerca de la reserva se mantuvo incluso cuando se observó el número medio de capturas de determinados pescadores. Esto demuestra que el efecto no se debe a que las tripulaciones sean más eficaces ahora que pescan en aguas locales, explica. Para tener en cuenta el esfuerzo, las cifras de capturas se dividieron por el número cada vez mayor de anzuelos en la zona.

(Relacionado: Este parque nacional hawaiano fue una zona de cuarentena aislada)

"Hay unos 150 barcos de pesca con base en Hawái", dice Lynham, "que ponen del orden de 40 a 50 millones de anzuelos en el agua cada año". Para mantener las tasas de captura altas, los pescadores siguen añadiendo más".

Los barcos con base en Hawái representan alrededor de dos tercios de la pesca regional. "También hay barcos procedentes de Japón, China y Taiwán, pero no tenemos acceso a datos detallados sobre lo que capturan", dice.

Basándose en las capturas declaradas por los buques pesqueros, así como por los biólogos marinos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, Lynham y sus colegas descubrieron que las capturas por anzuelo aumentaron a lo largo de los 10 años del estudio. Por cada 10 000 anzuelos en el agua, el equipo calculó para el período entre 2010 y 2019, los pescadores estaban capturando en promedio seis atunes de aleta amarilla más y cinco atunes de patudo más por año después de la expansión que antes.

"Esto último, especialmente, fue una sorpresa", dice Lynham, "porque es económicamente mucho más importante, y había menos indicios de un aumento".

Una variedad de especies de peces nada por encima de un arrecife de 24 metros de profundidad en French Frigate Shoals, en el Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea.

Fotografía de Andrew Gray, NOAA

El equipo descubrió que las tasas de captura eran más altas en la zona que rodea a la reserva, y que disminuían al aumentar la distancia. "Exactamente lo que esperábamos que fuera un efecto de propagación", añade Lynham.

Un buen puñado

Algunos expertos son escépticos. Según el biólogo pesquero Ray Hilborn, de la Universidad de Washington, la pesca en la zona era limitada antes de la ampliación. "Sólo un puñado de barcos pescaba allí".

Cree que la ampliación tuvo, por tanto, un impacto limitado, y que cualquier recuperación llevaría más tiempo. Además, dice, las poblaciones de atún en todo el Pacífico occidental aumentaron en la época de la ampliación de la reserva.

Lynham, por otro lado, dice que el número registrado de barcos que pescaban en la zona antes de la ampliación de la reserva era apenas insignificante. "Había 95 barcos en 2013, 89 en 2014 y 94 en 2015".

También señala que el estudio tuvo en cuenta específicamente el posible efecto de un aumento de las poblaciones de atún en todo el océano, y que las capturas más cercanas a la reserva solían ser, sin embargo, mayores.

Es más duro calcular si el aumento de las capturas fue suficiente para compensar el efecto negativo que tuvo la exclusión de los pescadores del parque en las tasas de captura, dice Lynham, y necesitaría más análisis. Esto se complica por el hecho de que el número de atunes había disminuido durante décadas antes de la creación de la reserva y probablemente habría seguido haciéndolo, lo que hace más difícil predecir cuántos se habrían capturado si no hubiera habido una reserva. El número de capturas antes de la ampliación era probablemente demasiado alto para mantenerlo.

(Relacionado: 10 cosas que hacer en Hawái)

En cualquier caso, la zona protegida parece tener un impacto positivo en la población, aumentando las capturas en los lugares en los que la pesca sigue estando permitida, lo cual es una buena noticia, que, además, nunca antes se había demostrado con tanto detalle, afirma Lynham.

Esto debería ayudar a que la pesca con palangre alrededor de las islas sea más sostenible, añade, aunque no cree que lo sea actualmente. "Hay límites de captura, pero nadie los respeta realmente. Estados Unidos supera su límite de capturas todos los años, mientras que los demás países (Japón, China, Taiwán) parece que nunca llegan a su límite y nunca dejan de pescar."

"Es necesario un mayor control de las cifras de capturas de cada país antes de que podamos decir que estamos realmente en el camino de la sostenibilidad", argumenta. Eso también ayudaría al control científico.

Derivación sostenible

Izquierda: Arriba:

Un cardumen de rabilargo hawaiano en la reserva, cuyo tamaño se cuadruplicó en 2016.

Fotografía de Koa Matsuoka, NOAA
Derecha: Abajo:

Un piquero pardo en su propia excursión de pesca.

Fotografía de Andrew Gray, NOAA

Estos esfuerzos podrían ser aún más importantes en torno a muchas otras reservas marinas, dice Lynham, donde a menudo faltan datos del tipo que el equipo utilizó para el estudio. "Necesitamos saber de dónde proceden las capturas".

Eso también ayudaría a averiguar si las reservas más pequeñas, o las que sí permiten una pesca limitada (Papahānaumokuākea es la más grande del mundo que no lo hace) son también eficaces.

Friedlander, que reside en Hawai, coincide con Lynham y advierte que "no deberíamos concluir de este estudio que todas las áreas protegidas proporcionan estos beneficios", citando posibles limitaciones como su pequeño tamaño, su mal diseño o su ubicación inadecuada.

"Algunas de estas otras reservas se han puesto en marcha con el objetivo de crear efectos indirectos", dice Lynham, "pero no los han demostrado plenamente. Nuestro estudio afirma por fin que hay algo prometedor".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Hay que proteger los océanos ya: un nuevo proyecto podría ayudar a los países a alcanzar sus objetivos
Medio Ambiente
COP25: Entrevista a Enric Sala, explorador de National Geographic
Medio Ambiente
Sí, comer erizos de mar es una forma de ayudar a los bosques de algas
Medio Ambiente
La extinción masiva de los océanos puede evitarse frenando el consumo de combustibles fósiles
Medio Ambiente
¿Podrá Noruega equilibrar sus objetivos ecológicos con las preocupaciones de los sami?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved