Señales de alarma y motivos para la esperanza para el medio ambiente en 2023

El cambio climático está transformando rápidamente la vida en la Tierra, pero nuestros esfuerzos para combatirlo también han alcanzado importantes hitos este año.

Por Kieran Mulvaney
Publicado 18 dic 2023, 12:01 CET, Actualizado 10 ene 2024, 10:02 CET
Inundaciones en Brasil

En septiembre, Brasil sufrió unas inundaciones mortales. En 2023 se produjeron desastres naturales como calor extremo, incendios forestales e inundaciones, signos de un planeta más caliente.

Fotografía de Christian Rizzi, AFP, Getty Images

Aumento de las temperaturas, deshielo del Ártico, catastróficos incendios forestales en Canadá: en 2023, los efectos del cambio climático y las amenazas medioambientales para la fauna han batido todos los récords. Según los datos del Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S) de la Unión Europea fue el año más caluroso desde que se empezaron los registros en 1850. La temperatura subió 1,48ºC de media con respecto a antes del inicio de la Revolución Industrial. Este aumento de temperatura se acerca peligrosamente al límite que según los científicos no deberíamos superar.

Pero no todos los hitos medioambientales de 2023 han sido negativos. En medio de estos motivos de preocupación ha habido sitio para algunos signos de esperanza.

La tendencia a abandonar los combustibles fósiles en favor de las energías renovables sigue su curso, aunque no al ritmo que muchos desearían. Mientras algunas especies se declaraban extintas, otras aparecían por primera vez en décadas. Y el 50 aniversario de la Ley de Especies Amenazadas ha puesto de relieve que algunas especies que parecían destinadas a desaparecer están ahora, relativamente, prosperando.

Con lo bueno y lo malo, te presentamos los seis hitos medioambientales de 2023.

Las temperaturas siguen subiendo

A falta de sólo dos semanas para su final, 2023 parece destinado a ser el año más cálido jamás registrado, con temperaturas medias aproximadamente 1,5°C más altas que antes de la revolución industrial. Este año se han registrado los meses de julio, agosto, septiembre y octubre más calurosos de la historia. Julio fue el mes más caluroso jamás registrado, y el 4 de julio fue el día más caluroso jamás documentado, posiblemente uno de los días más calurosos de los últimos 125 000 años.

Las emisiones mundiales de carbono procedentes de combustibles fósiles, el principal motor de estos aumentos de temperatura, también alcanzaron un nuevo máximo en 2023, habiendo aumentado un 1,1% desde 2022.

Este calor extremo también se ha visto alimentado por un fuerte fenómeno de El Niño, que surgió la pasada primavera en el hemisferio norte y se desarrolló rápidamente durante el verano. Según la Organización Meteorológica Mundial, es probable que este patrón meteorológico provoque temperaturas aún más altas en 2024.

(Relacionado: ¿Qué es el calentamiento global?)

Los daños de los incendios se extienden

En un año en el que se sucedieron los fenómenos meteorológicos extremos, pocos destacaron más que los incendios forestales que arrasaron franjas de Canadá y contaminaron los cielos de gran parte de Estados Unidos. En 2023 ardieron en todo el país la cifra récord de 18 millones de hectáreas, casi tres veces más que el récord anterior y una superficie aproximadamente el doble de grande que Portugal.

Según un estudio del Servicio de Cambio Climático Copernicus, los incendios forestales de Canadá emitieron 410 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, aproximadamente el equivalente a las emisiones de México en 2021 y no muy lejos de los 546 millones de toneladas que la propio Canadá emitió como resultado de la actividad humana en 2022.

(Relacionado: Los cielos naranjas son el futuro; prepárate).

El Ártico y el Antártico se hincharon y se derritieron

La región más septentrional de la Tierra sigue calentándose cuatro veces más rápido que el resto del planeta.

En diciembre, la la agencia meioambiental de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) publicó su informe anual sobre el Ártico, según el cual 2023 fue el año más cálido jamás registrado en la región.

En Groenlandia, las temperaturas en la estación de Summit, en lo alto de la capa de hielo, superaron temporalmente el punto de congelación el 26 de junio, unas temperaturas que sólo se han registrado cinco veces en los últimos 34 años.

En el otro extremo de la Tierra, el hielo marino disminuyó hasta un mínimo histórico.

Durante varios años, el hielo marino antártico (que se derrite casi por completo cada verano) se había mantenido estable, a pesar del calentamiento del océano bajo él. Los investigadores han ofrecido una serie de explicaciones para esta persistencia, pero predijeron que algún día llegaría un momento en que el hielo marino antártico comenzaría a retroceder. Ese momento es ahora.

La extensión máxima de hielo marino antártico del año fue la más baja jamás registrada: 17 millones de kilómetros cuadrados, lo que supone un millón de kilómetros cuadrados por debajo del mínimo anterior, y un motivo de preocupación para la fauna antártica, como pingüinos y focas, para los que el hielo marino es un hábitat vital.

(Relacionado: El hielo del Ártico es cada día más fino y la vida marina se resiente)

Aumentan las energías renovables

La conferencia sobre el cambio climático COP28 concluyó en diciembre con el compromiso de triplicar la capacidad de las energías renovables para 2030.

Eso requeriría casi con toda seguridad más inversión en el sector, pero hay razones para creer que esa inversión es posible. El uso de renovables ya ha alcanzado nuevos récords en 2023.

La Autoridad Internacional de la Energía declaró en julio que la capacidad mundial de energía renovable aumentará en 440 gigavatios a lo largo de 2023, 107 gigavatios más que el crecimiento de 2022. Dos tercios de ese aumento se deben al crecimiento de la capacidad de células solares, añadió la AIE.

Según un informe publicado a principios de este año por el grupo de expertos en energía Ember, la eólica y la solar proporcionaron conjuntamente el 14,3% de la electricidad mundial en el primer semestre de 2023, frente al 12,8% en 2022. Cincuenta países batieron récords mensuales de generación solar en ese mismo periodo, aunque la generación de energía a partir de centrales hidroeléctricas descendió ligeramente, debido en gran medida a las sequías en China.

La revolución de las energías limpias se está extendiendo al transporte personal. Aunque las ventas fueron inferiores a lo que esperaban los fabricantes de automóviles y el Gobierno de los EE. UU., el número de vehículos eléctricos en circulación experimentó un notable aumento todo el mundo.

Las ventas mundiales de los tipos comunes de vehículos eléctricos han aumentado un 20% este año, según un estudio. Las ventas aumentaron un 43% en Estados Unidos y Canadá, y un 25% en China.

Según el Manual de Vehículos de Emisiones Cero de BloombergNEF, las previsiones sobre el número de vehículos eléctricos de batería en circulación para 2030 han aumentado un 26% en comparación con 2022, y se calcula que todos los vehículos de emisiones cero juntos representarán hasta el 75% de las ventas mundiales de turismos en 2040.

Este aumento se debe principalmente a China, donde más del 25% de las ventas de turismos nuevos son vehículos eléctricos.

(Relacionado: Todo lo que debes saber del coche eléctrico antes de comprar uno)

Especies extinguidas y otras redescubiertas

En mayo, un estudio sobre 71 000 especies animales reveló que el 48% de ellas están disminuyendo, el 49% permanecen estables y sólo el 3% experimentan un aumento en el tamaño de sus poblaciones. Ese mismo estudio concluyó que un tercio de las especies animales que no se consideran actualmente en peligro están disminuyendo en número, lo que amenaza su supervivencia a largo plazo.

El Gobierno de Estados Unidos retiró 21 especies de la lista de especies en peligro por considerarlas extintas, entre ellas el murciélago frugívoro de las Marianas, la curruca de Bachman y varias especies de aves, mejillones y peces. Sin embargo, al cumplirse el 50 aniversario de la Ley de Especies Amenazadas, la supervivencia de varias especies (como las águilas calvas, los halcones peregrinos y los caimanes americanos) es un testimonio de lo que se puede conseguir cuando se toman medidas de conservación.

En 2023 se redescubrieron algunas especies que se habían considerado extintas, como un "topo dorado que nada por la arena", visto por última vez en 1937, y una especie de equidna bautizada con el nombre de Sir David Attenborough y descrita como poseedora de "las espinas de un erizo, el hocico de un oso hormiguero y las patas de un topo".

Reapareció en Indonesia después de más de 60 años.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com y se ha actualizado con nueva información.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved