¿Por qué las energías renovables pueden suponer una amenaza para la biodiversidad?

Para luchar contra el cambio climático son necesarias desesperadamente fuentes de energía más limpias, pero algunos expertos dicen que hay que hacer más para mantener intactos los ecosistemas desérticos.

Por Sarah Gibbens
Publicado 30 may 2022, 11:02 CEST
Turbinas eólicas y los paneles solares produciendo energía renovable en el desierto de Mojave, en California. ...

Turbinas eólicas y los paneles solares produciendo energía renovable en el desierto de Mojave, en California. La energía renovable es muy necesaria para luchar contra el cambio climático, pero a algunos ecologistas les preocupa que una rápida construcción sin una cuidadosa ubicación pueda poner en peligro a las especies amenazadas.

Fotografía de David Guttenfelder, Nat Geo Image Collection

Una pequeña flor silvestre de Nevada (Estados Unidos) llamada trigo sarraceno de Tiehm podría seguir viva en la oscuridad si no hubiera crecido en un suelo lleno de litio. Pero por desgracia, el litio podría haber sido su perdición. 

El litio es necesario para fabricar las baterías de alta potencia que están ayudando a la transición mundial hacia los vehículos eléctricos. La demanda se está disparando, y las empresas mineras están deseando extraerlo del suelo en varios emplazamientos nuevos de Nevada, donde se encuentra la única mina de litio existente en Estados Unidos.

Pero el alforfón de Tiehm es más raro que el litio. Sólo crece en aproximadamente 40 000 metros cuadrados de tierra en Rhyolite Ridge, en el suroeste de Nevada, justo donde se planea abrir una de las nuevas minas de litio.

"Un tipo con una excavadora podría extinguirla en una tarde", dice Patrick Donnelly, director de la Gran Cuenca del Centro para la Diversidad Biológica y uno de los mayores defensores de la flor. 

Él y otros conservacionistas consideran que la flor y la mina son el emblema de una tendencia amplia y preocupante: hay un conflicto creciente, dicen, entre los esfuerzos para hacer frente a dos crisis ambientales: el rápido calentamiento del clima, por un lado, y el asombroso aumento de la extinción, por otro. 

La minería no es la única forma en que la revolución de las energías renovables está afectando a los paisajes, en el desierto y en otros lugares. En la última década, la generación de electricidad a partir de energía solar y eólica se ha cuadruplicado en Estados Unidos, y eso es sólo el principio de lo que, según los expertos, debemos hacer para abandonar los combustibles fósiles y evitar los peores efectos del cambio climático. Para 2030, Nevada planea obtener la mitad de su electricidad a partir de energías renovables, en línea con el objetivo de la Administración Biden de descarbonizar completamente su economía para 2050.

El resultado es lo que algunos activistas describen como una fiebre por las energías renovables que pone en peligro especies raras y ecosistemas desérticos intactos. 

Históricamente, los humedales y las praderas se han tratado durante mucho tiempo como si no tuvieran valor; los pantanos se drenaron para el desarrollo y las praderas se araron para plantar cultivos. Ahora, algunos conservacionistas ven que la historia se repite en los valles del desierto, en gran medida intactos, llenos de sol, suelos ricos en litio y puntos calientes geotérmicos. 

(Relacionado: La amenaza de los humedales de España es más grave de lo que crees)

"Vamos a hacer lo que siempre hemos hecho con nuestros problemas medioambientales, empujar uno sobre otro", dice Dustin Mulvaney, profesor de estudios medioambientales en la Universidad Estatal de San José (Estados Unidos) y autor del libro Solar Power. "Estamos trasladando nuestro problema climático a nuestra crisis de biodiversidad. Es más de lo mismo". 

Disculpándose por el retraso en la respuesta por correo electrónico, Donnelly dice: "Sólo puedo explicarlo diciendo que soy una enfermera de triaje en una sala de emergencias de especies amenazadas del desierto, y estamos en medio de un aumento de pacientes."

(Relacionado: Cómo la guerra de Ucrania está acelerando la transición de renovables en Alemania)

Las renovables se dirigen al oeste  

Donnelly dice que no ha visto una lista exhaustiva de todas las especies en peligro por el desarrollo de las renovables. Pero lleva su propia lista informal de pacientes en Nevada. Algunas están catalogadas como amenazadas por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre (FWS) de EE.UU., otras no, o todavía no. Suelen ser desconocidos. 

Entre las especies que más peligro corren por la minería por la minería del litio, según Donnelly, están: el alforfón de Tiehm, el pico de pájaro de Tecopa (una hierba anual), el pez ballesta del valle del ferrocarril, el sapo del valle del ferrocarril, el pirg del río Kings (un caracol diminuto) y las trenzas de dama de Ash Meadows (una orquídea). 

Amenazados por la energía solar: la tortuga del desierto, el avellano de tres esquinas y la lengua de oso de margen blanco (una flor). 

Y por la energía geotérmica: el sapo del Valle de Dixie, el pirg del Valle de Dixie, el macabeo del Valle de Long (un pez pequeño), el alforfón de Steamboat, el tui chub del Valle de Fish Lake (otro pez pequeño) y la mariposa blanqueada.

Y todas estas especies en un estado de 286 000 km2, casi la mitad del tamaño de Francia.

"En muchos casos hay muy poca información sobre estas especies: son todas muy raras y algo oscuras", dice Donnelly. "Pero en Nevada se está produciendo una posible crisis de extinción de las energías renovables, y estas pequeñas criaturas y plantas están en primera línea de fuego".

Dice que, si bien los ecosistemas se han visto amenazados durante mucho tiempo por actividades como el pastoreo de ganado o la extracción de oro, la expansión de las energías renovables es la última amenaza creciente.

El Gobierno de EE.UU. es propietario de algo menos de la mitad de las tierras de 11 estados del oeste, incluido el 80% de las tierras de Nevada, la mayoría de las cuales son gestionadas por la Oficina de Gestión de Tierras (BLM). En 2012, la agencia designó 17 lugares en seis estados del oeste como Zonas de Energía Solar BLM, identificadas como los mejores lugares para construir una planta solar. Cinco de ellos se encuentran en Nevada. 

Para determinar los lugares, la BLM excluyó el hábitat de especies críticas, dice Lee Walston, ecologista del Laboratorio Nacional Argonne del Departamento de Energía de Estados Unidos. Los científicos de Argonne ayudaron a la BLM a trazar sus zonas de energía solar y les ayuda a preparar las declaraciones de impacto ambiental.

Diminutos tallos de trigo sarraceno de Tiehm crecen en la Universidad de Nevada, Reno. La investigación fue financiada por Ioneer, una empresa minera australiana que quiere extraer litio de los hábitats de la planta. Aquí estudian si el alforfón de Tiehm puede trasplantarse a un nuevo hábitat.

Fotografía de Scott Sonner, AP Images

Sin embargo, algunas empresas solicitan permisos fuera de estas zonas. "Los motivos de las solicitudes fuera de las zonas de energía solar son variados", dice Heidi Hartmann, experta en política energética que trabaja con Walston en Argonne. Cita la proximidad a líneas de transmisión o carreteras como un incentivo para solicitar un permiso fuera de una zona.

En un correo electrónico, la BLM señaló que emite los permisos siguiendo las normas establecidas por la Ley Nacional de Protección del Medio Ambiente (NEPA), que exige periodos de comentarios abiertos para que el público y las organizaciones medioambientales puedan expresar sus preocupaciones. 

"La BLM está profundamente comprometida con la conservación de la vida silvestre, los ecosistemas y las especies en peligro en el casi millón de kilómetros cuadrados de tierras públicas que gestionamos", afirma la directora de la BLM, Tracy Stone-Manning, en un comunicado enviado por correo electrónico. "Al colaborar con diversos socios tribales, estatales, federales y locales, podemos lograr este importante objetivo al tiempo que abordamos el cambio climático y suministramos energía limpia a los hogares estadounidenses a través de proyectos de energía renovable ubicados de forma responsable." 

Criaturas raras, datos escasos

A algunos expertos les preocupa que las concesiones medioambientales hechas por las empresas energéticas no hagan lo suficiente para conservar la vida silvestre.

"No estoy satisfecho con la calidad del seguimiento y las inversiones previas a la construcción que se realizan, que determinan qué especies hay. Se hacen de forma apresurada e incompleta", dice Rebecca R. Hernández, profesora de ecología de la Universidad de California en Davis y codirectora de la Iniciativa de Energía Salvaje

El año pasado, ella y sus colegas publicaron un estudio en la revista Biological Conservation en el que descubrieron que las zonas de conservación designadas dentro del Sistema de Generación Eléctrica Solar Ivanpah, una gran central eléctrica de California, podrían no conservar las especies de forma eficaz. Los parches de tierra sin tocar que se dejan entre los paneles solares (creados para proteger plantas amenazadas como el algodoncillo de Mojave) no albergaban el mismo número de insectos polinizadores que existían fuera del emplazamiento solar. 

Sin una población sana de polinizadores, el algodoncillo podría no ser capaz de reproducirse con éxito y sobrevivir en las zonas de conservación de Ivanpah Solar, dice Hernández. "Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Qué sentido tienen [las zonas de conservación] si no incluimos suficiente superficie?", dice.  

"Oímos muchas veces que los impactos que se producen después de la construcción son mayores de lo que se había previsto en un principio", reconoce Walston, de Argonne. Dice que él y otros biólogos que evalúan el posible impacto ambiental de los proyectos energéticos no siempre tienen suficientes datos sobre cuáles pueden ser las consecuencias ecológicas a largo plazo del desarrollo. 

"Las plantas raras en estos entornos pueden saltarse un año, por lo que se podría tener un diseño de estudio aprobado que pasara por alto algunas de estas especies, y los datos dirían entonces que se procediera al desarrollo. Creo que es necesario mejorar los datos", afirma. 

(Relacionado: ¿Puede la capital china del carbón transformarse en la meca de la energía solar?)

Dejar la tierra intacta

Para algunos conservacionistas, toda perturbación del desierto no es bienvenida.

"Lo último que deberíamos hacer es construir proyectos solares en terrenos públicos en ecosistemas con una próspera biodiversidad del desierto de Mojave", afirma Laura Cunningham, activista y técnica de fauna salvaje que vive en el desierto de Nevada. "La destrucción de incluso una pequeña planta importa, y debería importar porque hay mejores alternativas". 

Junto con su marido Kevin Emerich, guardabosques jubilado, fundó Basin and Range Watch, una organización que rastrea y se opone a los proyectos energéticos del oeste en tierras vírgenes. Además de las minas de litio, la BLM está estudiando actualmente la concesión de permisos para seis proyectos diferentes de energía solar que abarcarían más de 250 kilómetros cuadrados, según las solicitudes rastreadas por Basin and Range Watch. Todos los proyectos se encuentran en el suroeste de Nevada, a pocos kilómetros del Parque Nacional del Valle de la Muerte y fuera de la zona de energía solar local. 

Cunningham y otros opositores a la construcción de energía solar en terrenos no urbanizados afirman que una de las respuestas es instalar la energía solar en estructuras con sombra encima de los millones de plazas de aparcamiento que hay en las ciudades. Un estudio realizado en Connecticut concluyó que la energía solar sobre los aparcamientos podría suministrar el 37% de la electricidad anual del estado.

Otra alternativa a la instalación de instalaciones solares en terrenos no urbanizados podría ser la agrovoltaica, que combina la producción de energía fotovoltaica y el crecimiento de los cultivos en los mismos campos de cultivo. Un estudio publicado en Nature Sustainability en 2019 descubrió que los paneles solares podrían proporcionar beneficios agrícolas, como la reducción del estrés por sequía en las plantas al dar sombra al suelo. 

Para 2035, la energía solar podría proporcionar el 40 por ciento de la energía de Estados Unidos, y Walston dice que el análisis realizado por los científicos de Argonne ha demostrado que Estados Unidos tiene suficiente tierra ya desarrollada para proporcionar suficiente energía solar sin romper nuevos terrenos. 

"El terreno perturbado está ahí. Sólo es cuestión de convencer a la industria [de que los utilice]", dice.

Historia de dos crisis

No todos los ecologistas ven la expansión de las energías renovables como una gran amenaza para la biodiversidad.

"Creo que la escala a la que se está produciendo el desarrollo ahora no está ni de lejos cerca de la extinción ligada a este desarrollo", dice Helen O'Shea, experta en desarrollo sostenible de energías renovables en el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales. "Sólo quiero subrayar que se trata de un acto de equilibrio y los actos de equilibrio son difíciles".

Señala que la construcción de energía renovable en estructuras como aparcamientos o la colocación de paneles solares en las casas no se está produciendo con la suficiente rapidez para cumplir los objetivos del cambio climático. 

"El ritmo al que se está produciendo es sorprendentemente lento", dice O'Shea. "Hay una gran cantidad de trabajo por hacer en la generación distribuida, pero no creo que eso resuelva todas nuestras necesidades energéticas en el plazo que tenemos para abordar el cambio climático".

Y aunque la construcción en hábitats importantes es una amenaza directa para la biodiversidad, también se ve amenazada por las condiciones climáticas cambiantes causadas por las emisiones de combustibles fósiles, dice Lori Bird, directora del programa de energía de Estados Unidos en el Instituto de Recursos Mundiales. 

"Vamos a tener que limpiar el sector energético para frenar el cambio climático, que tiene muchas repercusiones en la biodiversidad y la sequía", afirma Bird. "Si no abordamos las emisiones de gases de efecto invernadero vamos a tener más problemas".

Pero en Nevada, los opositores están actuando para proteger el desierto virgen.

En respuesta a una petición del Centro para la Diversidad Biológica, el FWS ha propuesto incluir el alforfón de Tiehm en la lista de especies en peligro de extinción y designar 3,68 kilómetros cuadrados de Rhyolite Ridge como hábitat crítico, es decir, los 3,68 kilómetros cuadrados en los que realmente vive la planta más una amplia zona de amortiguación para mantener a sus insectos polinizadores. La decisión final está pendiente. La empresa minera Ioneer afirmó en un comunicado que la designación no tendría "ningún impacto material" en sus actividades mineras. 

Por su parte, Basin and Range Watch ha interpuesto una demanda para detener la construcción de la mina de litio de Thacker Pass en el noroeste de Nevada. Si se construye, sería la mayor mina de litio de Estados Unidos, en un momento en que la mayor parte del litio mundial procede de Australia, Chile y China. Pero los opositores afirman que la mina podría poner en peligro a las poblaciones de oso de monte. 

Cunningham y Emmerich también intentan reunir la oposición a los proyectos solares de Mojave, así como a la línea de transmisión de alto voltaje Greenlink West, propuesta para recorrer 563 kilómetros entre Reno y Las Vegas y conectar todos los nuevos proyectos a la red. 

Nos han llamado "tiburones del petróleo", dice Cunningham sobre su oposición a la instalación de energías renovables en el desierto.

Si los proyectos energéticos en sus patios fueran oleoductos o plantas de carbón, dice, ella y Emmerich estarían haciendo lo mismo. Lo que ocurre es que el tipo de energía contra la que protestan ayuda a combatir el cambio climático en lugar de provocarlo.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Pueden los avances tecnológicos conseguir una minería más limpia?
Medio Ambiente
Cómo la guerra de Ucrania está acelerando la transición energética renovable en Alemania
Medio Ambiente
¿Puede la capital china del carbón transformarse en la meca de la energía solar?
Medio Ambiente
"Ahora o nunca": las 4 conclusiones urgentes del informe de la ONU sobre el clima
Medio Ambiente
Explicación de qué es la energía renovable

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved