En diciembre, el pueblo de Arctic Bay (Nunavut) resplandece en la oscuridad invernal. Situada en el ...

Cómo es vivir una "noche polar" de tres meses de duración

Quienes viven cerca de las heladas regiones polares de la Tierra experimentan cada invierno una noche casi constante.

En diciembre, el pueblo de Arctic Bay (Nunavut) resplandece en la oscuridad invernal. Situada en el Alto Ártico canadiense, esta remota comunidad inuit vive tres meses de oscuridad invernal al año.

Fotografía de Acacia Johnson
Por Kieran Mulvaney
Publicado 2 feb 2024, 11:00 CET

En la serie policíaca de HBO True Detective: Night Country, un par de policías tratan de resolver misteriosas muertes en la ciudad ficticia de Ennis, en Alaska, con el telón de fondo de la larga y fría noche polar.

Pero, ¿qué es exactamente la noche polar? ¿Dónde se produce y por qué? ¿Y qué significa para las personas y la fauna que la viven?

(Relacionado: Así sobrevivieron los exploradores polares a meses de aislamiento)

Dónde se produce la noche polar

En pocas palabras, la noche polar es un periodo de tiempo en el que el Sol no sale por el horizonte durante más de 24 horas. Ocurre en invierno al norte del Círculo Polar Ártico y al sur del Círculo Polar Antártico, que son líneas circumpolares situadas a 66,6 grados de latitud norte y sur, respectivamente. Cuanto más cerca de los polos, más dura la noche polar: en el Polo Norte, por ejemplo, el Sol se pone unos días después del equinoccio de otoño, a mediados de septiembre, y no vuelve a salir hasta mediados de marzo, lo que da a la cima del mundo una noche polar de 179 días. Más lejos de los polos, la noche polar puede durar sólo 24 horas aproximadamente en el transcurso del solsticio de invierno.

La ciudad de Utqiagvik (antes conocida como Barrow), en Alaska, el asentamiento más septentrional de Estados Unidos y, al parecer, en el que se inspira Ennis, de True Detective, experimenta aproximadamente 65 días de noche polar al año, desde mediados de noviembre hasta mediados o finales de enero.

A pesar de su nombre, la noche polar no es un bloque continuo de pura noche. La luz solar se refracta sobre el horizonte incluso cuando el sol se ha puesto, por lo que en muchas latitudes, la mayoría de los días pueden estar dominados de hecho por diferentes fases de "crepúsculo polar".

A la luz de la luna llena invernal, la familia Tatatoapik posa para un retrato cerca de Arctic Bay, Nunavut. Los inviernos son largos y oscuros cerca del Círculo Polar Ártico, pero las comunidades de la zona han encontrado formas de abrazar la larga noche.

Fotografía de Acacia Johnson

Como en cualquier otro lugar de la Tierra, la mitad del día puede ser más clara que en otros momentos, ya que el Sol asciende y se aleja del horizonte sin llegar a elevarse por encima de él: el "crepúsculo civil" puede proporcionar luz suficiente para que la gente continúe con sus actividades al aire libre, mientras que el "crepúsculo astronómico" es tan oscuro que las únicas luces naturales son las estrellas, la Luna y las auroras boreales que bailan y parpadean en un cielo despejado.

Sin embargo, esta semántica no altera el hecho de que para quienes viven en el Ártico (o los pocos que residen en estaciones de investigación en la Antártida), la noche polar puede ser un profundo desafío.

(Relacionado: Confesiones de los amantes del tiempo frío)

¿Cómo es vivir la noche polar?

La ausencia de señales familiares y de ciclos día-noche puede afectar a los ritmos circadianos y alterar el sueño, y la perpetua falta de luz diurna suele restar energía. Sin embargo, vivir durante la larga noche polar no es un sufrimiento universal, y muchos de sus habitantes aceptan la experiencia. Como explicó a NPR un habitante de Svalbard, archipiélago noruego situado en la región del mar de Barents: "Hay que ver la belleza [en la oscuridad]. Y para mí, eso no es nada difícil... Me siento aún más inmerso en la naturaleza cuando salgo a la oscuridad".

Los habitantes del Ártico hacen lo que pueden para contrarrestar la larga melancolía nocturna, desde utilizar lámparas de fototerapia que reproducen las longitudes de onda de la luz solar hasta simplemente mantener rutinas, mantenerse físicamente activos y participar en tantas actividades sociales como sea posible, aunque estas dos últimas opciones se ven limitadas por el hecho de que el largo crepúsculo va acompañado de un frío que hiela el corazón.

Izquierda: Arriba:

Una piel de foca congelada sobre hielo helado. Aunque el sol nunca se eleva por encima del horizonte durante la noche polar, sigue siendo visible un resplandor crepuscular.

Derecha: Abajo:

Un cazador busca una foca en el hielo. A finales de enero, Nunavut se ha sumergido en casi tres meses de noche.

fotografías de Acacia Johnson

Las temperaturas mínimas de enero en Utqgiavik, por ejemplo, alcanzan una media de -27 grados, mientras que el municipio noruego de Kautokeino vio caer recientemente el mercurio por debajo de -40ºC en su noche más fría de los últimos 25 años.

No sólo los habitantes humanos tienen que adaptarse al frío y la oscuridad.

En tierra, los lemmings y los topillos se entierran en la nieve para alimentarse de las semillas del año anterior, mientras que las ardillas de tierra del Ártico optan por hibernar e incluso los osos polares se atrincheran durante lo peor del invierno, un comportamiento conocido como "guarida de refugio". Muchos animales ajustan sus ritmos diarios, alimentándose y durmiendo en pequeños lapsos de tiempo a lo largo del día para conservar energía.

Los ojos de los renos brillan de color azul en invierno, una adaptación que les permite encontrar más fácilmente los líquenes de los que se alimentan en los meses de oscuridad. En el mar, el zooplancton continúa su migración diaria desde las aguas más profundas hasta la superficie siguiendo la luz de la Luna.

(Relacionado: El color de ojos de los renos cambia en función de la estación: ¿por qué?)

Un fenómeno que no es inmune al cambio climático

Incluso las oscuras y frías regiones polares sufren los efectos del cambio climático, que irónicamente ha traído más y menos luz a la noche polar. El hielo marino, adelgazado por el calentamiento de las temperaturas, está permitiendo el paso de más barcos, y la contaminación lumínica que lo acompaña puede estar afectando al comportamiento de los organismos marinos a más de 182 metros por debajo de la superficie.

Y en algunas zonas del Ártico, como Svalbard, las temperaturas más cálidas han reducido la capa de nieve e incluso las lluvias invernales, haciendo que la estación más oscura y difícil sea aún más oscura y difícil de vivir.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved