El color de ojos de los renos cambia en función de la estación: ¿por qué?

Un astrofísico y un experto en ojos se unieron para resolver el misterio de cómo y por qué los ojos de los renos cambian de amarillo a azul en invierno.

Por Alejandra Borunda
Publicado 21 dic 2022, 10:34 CET
Renos de Noruega

Los renos cambian el color de una capa reflectante de sus ojos entre el verano y el invierno para hacer frente a los largos meses de oscuridad ártica. En Noruega, estos animales son cuidados por los pastores sami, el pueblo indígena de la región que ha convivido con los renos durante generaciones.

Fotografía de Photographs By Carl-johan Utsi, eyevine, Redux

En Nochebuena, el grupo de renos más famoso del mundo surcará el cielo remolcando a Papá Noel y su trineo cargado de regalos.

Pero el equipo de Rudolph no será el único reno que hará algo especial. De vuelta al Ártico, sus primos realizarán una proeza óptica que no se ha observado en ningún otro lugar del mundo animal: cambiar la estructura de sus ojos para encontrar mejor la comida y escapar de los depredadores durante los largos y oscuros meses del crepúsculo polar.

En verano, el tapetum lucidum de los renos (una capa similar a un espejo en la parte posterior del ojo) es de un dorado luminoso con vetas turquesas, iridiscente como un ópalo dorado. Pero en invierno, esa capa se vuelve de un azul intenso.

(Relacionado: Las difíciles decisiones de los indígenas para salvar al caribú)

Los científicos llevan años desentrañando el misterio de por qué y cómo se produce ese espectacular cambio, pero ha hecho falta un astrofísico, un neurocientífico y bolsas de ojos de reno para desentrañar la elegante óptica.

"Lo que hemos encontrado es un mecanismo biológico realmente genial, totalmente único y extraño, y que tiene mucho sentido", afirma Glen Jeffery, neurocientífico del University College de Londres y autor de un estudio publicado recientemente que explica el fenómeno.

Adaptación al invierno

Un astrofísico y un experto en ojos se unieron para resolver el misterio de cómo y por qué los ojos de los renos cambian de amarillo a azul en invierno.

Fotografía de Robert Fosbury

A 70 grados norte, cerca de Tromsø en Noruega o de Utqiagvik (antes Barrow) en Alaska (Estados Unidos), el sol ni siquiera cruza el horizonte durante más de 60 días en invierno, dejando a los renos empapados a diario en 12 a 24 horas de profundo crepúsculo.

"Incluso en invierno, en el Yukón o en el norte de Manitoba [provincias de Canadá], hay un ciclo día-noche. Nosotros no lo tenemos", dice Nicholas Tyler, investigador del Centro de Estudios Samis de la Universidad Ártica de Noruega en Tromsø. "Es algo realmente único".

El crepúsculo invernal es al menos 100 000 veces más tenue que la luz del día en verano. También está teñido de un azul intenso. Esto se debe a que, cuando el Sol está por debajo del horizonte, sus rayos atraviesan la atmósfera antes de ser desviados hacia la Tierra; viajan a través de un camino excepcionalmente largo lleno de ozono. El ozono absorbe casi toda la luz naranja y roja, dejando sólo la azul, que rebota hacia la Tierra y cubre el paisaje de azul ultramar.

"Es como un filtro que atraviesa el cielo", dice Fosbury, "que filtra la luz naranja y deja la azul".

Muchos animales se adaptan a la luz tenue. Una adaptación común es el tapetum lucidum, situado detrás de la retina que absorbe la luz. En la oscuridad, cada fotón es importante: a veces, un fotón entra en el ojo pero no llega a los pequeños pigmentos de la retina que absorben la luz. El tapetum devuelve el fotón al exterior, dándole otra oportunidad de ser absorbido. Según Braidee Foote, oftalmólogo veterinario de la Universidad de Tennessee en Knoxville (Estados Unidos), en algunos animales nocturnos, como los gatos, la reflectancia del tapetum puede más que duplicar la luz que llega a los fotorreceptores.

(Relacionado: Estas fotos revelan el mundo nocturno de los animales)

El color del tapetum varía, pero suele ser dorado amarillento como un espejo bronceado o verdoso, explica Foote: el tapetum es la razón de que los ojos de los gatos o los mapaches se reflejen de forma inquietante por la noche.

Entonces, ¿por qué el tapetum de los renos se vuelve azul en invierno? La respuesta probablemente tenga que ver con la maximización de la absorción de la luz en la gama de colores azules e inferiores al azul durante el largo y oscuro crepúsculo invernal.

Los humanos percibimos la luz desde longitudes de onda azules de unos 400 nanómetros hasta el ámbito rojizo de 700 nanómetros, pero los renos ven bien en la gama ultravioleta (UV), más corta, que causa ceguera a los humanos.

Según Fosbury, esta visión ultravioleta podría ser útil de dos maneras. En primer lugar, es probable que les ayude a encontrar comida en el invierno nevado. Los líquenes, un elemento básico de la dieta invernal de los renos, absorben los rayos UV, por lo que aparecen oscuros sobre la nieve blanca que los refleja. El pelaje de los lobos y los osos polares también absorbe los rayos UV, por lo que en lugar de desaparecer sobre la nieve resaltan con gran contraste, lo que permite a los renos detectar más fácilmente a sus depredadores. 

Es probable que otros animales septentrionales hagan algo parecido, pero "todavía no hemos mirado", dice Nathaniel Dominy, antropólogo de Dartmouth. 

(Vídeo relacionado: Cuando huelen a los lobos, a estos renos solo les queda una salida)

Un descubrimiento revelador

Izquierda: Arriba:

Tapetum de invierno.

Derecha: Abajo:

Tapeta de verano.

fotografías de Robert Fosbury

La siguiente pregunta era más difícil: ¿cómo cambiaron de ojos los renos? Fue entonces cuando intervino el astrofísico.

Fosbury analizó las condiciones ópticas durante el crepúsculo ártico y descubrió que el tapetum se "sintonizaba" con esa frecuencia de luz.

Jeffery y él fueron al laboratorio a diseccionar y experimentar con una gran cantidad de ojos de reno: bolsas y tarros de ojos de reno, recogidos durante años de los rebaños de renos de los samis, un pueblo indígena escandinavo.

El tapetum del reno está hecho de pequeñas fibras de colágeno suspendidas en fluido, formando un cristal reflectante cambiante. Las fibras de colágeno de los ojos de verano flotaban sueltas en el fluido, creando un espejo cristalino que reflejaba mejor la luz rojiza. Pero en los ojos recolectados en invierno, las fibras de colágeno estaban mucho más apretadas, lo que cambiaba la forma del cristal y hacía que reflejara principalmente la luz azul, con una mancha en el UV cercano.

En la oscuridad, es probable que los renos dilaten las pupilas, lo que a su vez obstruye un pequeño orificio de drenaje del líquido ocular, haciendo que aumente la presión interna del ojo, comprimiendo el colágeno del tapetum y cambiando la forma de los cristales. En verano, las pupilas de los animales vuelven a la normalidad.

"Si sumamos todos estos factores, la sensibilidad de sus ojos es al menos mil veces mayor en invierno que en verano", afirma Tyler.

Pero esta adaptación única puede perjudicarles. En la actualidad, las líneas de alta tensión que atraviesan el territorio tradicional de pastoreo de los samis emiten ráfagas de luz ultravioleta, que a los renos les parecen "fuegos artificiales; no se acercan a ellos", dice Jeffery, lo que ha llevado a los samis a entablar polémicas batallas judiciales para proteger a sus rebaños.

El día de Navidad a esta granja no solo llega la familia humana
Durante el invierno en Laponia muchas granjas son clave para la supervivencia de una parte importante de los renos. Imágenes de la serie 'Europa desde el cielo'.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Las “lágrimas de cocodrilo” son muy similares a las nuestras
Animales
Los pingüinos no viven en el Polo Sur y otros mitos polares desmentidos
Animales
A veces, el ser más pequeño puede ser la mayor amenaza
Animales
Las difíciles decisiones de los indígenas para salvar al caribú
Animales
¿Qué ilusiones ópticas pueden ver los animales?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved