¿Qué es el plancton?

La comunidad científica estima que al menos el 50 por ciento de la producción de oxígeno de la Tierra procede del océano, y una gran mayoría del fitoplancton.

Por Natasha Daly
El diminuto fitoplancton, ampliado aquí, flota cerca de la superficie del agua.

El diminuto fitoplancton, ampliado aquí, flota cerca de la superficie del agua. Forman la base de la vasta red trófica oceánica.

Fotografía de D.P. Wilson, Minden Pictures

El plancton es un conjunto de organismos diminutos que viven en la superficie y bajo la superficie de lagos, ríos, estanques y océanos de todo el planeta. Su nombre proviene de la palabra griega πλαγκτόν [planktón]: 'lo que va errante'. El plancton no nada por sí mismo, sino que es arrastrado por las mareas, las corrientes y otras fuerzas que determinan su destino.

El plancton es una importante fuente de alimento para muchas criaturas oceánicas grandes y pequeñas. También desempeñan un papel vital en la absorción de dióxido de carbono y la producción de oxígeno en el océano.

(Relacionado: Así es el asombroso mundo microscópico del plancton al detalle)

Diferentes tipos de plancton

Los dos tipos más destacados de plancton en el océano son el zooplancton, que son organismos animales diminutos, y el fitoplancton, que tiene forma de planta. Otras formas de plancton son el bacteriano y el fúngico. El plancton tampoco es estrictamente acuático; existe una gran variedad de aeroplancton que flota en la atmósfera, al igual que sus homólogos más conocidos flotan en el océano.

Muchos fitoplancton son microscópicos, y van desde algas unicelulares hasta bacterias y protistas, que no son plantas ni animales. Todos tienen algo en común: necesitan luz solar. El fitoplancton flota en la superficie del océano o cerca de ella, donde puede utilizar la luz solar y su clorofila para generar energía. En el proceso, absorben dióxido de carbono y liberan oxígeno.

Los científicos estiman que al menos el 50 por ciento de la producción de oxígeno de la Tierra procede del océano, y una gran mayoría del fitoplancton.

Además de ser una fuente crucial de oxígeno, el fitoplancton constituye la base de las redes tróficas acuáticas. Pequeños peces, crustáceos y zooplancton se alimentan de fitoplancton. Estas criaturas son devoradas por peces más grandes y corales que, a su vez, se convierten en alimento de los principales depredadores oceánicos, como los tiburones.

El zooplancton vive casi en cualquier parte del océano, pero tiende a concentrarse en la parte superior, la misma zona que el fitoplancton. El zooplancton abarca desde animales microscópicos como los rotíferos hasta el krill (pequeños crustáceos que constituyen una fuente de alimento fundamental para las ballenas barbadas y otras criaturas) y las medusas. Aunque el zooplancton suele ser un animal a la deriva y no un nadador, algunos pueden nadar bastante bien en vertical, pasando su tiempo migrando cada día desde la superficie del mar hasta 800 metros más abajo y viceversa. La forma larvaria de muchos peces y crustáceos, como los cangrejos y las gambas, se considera zooplancton, antes de convertirse en su forma adulta.

La acidificación de los océanos, causada por el exceso de dióxido de carbono que se disuelve en el agua de mar, supone una amenaza importante para el fitoplancton. Un océano más ácido hará que algunos tipos crezcan más despacio, otros más deprisa y que cambie el equilibrio entre ellos, lo que podría tener grandes repercusiones en los niveles superiores de la cadena trófica. El calentamiento del agua debido al cambio climático puede tener los mismos efectos.

El plancton también se ve amenazado por los microplásticos: miles de millones de diminutos trozos de plástico de menos de cinco milímetros que se han extendido por prácticamente todas las partes del océano, desde las fosas marinas más profundas hasta la superficie del agua, donde quedan atrapados en las algas. Los microplásticos pueden impedir que el fitoplancton reciba suficiente luz solar para sobrevivir. Además, los organismos que se alimentan de fitoplancton también ingieren grandes cantidades de microplásticos.

Cuando el plancton sufre, también lo hace toda la cadena alimentaria del océano.

Cuando cambian las condiciones ambientales, a menudo provocadas por el exceso de un nutriente (como el nitrógeno o el fósforo de la escorrentía de fertilizantes), las poblaciones de algunos tipos de fitoplancton pueden crecer rápidamente, en lo que se denomina una "floración". Algunas floraciones pueden ser perjudiciales, ya que agotan el oxígeno del agua, bloquean la luz solar y segregan toxinas.

Las floraciones de algas nocivas, algunas de las cuales también se conocen como mareas rojas por su color óxido, pueden diezmar las poblaciones de animales salvajes. Una marea roja recurrente particularmente brutal en la costa del Golfo de Florida ha matado a innumerables criaturas de docenas de especies diferentes, incluidos manatíes, tiburones ballena y tortugas marinas Kemp's ridley, en peligro crítico de extinción.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved