¿Por qué brilla el agua en esta laguna bioluminiscente de Florida?

Sumerge las manos en el agua brillante y aprende por qué este ecosistema pende de un hilo

Por Terry Ward
Publicado 15 jul 2022, 13:16 CEST
En verano, la laguna del río Índico de Florida muestra una extraordinaria bioluminiscencia, pero el fenómeno ...

En verano, la laguna del río Índico de Florida muestra una extraordinaria bioluminiscencia, pero el fenómeno es también una señal de que el ecosistema se tambalea al borde del desequilibrio.

Fotografía de BK Adventure

Está a sólo una hora en coche entre las atracciones de los parques temáticos de Orlando y el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral en Florida (Estados Unidos). La ruta atraviesa uno de los hábitats más biodiversos de Norteamérica, pero la mayoría de la gente desconoce las maravillas de las aguas que la rodean.

La Indian River Lagoon, que se extiende a lo largo de 251 kilómetros en la costa este de Florida, es un ecosistema de flora y fauna poco común. Y hay algo especial en el agua: aquí se encuentra el mayor despliegue de bioluminiscencia natural de Estados Unidos. 

Los tramos más protegidos del norte de la Indian River Lagoon, donde el efecto es más intenso, son un destino deslumbrante para toda la familia. En kayak con una excursión ecológica (o por tu cuenta), podrás ver pasar a los salmonetes como si fueran cohetes, con sus estelas submarinas de un tono azul similar al de la película Avatar, creado por las algas únicas de la laguna. Es una oportunidad para aprender sobre biología marina y el delicado equilibrio de los ecosistemas.

(Relacionado: Estas diminutas criaturas están haciendo brillar la nieve del Ártico)

La isla de Hutchinson abraza la costa este de Florida, separada del continente por la laguna de Indian River.

Fotografía de Jeff Greenberg, Getty Images

A medida que la población de Florida se dispara y aumentan las presiones sobre esta vía fluvial (incluida la liberación de nutrientes de las fosas sépticas y la escorrentía de aguas pluviales cargadas de fertilizantes que pueden exacerbar la proliferación de algas), el equilibrio de la laguna se ve amenazado constantemente. De hecho, el propio organismo que produce la bioluminiscencia puede volverse perjudicial en cuanto florece de forma descontrolada.

"Cuando este fitoplancton muere, es descompuesto por bacterias que en realidad consumen oxígeno. Los bajos niveles de oxígeno pueden provocar la muerte a gran escala de las poblaciones de peces costeros", explica Yannis P. Papastamatiou, biólogo marino de Florida y explorador de National Geographic. "Los estuarios pueden ser especialmente sensibles a estos sucesos y son zonas de las que el ser humano también puede depender en gran medida".

Por eso, este es un buen ejemplo para ofrecer algunos consejos de cómo practicar un turismo respetuoso con los entornos acuáticos.

La ciencia detrás de la chispa

Varias empresas de kayak de Titusville y Fort Pierce llevan a los turistas a remar por las aguas bioluminiscentes durante los meses de verano, cuando las noches oscuras sin luna presentan las mejores condiciones para verlas.

"Siempre le digo a la gente que el mejor momento para ver la bioluminiscencia, cuando suele tener la mayor intensidad en el agua, es cuando menos apetece estar en el exterior en Florida", dice Austin Mahan, copropietario de A Day Away Kayak Tours en Titusville. Añade que los comentarios más gratificantes que recibe proceden de los niños, que le dicen que les gusta la experiencia incluso más que los parques temáticos.

"En julio y agosto, cuando sales a la calle por la noche y todavía parece que hay un 100% de humedad y los bichos están en su peor momento, suele ser la mejor época para venir a verlo", dice.

¿Y el efecto? Pura magia, dice Mahan.

Se ofrecen visitas guiadas por la zona de Indian River Lagoon; algunas incluso ofrecen kayaks de fondo transparente.

Fotografía de BK Adventure

Cuando las condiciones son más brillantes, se puede ver la estela brillante bajo los kayaks de policarbonato transparente. Con cada palada se pueden ver gotas individuales de agua que gotean de color azul desde el remo y pintan círculos en la superficie de la laguna.

Edith Widder, directora general de la Ocean Research & Conservation Association de Fort Pierce y becaria de MacArthur, ha estudiado la bioluminiscencia durante la mayor parte de su carrera.

Afirma que todavía hay muchas incógnitas en torno a los factores que provocan la floración de las algas durante los meses de máxima actividad a finales del verano, entre otras cuestiones. Lo que sí sabemos, dice, es que los dinoflagelados bioluminiscentes pueden encontrarse en los océanos y en aguas frías, pero al pyrodinium, la cepa de la laguna del río Indio, le gusta el calor.

También sabemos que el destello creado por los dinoflagelados bioluminiscentes cuando se agitan (por alguien remando, un depredador que pasa, etc.) es un mecanismo de supervivencia. Widder cree que el significado de la señal puede variar entre las especies de dinoflagelados.

La bioluminiscencia en la isla puertorriqueña de Vieques (vista aquí) es causada por el mismo organismo que vive en la Laguna del Río Indio: Pyrodinium bahamense.

"Algunos producen un único destello muy tenue, y en ese caso creemos que es una advertencia para un depredador, diciendo 'soy tóxico'", dice Widder. Algunos dinoflagelados, incluida una cepa de Pyrodinium bahamense en la laguna del río Indio, pueden producir una potente neurotoxina llamada saxitoxina que puede ser perjudicial para los peces y mariscos, debido a la intoxicación paralizante por mariscos.

(Relacionado: ¿Cómo funciona la bioluminiscencia en la naturaleza?)

Aunque la misma toxina puede afectar también a los humanos, "la exposición habitual se produce al comer marisco, cocinado o no, que ha acumulado la toxina", dice Widder, y no al tocar las algas. En los casos moderados, la enfermedad puede causar hormigueo y entumecimiento en la cara y el cuello, mientras que los casos más graves pueden provocar síntomas que se extienden a las extremidades y causar problemas respiratorios.

Pyrodinium bahamense bajo un microscopio electrónico, que capta imágenes de menos de 10 nanómetros de diámetro.

Fotografía de FWC Fish and Wildlife Research Institute

Una de las mayores incógnitas sobre el Pyrodinium bahamense en la laguna del río Indio, dice Widder, es por qué produce saxitoxina a veces, pero no siempre, una cuestión que los científicos todavía están estudiando.

Otros dinoflagelados, como el Pyrocystis noctiluca, también presentes en la laguna del río Indio pero en menor número, producen muchos destellos brillantes, dice Widder. Cree que los destellos actúan como una especie de alarma antirrobo, llamando la atención sobre el depredador, lo que a su vez atrae la atención de los depredadores más grandes que pueden estar inclinados a comerlo. Como resultado, el depredador del dinoflagelado es consumido o ahuyentado, dice Widder.

Un ecosistema en peligro 

El equilibrio ecológico de la laguna del río Indio es un delicado entramado sometido a una tensión constante por factores humanos, exacerbada por el crecimiento demográfico de Florida, dice Widder.

Entre 2020 y 2021, Florida tuvo la segunda mayor tasa de crecimiento de los 50 estados de Estados Unidos, según datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos. El crecimiento demográfico del 14,6% del estado entre 2010 y 2020 lo catapultó por delante de Nueva York como el tercer estado más poblado del país, sin incluir los millones de visitantes que inundan el estado por vacaciones y negocios.

"El número de personas que entran en Florida cada día es asombroso", dice. "Hay una construcción y un desarrollo increíbles y se construyen carreteras. Y todo ello ocurre sin tener en cuenta el medio ambiente".

El kayak es una forma popular de ver la Laguna del Río Indio de cerca, a cualquier hora del día.

Fotografía de Chad Elberson, Getty Images

Según Duane De Freese, director ejecutivo del Consejo de la Laguna del Río Indio y del Programa Nacional de Estuario de la Laguna del Río Indio, se ha culpado a los nutrientes procedentes de fuentes humanas, como las fosas sépticas y los fertilizantes, de alimentar las floraciones de algas que han causado estragos en la laguna del río Indio, incluida la devastadora floración de algas pardas de 2016 que acabó con gran parte de los hábitats vitales de la laguna.

(Relacionado: Los fenómenos naturales más coloridos del planeta).

La Pyrodinium bahamense bioluminiscente de la laguna también podría florecer sin control si se alimenta de demasiados nutrientes que fluyen en el medio ambiente desde fuentes externas.

Las floraciones de algas también han contribuido a la inanición de los manatíes y han afectado a la pesca en la laguna y a la economía en general de la laguna del río Indio, que se calcula que genera miles de millones de dólares al año, dice De Freese. Señala que la bahía de Old Tampa, la bahía de Sarasota y la bahía de Biscayne han sufrido un impacto similar.

(Relacionado: ¿Por qué se están muriendo los manatíes de Florida?)

La solución es poner la laguna "a dieta de nutrientes", especialmente limitando el nitrógeno y el fósforo, dice De Freese. Esto incluye la actualización y el mantenimiento de los planes de tratamiento de aguas residuales para dar cabida a la creciente población y la mejora de los sistemas de aguas pluviales y las conversiones del alcantarillado.

Los ciudadanos, sobre todo los que viven en el agua, también pueden influir, dice, reduciendo los pesticidas, fertilizantes y herbicidas que utilizan en sus céspedes.

El programa Save Our Indian River Lagoon [Salvemos Nuestra Laguna del Río Indio], un aumento del impuesto sobre las ventas de medio centavo que los residentes del condado de Brevard (Florida) aprobaron como ley en 2016, aportará unos ingresos estimados de 489 millones de dólares (casi 490 millones de euros) a lo largo de 10 años para destinarlos a proyectos diseñados para reducir o eliminar el exceso de nitrógeno y fósforo de la laguna del río Indio.

"Ese es un muy buen ejemplo de cómo tener una economía robusta puede ayudar a la conservación", dice De Freese. "El público votó a favor de los impuestos porque este es un programa importante. Eso no ocurriría si no fuéramos económicamente sólidos".

Los lugareños esperan que los visitantes también se sientan inspirados para ayudar a proteger el ecosistema único de la laguna.

Widder dice que ver la bioluminiscencia de la laguna es una experiencia que suele quedarse en los visitantes toda la vida. "A menudo la consideran una de sus mejores experiencias", dice. "Y eso no puede sino repercutir en el deseo de protegerla".

Los dinoflagelados bioluminiscentes, un tipo de algas, brillan bajo el microscopio.

Terry Ward es una escritora afincada en Florida. Puedes encontrarla en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Tramontana: Palacio del viento
Viaje y Aventuras
Descubre lo que la Costa Brava y el Pirineo de Girona ofrece durante todo el año
Viaje y Aventuras
Vecinos desconocidos, lo que no sabes de los productos de proximidad
Viaje y Aventuras
Porque no hay planet B, eco-turismo y responsabilidad
Viaje y Aventuras
Descubre qué es la Tramontana

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved