1:35

Las mangostas adultas ejercen de mentoras para las crías

Esta mangosta rayada adulta y su "Mini Yo" tienen una relación muy especial. La adulta sirve de niñera y modelo de conducta a la cría. Durante los primeros dos o tres meses de la vida de la cría, sigue a un adulto de su grupo social con el que no tiene parentesco. El adulto, llamado "acompañante", lleva y alimenta a la cría hasta que puede encontrar su propia comida. Investigadores de la Universidad de Exeter descubrieron recientemente que los mentores no solo les enseñan a encontrar comida, sino que las conductas específicas duran toda la vida. Incluso en la madurez, una mangosta copia el estilo de alimentación y las preferencias de comida que aprendió de su acompañante. El estudio destaca la importancia de los comportamientos aprendidos culturalmente a la hora de moldear la diversidad de las poblaciones de animales.
1:42

¿Está esta mangosta haciéndose la muerta o jugando?

Estas crías de mangosta estaban peleando cuando apareció un toco piquigualdo. Aunque los tocos y las mangostas adultas tienen una relación de caza mutua, las aves también comen vertebrados del tamaño de estas crías. Las atrevidas mangostas no parecen temer a este depredador potencial. Lynda Sharpe, ecóloga conductual, afirma que las mangostas se colocan boca arriba para invitar a otras mangostas a luchar. Aunque puede parecer que se hace la muerta, la mangosta probablemente trate de atraer al toco para jugar. Ambos comportamientos son muy novedosos... y también muy divertidos.
0:59

Las mangostas hembra expulsan a otras para que sus crías tengan más probabilidades de sobrevivir

Las madres mangosta llevan la sobreprotección a un nivel extremo: expulsan a hembras rivales de sus grupos sociales. Se ha observado que las hembras dominantes suelen usar la violencia para expulsar a otras hembras del grupo, algo que aumenta las posibilidades de supervivencia de sus propias crías. Los grupos sociales de mangostas son muy cooperativos, pero la violencia es habitual. Las mangostas rayadas suelen dar a luz el mismo día, de ahí la gran competencia por la comida y los cuidados. Pueden expulsar a varias hembras y a algunos machos al mismo tiempo. Las crías de las hembras dominantes tienen mayores posibilidades de vivir más de 30 días.

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved