0:57

Unas tortugas oportunistas toman el sol en la espalda de un hipopótamo

Estas son las astutas tortugas del parque nacional de Kruger, Sudráfrica. Las tortugas regulan su temperatura corporal con ayuda del sol. En este caso, usan la espalda de un hipopótamo como plataforma para tomar el sol. Al mamífero, normalmente agresivo, no parece importarle. Los hipopótamos suelen dormir durante el día y comer por la noche. Mientras descansa, el hipopótamo es la "cama bronceadora" perfecta para estas tortugas oportunistas.
2:13

Un afortunado ñu logra huir de dos cocodrilos "gracias" a unos hipopótamos

Este abrevadero del parque nacional de Kruger, en Sudáfrica, ofreció a los visitantes todo un espectáculo. Hasta que un enorme cocodrilo se abalanzó sobre la cabeza de un ñu, mientras uno más pequeño se aferraba a su pata trasera. Así suele acabar la historia. Pero en un abrevadero lleno de hipopótamos, es diferente. En situaciones similares anteriores, el explorador de National Geographic Douglas McCauley comentó que es probable que los hipopótamos fueran agresivos para defender su territorio. En otras palabras, no es un caso de rescate, sino que están reclamando su territorio de manera agresiva. Un buen ejemplo de cómo los animales comparten el espacio en la naturaleza.
1:05

Un león curioso muerde la puerta del coche de un turista durante un safari

Este joven león macho detuvo una caravana de coches en el parque nacional de Kruger, Sudáfrica. Eran las 5 a.m., la manada acababa de despertarse y estaban estirando las patas. Un grupo de seis leones estaba cruzando la carretera cuando uno decidió detenerse e investigar el coche. El dueño del vehículo dijo que unos días antes, los leones se habían estado frotando contra el coche. El olor de estos leones podría haber atraído a este joven macho. La curiosidad de los leones sorprendió a los visitantes en el coche. Por suerte, nadie se asustó y tanto leones como personas siguieron su camino sin problemas.
1:15

Imágenes de un aguilucho decapitando a su presa

Este aguilucho caricalvo en el parque nacional de Kruger, en Sudáfrica, está a punto de disfrutar de una comida grotesca, pero nutritiva: un tejedor. Los aguiluchos caricalvos comunes tienen patas largas con doble articulación, lo que les permite meterse en los nidos para atrapar a las aves. También utilizan su oído para identificar a las presas ocultas. Tras atrapar a su presa, el aguilucho la decapita rápidamente. Los aguiluchos caricalvos están acostumbrados a la violencia: tras salir del huevo, suelen entablar una lucha a muerte con sus hermanos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved