La apuesta por la integración de una de las mecas del surf en California

Varias organizaciones trabajan para llevar a niñas, mujeres y surfistas afroamericanos a disfrutar de las olas de estas afamadas playas.

Por Shauna Farnell
Publicado 13 jun 2022, 15:06 CEST
Jordyn Romero rema en First Point, una sección del océano más cercana al muelle con las ...

Jordyn Romero rema en First Point, una sección del océano más cercana al muelle con las olas más consistentes, en Malibú, California. El surf está en la cresta de la ola desde que comenzó la pandemia, y cada vez hay más jóvenes que cogen las tablas.

Fotografía de Gabriella Angotti-Jones

El surf, como tantas otras actividades al aire libre, ha aumentado durante la pandemia, ya que más personas han cogido sus tablas y se han apuntado a clases. Muchos de estos nuevos surfistas son niñas o adolescentes, como Caitlin Simmers, de 16 años, residente en Oceanside (California; Estados Unidos), que ha ido ascendiendo rápidamente en la clasificación de la competición.

"Durante la pandemia, [el surf] era una de las únicas cosas que se podían hacer, así que ahora hay más gente en el agua", dice la madre de Caitlin, Ali Simmers.

Con sus rompientes de arena, sus parques junto a la playa y las piscinas de mareas para que los niños más pequeños exploren (por no mencionar que hay menos multitudes y un oleaje constante en invierno), el sur de California es un lugar ideal para que las familias aprendan a surfear durante todo el año. Y la presencia allí de un número creciente de jóvenes surfistas que dominan las olas sirve de inspiración.

Las casas de los acantilados tienen vistas a la playa Strand de Dana Point, en el condado de Orange (California), al atardecer. Las playas de este lugar son conocidas por sus suaves rompientes, lo que las hace ideales para los nuevos surfistas y los jóvenes.

Fotografía de Jon Bilous, Alamy Stock Photo

"Cuando ves a alguien similar a ti, ya sea del mismo sexo, de la misma edad, del mismo color de piel (alguien que refleja lo que eres o lo que quieres ser), te inspira a seguir sus pasos", dice el instructor de surf de Huntington Beach, Rocky McKinnon, de McKinnon Surf and SUP Lessons, que ofrece programas de surf adaptado para todas las edades y niveles de habilidad.

(Relacionado: Descubre los mejores destinos de España para disfrutar del surf en invierno)

"Lo que ocurre es que la siguiente generación... lleva el deporte al siguiente nivel", dice McKinnon. Quizá empiece con este pequeño enclave de mujeres que lo hacen posible, y las chicas se están dando cuenta de esto. En lugar de pasar el rato en la playa, cada vez más dicen: 'Yo también quiero coger olas'".

Cuando Vanessa Yeager lanzó el grupo de Facebook Surf Mamas hace siete años, era un encuentro local para un puñado de madres jóvenes interesadas en alternar el surcar las olas con las tareas de canguro en la playa. Rebautizado como Women Who Surf, el grupo cuenta ahora con más de 21 000 miembros de todo el mundo.

"A día de hoy, el surf sigue estando dominado por los hombres, pero veo más chicas aquí, especialmente los fines de semana, y me encanta. Sonríes y sientes la camaradería", dice Yeager.

Fotografía de Jon Bilous, Alamy Stock Photo

Ampliar el atractivo del surf

Numerosas organizaciones de la costa californiana han trabajado para diversificar el deporte y hacerlo más atractivo para los recién llegados, especialmente los niños. Con sede en Los Ángeles, la Fundación Surf Bus, sin ánimo de lucro, lleva introduciendo a los jóvenes de los barrios pobres en el surf cada verano desde 2003. Las familias visitantes se han convertido en la clientela más habitual de las clases de surf en la Whitlock Surf Experience de Oceanside y en la North County Surf Academy, especializada en clases de 90 minutos para familias.

(Relacionado: Los 20 mejores lugares del mundo para surfear).

Cuando Nicole Peterson y su familia empezaron a visitar Encinitas (California) desde Park City (Utah), ella y su marido inscribieron a sus hijos en los campamentos de surf de Eli Howard, que ofrece clases de surf durante todo el año, los siete días de la semana.

Sierra Brown escucha a los ponentes en el Black Sand Peace Paddle en Manhattan Beach, California, el 21 de febrero de 2021. El evento se organizó después de que un surfista local sufriera un incidente racista. Muchas organizaciones de surf están trabajando para que el deporte sea más inclusivo.

Shelby Tucker espera a que pasen unas olas en el "Tintero" de Santa Mónica, California, el 10 de febrero de 2019. Desde principios del siglo XX hasta la década de 1960, esta playa del barrio de Ocean Park fue una de las pocas de la zona donde los bañistas negros se sentían protegidos del acoso racial.

Olga Díaz, miembro de Black Girls Surf, rema sobre una ola durante una sesión de entrenamiento en el "Tintero" el 10 de febrero de 2019. Una placa al final de Bay Street señala la historia racial de la playa y que un estudiante de secundaria negro llamado Nick Gabaldon fue el primer surfista negro documentado. Aprendió por sí mismo en la década de 1940.

"Ninguno de nosotros sabía surfear cuando empezamos a ir allí", dice Peterson. "Hay muchas clases y oportunidades de campamentos de verano en todas las playas. Tuvimos a las niñas en ellos durante cinco o seis años. Las dejábamos a las 9 [de la mañana] y las recogíamos al mediodía. Funcionó muy bien para todos".

Hoy en día, la familia Peterson, que ahora cuenta con niñas de 16 y 14 años, va a la playa junta, aunque no monte las mismas olas.

"La más joven prefiere ir a juguetear con su tabla de boogie", dice Peterson. "No importa lo grandes que sean las olas: se pone las aletas y rema con todos los surfistas, o se pone el tubo y la máscara para buscar peces". Puede aparcar un vehículo y quedarse estacionado, ir a surfear, pedalear en bicicleta, buscar conchas en las piscinas de marea, ir a pie a las tiendas, lo que sea".

En Newport Beach, la escuela de surf Endless Sun, de propiedad y gestión femenina, ofrece campamentos de surf sólo para mujeres, clases particulares individuales y familiares, y programas de surf para niños después de la escuela. Fue aquí donde la propietaria, Amy Reda, aprendió a surfear a los 8 años y, a medida que fue destacando en este deporte, se acostumbró a ser una de las pocas mujeres que se lanzaban al mar cada mañana.

"Sin duda, cuando crecí surfeando de niña y de adolescente y miré a mi alrededor, casi siempre era la única chica", dice Reda.

Sin embargo, las mareas están cambiando en la costa sur, incluso en el condado de Orange, que tiene sus raíces en la historia militar y en unos roles de género más definidos tradicionalmente que en otros lugares de la costa de California.

Marikah Burnett, Olga Díaz y Kimiko Russell-Halterman pasan el rato después de una sesión matinal de surf en la playa estatal de San Onofre el 6 de febrero de 2021.

Aunque una mañana temprana en la playa sigue demostrando que las mujeres surfistas son a menudo menos numerosas que los hombres, la demografía puede estar cambiando.

"En nuestras clases extraescolares, hay dos clases en las que hay muchas más chicas que chicos", dice Reda. "Con los tiempos que corren, las chicas están totalmente apoyadas para surfear. Creo, además, que ser una mujer propietaria de un negocio ayuda a que la gente se sienta cómoda. Quieren que su hija venga aquí a aprender".

El mundo del surf

No sólo hay más chicas jóvenes que aprenden a hacer surf en California, sino que se les da muy bien.

En 2021, una joven de 15 años, Caitlin Simmers, se convirtió en la segunda surfista más joven de la historia en ganar el U.S. Open of Surfing en Huntington Beach. "Yo solía ser... una de las chicas que miraban", dice Simmers. "Es raro ser ahora la que firma autógrafos".

(Relacionado: Las mujeres son pioneras en este prometedor destino de surf).

Los aficionados pueden tener la oportunidad de conocer a Simmers en eventos como la competición Super Girl Surf Pro, un festival anual para toda la familia que se inició en Oceanside en 2007 y que atrae a cientos de surfistas femeninas de todo el mundo.

"Una cosa que hay que recordar es que cada ciudad y cada playa tienen su propio ambiente", dice Peterson. "Si Huntington no es tu ambiente, a ocho kilómetros hay otra playa, y ese ambiente puede ser más de tu agrado".

Peterson consulta la aplicación Surfline para comprobar las condiciones de varias playas cuando su familia las visita. Cuando las familias no se están mojando los pies, literalmente, pueden empaparse de la escena del surf del sur de California en el Museo del Surf de California, que cuenta con una exposición especial sobre Simmers y una amplia muestra de tablas de surf a lo largo de las décadas.

Dana Point no sólo ofrece un ambiente agradable y unas rompientes suaves, sino que también alberga una playa para bebés y el Instituto del Océano, con excursiones a la piscina de mareas todos los fines de semana y oportunidades de aprendizaje de oceanografía durante todo el año.

Sobre todo, el sur de California ofrece, literalmente, vías de acceso más suaves al deporte del surf.

"Cuando he viajado a olas grandes en otros lugares, el arrecife es lo que da más miedo", dice Caitlin Simmers. "Aquí, sabes que si te caes, lo harás en la arena".

Shauna Farnell es una escritora independiente afincada en Colorado con grandes esperanzas de convertirse en una mejor surfista, pero se la encuentra más a menudo montada en una tabla sobre el agua congelada. Síguela en Instagram y Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
En la ciudad de Lego, reinan los niños
Viaje y Aventuras
Filadelfia, la meca de los murales con más de 4000 obras de arte urbano
Viaje y Aventuras
La contaminación amenaza algunas de las tallas rupestres más antiguas del mundo
Viaje y Aventuras
Danza hula de Hawái: una historia de apropiación, corrupción y renacimiento
Viaje y Aventuras
Este centenario método de pesca podría estar a punto de desaparecer

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved