Medio Ambiente

Ciudad del Cabo sufre una sequía de 3 años, la peor de su historia

La escasez de agua ha obligado a que este recurso tan preciado tenga que racionarse. Jueves, 8 Febrero

Por Redacción National Geographic

Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, posee una impresionante belleza natural. Con una población urbana de casi 4 millones de personas y una grave escasez de agua potable, nadie preveía una sequía de 3 años en Ciudad del Cabo, la peor hasta ahora.

Una franja arenosa de árboles muertos y un pequeño río deberían ser el mayor embalse de la ciudad en la presa de Theewaterskloof. Los embalses de Ciudad del Cabo están por debajo del 26 por ciento de su capacidad.

El «Día Cero», cuando se corta el agua del grifo, están a un 13,5 por ciento de su capacidad. Aunque se creía que ocurriría en mayo, el racionamiento del agua ya es obligatorio y se ha reducido a la mitad, solo 25 litros al día, menos de una ducha de 4 minutos.

Mientras los ciudadanos se abastecen, el gobierno advierte contra la especulación de precios. La gente hace cola para llenar garrafas en puntos de distribución públicos. El Día Cero solo hay 200 puntos para abastecer a todo el mundo. La gobernante de la provincia de cabo occidental, Helen Zille, compara este problema con una ciudad en guerra. Algunos rezan para que llueva.

Ciudad del Cabo tiene una gran brecha de riqueza. En los miles de asentamientos no oficiales escasean los recursos hídricos y la higiene. La agricultura y las industrias vinícolas de la región, que usan mucha agua, y el importante sector turístico entrarán en crisis.

La ciudad intenta poner en marcha alternativas que los expertos llevan sugiriendo mucho tiempo. Las cumbres alrededor de Ciudad del Cabo, como la Montaña de la Mesa, atrapan el viento húmedo del océano creando un microclima al borde del desierto. Atrapar la niebla para añadirla al suministro de agua no es más que una idea.

Las plantas de desalinización que se están construyendo permitirán que la ciudad pueda obtener agua del mar. Los trabajadores han perforado pozos nuevos, pero el suministro adicional no llegará a tiempo para evitar el Día Cero.

El cambio climático aumenta las probabilidades de futuras sequías como esta en Ciudad del Cabo y en otras regiones con escasez de agua.

Seguir leyendo