Este bosque oculto de coral bambú podrían tener un milenio de antigüedad

Estas imágenes subacuáticas muestran raras imágenes de la vida que prospera en las oscuras profundidades del golfo de México.martes, 22 de mayo de 2018

Por Sarah Gibbens - National Geographic
Este bosque oculto de coral bambú podrían tener un milenio de antigüedad
Este bosque oculto de coral bambú podrían tener un milenio de antigüedad

A solo 2.286 metros de profundidad en el golfo de México, los científicos han descubierto un jardín oculto de coral bambú.

Según el vídeo publicado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), los científicos no habían visto nada parecido en el golfo de México hasta ahora.

El grupo de investigación gubernamental descubrió el denso lecho de coral durante una expedición de 23 días en el buque Okeanos. Es el único buque con financiación federal dedicado por completo a la investigación oceánica. Desde mediados de abril, el grupo ha explorado las características de la región abisal del Golfo, que según la NOAA es poco conocida. Muchas de las expediciones, esta incluida, han sido posibles gracias a los vehículos remotos (ROV, por sus siglas en inglés) que transmiten señales de vídeo vía satélite a las tripulaciones que observan en cubierta.

El coral bambú es habitual en las aguas profundas, donde crecen en «bosques», pero a los investigadores les sorprendió ver a los corales en grupos tan densos en profundidades tan extremas. Se descubrieron cerca de la costa oeste de Florida, cerca de un sistema de cañones subacuáticos. Los corales son capaces de creer incluso en las escarpadas laderas de los acantilados y sus «abanicos» están extendidos para atrapar la corriente y aumentar sus probabilidades de conseguir comida.

La expedición también documentó una gran densidad de esponjas marinas, que contenían pequeños animales acuáticos como ofiuroideos, gusanos y langostas.

El jardín de coral es un ejemplo de cómo los ecosistemas pueden prosperar en la oscuridad de las profundidades. La NOAA estima que las estructuras podrían tener al menos 1.000 años de antigüedad. Para que el coral creciera tanto, ha sido necesario que se combinaran una serie de condiciones. El coral se alimenta de organismos pequeños como el zooplancton y las algas y necesita condiciones estables.

Además del jardín de coral descubierto durante la expedición, el Okeanos exploró regiones con peces abisales, volcanes de lodo y naufragios en las aguas entre Texas y Florida occidental.

Las expediciones de la NOAA se realizan para recopilar datos y cartografiar regiones clave que podrían desempeñar un papel importante a la hora de crear políticas de conservación. La organización tiene un livestream que muestra sus investigaciones más recientes.

Seguir leyendo