Medio Ambiente

Estos artistas construyeron una réplica del puente de Brooklyn con 5000 botellas de plástico

Las botellas son un guiño a un montaje más grande hecho por la exploradora de National Geographic Asher Jay, que llama la atención sobre los problemas de conservación.jueves, 14 de junio de 2018

Por Heather Brady - National Geographic
Estos artistas construyeron una réplica del puente de Brooklyn con 5000 botellas de plástico
Estos artistas construyeron una réplica del puente de Brooklyn con 5000 botellas de plástico
Esta historia forma parte de ¿Planeta o plástico?, una iniciativa plurianual para crear conciencia sobre la crisis global de desechos plásticos. Ayúdanos a evitar que mil millones de objetos de plástico de un solo uso lleguen al mar para finales de 2020. Elige al planeta. Comprométete en www.planetaoplastico.es.

Cuando la exploradora de National Geographic Asher Jay empezó a construir su montaje artístico «Message in a Bottle», empezó con 100 botellas de agua de plástico.

Las botellas, que se usaron como parte de una iniciativa para crear conciencia en el Día Mundial de los Océanos de 2012, se reunieron mediante campañas de recolección de basura y botellas. Jay las cubrió con papel de colores que sacó de revistas viejas, folletos e impresos que obtuvo de sus contenedores de reciclaje y de los de sus vecinos. También las pintó. Cada botella contiene un mensaje de una persona diferente, muchas de ellas vinculadas de alguna forma a la protección del medio ambiente.

Finalmente, sus botellas artísticas llegaron a las 365, una por cada día del año. La idea era inspirar a la gente a cambiar con una sola revolución, según afirma Jay. También creó un paisaje sonoro de los mensajes que se reproduce cuando los visitantes atraviesan el montaje.

«La gente consigue ver algo que han desechado tras un solo uso y que se ha sobrereciclado en forma de arte», afirma Jay, cuyo trabajo suele incluir elementos de defensa de la conservación.

Ian Somerhalder, actor conocido por su papel en Crónicas Vampíricas, contribuyó a uno de los mensajes de las botellas. Con sus palabras pide a la gente que considere las similitudes entre ellos mismos y la naturaleza.

«El mundo es un proceso biológico», escribió en su mensaje. «Los árboles son nuestros pulmones. Observad el sistema fluvial del Amazonas junto a un sistema cardiovascular, los corales o los árboles, y luego observad nuestros pulmones; no podréis diferenciarlos. Son lo mismo. Cuando destruimos nuestro entorno, nos estamos autodestruyendo».

Harrison Ford, actor y miembro del consejo de administración de Conservation International, dice en su mensaje que los humanos solemos tomar más de lo que es corresponde de los recursos de la naturaleza. «Si no mantenemos la salud de la naturaleza, los humanos no sobreviviremos», escribió Ford. «Así de simple».

La Dopper Foundation hizo un guiño al proyecto «Message in a Bottle» con su réplica del puente de Brooklyn. La réplica, construida por el artista de Burning Man, Colin Hendee, se hizo con 5.000 botellas de plástico de un solo uso, incorpora 50 botellas pintadas a mano de Jay, y es lo bastante grande como para que los visitantes lo atraviesen.

«Cada minuto, se venden casi un millón de botellas de plástico en todo el mundo. Es el equivalente a construir el puente de Brooklyn con botellas de plástico de un solo uso y nuestro puente de plástico representa la escala de botellas vendidas en una fracción de segundo: 5.000», afirma Merijn Everaarts, fundador de la Dopper Foundation. «Construir un puente es una metáfora: si quieres salvar la brecha entre los buenos y los malos hábitos, necesitas explicar cómo podemos alcanzar objetivos dando pequeños pasos en la dirección correcta».

El objetivo final es hacer réplicas de otros puentes, como el puente de Londres (London Bridge), a medida que el montaje artístico se traslade a otras ciudades. De ese modo, los visitantes de cada lugar pueden atravesar un monumento con el que estén vinculados.

La idea de la botella como soporte del arte atrajo a Jay por su forma, además de su mensaje de conservación. «Me gusta la forma en la que se curvan las botellas a lo largo de un eje», afirma. «Cada botella es como una pequeña astilla de la Tierra rotando. Cada rotación cuenta».

Seguir leyendo