Explora la cueva subacuática más larga del mundo

Esta nueva cueva tiene una longitud de 246 kilómetros y se encuentra en la península de Yucatán, México. domingo, 21 de enero de 2018

Por Redacción National Geographic
Explora la cueva subacuática más larga del mundo
Explora la cueva subacuática más larga del mundo

Tras diez meses de trabajo, el equipo de exploración subacuática del proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) descubrió una conexión entre dos de los sistemas de cuevas inundadas más extensos del planeta —Sac Actun y Dos Ojos, ambas en la península de Yucatán, México—, lo que compone la cueva inundada más larga del mundo con una longitud de 346 kilómetros.

«Esta inmensa cueva representa el yacimiento arqueológico sumergido más importante del mundo, ya que tiene más de cien contextos arqueológicos, entre los cuales hay pruebas de los primeros colonos de América, así como fauna extinta y, por supuesto, de la cultura maya», explica Guillermo de Anda, explorador de National Geographic y director del GAM.

Esta fase del proyecto comenzó en marzo de 2017 con el trabajo del director de exploración de GAM, Robert Schmittner, y un equipo de buceadores especializados en cuevas. Schmittner llevaba 14 años buscando esta conexión y había añadido nuevas galerías y túneles cartografiados a este laberinto subacuático.

Hasta ahora, el sistema de Ox Bel Ha, de 269 kilómetros y ubicado al sur de Tulum, México, era el más largo. El sistema de Sac Actun, ubicado al noreste de Tulum era el segundo, con aproximadamente 262 kilómetros de largo.

El tercero de la lista era el sistema de Koal Baal, con 92 kilómetros; y el cuarto, el sistema de Dos Ojos, con 84 kilómetros. Ahora, como resultado de una exploración exhaustiva, esta última se ha añadido al sistema de Sac Actun.

Según las normas de la espeleología, cuando dos sistemas de cuevas se conectan, la cueva más grande absorbe a la más pequeña, por lo que desaparece el nombre de la última.

El próximo objetivo será conectar Sac Actun con los otros tres sistemas de cuevas subacuáticas, que están muy cerca las unas de las otras y están ubicadas en el municipio de Tulum.

Según datos de la Quintana Roo Speleological Survey, existen 358 sistemas de cuevas sumergidas en el norte del estado, que representan casi 1400 kilómetros de pasajes inundados con agua dulce.

«La madre de todos los cenotes»

Como resultado de esta misma búsqueda, el equipo de exploración de GAM ha registrado otro importante sistema con una longitud de 17 kilómetros que hasta ahora se conocía como «la madre de todos los cenotes». Tiene una profundidad máxima de 20 metros y se encuentra al norte de Sac Actun. Por lo que sabemos hasta ahora, se trata de un sistema individual, pero el equipo de exploradores podría conseguir conectarlo también a Sac Actun.

«Se trata de una labor de más de 20 años recorriendo cientos de kilómetros de cuevas sumergidas en Quintana Roo principalmente, de los cuales he dedicado 14 años a explorar este monstruoso sistema de Sac Actun. Ahora, nuestro trabajo es seguir adelante», afirma Schmittner.

Estos «cientos de kilómetros» de pasajes subterráneos se han convertido en túneles del tiempo reales, guardando la historia remota y reciente de esta región mexicana.

El tesoro de la biodiversidad

Otro aspecto que hace que este hallazgo sea valioso es que contiene una gran biodiversidad que depende de este enorme sistema y representa una extensa reserva de agua dulce que ha dado vida a esta región de la península de Yucatán desde tiempos inmemoriales.

Esta y otras labores de GAM pretenden entender mejor el subsuelo, su biodiversidad y la relación que tienen los seres humanos con estas aguas ancestrales para obtener un conocimiento adecuado de los recursos naturales que dependen de este acuífero.

La próxima fase de este ambicioso proyecto incluye un análisis de la calidad del agua de Sac Actun, así como un estudio de su biodiversidad y su conservación, además de proporcionar continuidad a la cartografía y el registro detallado de los contextos arqueológicos sumergidos.

Tulum se ha convertido en la meca del espeleobuceo. Exploradores subacuáticos de latitudes muy diferentes han dedicado gran parte de sus vidas a explorar este entorno. Entre ellos está el espeleólogo Bil Phillips, cofundador de la Quintana Roo Speleological Survey, una base de datos con mapas detallados de estos complejos sistemas que suponen una herramienta para conocer y proteger la zona.

Phillips, que murió en noviembre de 2017, siguió explorando este mundo subacuático hasta sus últimos días. Durante más de 40 años, dedicó su vida a entender las profundidades de este yacimiento a través de la investigación de estas aguas ancestrales. El equipo de GAM dedicó su logro a Phillips, el cartógrafo subacuático del proyecto.

Seguir leyendo