Nada en piscinas naturales de roca volcánica en Porto Moniz, Madeira

Las pintorescas islas del archipiélago de Madeira se formaron durante milenios de erupciones volcánicas.

Wednesday, February 27, 2019,
Por Abby Sewell
Nada en piscinas naturales de roca volcánica en Porto Moniz, Madeira
Nada en piscinas naturales de roca volcánica en Porto Moniz, Madeira

En la orilla del pueblo de Porto Moniz, en la costa noroeste de la isla portuguesa de Madeira, los bañistas flotan en una red de piscinas de agua salada y transparente que reflejan el color azul del cielo. 

 

La tranquilidad de las piscinas saladas naturales contradice la violenta historia de su creación. Las islas del archipiélago de Madeira, al suroeste del Portugal continental, son el producto de erupciones volcánicas en un gran punto caliente bajo el Atlántico oriental. La lava llegó a la superficie hace más de cinco millones de años y se produjeron erupciones periódicas hasta hace casi 25.000 años.

Las erupciones —así como la erosión durante los periodos latentes— formaron las escarpadas montañas y valles de Madeira. Durante la fase más reciente de actividad volcánica en el último millón de años, la lava fluyó a lo largo de un valle existente y llegó al mar en el lugar donde se encuentra Porto Moniz hoy en día, enfriándose y endureciéndose para formar la roca volcánica que ahora compone las paredes de las piscinas.

El agua del mar fluye sobre las rocas y rellena las piscinas y, a veces, transporta peces y camarones con ella. Los fuertes vientos pueden provocar que las olas superen las barreras de roca, pero con un tiempo tranquilo, las piscinas ofrecen una experiencia serena para quienes prefieren disfrutar de un chapuzón en el mar sin tener que enfrentarse a las rompientes. El complejo también incluye piscinas infantiles y una zona de juego y es accesible para personas con discapacidad.

En la orilla, los bañistas cuentan con todo tipo de servicios para disfrutar de la playa con todas las comodidades, como aparcamiento, vestuarios y taquillas, un bar, y tumbonas y sombrillas de alquiler. También hay socorristas y un centro de primeros auxilios.

 

Porto Moniz también alberga un pequeño acuario y los senderistas pueden adentrarse en tierra siguiendo el sendero de la exuberante Levada da Ribeira da Janela.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

ver vídeos

Viaje y Aventuras2:11

Visita los impresionantes monumentos de Petra