Animales

Los cuervos son capaces de recordar en quién deben confiar

Estos astutos córvidos recuerdan a las personas que les dan un trato injusto, según han descubierto los científicos.jueves, 9 de noviembre de 2017

Los cuervos son capaces de recordar en quién deben confiar
Los cuervos son capaces de recordar en quién deben confiar

Se sabe que los cuervos y otros miembros de la familia de los córvidos (grajos, urracas y arrendajos) son inteligentes. Pueden recordar caras humanas individuales, desplazarse por entornos humanos con gran destreza e incluso celebran «funerales» para llorar a sus muertos.

Al parecer, algunos cuervos incluso conocen del arte de hacer tratos.

Un nuevo estudio publicado en la revista Animal Behavior ha puesto a prueba la agudeza de un cuervo a la hora de juzgar si un trato ha sido «justo» o «injusto».

El estudio fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, y la Universidad de Viena, en Austria, entre otras. El coautor, Jorg Massen, es un estudiante postdoctoral en la Universidad de Viena especializado en biología cognitiva.

«Este tipo de cooperación forma parte de la compleja vida social de [un córvido]», explicó Massen. Entender cómo toman decisiones «nos da información sobre la evolución de la inteligencia», afirma.

Los cuervos del estudio fueron criados por Massen y otros investigadores. Los cuervos fueron criados en cautividad para que no tuvieran tanto miedo a las personas y para que pudieran ser entrenados para intercambiar objetos a cambio de recompensas.

Con nueve cuervos, los investigadores enseñaron a las aves a intercambiar una pequeña corteza de pan por un sabroso pedazo de queso. En la primera fase «justa» del experimento, un entrenador en una parte de la jaula dio a un ave un trozo de corteza de pan que llevó en su boca hasta el lado opuesto de la jaula, donde lo ofreció a un segundo investigador a cambio de queso.

En la segunda fase «injusta» del experimento, el cuervo siguió el mismo procedimiento, pero el investigador se comió el queso en vez de intercambiarlo con el cuervo.

Dos días después, se realizó el mismo procedimiento con el entrenador «justo» y el «injusto», y con un tercer entrenador neutral. De los siete pájaros puestos a prueba, seis escogieron al entrenador justo y uno al entrenador neutral. Un mes más tarde, se había puesto a prueba a los cuatro. Entonces, siete escogieron al entrenador justo, uno al injusto y el último al neutral.

Casi todas estas fases de entrenamiento se llevaban a cabo con un segundo cuervo en la jaula para que actuara como observador. Sin embargo, las aves que simplemente observaban las interacciones de un pájaro diferente no parecían verse influenciadas por ello a la hora de tomar una decisión.

Aunque todavía no se ha probado, Massen cree que los cuervos serían capaces de recordar a los entrenadores justos e injustos hasta durante dos años, la cantidad de tiempo que según él pueden recordar a sus compañeros de jaula.

En la naturaleza, donde los cuervos no dependen de una economía basada en el intercambio de pan y queso, el estudio ofrece información sobre la evolución de la compleja estructura social de los córvidos.

«Si un individuo apoya a otro, existe una correlación entre el apoyo dado y el recibido a largo plazo», afirma Massen. En otras palabras, los cuervos construirían capital social que se intercambia con el tiempo. Los favores en forma de acicalamiento o ayuda durante una pelea se intercambian entre cuervos que se encuentran en «buenos términos» entre ellos.

Vídeo relacionado:

Este inteligente cuervo consigue abrir un cubo de basura cerrado
Este inteligente cuervo consigue abrir un cubo de basura cerrado
Seguir leyendo