Historia

Varias estatuas y un misterioso disco han sido hallados en un naufragio en las costas de Grecia

El yacimiento ha fascinado a los arqueólogos durante décadas. Una vez fue excavado por Jacques Cousteau y anteriormente se había descubierto un antiguo «ordenador».jueves, 9 de noviembre de 2017

Por Sarah Gibbens

Las extremidades de bronce, la tapa de un sarcófago, fragmentos de una estatua de mármol y un misterioso disco de bronce: todo esto se encontró entre los restos de uno de los naufragios más antiguos y famosos del mundo.

La División de Antigüedades Subacuáticas griega —agencia gubernamental que forma parte del ministerio de arqueología del país— anunció sus hallazgos tras varias semanas de excavaciones realizadas entre el 4 y el 20 de septiembre. El naufragio de Anticitera, localizado en la costa de la isla griega de Anticitera a 55 metros de profundidad, puede proporcionar información sobre la cultura romana en su apogeo.

«Los arqueólogos marinos han encontrado un gran tesoro de estatuas de mármol y bronce, entre otros objetos», declaró la codirectora de la expedición Aggeliki Simossi.

Según Simossi, la nave mercante del siglo I a.C. con destino a Roma, donde los miembros ricos de la sociedad romana decoraban sus villas con arte griego, naufragó debido a una tormenta. El barco, grande para su época, medía aproximadamente 40 metros de largo, lo que significa que había un gran alijo a bordo cuando emprendió su viaje hacia Italia.

El vídeo grabado durante la excavación muestra a los arqueólogos con un fragmento muy realista de una escultura, un brazo del que se pueden ver el codo y los dedos. Su gesto sugiere que representaban a un filósofo.

Aunque quizá el artefacto más intrigante se aun pequeño disco de bronce. Tiene varios agujeros y está decorado con la imagen de un toro, pero no está claro para qué se usaba, según Simossi.

El disco recuerda al mecanismo de Anticitera, un pequeño disco de bronce que mide los movimientos celestiales con una precisión impresionante. Dicho objeto fue descubierto entre los restos del barco en 2006. De hecho, el mecanismo tiene tal precisión que se le describe en ocasiones como «ordenador antiguo».

El equipo de arqueólogos, codirigido por Simossi y el arqueólogo Brendan Foley de la Universidad de Lund en Suecia, seguirá estudiando los restos de este año, antes de volver al sitio del naufragio en mayo de 2018 para más excavaciones.

El famoso explorador francés Jacques Cousteau excavó las ruinas en 1976 y encontró más estatuas y algunos artefactos más pequeños.

Más sobre naufragios: Los diez naufragios más relevantes a lo largo de la historia

Seguir leyendo