Estos biólogos investigan, a 1000 metros de altura, cómo salvar a los murciélagos

En la última década, un hongo mortal ha matado a millones de murciélagos en toda Estados Unidos. Para proteger a los murciélagos del parque de Yosemite, los biólogos primero tienen que documentar los numerosos lugares donde se posan.

Por Lauren DeLaunay Miller
Publicado 19 dic 2022, 15:31 CET
Sean Smith y Shannon Joslin trabajan en una pared rocosa del Parque Nacional de Yosemite

Los biólogos Sean Smith (casco blanco) y Shannon Joslin trabajan en una pared rocosa del Parque Nacional de Yosemite para comprobar un refugio de murciélagos que habían encontrado unos escaladores aficionados.

Fotografía de Miya Tsudome

Shannon Joslin ajusta el haz de luz de su linterna frontal y mira hacia una de las innumerables grietas del tamaño de un dedo que hacen del Parque Nacional de Yosemite la meca de la escalada. El granito parece salir a raudales del valle de Yosemite hacia el oeste en esta fresca mañana de octubre, y debajo de nosotros no hay nada más que aire y la brillante cinta del río Merced 300 metros más abajo. A medida que descendemos por la cara norte de un pilar conocido como el Rostrum, la pared es tan saliente que periódicamente tenemos que fijar nuestras cuerdas a la roca para no acabar colgando en el aire.

Además del equipo estándar de escalada (cuerdas, protecciones y dispositivos de aseguramiento), Joslin y el técnico de campo Sean Smith llevan cintas métricas, máscaras N-95, cámaras, endoscopios y trípodes sujetos a sus arneses. No están aquí sólo para escalar: están inspeccionando los murciélagos que se han posado en el Rostrum.

Desde el suelo, las paredes de Yosemite pueden parecer estériles, pero están repletas de criaturas, desde halcones peregrinos a ranas arborícolas o ratas de bosque. Añada a esta lista 17 especies de murciélagos, héroes anónimos de la noche, que devoran mosquitos, eliminan plagas agrícolas y depositan abono. Los excrementos de los murciélagos (guano) proporcionan nutrientes a las plantas que atraen insectos, alimento a su vez para las aves (y murciélagos) que hacen sus nidos en los acantilados de Yosemite. 

(Relacionado: Esto es lo poco que se sabe del misterioso murciélago caníbal)

Los murciélagos de estas fotografías son especies que los alpinistas-científicos podrían encontrar en Yosemite. Arriba a la izquierda: un pipistrelle occidental (el murciélago más pequeño al norte de México) en el Monumento Nacional John Day Fossil Beds, Oregón. Arriba a la derecha: Un murciélago pálido en el Bosque Nacional Kaibab, Arizona. Abajo a la izquierda: Un murciélago orejudo de Townsend en el complejo Derrick Cave, Oregón. Abajo a la derecha: Un murciélago moteado cerca del borde del Gran Cañón en el Bosque Nacional de Kaibab, Arizona.

Fotografía de Minden

Gabe Reyes, biólogo del Servicio Geológico de EE.UU. que estudia los murciélagos de California, afirma que estos depredadores nocturnos controlan las plagas "las 24 horas del día". Y como los murciélagos pueden recorrer grandes distancias, es posible que los que se posan en Yosemite vuelen a veces a granjas de las estribaciones de Sierra Nevada de California y Nevada para alimentarse de plagas de insectos.

Su importancia explica la acuciante necesidad de biólogos a los que les guste escalar. En la última década, el síndrome de la nariz blanca (causado por un hongo llamado Pseudogymnoascus destructans  o Pd, para abreviar) ha matado a más de cinco millones de murciélagos en Estados Unidos. El Pd ataca la piel de los murciélagos mientras hibernan, y el malestar los hace más activos, quemando las reservas de grasa críticas que necesitan para sobrevivir al invierno. El Pd se extendió hacia el oeste desde el estado de Nueva York y se ha encontrado en murciélagos en cuatro condados de California desde 2018.

Un cultivo de laboratorio muestra el hongo del síndrome de la nariz blanca, que ha matado a millones de murciélagos en Norteamérica.

Fotografía de Stephen Álvarez, Nat Geo Image Collection

California cultiva más de un tercio de las hortalizas y tres cuartas partes de las frutas y frutos secos de Estados Unidos. Si los murciélagos del estado sufrieran una mortandad masiva a causa del síndrome de la nariz blanca, los agricultores probablemente tendrían que gastar millones de dólares en pesticidas para compensar la pérdida de los servicios que los murciélagos prestan gratuitamente.

(Relacionado: El síndrome de la nariz blanca ha devastado a los murciélagos, pero algunos han desarrollado inmunidad)

"No se trata de si el Pd llegará a Yosemite, sino de cuándo", dice Joslin, ex escaladora profesional que ahora está a punto de terminar un doctorado en genética de poblaciones de especies amenazadas en la Universidad de California en Davis. Cuando aparezca el patógeno, ella y Smith quieren estudiar cómo se propaga y afecta a los murciélagos del parque. Pero no pueden hacerlo sin saber dónde hibernan los murciélagos, que es cuando son más susceptibles a la enfermedad. Así que su primer objetivo es documentar el mayor número posible de dormideros y refugios de hibernación.

"Si no tenemos datos de referencia sobre cuántos murciélagos hay en un lugar determinado, no sabemos si sus poblaciones disminuyen o aumentan", explica Joslin. 

Cuando encuentran un nuevo dormidero, lo registran en una base de datos por su ubicación exacta. Volverán a visitar cada nido para ver si los murciélagos regresan año tras año, cuántos lo utilizan y si es su base sólo en determinadas estaciones. Y, lo que es más importante, para averiguar si el dormidero es un lugar de hibernación y de descanso diario.

(Relacionado: Los humanos estamos creando focos donde los murciélagos pueden transmitir enfermedades zoonóticas)

El año que viene, el equipo colocará diminutos monitores de datos (Joslin los describe como del tamaño de cuatro monedas de un céntimo apiladas una encima de otra) en los dormideros para medir la temperatura y la humedad, lo que ayudará a determinar si se dan las condiciones adecuadas para el Pd. Y si aparece el síndrome de la nariz blanca en Yosemite, subirán a los dormideros para tomar muestras de los murciélagos y detectar la enfermedad.

"El Pd crece en un rango muy estrecho de temperatura y también de humedad", dice, y añade que "en el este, esas condiciones son fáciles de encontrar", especialmente en cuevas. Pero en Yosemite, donde los inviernos son más secos y suaves, no están seguros de si el Pd se propagaría o cómo. Las grandes paredes de Yosemite albergan una serie de microclimas que podrían hacer que un lado del valle fuera más seguro que otros. Joslin intuye que los soleados acantilados orientados al sur de Yosemite podrían ser inhóspitos para el Pd y servir de refugio.

Dice que encontrar las condiciones adecuadas para la hibernación es un "cuento de hadas" para los murciélagos. Si hace demasiado frío, quemarán demasiada energía para mantener su temperatura corporal. Si hace demasiado calor, no entrarán en un profundo letargo y quemarán más rápido las reservas de grasa, lo que podría debilitar su respuesta inmunitaria a las enfermedades. Dado que los murciélagos mueren de fiebre catarral ovina en entornos similares en el estado de Washington (más al norte), los investigadores intentan aprender todo lo posible antes de que llegue a Yosemite.

Shannon Joslin sostiene el equipo utilizado para estudiar los murciélagos que se posan en las grietas de las enormes torres de Yosemite.

Fotografía de Miya Tsudome

"Me explotó el cerebro"

El proyecto de los murciélagos de Yosemite echó raíces hace cuatro años, cuando Breezy Jackson, que trabajaba como bióloga de campo para el parque, asistió a una conferencia sobre los esfuerzos para encontrar refugios de murciélagos en el noreste, donde el síndrome de la nariz blanca estaba diezmando las poblaciones. Los científicos explicaron cómo habían utilizado la telemetría para rastrear murciélagos hasta un dormidero en un acantilado, pero no podían llegar hasta él para investigarlo porque estaba a seis metros del suelo.

"De repente, me explotó el cerebro", dice Jackson, "porque me di cuenta de que el ecosistema de los acantilados de Yosemite es increíblemente vasto y que sería todo un proyecto" escalarlo en busca de murciélagos.

(Relacionado: Este es el punto débil del hongo asesino de murciélagos)

Se asoció con los guardaparques de escaladores de Yosemite, especializados en patrullar y vigilar la naturaleza vertical, y en 2018 creó Big Wall Bats con el objetivo de comprender el potencial del síndrome de la nariz blanca en el parque. Cuando se agotaron los fondos durante la pandemia de COVID-19, Jackson dejó el Servicio de Parques Nacionales para dirigir las estaciones de campo de Yosemite y Sequoia para la Universidad de California, Merced.

Ahora, Joslin y Smith están revitalizando el programa, animados por la nueva financiación aportada a principios de este año por Yosemite Conservancy. La pareja aporta una rara combinación de cualidades: la obsesión por el detalle de los biólogos y la tenacidad de los escaladores, según Jackson.

Como escaladores, están acostumbrados a examinar las paredes rocosas en busca de grietas en las que meter los dedos o protuberancias de granito en las que equilibrar los pies. Pero ahora, al escalar, también buscan montones de guano de murciélago y aberturas en la roca que puedan ser un buen refugio para murciélagos: pequeñas y orientadas hacia abajo, con suficiente espacio libre debajo para que los murciélagos puedan caer sin peligro antes de que puedan desplegar sus alas.

El valle de Yosemite alberga miles de hectáreas de granito vertical, y un equipo tan pequeño tardaría toda una vida en inspeccionarlo en busca de murciélagos. En junio, por ejemplo, la pareja pasó cuatro días en la pared de 1000 metros de El Capitán, durmiendo en repisas portátiles atadas a la pared mientras exploraban una ruta llamada Lurking Fear [Miedo Acechante] en busca de refugios.

(Relacionado: Un murciélago diminuto para una inmensa migración de récord: 2400 kilómetros)

Desde el principio, Jackson supo que sería crucial contar con la ayuda de los escaladores deportivos para informar de cualquier avistamiento de murciélagos o guano. "Es una frontera a la que sólo podemos acceder en los tiempos modernos gracias a la popularización de la escalada y a la capacidad de la gente para acceder con seguridad a estos ecosistemas", afirma. De hecho, fueron unos aficionados a la escalada los que descubrieron el dormidero en el Rostrum que Joslin y Smith se dispusieron a investigar aquella mañana de octubre.

Si eres escalador en Yosemite y encuentras algo relacionado con murciélagos, ten mucho cuidado de no molestarlos, dice Joslin, y envía la información a la dirección de correo electrónico de Big Wall Bats, yose_bats@nps.gov. Joslin y Smith programarán una escalada al lugar para recopilar más datos. Sólo este año, los escaladores les han alertado de unos 40 avistamientos de murciélagos en los alrededores del parque.

Una conversación sobre el riesgo

Cuando me presenté para seguir a los detectives de murciélagos en el Rostrum, Joslin llevaba una camiseta casera con la radiografía de una garra de murciélago impresa: "Mis ojos se han abierto al mágico mundo de los murciélagos", me dijo.

Nuestro día empezó con una conversación sobre los riesgos, como la caída de rocas, la dificultad para comunicarnos mientras descendemos en rappel y la necesidad siempre presente de ser consciente de lo que nos rodea cuando estamos colgados a un kilómetro del suelo. Habían traído material plástico grueso para proteger nuestras cuerdas de los bordes afilados y radios compactas para que pudiéramos hablar entre nosotros una vez que empezáramos a descender por el Rostrum. Llevábamos máscaras para evitar contagiar enfermedades a los murciélagos.

Después de tres horas bajando hasta el dormidero, nos llevamos una decepción: no se veía ni un murciélago. Encontrar un dormidero vacío no es inesperado, dice Joslin. Es posible que los murciélagos se hayan trasladado para buscar mejores condiciones de descanso o un mejor lugar de despegue para buscar comida por la noche.

(Relacionado: Estos murciélagos imitan a los avispones para evitar ser devorados por los búhos)

El día anterior, como calentamiento para el Rostrum, subimos al atardecer por un sendero empinado hacia el lado oeste de El Capitán para ver a los murciélagos salir de un dormidero para su cacería nocturna. Mientras me esforzaba por mantener el ritmo, Joslin y Smith charlaban despreocupadamente mientras utilizaban cuerdas fijas para subir y superar la franja rocosa que nos separaba de un pequeño saliente donde marcábamos el tiempo hasta el anochecer. Esperamos y esperamos, pero no apareció ningún murciélago. Entonces volvimos a bajar para escuchar a los murciélagos mastín cazando en el prado de abajo.

Los agudos chillidos de los murciélagos mastín, una de las dos únicas especies de Yosemite cuya ecolocalización es audible para el oído humano, se aceleran cuando cazan una presa, probablemente "polillas grandes y jugosas", dice Joslin. Mientras escuchábamos los débiles chirridos sobre nuestras cabezas, veíamos los faros de los escaladores que ponían a prueba su destreza nocturna en el enorme acantilado.

Le pregunté a Joslin cuántos murciélagos viven en el valle de Yosemite. Se rió. "Cuando estás rodeado de monolitos de 900 metros a ambos lados", dijo, "probablemente haya cientos de murciélagos en una sola grieta, y ¿cuántas grietas hay en esos monolitos?".  Sus ojos recorrieron el valle. "Es interminable".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
¿Qué es la caza furtiva de animales?
Animales
Los pandas salen de la lista de especies en peligro en China, pero la amenaza continúa
Animales
El síndrome de la nariz blanca ha devastado a los murciélagos, pero algunos han desarrollado inmunidad
Animales
Las granjas exóticas de China podrían ser el eslabón perdido tras el salto del virus a las personas
Animales
Las exportaciones de pitones reales suscitan preocupación ante el aumento de su demanda como mascotas

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved