¿Por qué aún no hemos pescado el pez más grande del mundo?

"Pensé que habría una respuesta sencilla", reconoce Zeb Hogan, explorador de Nat Geo, tras grabar una raya de 300 kilos y llevar décadas haciéndose la pregunta; "me equivoqué".

Por Stefan Lovgren
Publicado 10 abr 2023, 11:21 CEST
Científicos marcan y liberan una raya gigante de agua dulce en la cuenca del río Chao ...

Científicos marcan y liberan una raya gigante de agua dulce en la cuenca del río Chao Phraya, en el centro de Tailandia. Esta especie en peligro está presente en grandes ríos desde la India hasta Indonesia.

Fotografía de of Zeb Hogan

Hace dos décadas, Zeb Hogan trabajaba en el río Mekong, en el Sudeste Asiático, cuando se le ocurrió la idea del Proyecto Megafishes, una búsqueda para encontrar, estudiar y proteger los peces de agua dulce más grandes del mundo. En el centro del proyecto estaba la pregunta: ¿Cuál es la especie más grande? "Pensé que habría una respuesta sencilla", dice Hogan, biólogo de peces de la Universidad de Nevada (Estados Unidos). "Me equivoqué".

Durante años recorrió los cursos de agua de la Tierra, a menudo como presentador del programa "Monster Fish" de Nat Geo Wild. Aunque estuvo cerca en muchas ocasiones, no pudo encontrar un pez con un peso verificado superior a la raya gigante del Mekong, de 293 kilos, capturada en Tailandia en 2005, captura que había desencadenado su búsqueda. En cambio, Hogan descubrió que los gigantes de río de todo el mundo estaban a menudo poco estudiados y, en la mayoría de los casos, en grave declive, con algunas especies a punto de extinguirse. 

 

Científicos marcan y liberan un siluro gigante del Mekong en el río Tonle Sap, en Camboya. Esta especie, en peligro crítico de extinción, puede llegar a medir al menos 2,7 metros de largo y pesar 293 kilos.

Fotografía de Zeb Hogan

Con el tiempo, juntos empezamos a escribir un libro, Chasing Giants: In Search of the World's Largest Freshwater Fish [Persiguiendo gigantes: en busca del pez de agua dulce más grande del mundo], publicado este mes por University of Nevada Press. Pero incluso después de terminar el manuscrito el año pasado, seguía sin tener una respuesta a la pregunta central.

Entonces, milagrosamente, el equipo de investigación de Hogan en Camboya recibió una llamada de unos pescadores que decían haber capturado una raya gigante de agua dulce en el río Mekong, mucho mayor que las capturadas anteriormente. Resultó que la raya medía 4 metros de largo y pesaba 661 kilos, lo que el Guinness World Records reconoció como el pez de agua dulce más grande jamás registrado en 2022.

El descubrimiento impulsó los esfuerzos de conservación para proteger a estos gigantes. A diferencia del pez gato que fue sacrificado y vendido como carne en 2005, la raya capturada el año pasado fue liberada viva tras colocarle un receptor acústico. Esto ha permitido a los investigadores seguir sus movimientos para conocer mejor una especie de la que apenas sabían nada.

"Hemos estado perdiendo estos peces sin conocerlos realmente", afirma Hogan. "Ahora tenemos las herramientas para estudiar y proteger a estas increíbles criaturas, así que tenemos que aprovechar esos nuevos conocimientos y convertirlos en una protección significativa. No es demasiado tarde, los peces gordos siguen ahí fuera".

Y Hogan dice que sigue a la caza de un pez aún más pesado que la raya gigante.

(Relacionado: Declaran extinto al pez espátula del Yangtsé, uno de los peces más grandes del mundo)

Por qué son importantes los peces grandes en un río

Un nadador con un arapaima en un acuario de Manaos, Originario de la cuenca del Amazonas y de los grandes ríos de Guyana, el arapaima puede llegar a medir más de 3 metros y pesar más de 181 kilos (quizá hasta 317, según algunos modelos).

Fotografía de of Zeb Hogan

Para su proyecto, que contó con el apoyo de la National Geographic Society, Hogan identificó más de dos docenas de especies bajo el término de "megapeces", peces de agua dulce que pueden crecer al menos 1,8 metros de largo o alcanzar pesos de 90 kilos. Estos peces son un conjunto diverso de criaturas de formas e historias vitales diferentes, desde carpas y siluros colosales hasta anguilas eléctricas y catanes.

Lo que tienen en común, además de su enorme tamaño, es que muchas de sus poblaciones se han visto diezmadas por la sobrepesca, la construcción de presas, la contaminación, las especies invasoras y el cambio climático. El pez espátula chino, que podía llegar a medir más de 6 metros de largo, fue declarado extinto durante las primeras etapas de la búsqueda de Hogan. "Darse cuenta de que estos peces, algunos de los cuales llevan en la Tierra cientos de millones de años, estaban desapareciendo durante nuestra vida fue increíblemente inquietante", afirma.

Los peces gigantes son indicadores de la salud de los ríos, por lo que su declive es una señal preocupante para los ecosistemas de agua dulce del mundo, que según los estudios suelen estar más degradados que sus homólogos marinos y terrestres.

(Relacionado: Por qué la sobrepesca amenaza los océanos (y cómo esto podría acabar en tragedia)

Aspirantes al título del pez de agua dulce más grande del mundo

Tras haberse centrado en el siluro gigante del Mekong al principio de su carrera, Hogan llegó a sospechar que la especie, junto con la carpa más grande del mundo, el barbo gigante, había desaparecido más o menos en el río Mekong.

Otros posibles aspirantes al pez más grande eran el arapaima, que respira aire y habita en la cuenca amazónica de Sudamérica, y el siluro, el pez de agua dulce más grande de Europa y una especie de apetito voraz.

Sin embargo, la raya gigante de agua dulce que habita en los ríos del sudeste asiático, donde la mayoría de sus poblaciones están en peligro de extinción, se ha convertido en la principal candidata al título, aunque es posible que su situación sea mejor que la de muchas otras especies de peces gigantes. Durante varios años, Hogan centró su búsqueda en el río Mae Klong, en el centro de Tailandia, no lejos de Bangkok, donde los pescadores deportivos capturaban y soltaban enormes rayas. Durante un rodaje de "Monster Fish", el equipo de Hogan capturó una raya que él creyó de tamaño récord, pero el equipo no tenía una báscula lo bastante grande para pesar el enorme animal.

Hogan sospechaba, sin embargo, que en el río Mekong, en Camboya, también había rayas récord. El proyecto de investigación de USAID que dirige desde 2017, Maravillas del Mekong, se ha centrado cada vez más en un tramo biológicamente rico del río en el norte de Camboya, donde se cree que las pozas profundas son un refugio para muchos peces grandes. 

En busca de bebés de pez gato gigante en el Mekong
Sigue al explorador de National Geographic e ictiólogo Zeb Hogan en su búsqueda de pececillos en el Mekong.

Los pescadores contaban a Hogan que pescaban regularmente rayas de hasta 450 kilos, pero esos testimonios eran difíciles de verificar.

En aquel momento, un equipo de científicos estadounidenses se encontraba en la zona para realizar por primera vez un estudio de telemetría en el norte de Camboya con el fin de conocer mejor las pautas de migración y el comportamiento de los peces en el sistema del río Mekong. La destacada hembra se convirtió en el primer pez al que se implantó una marca acústica para el estudio.

Los registros del hidrófono mostraron que la raya marcada permanecía casi exclusivamente en la zona específica del río donde fue descubierta. Esto significa que un planteamiento de gestión basado en el lugar, como la creación de una reserva de pesca prohibida en la zona, ayudaría a proteger a las rayas. Este tipo de reservas son habituales en el sudeste asiático, aunque requieren una fuerte implicación de las comunidades locales.

"Tenemos previsto ampliar más nuestro trabajo de concienciación pública y participación local para proteger estas especies, incluida la raya", afirma Heng Kong, director del Instituto de Investigación y Desarrollo de la Pesca Continental de la Administración Pesquera de Camboya.

Para Hogan, la búsqueda del pez de agua dulce más grande no ha terminado. "Es probable que esta raya no sea el ejemplar más grande que existe en el río", afirma. "Los pescadores me dicen todo el tiempo que han capturado rayas más grandes que ésta".

Hay algunos expertos que sugieren que otras especies, en particular la arapaima, pueden alcanzar pesos similares a los de la raya. Científicos que estudian la deposición de anillos de crecimiento en las escamas de arapaimas que viven en el río Essequibo, en Guyana, han demostrado que esos animales pueden llegar a pesar mucho más que los del centro de Brasil. 

Por ejemplo, la relación longitud-masa desarrollada por los científicos sugiere que un arapaima capturado hace un par de años en Brasil, que medía unos 3 metros y pesaba 244 kilos, habría pesado más de 317 kilos en Guyana si hubiera tenido una longitud similar.

"Predigo que el récord mundial definitivo de arapaima procederá de Guyana", afirma por correo electrónico Donald Stewart, profesor de pesca de la Universidad Estatal de Nueva York (Estados Unidos), que dirigió la investigación.

Hogan dice que su búsqueda siempre fue algo más que encontrar el pez más grande.

"Siempre se trató de aprender más sobre estos animales", dice. "Encontrar esta raya récord es una prueba y una evidencia de que estos peces siguen ahí fuera, y eso es una señal positiva, pero apenas hemos arañado la superficie en lo que se refiere a nuestro conocimiento sobre ellos".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved