La silenciosa invasión del gusano cabeza de martillo de Estados Unidos

EE.UU. se enfrenta a la creciente presencia de una especie invasora que puede llegar a medir más de 30 cm y segrega una toxina para "digerir" a sus presas fuera del cuerpo antes de comérselas.

Por Terry Ward
Publicado 7 ago 2023, 11:21 CEST
Los gusanos cabeza de martillo son una especie invasora originaria de Asia

Los gusanos cabeza de martillo son una especie invasora originaria de Asia, pero es probable que ahora se estén extendiendo por Estados Unidos al esconderse en la tierra húmeda de las macetas.

Fotografía de Matt Bertone

La última criatura invasora que ha aparecido en los jardines de Estados Unidos es un gusano de aspecto extraño. Se reproduce partiéndose en dos y segrega la misma toxina que el pez globo.

"Para la gente resulta muy visceral oír hablar de los gusanos cabeza de martillo y ver uno en su jardín", dice el entomólogo Matt Bertone, director de la Clínica de Enfermedades de las Plantas e Insectos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. "Los gusanos cabeza de martillo son particularmente abundantes y comunes en todo EE.UU., pero tienen un aspecto tan extraño que la gente realmente se sorprende ante ellos".

Los gusanos cabeza de martillo se han extendido a unos 30 estados. Se encuentran sobre todo al este del Mississippi, en la costa oeste desde California hasta el noroeste del Pacífico, e incluso en Hawái, dice Michael Raupp, profesor emérito de entomología de la Universidad de Maryland (Estados Unidos).

Estos platelmintos pueden medir más de 30 cm. Se comen a otros animales del suelo, incluidos los ascáridos, excretando una toxina paralizante.

"Es una digestión fuera de su cuerpo", dice Raupp. "Luego sorben los tejidos y los introducen en el tubo digestivo".

Sin embargo, la toxina no afecta a los humanos. "La toxina en sí no atraviesa [nuestra] piel, pero puede ser dañina si se ingiere o entra de algún modo en el torrente sanguíneo", afirma Bertone. "Según mis cálculos, tendrías que comer varios de ellos para envenenarte".

Bertone dice que hay que tener en cuenta que "el miedo a los gusanos cabeza de martillo es mucho, mucho peor que a los propios animales". Esto es lo que hay que saber sobre estos bichos escurridizos, cuándo suponen una amenaza y cómo deshacerse de ellos de forma segura.

(Relacionado: Este caracol invasor podría salvar las plantaciones de café)

¿Qué son los gusanos cabeza de martillo?

Blake Saengerhausen está acostumbrado a encontrarse con bichos espeluznantes como escorpiones, tarántulas y ciempiés. Pero durante una visita rutinaria a una casa en junio, el copropietario de Deep Six Pest Control en Seguin, Texas, se encontró con algo que no había visto antes en sus 13 años de experiencia profesional.

Encontró gusanos cabeza de martillo, miembros del género Bipalium, y muchos de ellos. Se identifican por su cabeza en forma de pala y su cuerpo rayado de color marrón amarillento.

"Empezamos a sacar todo del invernadero y los encontrábamos por todas partes", explica. "Los salamos y los recogimos con cucharas, pero estoy bastante seguro de que no los cogimos todos".

Aunque estos gusanos son relativamente recién llegados a suelo estadounidense, llevan en el país desde principios del siglo XX y son sólo un grupo de los muchos gusanos planos que viven en sus patios traseros.

"Los gusanos cabeza de martillo son originarios de los trópicos del viejo mundo, incluidos África y Asia", explica Bertone. "Los gusanos planos necesitan humedad para sobrevivir... Suelen encontrarse bajo rocas y troncos donde la humedad es relativamente alta, y morirán si el hábitat es demasiado seco".

Los gusanos cabeza de martillo pueden poner huevos, pero también tienen la capacidad de reproducirse mediante un proceso llamado fisión asexual o fractura, dice Raupp. "Pueden romperse y las dos partes se regenerarán y crearán nuevas partes del cuerpo", lo que significa que partirlos en dos no hará sino multiplicarlos.

La forma en que los gusanos cabeza de martillo atacan a sus presas (generalmente lombrices de tierra, caracoles y babosas) también es bastante espantosa. "Una vez que han capturado a su presa, la inmovilizan con una mucosidad o baba muy pegajosa". Utilizan una potente neurotoxina llamada tetrodotoxina (la misma toxina que se encuentra en los peces globo) que paraliza a sus presas.

Añade que se trata del primer registro de invertebrados terrestres que producen y segregan esta neurotoxina.

Este largo gusano cabeza de martillo (Bipalium kewense) se encontró en Raleigh, Carolina del Norte, en 2013. Esta especie lleva en el estado al menos desde 1951.

Fotografía de Matt Bertone

¿Por qué aparecen los gusanos cabeza de martillo?

Aunque no podemos estar seguros de cómo se establecen estos gusanos en nuevas zonas, es frecuente encontrarlos en la tierra de las macetas, explica Bertone. Estas plantas contaminadas se envían a nuevas zonas con gusanos cabeza de martillo escondidos en una tierra húmeda que les encanta.

"A medida que trasladamos productos por todo el mundo, también trasladamos criaturas, plantas, animales y microbios a distintos lugares del planeta, y a lugares nuevos todo el tiempo", afirma Raupp. "Es una de esas verdades innegables y desafortunadas, como el cambio climático global. Y el desplazamiento de especies no autóctonas a nuevos lugares causa estragos en los ecosistemas de todo el mundo".

También hay un "ojo por ojo biológico", dice. Especies invasoras en Estados Unidos como el gusano cabeza de martillo, la mosca de la luna, el avispón asesino o la chinche apestosa marrón proceden de Asia.

Del mismo modo, las especies americanas causan estragos en el extranjero, como el gusano telarañero, que devasta miles de hectáreas de bosque en China cada año. Y en Europa, el chinche del sicomoro, al que se atribuye un festín en los elegantes plátanos que bordean los famosos Campos Elíseos de París.

Pero, ¿qué están haciendo los gusanos martillo en nuestros ecosistemas?

"Es un gran misterio", dice Raupp. "Cada vez que se altera la igualdad natural de los ecosistemas (donde hay cosas que se comen a las lombrices que airean y aportan nutrientes al suelo, a las babosas y a los caracoles que revuelven la vegetación), no sabemos realmente qué impacto pueden tener en estas comunidades del suelo".

A Bertone le preocupa menos el impacto a largo plazo de los gusanos martillo en Estados Unidos.

"No son plagas de las plantas ni preocupan a los humanos", afirma. "Han entrado en el vocabulario público porque asustan a la gente por su aspecto. Llevan aquí mucho tiempo y probablemente ya han causado todo el daño que van a causar".

Mientras que el Gobierno de EE. UU. destina recursos a las plagas que destruyen cultivos y bosques (entre ellas la mosca linterna moteada, el escarabajo barrenador esmeralda del fresno y el escarabajo asiático de cuernos largos), no se presta la misma atención al gusano cabeza de martillo, afirma Bertone.

Según un portavoz del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), "los gusanos cabeza de martillo no se alimentan de plantas y, por tanto, no están clasificados como 'plagas vegetales'. En consecuencia, el USDA no regula los gusanos martillo".

"Los gusanos planos no son directamente peligrosos para las personas", afirma Bertone. Dicho esto, añade que sus poblaciones deben vigilarse para que no se descontrolen en determinadas zonas con fauna local vulnerable, como las islas.

(Relacionado:El gran negocio del contrabando de insectos y artrópodos)

¿Qué deberías hacer si ves un gusano cabeza de martillo?

Ni que decir tiene que no hay que comérselos. Y asegúrate de que tus mascotas tampoco lo hagan, ya que los efectos secundarios pueden incluir náuseas, dice Raupp.

No cojas un gusano martillo con las manos desnudas. Su baba puede pegarse a las manos y dificultar su recogida, además de que pueden escurrirse y dividirse para reproducirse, añade.

Puedes echarles sal de mesa y deshacerte de ellos con guantes o con una pala. También puedes dejarlos en remojo en un recipiente con una mezcla 1:1 de lejía y agua. Tíralos junto a la basura doméstica, y no los pongas en el compost, donde podrían vivir sus huevos.

Para evitar introducir gusanos cabeza de martillo y cualquier otra especie invasora en nuevas zonas, el USDA recomienda limpiar el equipo de exterior, el calzado y los neumáticos antes de viajar para evitar propagarlos a nuevos lugares. Del mismo modo, evita trasladar las macetas y la tierra de tu jardín a cualquier otro lugar. 

Bertone es más compasivo con los gusanos cabeza de martillo. "La primera reacción es matarlos", dice. "Son criaturas interesantes, pero no son una amenaza inminente".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved