Esta mosca invasora tiene preocupado a medio Estados Unidos

Los científicos están experimentando con nuevas formas de matar a la mosca linterna, una especie invasora que es una amenaza preocupante para plantas como las uvas de vino y el lúpulo de la cerveza.

Por Jason Bittel
Publicado 18 oct 2022, 12:21 CEST
Se ve una mosca linterna manchada en un viñedo de Kutztown (Pensilvania). Esta especie invasora ha ...

Una mosca linterna manchada en un viñedo de Kutztown (Pensilvania). Esta especie invasora ha dañado los cultivos agrícolas desde su llegada a Estados Unidos en 2014.

Fotografía de Matt Rourke, AP, Shutterstock

PITTSBURGH (Estados Unidos)  - Es una mañana de domingo fresca y con llovizna, pero eso no ha impedido que más de 66 000 aficionados se presenten para ver a los Steelers, el equipo de fútbol americano local, enfrentarse a los New York Jets. En la entrada del estadio, el olor de las barbacoas de carbón llena el aire, mientras que los altavoces portátiles emiten música de las innumerables fiestas de los aficionados.

Casi todo el mundo va vestido de negro y dorado para apoyar al equipo local, incluso la entomóloga que está raspando masas de huevos en forma de masilla de un arce en una calle a las afueras del estadio.

"Señora, esa bolsa no va a poder entrar", ladra un empleado de seguridad con chaqueta azul.

"Oh, no voy a entrar, sólo estoy mirando el árbol", ríe Michelle Duennes, profesora asociada de biología en el Saint Vincent College del suroeste de Pensilvania

Dentro de la mochila turquesa en cuestión, Duennes tiene una docena de frascos de etanol, cada uno de los cuales está repleto de moscas linterna eutanasiadas capturadas a lo largo de su camino al estadio. Mientras arranca otro puñado de insectos del tamaño de un abejorro de una rama, Duennes explica que está recogiendo moscas linterna de toda la región, incluyendo Nueva Jersey y el este de Pensilvania, para analizar su genética y determinar cómo se desplazan por Estados Unidos.

Originaria de China, esta llamativa mosca de las plantas de color negro y rojo apareció en Estados Unidos por primera vez en 2014, tal vez de polizón en un envío internacional de piedra decorativa con destino al condado de Berks, en el este de Pensilvania. La especie también se ha encontrado en Corea del Sur y Japón.

En los últimos ocho años, las moscas linterna manchadas, que utilizan sus piezas bucales en forma de paja para sorber los jugos de los árboles, han invadido 45 condados del Estado de Keystone y han establecido poblaciones satélite en otros 13 estados, desde Connecticut y Carolina del Norte hasta el oeste de Indiana. También han invadido la conciencia pública. En 2020, una mosca linterna manchada se arrastró por el hombro del Presidente Joe Biden en una parada de campaña en Wilmington, Delaware. Y en octubre, la especie hizo una aparición en el programa de televisión Saturday Night Live.

(Relacionado: La plaga de la mosca negra que invade los ríos españoles)

A medida que el insecto se propaga, tiene el potencial de causar estragos en los cultivos y en la agricultura, ya que se alimenta de más de 70 tipos diferentes de plantas y árboles sólo en Estados Unidos. Tienen predilección por ciertas especies, como el árbol del cielo (también una especie invasora procedente de Asia), así como por especies autóctonas, como el nogal negro, varias especies de arce, el lúpulo y la vid.

Ninfas de mosca linterna se agrupan en una rama de zumaque en el condado de Berks, Pensilvania.

Fotografía de Amy Lee, Alamy

Aunque la mosca linterna no parece matar a la mayoría de los árboles, como se temía al principio, las grandes agrupaciones pueden afectar a la salud de las plantas, lo que es especialmente preocupante para las industrias del vino y la cerveza. Lo peor de todo es que la mosca es una hábil autoestopista, capaz de aferrarse a superficies que viajan a gran velocidad, como los coches y los trenes. Una nidada, que contiene entre 30 y 50 huevos, puede sobrevivir meses de clima y frío extremos en diversas superficies, como la corteza de un árbol o el lateral de un contenedor de transporte.

"Basta con mirar estos abdómenes. Están súper hinchados", dice Duennes, mientras sostiene una hembra de linterna con las alas exteriores desplegadas para mostrar las vibrantes marcas rojas que hay debajo. "Tienen que estar llenas de huevos".

Mientras los espectadores corean y se dirigen al estadio arbolado, el día empieza a ser cálido, y es entonces cuando las moscas linterna se elevan en el aire. En las inmediaciones se encuentran decenas de miles de coches con matrículas de lugares tan lejanos como Florida, Tennessee, Colorado y California, todos ellos lugares en los que las moscas aún no se han instalado.

(Relacionado: Así es el deslumbrante multiverso de insectos de la cubierta del Amazonas)

Las ninfas de la mosca linterna pueden recorrer grandes distancias en busca de alimento, lo que amplía el área de distribución de la especie.

Fotografía de Alamy

Sin embargo, si una sola masa de huevos se deposita en un coche con destino a un estado lejano, podría desencadenar una nueva oleada de invasión de moscas linterna, quizás esta vez en el valle de Napa o en los lagos Finger, donde las bodegas ya están en alerta máxima por estos insectos chupadores de vid. Las posibilidades son escasas, pero lo que está en juego es enorme.

(Relacionado: Así se descubrió la pitón invasora más grande de la historia)

Afortunadamente, Duennes es una de los muchos científicos que buscan formas de luchar contra este nuevo y prolífico invasor. Para ver cómo están las cosas, tuve que volver al lugar donde empezó todo. 

¡Es una trampa!

Si la invasión de la mosca linterna fuera un terremoto, el condado de Berks sería su epicentro. A poco menos de dos horas en coche de Filadelfia, la gente que vive aquí ya ha visto lo peor.

"Cuando ves el cielo lleno de ellas, es como una plaga bíblica", dice Brian Walsh, educador de Penn State Extension, mientras arranca tiras de cinta adhesiva de un árbol del cielo cerca de la planta de tratamiento de aguas residuales de Bernville. 

(Relacionado: El cerdo vietnamita y la pitón real entran en la lista de nuevas especies invasoras en España)

Todos los días de la semana, Walsh recorre el sureste de Pensilvania para colocar una serie de trampas para la mosca linterna, en constante evolución, experimentando para ver qué tipo es más eficaz contra el insecto y al mismo tiempo menos perjudicial para las especies autóctonas.

La mosca linterna ha establecido poblaciones en 13 estados, incluido Nueva York.

Fotografía de Richard B. Levine, Alamy

Como las moscas linterna se sienten atraídas por los objetos altos (más fácilmente transportables por el viento), los insectos trepan por todo tipo de objetos, desde troncos de árboles hasta postes telefónicos y rascacielos, lo que los hace muy vulnerables a las trampas adhesivas.

"En lo que respecta a las ninfas, sólo en estos 27 ó 29 árboles, no es raro ver más de 10 000 capturas a la semana", dice Walsh, que lleva rastas de color marrón arena y una barba tupida.

En una parcela agrícola cerrada en el campus de Penn State Berks, los polinizadores zumban de un lado a otro en los campos ondulados de aster y vara de oro. Pero al pie de una línea de postes telefónicos que se eleva entre las flores, está la muerte.

(Relacionado: El príncipe, el alcalde y la historia del pez estadounidense que se comió Japón)

Lo llamamos "alas abiertas", dice Walsh, mientras coge una mosca linterna con las alas abiertas. Se mueve ligeramente y está claramente inmovilizada, resultado de la forma en que los pesticidas que se prueban aquí interactúan con los nervios del insecto.

Cuando se inyecta directamente en un árbol, dice, el plaguicida a veces se desplaza por el tronco con tanta rapidez que se puede ver cómo las alas de las moscas se abren en tiempo real mientras el veneno viaja entre la planta y el insecto.

Cada poste telefónico lleva una especie de cesta envuelta en una red, que contiene alfa-cipermetrina, un insecticida controlado que el Gobierno estadounidense ha aprobado para su uso en algunos cultivos.

La mosca linterna utiliza un aparato bucal en forma de paja para chupar los jugos de los árboles.

Fotografía de JG Photography, Alamy

En una zona abierta como este campo, las moscas linterna vuelan hasta los postes, se estrellan contra ellos y luego suben a la parte superior. Las cestas impiden que los insectos lo hagan, mientras que la red los expone al veneno mientras suben. Abajo, un faldón invertido atrapa los cadáveres mientras caen a tierra, donde Walsh los recoge.

Para medir la eficacia de la configuración actual, Walsh ha espolvoreado moscas linterna silvestres con polvo amarillo fluorescente y las ha soltado en la base de los postes. A continuación, contará cuántas acaban en las cestas en los próximos días.

Un tratamiento en el que se utilizaron sólo ocho postes y un insecticida diferente, conocido como deltametrina, mató y capturó unas 14 000 moscas en sólo unos meses, dice Walsh. Por desgracia, esa red con insecticida, que también se utiliza para controlar la malaria, ya no está disponible en Estados Unidos. Aunque es poco probable que las trampas de poste sean una bala mágica que acabe con las moscas linterna, pueden ser una forma eficaz de controlar las poblaciones actuales o detectar nuevas invasiones.

(Relacionado: Los guacamayos de caracas, de especie invasora a iconos)

Situaciones difíciles

Mientras Walsh recoge su camión para ir al siguiente lugar, una suave llovizna brilla en el sol que se cuela entre las ramas. Pero no es precipitación. Es melaza, una sustancia dulce excretada por los anos de las moscas linterna cuando se alimentan en las copas de los árboles.

Las moscas linterna son alimentadores pasivos, explica Walsh. Por eso, cuando el sol golpea el dosel del bosque, hace que los árboles empiecen a liberar humedad. Esto hace que la savia comience a fluir, permitiendo a los insectos atiborrarse de los jugos ricos en nutrientes de los árboles y haciendo que expulsen productos de desecho a medida que se llenan.

Cuando los insectos son muy numerosos, la melaza de la mosca puede matar el sotobosque del bosque al cubrirlo de pegajosidad, lo que favorece el crecimiento del moho de hollín. Indirectamente, el moho de hollín puede dañar los cultivos y reducir el rendimiento de los agricultores. También da la apariencia de tierra quemada.

"Parece que estás en un incendio forestal sin fuego", dice Walsh.

Aunque la mecánica del comportamiento alimentario de la mosca linterna puede parecer granular, cada pequeño conocimiento recogido durante estos experimentos acerca a los científicos a obtener una ventaja sobre la intrusa.

Científicos como Brian Walsh están experimentando con diversas trampas colocadas en árboles o postes de teléfono, lugares en los que a las moscas de la luz les gusta reunirse.

Fotografía de Amy Lee, Alamy

Por ejemplo, hay toda una clase de insecticidas que se dirigen a los músculos de las piezas bucales de un insecto chupador, pero como las moscas linterna dejan que la presión interna de la circulación del árbol haga la mayor parte del trabajo, esos productos químicos son casi inútiles en ellas.

En cuanto a la descarga de insectos que llueve desde arriba, Walsh dice: "Simplemente te acostumbras a estar pegajoso".

Conoce a tu enemigo

Kelli Hoover y Julie Urban forman un equipo de entomólogos que están desentrañando más misterios de la vida de la mosca linterna, en particular, su biología: por ejemplo, tienen la inusual costumbre de irradiar calor cuando están quietas.

"Se pueden fotografiar con una cámara de infrarrojos, lo que significa que emiten calor", dice Hoover, que también es profesor del departamento de entomología de Penn State. "Eso no ocurre con la mayoría de los insectos". 

(Relacionado: Esta peligrosa especie invasora se expande por Brasil arrasando su biodiversidad)

¿Por qué es importante? "Queman bastantes calorías en un tiempo determinado, lo que explica que se alimenten tanto", dice.

Hasta ahora no está claro por qué los animales necesitan tantos nutrientes más que los insectos de tamaño similar, pero puede estar relacionado con sus necesidades para alcanzar la plena capacidad reproductiva, dice Hoover.

He aquí otro enigma: de las cerca de 12 000 especies conocidas de la familia de los planctópteros, Fulgoromorpha, la mosca linterna parece ser la única que se convierte en adulta después de la cuarta muda, o lo que los científicos llaman instar. Todas las demás moscas esperan hasta el quinto estadio antes de transformarse. 

"Evolutivamente, esto parece extraño", dice Urban en un correo electrónico. "¿Por qué emerger como adulto en julio y no aparearse y poner huevos hasta septiembre y noviembre?". Al fin y al cabo, cada día que pasa como adulto supone un mayor riesgo de ser devorado, contraer una enfermedad o recibir un pisotón de un aficionado de los Pittsburgh Steelers.

(Relacionado: De oruga a mariposa: así se produce la metamorfosis)

Sea como sea, los científicos sospechan que el tiempo adicional como adulto alado también ayuda a la capacidad de las moscas para habitar nuevas tierras. En la actualidad, calculan que el área de distribución de los insectos puede ampliarse entre 11 y 16 kilómetros cada año, sin contar los casos en los que saltan a un tren.

Lo frustrante es que estas moscas también pueden recorrer grandes distancias. En un estudio, Hoover espolvoreó ninfas de cada fase de vida con polvo fluorescente y luego las soltó en un bosque. A continuación, ella y sus colegas recorrieron líneas de transecto con linternas ultravioletas que hacían brillar el polvo.

"Aprendimos que siguen moviéndose hasta que encuentran lo que buscan: una fuente de alimento adecuada".

De hecho, una noche, el equipo descubrió que unos cuantos ejemplares del tercer estadio, que no tienen alas y miden menos de un centímetro, se habían arrastrado casi 215 pies desde el lugar donde habían sido liberados.

"Sí, no esperábamos que se desplazaran tanto", dice Hoover.

Control de daños

En los pulcros suburbios de Blandon (Pensilvania), un bosquecillo de jóvenes arces plateados parece haberse disfrazado de fantasma para Halloween. Pero lo espeluznante es lo que hay dentro de las mortajas: hileras e hileras de moscas linterna, acurrucadas y sorbiendo en silencio.

Lizz Wagner abre la cremallera de la red que cubre un árbol desde la copa hasta el tronco y asoma la cabeza al interior. Con una velocidad increíble, cuenta 78 linternas manchadas adultas y las anota en su tablilla.

"Parece que hemos perdido dos", dice antes de extraer dos insectos muertos del fondo de la red. A continuación, Wagner coge dos nuevos adultos de un árbol cercano, los coloca en la zona de estudio y vuelve a cerrar la cremallera.

Como técnico del grupo de laboratorio de Hoover, el trabajo de Wagner consiste en revisar cada árbol diariamente para asegurarse de que hay el número adecuado de insectos en su interior. Como parte de un experimento en curso, un lote de arces albergará 80 moscas, otro recibirá sólo 20 y un tercer grupo de control no recibirá ninguna.

La red tiene dos propósitos: evitar que las legiones de moscas linterna cercanas invadan el experimento y mantener alejados a los depredadores autóctonos. Al cabo de tres semanas, el equipo evaluará la salud de los árboles y buscará signos de resistencia química a la alimentación de los insectos.

Los resultados demuestran que, hasta ahora, la mosca no ha provocado la desaparición generalizada de los árboles autóctonos, incluidos los productores de fruta, como los manzanos y los melocotoneros. Pero eso tampoco significa que la recién llegada sea benévola.

(Relacionado: El árbol del cielo es una especie invasora infernal. ¿Podría erradicarlo este hongo?)

Las moscas linterna reducen la capacidad de fotosíntesis (y por tanto de crecimiento) de los árboles, sobre todo en los que tienen hasta 120 insectos, dice Hoover.

"Las uvas son otro asunto", dice. "Las moscas linterna son muy aficionadas a la uva cultivada y a la uva silvestre".

Al minar los nutrientes de la planta, estas moscas pueden llegar a matar las vides. Pero incluso las vides que sobreviven se ven afectadas, y a veces producen hasta un 10 por ciento de su rendimiento normal de uva al año siguiente, según una investigación publicada este mes por la colega de Hoover, Michela Centinari, del Departamento de Ciencias Vegetales de Penn State.

Desgraciadamente, las vides no son el único ingrediente de la bebida alcohólica que se les ofrece a estos chupadores de savia: La mosca también parece tener predilección por el lúpulo, un ingrediente principal para la fabricación de cerveza.

Cuando el invasor se convierte en presa

Anne Johnson, estudiante de posgrado que trabaja en el laboratorio de Hoover, dirige un proyecto científico comunitario llamado Birds Biting Bad Bugs (Pájaros que muerden bichos malos), en el que recoge los avistamientos de depredadores del público a través de Facebook.

Hasta la fecha, ha recibido más de mil fotos y vídeos de bichos del patio trasero que se alimentan de moscas linterna, como serpientes de liga, peces de colores, conejos y murciélagos. Los pájaros, como arrendajos azules, cardenales y pollos, y los artrópodos, como mantis religiosas, arañas, avispas y hormigas, son los depredadores más comunes.

"Una persona informó de que su hijo pequeño se había comido una", dice Johnson. "Al parecer, el niño lo escupió y dijo que tenía un sabor asqueroso".

(Relacionado: Este caracol invasor podría salvar las plantaciones de café)

No es tan sorprendente, dado que Johnson también ha encontrado pruebas de que las moscas linterna pueden secuestrar compuestos de mal sabor llamados cuasinoides del árbol del cielo, con el que evolucionaron. También cree que estos compuestos están relacionados con el color rojo brillante de la parte inferior de las alas, que puede actuar como señal de advertencia para los depredadores.

"Sin embargo, a los artrópodos no parece importarles", dice. "Creo que no los prueban del mismo modo que nosotros". (Así es como los depredadores superan las defensas más difíciles).

Mediante la recopilación de estos datos, Hoover espera determinar hasta qué punto podemos confiar en los depredadores autóctonos para ayudar a detener la expansión de los insectos.

Mientras tanto, los científicos también animan al público a matar a las moscas de la luz cuando las vean, desde las masas de huevos y las ninfas hasta los adultos.

El enemigo de mi enemigo es mi amigo

Por supuesto, las moscas linterna también tienen enemigos naturales en su lugar de origen.

En Massachusetts, los científicos del Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS) del Departamento de Agricultura de EE.UU. están estudiando la posibilidad de liberar dos especies de avispas parásitas que se sabe que atacan a las moscas en su zona de origen.

Una de las avispas, conocida como Anastatus orientalis, tiene el tamaño de una semilla de sésamo y se ha demostrado que ataca los huevos de la mosca linterna. La otra, Dryinus sinicus, "caza a las ninfas [de la mosca linterna], las agarra y se alimenta de ellas o las parasita", explica en un correo electrónico Juli Gould, entomóloga de laboratorio del APHIS especializada en plagas forestales.

Walsh y sus colegas también están experimentando con el uso de helicópteros para tratar las copas de los árboles con un hongo de origen natural, llamado Beauveria bassiana, que causa una enfermedad mortal en ciertos insectos, incluyendo la mosca linterna.

Sin embargo, ante una invasión tan importante, los científicos también están estudiando el uso de pesticidas sistémicos, como los neonicotinoides. Walsh prácticamente da un respingo al pronunciar la palabra.

Los neonicotinoides se han ganado una mala reputación en los últimos años por afectar negativamente a los polinizadores, las aves e incluso los mamíferos. Sin embargo, los resultados preliminares de su investigación sugieren que, cuando esas sustancias se utilizan con diligencia y teniendo en cuenta el momento de la floración de los árboles, los neonicotinoides pueden ser muy eficaces para acabar con las moscas linterna sin dañar a los polinizadores autóctonos.

"No soy en absoluto una persona que rocía todo", dice Walsh. "Se trata más bien de utilizar la herramienta de forma correcta. No saldrías a echar raticida en una guardería por una rata. Hay que tener cuidado con el uso".

Un equilibrio incómodo

Al final, probablemente se necesitará toda una caja de herramientas de medidas de control para frenar la propagación de la mosca linterna manchada en todo Estados Unidos.

A medida que el condado de Berks se acerca al décimo aniversario de la llegada del insecto, parece haberse establecido un equilibrio incómodo. Los insectos siguen siendo tan abundantes que el ojo entrenado puede verlos pegados a los troncos de los árboles del cielo mientras conduce por la autopista. Pero al mismo tiempo, los enjambres no son tan intensos.

"Parece que a medida que nos normalicemos un poco con esto, no va a ser una locura como esa primera oleada", dice Walsh. "En mi casa, ahora tenemos muy pocas, cuando antes teníamos miles y miles".

Por supuesto, hay que hacer todo lo posible para evitar que la infestación se extienda a nuevas regiones. Hoover y Urban recibieron recientemente a científicos del Instituto de Investigación de Plantas y Alimentos de Nueva Zelanda, con la esperanza de que lo aprendido hasta ahora pueda beneficiar a otros países donde la mosca linterna aún no ha llegado.

Pero en cuanto a la erradicación total, bueno, los expertos parecen estar de acuerdo en que ese barco ha zarpado, probablemente con unas cuantas docenas de masas de huevos escondidas en el costado de su casco.

"Lo mejor que podemos esperar", dice Hoover, "es que podamos mantenerla a niveles tolerables".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Así es el deslumbrante multiverso de insectos de la cubierta del Amazonas
Animales
La épica historia del humilde pez rojo
Animales
Descubren un ave rapaz autóctona capaz de depredar los nidos de la avispa asiática
Animales
El peligroso pez león se expande por Brasil arrasando su biodiversidad
Animales
Por qué los avispones asesinos ya no se llaman así

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved