Estos pumas emboscan y atacan a los lobos, y nadie sabe por qué

Estas raras matanzas en el noroeste de Estados Unidos tienen a los biólogos buscando respuestas. "Todo el mundo da por sentado que los lobos llevan las de ganar", dice un científico; "pero no siempre es así".

Por Kylie Mohr
Publicado 28 ago 2023, 12:50 CEST
Pumas Vs. lobos

Estas raras matanzas en el Estado de Washington tienen a los biólogos buscando respuestas: "Todo el mundo da por sentado que los lobos llevan las de ganar", dice un científico. "Pero no siempre es así".

Fotografía de Bob Gibbons, Alamy

El verano pasado, una hembra de lobo se deslizó por un viejo camino forestal del noreste del estado de Washington. La lobezna apenas hizo ruido al trotar entre la maleza y las agujas secas de los pinos por un sendero cubierto de maleza que se adentraba en un abrupto cañón. En algún lugar entre las sombras (posiblemente escondidos entre los arbustos o escondidos detrás de una roca) la observaban unos ojos ámbar. Pertenecían a un puma, que se abalanzó sobre ella.

Los dos se enzarzaron en una maraña de pelo, garras y dientes, y las pruebas mostraron que la pelea terminó abruptamente, a unos cien metros cuesta abajo, cuando el afilado mordisco del puma perforó el cráneo del lobo. El felino mordisqueó al lobo, escondió el cadáver para comérselo más tarde y se escabulló en el bosque.

El personal del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Washington (WDFW, por sus siglas en inglés) ha documentado que los pumas han matado a seis lobos con collar desde 2013, casi el 30 por ciento de las 21 muertes naturales de lobos documentadas en el estado. "Eso es enorme si esa tendencia se mantiene y es representativa de toda la población [en el estado]", dice Trent Roussin, biólogo del WDFW. Las matanzas afectan a varias manadas de lobos en distintas zonas de Washington.

Este tipo de matanzas son raras en el Oeste de EE. UU., donde hay más lobos desde su reintroducción en 1995 en el Parque Nacional de Yellowstone, que se extiende por Wyoming y en el centro de Idaho. En la actualidad, Montana e Idaho tienen cinco veces más lobos que Washington.

Los biólogos de Yellowstone sólo han documentado dos casos de lobos muertos por pumas en los últimos 28 años (el último en 2003). Idaho también registró solo dos muertes (la última en 2012).

En Montana, se documentaron cinco muertes de lobos a causa de pumas entre 2009 y 2012. "Que yo sepa, no hemos visto nada parecido desde entonces", dijo Brian Wakeling, jefe de la oficina de gestión de la caza, por correo electrónico.

"Eso demuestra lo raro que es en esos estados", dice Roussin. "Nosotros tenemos una población mucho menor, pero lo hemos documentado con mucha más frecuencia". Los lobos se habían dispersado de forma natural por Washington en el verano de 2008; en los últimos recuentos se han encontrado 216 lobos en 37 manadas, la mayoría en la cordillera Cascade y en la boscosa esquina noreste del estado.

Izquierda: Arriba:

Todos menos uno de los casos documentados de muerte de lobos a manos de pumas en Washington son de lobos solitarios. El estado cuenta con unos 216 lobos en 37 manadas, la mayoría en la cordillera Cascade y su boscosa esquina noreste, donde se encuentra esta manada.

Derecha: Abajo:

Roussin señala la firma del puma en este cráneo de lobo: dos perforaciones donde lo atravesaron los dientes del felino.

fotografías de Photograph Via WDFW

El factor lobo solitario

Mientras que una manada de lobos suele tener ventaja sobre un puma en solitario (a veces subiéndolo a un árbol o echándolo de un cadáver para que busque comida), el puma destaca en las emboscadas individuales. Todos menos uno de los lobos muertos en Washington eran lobos solitarios.

"Todo el mundo da por sentado que los lobos llevan las de ganar", afirma el ecologista Mark Elbroch, director del Programa Puma de Panthera; "pero no siempre es así".

La primera muerte de lobo provocada por un puma conocida en Washington, en 2013, fue la de una hembra de un año con bajo peso que viajaba por una cresta en las montañas Cascade. Un puma mató a otro lobo de la misma manada de Teanaway, un macho de dos años, en marzo de 2014, cerca de un arroyo. Volvió a ocurrir, un mes después: un macho reproductor de seis años de la manada Smackout, a la vista de la madriguera. Los investigadores también documentaron muertes por pumas más recientes: una hembra de lobo de siete años en 2019, la hembra de un año a principios de septiembre del año pasado, y luego un cachorro de lobo a finales de ese mes.

(Relacionado: Estos lobos son especies únicas y es fundamental protegerlos)

Una pista de las herramientas de rastreo

Los collares de radio avisaron a los biólogos de esta tendencia. "El uso de collares sin duda saca a la luz algunas de estas historias", dice Dan Stahler, biólogo que dirige la investigación de lobos y pumas en el Parque Nacional de Yellowstone. Cuando un animal no se mueve durante ocho horas, su collar envía una señal. Los científicos se apresuran a recuperar el collar y reconstruir lo sucedido.

En primer lugar, los investigadores buscan indicios de caza furtiva por parte de humanos, una causa común de muerte. También examinan el lugar en busca de huellas de animales, excrementos y la posición del cuerpo del lobo. Un cadáver bien escondido sugiere que se trata de un puma, mientras que un amasijo de miembros dispersos podría haber sido obra de otro lobo. Los biólogos se llevan el cadáver del lobo, o a veces sólo la cabeza, al laboratorio para realizar más pruebas. Las necropsias revelan la firma distintiva del puma: dos pinchazos en el cráneo.

Cuando las dos especies interactúan, suele ser por una presa, pero sólo una de las muertes de lobo documentadas en Washington por un puma se produjo por el cadáver de un alce, una situación complicada en la que los investigadores creen que un puma mató a un cachorro de lobo mientras su manada se alimentaba de un alce.

(Relacionado: Así arriesgan la vida los coyotes para robarle la comida a los pumas)

¿La clave podría estar en el terreno?

Las interacciones entre lobos y pumas parecen variar según el hábitat. Los investigadores descubrieron que los lobos mataban a numerosos gatitos de puma en la cordillera de Teton, y un estudio realizado allí en 2020 descubrió que los lobos afectaban a las poblaciones de pumas más que la caza recreativa o la disponibilidad de presas. Que un puma ataque fatalmente a un lobo, dice Elbroch, el autor principal del estudio, es "el más raro de los dos resultados potenciales."

Pero los biólogos no han documentado muertes de pumas o sus crías a manos de lobos en Washington. Y aunque los lobos han matado algunos pumas y gatitos en el vecino Parque Nacional de Yellowstone, los investigadores descubrieron que los lobos no tenían un efecto importante sobre las poblaciones de pumas allí. De hecho, el número de pumas siguió aumentando tras la reintroducción del lobo.

Huellas de lobo en una carretera de Washington. Los lobos suelen preferir zonas abiertas como praderas, mientras que los pumas habitan en barrancos escarpados y bosques. Una teoría sostiene que el paisaje de Washington puede estar dando ventaja a los pumas, aunque aún no se ha estudiado formalmente.

Fotografía de Photograph Via WDFW

Los datos recogidos en Yellowstone antes, durante y después de la reintroducción del lobo permiten comprender cómo las especies han encontrado una forma de coexistir cautelosamente dividiendo el paisaje. Los pumas redujeron su área de distribución a medida que los lobos se extendían por el parque, seleccionando zonas más escarpadas, empinadas y boscosas.

"Esto es lo que les permite ser más sigilosos, abrirse camino y seguir sobreviviendo en este paisaje dominado por lobos y osos", afirma Toni Ruth, biólogo que estudió los pumas de 1998 a 2006 para el Hornocker Wildlife Institute. Los lobos que cazan en manada prefieren las zonas abiertas, donde pueden correr más rápido, cansar y rodear a sus presas.

Sin una muestra lo bastante grande para sacar conclusiones definitivas, Roussin sugiere que las diferencias de hábitat podrían explicar la mayor mortalidad de lobos por puma en Washington. El estado tiene montañas escarpadas, barrancos estrechos y menos praderas abiertas, lo que podría dar ventaja a los pumas. Los expertos afirman que también pueden influir otros factores, como la densidad de pumas, el tamaño de las manadas o incluso la relativa novedad de los lobos en una zona. Roussin tiene previsto realizar un análisis formal si se producen más incidentes.

Mientras tanto, lobos y pumas seguirán conviviendo, como lo han hecho durante miles de años. "Estas dos especies coexistieron durante mucho tiempo antes de que empezáramos a interferir", afirma Elbroch.

A medida que los lobos se repoblan en zonas como Oregón y California, es fundamental comprender mejor cómo interactúan con otras especies, incluidos nosotros. "Estamos en una época de restauración de carnívoros sin precedentes en el oeste de EE. UU.", afirma Stahler. "La gran pregunta sin respuesta es cómo encajamos los humanos en esa historia".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved