¿Es lo mismo un bisonte que un búfalo? ¿Qué diferencia a las mariposas de las polillas?

Muchos grupos de animales de aspecto similar pueden confundirse fácilmente. En algunos casos, puede ser crucial saber qué es qué.

Por Jason Bittel
Publicado 22 ene 2024, 15:47 CET
Bisonte americano deambulando por el Refugio Nacional de Alces de Wyoming

El bisonte americano (arriba, un animal deambulando por el Refugio Nacional de Alces de Wyoming) no está estrechamente emparentado con los búfalos verdaderos de Asia y África.

Fotografía de Charlie Hamilton James, Nat Geo Image Collection

Las mariposas vuelan de día y las polillas salen de noche. Al menos, eso es lo que dice la sabiduría convencional. Pero, ¿es ésta una buena forma de diferenciar las mariposas de las polillas?

En realidad no, dice Akito Kawahara, entomólogo y conservador de liópteros (el orden de insectos que incluye mariposas y polillas) en el Museo de Historia Natural de Florida (Estados Unidos).

De hecho, hay montones de polillas que vuelan durante el día, dice Kawahara, así como mariposas que salen por la noche. Por ejemplo, la familia Hedylidae: estos insectos neotropicales parecen cumplir todos los requisitos de las polillas: sus alas están cubiertas de un moteado marrón, sus antenas carecen de pequeños palos en los extremos, son nocturnas e incluso han desarrollado un órgano auditivo que les ayuda a protegerse de los murciélagos. Y sin embargo...

"Resulta que, utilizando pruebas de ADN, ahora sabemos que en realidad son una mariposa", dice Kawahara, que también es profesor asociado de la Universidad de Florida (Estados Unidos).

Si nos ponemos técnicos, las mariposas no son más que un pequeño subconjunto de polillas diurnas especializadas. Se conocen 160 000 especies de polillas y mariposas, de las que sólo unas 20 000 son mariposas.

"En resumidas cuentas, todas las mariposas son polillas y no existen las mariposas", dice Kawahara.

Cuanto más observemos el reino animal, más ejemplos de nomenclatura confusa encontraremos, ya sean tortugas y galápagos o caimanes y cocodrilos. Este tipo de divisiones pueden parecer triviales, pero también pueden ser una oportunidad de aprendizaje. Demasiada gente, dice Kawahara, apreciará un insecto popular como la mariposa monarca, pero no las cosas maravillosas que hacen las polillas.

"Todas son asombrosas. Fijémonos en las cosas que no solemos mirar", dice; "porque hay mucho que desconocemos del mundo".

Mucha gente crece aprendiendo que las ranas tienen una piel brillante, lisa y tersa, y que los sapos se caracterizan por una piel áspera, cubierta de verrugas. Pero ¿qué ocurre con los sapos arlequín (Atelopus varius) sudamericanos, que lucen una gama de colores vibrantes?

"Hay muchas excepciones al estereotipo del sapo grande, marrón y lleno de bultos", afirma Jodi Rowley, conservadora de biología para la conservación de anfibios y reptiles en el Instituto de Investigación del Museo Australiano de Sídney y Exploradora de la National Geographic Society.

Cientos de ranas arlequín han sido liberadas para intentar salvar a su especie
Estas diminutas y coloridas ranas emprenden una misión para salvar a su especie. Los científicos liberaron a cientos de ranas arlequín en los bosques de Panamá con la esperanza de recopilar datos valiosos. Su población, en peligro crítico, se ha reducido en más de un 80 por ciento en las tres últimas generaciones, en gran parte debido a una enfermedad letal provocada por un hongo denominado hongo quítrido. Se ha marcado a 500 ranas con señales visibles con luz UV, y en los próximos meses los científicos las seguirán y comprobarán si sobreviven. Los investigadores esperan poder cartografiar las zonas en las que los anfibios son más susceptibles al hongo y encontrar refugios donde las ranas puedan volver a prosperar o incluso crear zonas seguras artificiales.

Y del mismo modo que se puede decir que todas las mariposas son polillas, pero no todas las polillas son mariposas, también se puede decir que todos los sapos son ranas, pero no todas las ranas son sapos.

Hay 52 familias en el orden Anura, dice Rowley por correo electrónico. Una de esas familias, Bufonidae, incluye a los "verdaderos sapos", que por lo general tienden a arrastrarse más que a saltar, tienen la piel llena de bultos y muestran glándulas visibles en el cuello y los hombros.

Pero para adivinar realmente la diferencia, hay que adentrarse en el interior del sapo. Por ejemplo, la mayoría de los sapos tienen lo que se conoce como órgano de Bidder delante de los riñones, que ayuda a regular las hormonas sexuales. También carecen de dientes en las mandíbulas superior e inferior, tienen cuerpos grasos en las ingles y poseen cráneos muy osificados, dice Rowley. 

Una mariposa raya de enebro se posa en una flor de algodoncillo de Texas. El algodoncillo es una importante fuente de alimento y hábitat para las mariposas, una de las muchas relaciones entre la fauna local y las plantas autóctonas.

Fotografía de Wolfgang Kaehler, LightRocket, Getty

Bisontes, búfalos y zarigüeyas

La gente suele referirse a estas grandes bestias cornudas de las praderas americanas como "búfalos", pero en realidad son "bisontes" (o bison, en inglés). De hecho, el nombre científico del animal, Bison bison, lo aclara dos veces.

El búfalo africano es el herbívoro más poblado de África. Arriba, se ve un animal en el delta del Okavango, en Botsuana.

Fotografía de Beverly Joubert, Nat Geo Image Collection

Aunque el búfalo y el bisonte son mamíferos de la familia Bovidae, no están tan estrechamente relacionados. Los "verdaderos búfalos" son el búfalo africano y el búfalo de agua, originarios, respectivamente, de África y Asia.

Del mismo modo, hay un matiz muy sutil entre las zarigüeyas y unos marsupiales oceánicos muy similares que reciben el nombre común de pósum. Mientras que el término zarigüeya se refiere normalmente a la zarigüeya de Virginia y a sus primos del género Didelphis, todos los cuales viven en Norteamérica y Sudamérica; el término pósum se refiere a un suborden de marsupiales arborícolas nativos de Australia, Nueva Guinea y Sulawesi. 

El principal problema de confusión viene dado por la terminología en inglés. El nombre común del marsupial oceánico deriva del nombre en inglés que reciben las zarigüellas: opposum, que deriva de una lengua nativa de Estados Unidos.

¿Qué hay en un nombre?

En algunos casos, distinguir entre dos tipos de criaturas de aspecto similar es importante, como en el caso del sapo de caña, invasor en Australia.

A veces, la gente confunde las ranas autóctonas parecidas a los sapos con los sapos de caña invasores, lo que provoca muchas muertes de ranas bienintencionadas pero innecesarias.

Peor aún, los depredadores comen sapos pensando que son ranas. Como los depredadores no han evolucionado para procesar las toxinas de los sapos de caña, comerse uno por accidente puede ser mortal.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com el 23 de enero de 2020.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved