La mariposa monarca ya es una especie en peligro de extinción

La UICN también ha anunciado que el esturión está en rápido declive, mientras que las poblaciones de tigres se están estabilizando.

Por Natasha Daly
Publicado 22 jul 2022, 9:54 CEST
Una mariposa monarca en un ciprés en la Reserva de la Mariposa Monarca de Coastal Access ...

Una mariposa monarca en un ciprés en la Reserva de la Mariposa Monarca de Coastal Access en Los Osos, California, en enero. La reserva es un lugar de hibernación para miles de monarcas que migran al sur desde el norte de Estados Unidos cada otoño. Actualmente, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha declarado a la mariposa monarca especie en peligro de extinción.

Fotografía de Gary Coronado, Los Angeles Times, Getty Images

Una querida visitante de los jardines de verano es oficialmente una especie en peligro de extinción. 

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la principal autoridad mundial sobre el estado de la diversidad biológica, ha declarado hoy en peligro de extinción a la mariposa monarca migratoria, la icónica subespecie común en Norteamérica. 

Según la UICN, la mariposa, conocida por su viaje de 4000 kilómetros que realiza dos veces al año a través del continente entre sus zonas de verano e invierno, ha disminuido entre un 23 y un 72% en los últimos 10 años.

(Relación: Las migraciones animales más duras del planeta)

Aunque la monarca se considera amenazada desde hace tiempo, su inclusión en la Lista Roja de la UICN (el inventario del estado de conservación de las especies) marca la primera vez que se declara oficialmente en peligro de extinción. 

"A la gente le resulta difícil imaginar que algo que aparece en su patio trasero esté amenazado", dice Anna Walker, que dirigió la evaluación de la mariposa monarca. Es miembro del Grupo de Especialistas en Mariposas y Polillas de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN, y encargada de la supervivencia de las especies en la Sociedad de Bioparques de Nuevo México (Estados Unidos). 

La amenaza para las monarcas proviene de una combinación de factores. La destrucción del hábitat durante décadas en las zonas de hibernación de las monarcas migratorias se ha cobrado un precio enorme. El impacto lo sufren tanto la población occidental, que se encuentra al oeste de las Montañas Rocosas y pasa el invierno en la costa de California, como la población oriental, que se encuentra en el este de Estados Unidos y Canadá y pasa el invierno en los bosques de abetos de México. En los hábitats de verano, los pesticidas utilizados en la agricultura han matado a las monarcas y también al algodoncillo, la planta en la que depositan las larvas. El cambio climático también es una amenaza creciente, ya que los fenómenos meteorológicos dramáticos, como los huracanes y la sequía, son cada vez más frecuentes a lo largo de las rutas migratorias del sur de las mariposas.  

La población occidental de monarcas, menos estudiada y más amenazada, ha caído en picado en un 99,9% en las últimas décadas, pasando de unos 10 millones en los años 80 a sólo 1914 en 2021, según la UICN. La población oriental se redujo en un 84 por ciento entre 1996 y 2014. 

(Relacionada: Estas son las especies más amenazadas según la UICN)

Sólo el 1% de las especies de insectos han sido evaluadas por la UICN, por lo que la inclusión de la monarca en la lista es significativa. La inclusión en la lista puede ser una gran herramienta para comunicar al público, y a las autoridades mundiales, la necesidad urgente de conservar la mariposa, dice Walker. 

Malas noticias para los esturiones, buenas para los tigres

La UICN también ha anunciado hoy que todas las especies de esturiones (26 en total) están ahora en peligro de extinción, y 17 de ellas están en peligro crítico. Una de las especies, el esturión de Yangtse, se ha extinguido en la naturaleza. 

Los esturiones se consideran fósiles vivientes porque los peces permanecen prácticamente inalterados desde los primeros registros fósiles. Se remontan a 145 millones de años y coexistieron con los dinosaurios.

Durante siglos, los esturiones han sido sobreexplotados por su carne y caviar. Aunque todas las especies de esturión están protegidas por la legislación comercial internacional, más de la mitad siguen siendo objeto de caza furtiva y se venden como manjares. Según la UICN, es fundamental reforzar la aplicación de la ley a la pesca y la venta ilegales para detener el comercio.

(Relacionado:  Nuevo récord mundial para el pez de agua dulce más grande)

El anuncio de la UICN ofrece buenas noticias para algunas especies, como el tigre. Los nuevos datos indican que hay entre 3726 y 5578 tigres viviendo en la naturaleza, un 40% más que la población estimada en 2015. Esta mejora se debe sobre todo a las mejoras en la vigilancia y no a un baby boom de tigres. Pero la UICN dice que esto es, sin embargo, una buena señal de que los tigres, aunque todavía están en peligro de extinción, son estables y potencialmente aumentan en número, gracias a los esfuerzos de conservación.

(Relacionado: Los piratas que matan tigres de Bengala)

Esperanza para las monarcas

Para la nueva evaluación, Walker y sus colegas analizaron una gran cantidad de datos sobre el número de monarcas procedentes de diversas fuentes, lo que ayudó a conciliar algunas diferencias, dice. 

Un reciente y controvertido estudio basado en datos de ciencia ciudadana de los lugares de anidación en verano sugiere que las mariposas monarca pueden estar aumentando en algunos lugares de EE.UU.. Sin embargo, los datos de invierno son los más reveladores, dice Walker: "Incluso si las poblaciones están repuntando en algunos lugares durante el verano, si las poblaciones invernantes siguen disminuyendo (o incluso si se mantienen estables) siguen siendo precariamente bajas". 

El pasado invierno, sin embargo, ofreció algo de esperanza. Un recuento científico comunitario de mariposas en 283 lugares de anidación invernal en California (Estados Unidos), dirigido por la Sociedad Xerces para la Conservación de los Invertebrados, reveló un repunte de la mariposa monarca occidental: se registraron 250 000 mariposas, frente a las 1914 de 2021. Los recuentos de invierno son la forma más fiable de monitorizar las poblaciones, dice Walker, porque los lugares de anidación se masifican en un área pequeña, lo que hace que los recuentos sean más fiables.

No obstante, "si se piensa que en los años 80 había entre tres y 10 millones de mariposas en invierno y ahora hay 250 000", dice, la tendencia general de los datos invernales no es prometedora. 

"Pensamos que sería bueno tomar todos los datos (algunos son contradictorios) y ponerlos en este contexto global. De este modo, utilizamos un proceso estandarizado" que no está influenciado por factores políticos o sociales, afirma (Estados Unidos se negó a incluir a la mariposa monarca en la lista de especies en peligro de extinción en 2020).

(Relacionado: Las mariposas monarca están extinguiéndose: ¿cómo pueden ayudarlas las ciudades?)

Esto es lo que sucede durante la metamorfosis de una mariposa monarca

También hay esperanza para la resiliencia de las monarcas, dice Walker. Los insectos se reproducen rápidamente, "así que eso supone una gran oportunidad: si reducimos algunas amenazas, la mariposa puede hacer el resto del trabajo", dice. 

"Estamos en un momento crítico en el que el cambio climático va a empezar a tener un impacto cada vez mayor en las especies", dice, por lo que aumentar la población ahora puede ser fundamental para que las mariposas tengan éxito.

El hecho de que las monarcas migratorias sean insectos de patio trasero significa que todo el mundo puede colaborar. En Norteamérica, plantar algodoncillo autóctono (no tropical, que siempre permanece verde y puede engañar a las monarcas para que decidan no migrar en invierno) es una buena forma de ayudarlas a prosperar, afirma. 

(Relacionado: Las mariposas, biomarcadores de salud de los ecosistemas urbanos)

Dado que "todavía hay mucho que no sabemos" sobre las monarcas, participar en programas científicos comunitarios que rastrean y protegen a las mariposas a nivel local es otra forma de ayudar, dice.

"Desgraciadamente, no sería la primera vez que una especie común y extendida disminuye rápidamente y desaparece de la faz de la Tierra", dice Walker, en referencia a la paloma mensajera, un ave antaño omnipresente que se extinguió en la naturaleza en 1914. 

(Relacionado: ¿Cómo se decide qué especies están en peligro de extinción o amenazadas?)

Pero, a diferencia de lo que ocurría hace un siglo, hoy existe una conciencia sin precedentes de la crisis de la biodiversidad. Y eso puede estimular la acción en favor de las especies amenazadas, dice Walker, si la gente se preocupa lo suficiente: "Creo que la monarca tiene el poder de hacerlo".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Así ha perturbado un museo de Chicago el hábitat de un ave en peligro de extinción
Animales
Así es el polémico plan de reintroducción de guepardos en la India
Animales
Los tigres casi se han triplicado en Nepal, pero ¿a qué precio?
Animales
Toda una isla movilizada para salvar a este loro en peligro de extinción
Animales
La carrera por salvar a los leones de África occidental, en peligro de extinción

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved