¿Cómo saltan enfermedades como el coronavirus de los animales a las personas?

Las enfermedades zoonóticas, transmitidas de animales a humanos, matan a millones de personas cada año. ¿De dónde vienen? ¿Cómo podemos evitarlas?

jueves, 2 de abril de 2020,
Por Lori Cuthbert
Investigador en Uganda

Un investigador examina un murciélago en busca de señales de malaria, zika u otros patógenos en el monte Morungole, Uganda. Los murciélagos son portadores de muchos virus peligrosos para los humanos.

Fotografía de William Daniels, Nat Geo Image Collection

Una garrapata de los ciervos se sube a una brizna de hierba en el bosque, extiende las patas delanteras tanto como puede y espera a que aparezca un transeúnte. Cuando pasa un senderista, la garrapata se aferra a él, encuentra la posición óptima, corta la piel e introduce un tubo de alimentación. Si la garrapata es portadora de la bacteria que provoca la enfermedad de Lyme, ese microbio virulento se infiltra en el huésped humano y entonces la persona padece una enfermedad zoonótica.

Las enfermedades zoonóticas, o zoonosis, son los muchos tipos de enfermedades que se contagian de animales a humanos. Casi el 16 por ciento de los fallecimientos a nivel mundial se atribuyen a enfermedades infecciosas y, según los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses, las zoonosis representan un 60 por ciento de las enfermedades infecciosas conocidas y un 65 por ciento de las enfermedades infecciosas emergentes.

Las zoonosis pueden transmitirse de muchas formas, como mediante mordeduras de animales e insectos, las caricias o la manipulación de animales enfermos y el consumo de carne poco hecha, leche sin pasteurizar y agua contaminada. Entre los tipos de patógenos que pueden transmitir los animales a los humanos figuran bacterias, parásitos, hongos y virus.

Algunas enfermedades zoonóticas son relativamente benignas, pero muchas —como la enfermedad de Lyme— son bastante perjudiciales. Algunas, como el coronavirus que causa la COVID-19, pueden resultar mortales.

La teoría principal sobre el origen de la nueva pandemia de coronavirus es que el virus saltó a los humanos en un mercado de Wuhan, China, donde se vendían animales silvestres a finales de 2019. No se sabe con exactitud cómo pasó el virus de su huésped original al mercado y, a continuación, a las personas. Sin embargo, como los humanos no tienen inmunidad al virus, hasta la fecha la COVID-19 ha infectado a más de 900 000 personas y matado a decenas de miles en todo el mundo.

Se cree que otra enfermedad zoonótica conocida, el virus del Ébola, tendría su origen en los murciélagos de la fruta, que aún actúan como portadores en estado silvestre, al igual que los simios. Los murciélagos y los simios pueden transmitir el virus a los humanos mediante el contacto directo o el consumo de su carne. Otras zoonosis saltan de una especie huésped silvestre a animales domésticos, como de los murciélagos a los cerdos de granja. De esta forma, los humanos pueden enfermar por la manipulación y el consumo de los cerdos.

Fuentes comunes de enfermedades zoonóticas

La mayoría de las personas vive cerca de animales aunque no viva en granjas ni tenga mascotas. Muchos miembros del reino animal, como las garrapatas, las ardillas o las ratas, pueden transmitir enfermedades. A continuación, elaboramos una breve lista de animales comunes y algunas de las enfermedades que pueden contagiarnos:

Gatos: toxoplasmosis, Pasteurella, tiña.

Murciélagos: virus del Ébola, SARS, MERS, rabia, virus de Nipah, virus de Hendra.

Perros: rabias, norovirus, Pasteurella, salmonela, tiña, anquilostoma.

Garrapatas: enfermedad de Lyme, fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, virus Powassan.

Mosquitos: malaria, dengue, virus del Nilo occidental, virus del Zika, chikunguña.

Aves: gripe aviar (H1N1, H5N1), salmonela, clamidiosis aviar.

VacasEscherichia coli, tiña, salmonelosis.

Roedores: síndrome pulmonar por hantavirus, peste, enfermedad por mordedura de rata, salmonelosis.

Cómo evitar contraer enfermedades zoonóticas según los CDC estadounidenses

  • Lávate las manos con jabón o usa desinfectante para manos inmediatamente después de estar cerca de animales aunque no los hayas tocado.
  • No te acerques a la cara aves de corral, roedores, reptiles ni anfibios.
  • Usa ropa y aerosoles que prevengan las picaduras de mosquitos, garrapatas y pulgas.
  • Evita las mordeduras y los arañazos de los animales.
  • Sé consciente de qué animales pueden transmitir enfermedades zoonóticas en lugares como zoos de mascotas o exhibiciones de animales, o en guarderías y colegios.
Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo