Fisura volcánica en Grindavik

Por qué la nueva erupción de Islandia podría ser la más peligrosa de la historia reciente

La explosión del 18 de diciembre es la cuarta de la región en tres años y ha disparado 10 veces más lava por segundo que cualquiera de las tres anteriores en su punto álgido. Esto es lo que posiblemente ocurrirá a continuación.

La península islandesa de Reykjanes estalló en erupciones volcánicas el 18 de diciembre, creando una asombrosa fisura de 4 kilómetros de largo cuyo segmento sur se ve aquí cerca de la ciudad costera de Grindavik.

Fotografía de Marco Di Marco, AP Photo
Por Robin George Andrews
Publicado 20 dic 2023, 10:01 CET

Parecía sólo cuestión de tiempo que la península islandesa de Reykjanes se quedara sin suerte.

En la noche del 18 de diciembre, la península estalló en una erupción volcánica, la cuarta en menos de tres años, y una entrada decididamente peligrosa en la saga volcánica del país.

Apenas dos horas después de que un enjambre de terremotos advirtiera de la inminencia de la erupción, ésta expulsaba 10 veces más lava por segundo que cualquiera de las tres anteriores en su punto álgido, al tiempo que la propia fisura se expandía hasta alcanzar la asombrosa longitud de 3,2 km en cuestión de minutos.

Tras casi un milenio de inactividad, esta franja de tierra situada al suroeste de la isla entró en una nueva era volcánica en marzo de 2021. Las tres últimas erupciones (en 2021, 2022 y a principios de este verano) no han sido sino espectáculos científicos y estéticos. La última vez que hubo un periodo de erupciones múltiples en la península fue a principios del siglo XIII. El hecho de que esté experimentando otro periodo similar de erupciones de lava es una de las razones por las que el mundo ha estado tan atento.

Pero esta cuarta erupción ha llamado la atención de los medios de comunicación internacionales por otras tres razones: la rampa hasta el evento principal fue inusual en comparación con las tres últimas; la ubicación, combinada con su vigorosa salva inicial de roca fundida, amenaza con destruir una ciudad; y su comportamiento general creó una incómoda cantidad de incertidumbre sobre qué puede suceder a continuación.

Los residentes locales observan cómo el humo de la lava tiñe de naranja el cielo nocturno. Esta pira volcánica ya ha consolidado su reputación como una de las erupciones islandesas más importantes y científicamente cautivadoras de las últimas décadas.

Fotografía de KRISTIN ELISABET GUNNARSDOTTIR, AFP, Getty Images

"En el contexto de los últimos tres años en la península de Reykjanes, es alucinante", afirma Tom Winder, sismólogo de la Universidad de Islandia.

En la tarde del 19 de diciembre, sólo quedaba un tercio de la fisura volcánicamente activa, y la potencia de la erupción había disminuido considerablemente. Las cosas aún podrían cambiar a peor, pero es de esperar que siga apagándose.

Sea como fuere, esta pira volcánica ya ha consolidado su reputación como una de las erupciones islandesas más importantes y científicamente cautivadoras de las últimas décadas, razón por la cual científicos de todo el mundo están investigando sus orígenes.

Aunque la mayoría de la gente piensa que las erupciones volcánicas proceden de un volcán, las cuatro erupciones más recientes han sido en realidad de tipo fisural: cuando la lava se abre paso fuera de la corteza terrestre a través de una delgada grieta recién formada, a menudo en un lugar que no puede identificarse antes del paroxismo. Las erupciones de fisura impredecibles ocurren en todo el mundo, incluso en Hawái, pero no son tan conocidas.

Volcanes 101

Pero esta última erupción es especialmente notable porque hizo algo que no hicieron las de 2021, 2022 y mediados de 2023. En lugar de materializarse una vez más en un lugar aislado cerca de la montaña volcánica de Fagradalsfjall, se dirigió subterráneamente a Svartsengi, donde se encuentra una central geotérmica crítica para la región, el balneario turístico de Blue Lagoon y las 3500 personas que viven en la ciudad costera de Grindavík.

Y ha entrado por la puerta grande: el 10 de noviembre, el magma se elevó repentinamente hasta unos cientos de metros de la superficie, antes de detenerse, al son de una cacofonía de temblores que rompían las rocas.

"Este cambio en la reapertura del sistema fue, sinceramente, bastante sorprendente. Pero fue la magnitud de la actividad sísmica lo que pilló a la mayoría por sorpresa", afirma Samuel Mitchell, vulcanólogo de la Universidad de Bristol (Reino Unido). No es infrecuente que se produzca una pausa entre el ascenso del magma y el inicio de la erupción, pero el preludio de esta erupción fue especialmente intenso y precipitado.

A mediados de noviembre, parecía muy probable que en los próximos días o semanas se produjera una erupción a lo largo de un "corredor" de 16 kilómetros de superficie, un corredor que incluía Grindavík.

En la imagen, la ciudad islandesa de Grindavik, evacuada por una erupción volcánica en la península de Reykjanes el 19 de diciembre. La erupción comenzó el lunes por la noche tras un enjambre de terremotos.

Fotografía de VIKEN KANTARCI, AFP, Getty Images

La importancia de la ubicación

Para los observadores internacionales de la erupción, la idea de otra nube de ceniza colosal, persistente y que paralice los vuelos (como se vio durante la erupción del Eyjafjallajökull en Islandia en 2010) era motivo de preocupación. Afortunadamente, como esta vez el magma no se está inyectando directamente en la parte inferior de una capa de hielo, es muy poco probable que se produzca una explosión prolífica generadora de cenizas.

Pero su ubicación indica que, a diferencia de los tres eventos anteriores, esta erupción podría causar graves daños.

Fue una suerte que el preludio de la roca fundida no fuera sutil: convenció a las autoridades para evacuar rápidamente Grindavík ese mismo día de noviembre, manteniendo a los residentes lejos de cualquier daño potencial, mientras daba tiempo a los funcionarios para levantar muros desviadores de lava alrededor de la central eléctrica.

Sin embargo, la erupción tuvo un elemento sorpresa: la lava empezó a brotar apenas dos horas después de que un enjambre sísmico al norte de la ciudad señalara la inminencia de la erupción, un intervalo asombrosamente breve. Esto "subraya lo cerca que estuvimos de una erupción poco después de las evacuaciones iniciales del mes pasado, y la razón por la que fueron esenciales para garantizar la seguridad de la población", afirma Winder.

El hecho de que el magma acabara encontrando una claraboya cerca de una serie de antiguos cráteres a un par de kilómetros al noreste de la ciudad supuso un breve alivio. Pero la intensidad de la erupción y el impactante crecimiento de la fisura no tardaron en dejar claro que la ciudad del sur y la central eléctrica del oeste estaban en peligro.

Por ahora, sin embargo, la más sombría de las eventualidades puede haberse evitado, todo gracias a una mezcla de suerte y proactividad islandesa.

La policía ha cerrado el cruce hacia la ciudad de Grindavík, que fue evacuada en noviembre ante la amenaza de actividad volcánica. Los expertos afirman que la precipitada e intensa erupción subraya lo esenciales que fueron esas evacuaciones para garantizar la seguridad de los residentes.

Fotografía de Karim Iliya

Un futuro borroso para Islandia

El hecho de que se sepa muy poco con certeza sobre la erupción también refuerza su intriga.

Apenas un día después del paroxismo, la erupción se calmó notablemente, y parecía posible que se extinguiera en cuestión de días. Por otra parte, según los expertos, este comportamiento podría indicar que seguirá bombeando lava a ese modesto ritmo durante meses.

"Si el magma almacenado en Svartsengi se sigue renovando desde la profundidad, la erupción podría alcanzar el equilibrio con una intensidad menor y continuar durante bastante tiempo", afirma Winder. "Parece que ha habido un suministro casi continuo de magma allí desde finales de octubre, por lo que ciertamente parece realista que pueda continuar durante otros dos meses en el futuro".

El hecho de que la fontanería volcánica subterránea de la región sea un rompecabezas en gran medida sin resolver no hace sino exacerbar la incertidumbre de esta crisis. No está claro por qué Svartsengi ha sido esta vez el objetivo del magma. ¿Migró desde Fagradalsfjall o procedía de otro almacén subterráneo? ¿Y por qué el suelo alrededor de Svartsengi se ha inflado antes sin producir una erupción, mientras que esta vez sí lo ha conseguido?

En menos de 24 horas desde su inicio, los investigadores consiguieron tomar muestras de parte de la lava de la nueva erupción y compararlas con las tres anteriores en la península. Y según Ed Marshall, geocientífico de la Universidad de Islandia, todas tienen una química muy similar. Eso implica que existe algún tipo de conexión magmática entre Svartsengi y Fagradalsfjall, pero la naturaleza de esa conexión es muy confusa en la actualidad.

Lo que los vulcanólogos quieren saber, por encima de todo, es qué ocurrió entre el dramatismo sísmico de principios de noviembre y la erupción de esta semana. ¿Podrían haber sido capaces de predecir exactamente cuándo y dónde el magma encontraría su camino hacia la superficie con los datos que obtuvieron en las semanas previas al estallido? "Se trata de una gran e intrigante pregunta, que está en el centro de lo que mucha gente estudiará en los próximos meses", afirma Mike Burton, vulcanólogo de la Universidad de Manchester (Reino Unido).

Por ahora, lo único que pueden hacer los científicos es seguir de cerca el infernal proceso y esperar que sus observaciones revelen los secretos de esta novedosa demostración de fuerza volcánica.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved