La resbaladiza superficie de una planta de jarra tropical hace caer a las víctimas en sus ...

Cuidado con la jarra: estas plantas son seductoras y les encanta la carne

Cierto tipo de plantas carnívoras han evolucionado de forma ingeniosa, inspirando innovaciones que van desde los aerosoles antiadherentes hasta los repelentes de agua. ¿Qué otros misterios encierran las plantas jarra?

La resbaladiza superficie de una planta de jarra tropical hace caer a las víctimas en sus fauces abiertas. Es un tipo de planta carnívora que se alimenta de insectos y pequeños animales que caen en su trampa.

Fotografía de Helene Schmitz, Nat Geo Image Collection
Por Sandy Ong
Publicado 6 feb 2024, 13:25 CET

Las plantas carnívoras han cautivado durante mucho tiempo la imaginación popular, representadas hasta la exageración en clásicos de culto como La familia Addams y La tienda de los horrores como monstruos carnívoros, así como en cualquier videojuego de Super Mario.

Sus homólogos en la vida real, aunque menos sanguinarios, son igual de fascinantes.

Solemos pensar que las plantas están en la base de la cadena alimentaria, dice Laurence Gaume, científica del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia. Pero las plantas carnívoras (definidas como aquellas capaces de atraer, capturar y digerir presas) "trastocan las leyes de la naturaleza con su asombrosa capacidad para alimentarse de animales".

De este ecléctico conjunto, las plantas jarra (también llamadas plantas jarro o copas de mono) forman uno de los grupos más numerosos. Se distinguen fácilmente de sus primas carnívoras (las atrapamoscas Venus, las droseras y las hierbas de la vejiga) por sus trampas: hojas modificadas que se pliegan para formar una cavidad profunda llena de un líquido que ayuda a digerir pequeños animales, sobre todo insectos.

(Relacionado: No es broma, las plantas hablan entre ellas; te explicamos cómo)

La evolución del gusto por la carne

Según Barry Rice, astrobiólogo y botánico del Sierra College de California (Estados Unidos), que ha cultivado más de 800 plantas de la familia Sarraceniaceae, la fabricación de estas "hojas complicadas" cuesta a las plantas "muchos recursos metabólicos". Sin embargo, las plantas jarra persisten porque así pueden prosperar en entornos inhóspitos, como cimas de montañas bañadas por la lluvia, pantanos y areniscas minerales. En estos suelos pobres en nutrientes, la dieta animal de las plantas les proporciona el nitrógeno que de otro modo les faltaría.

Hormiga carpintera dentro de una planta de jarra

La planta de jarra con colmillos (Nepenthes biclacarata) y la hormiga carpintera (Camponotes schmitzi) mantienen una relación mutualista: mientras la planta proporciona un hogar a una pequeña colonia de unas 30 hormigas, éstas mantienen limpio el líquido de la jarra, eliminando los insectos grandes que se pudren en su interior.

Fotografía de Christian Ziegler

La carnivoría es una estrategia tan eficaz que ha evolucionado varias veces de forma independiente por plantas no relacionadas, afirma Rice: "Es un ejemplo notable de evolución convergente".

Una trampa mortal

Independientemente de cómo hayan evolucionado, todas las plantas jarra emplean "más o menos el mismo tipo de mecanismo de captura basado en la gravedad", afirma Alastair Robinson, botánico del Real Jardín Botánico de Victoria, en Australia.

El primer paso consiste en atraer a la presa hacia la jarra, lo que la mayoría de las plantas consigue con néctar dulce o colores brillantes. Algunas incluso se sirven del olfato de sus presas, cambiando los aromas que producen para atraer a distintos tipos de presas, como describen Gaume y sus colegas en un artículo publicado en 2023. Descubrieron que las jarras que desprenden aromas florales atrapan más abejas y polillas, mientras que las que emiten olores de ácidos grasos capturan más moscas y hormigas.

La Nepenthes rajah, en peligro de extinción, puede contener hasta 12 tazas de líquido y es endémica de las montañas de Malasia. Los tejos de los árboles y las ratas nocturnas proporcionan a esta planta fósforo y nitrógeno, nutrientes esenciales, al defecar en la abertura de la planta.

Fotografía de Christian Ziegler

Una vez que la presa está en el borde de la planta jarra, a menudo es un punto de no retorno. Los bordes de las jarras son muy resbaladizos: muchos tienen una capa de cristales de cera parecida a "la capa resbaladiza de una sartén de teflón", mientras que otros tienen superficies "húmedas" que hacen que los insectos se deslicen directamente hacia la copa de la jarra, de forma parecida a como los coches patinan por una carretera mojada, explica Ulrike Bauer, investigadora de la Universidad de Exeter (Reino Unido), que estudia la mecánica del movimiento de las plantas.

Una vez dentro, hay dos cosas que impiden una huida precipitada: unos pelos que apuntan hacia abajo y que recubren la pared interior de la jarra, y un charco de líquido que a veces es tan viscoelástico que parece arena movediza. Este líquido, que contiene enzimas o microbios residentes que inician la digestión, es también el que mata a las presas.

En Borneo, algunas especies de plantas jarra que habitan en las montañas han evolucionado hasta dejar de ser carnívoras, cambiando su dieta para adaptarse mejor a determinados nichos. En lugar de consumir insectos, recogen las heces de las musarañas arborícolas que se sientan sobre sus jarras en forma de cuenco y se alimentan de las secreciones grasas que producen.

Una vista lateral de Nepenthes rajah muestra larvas de mosquito visibles.

Fotografía de Christian Ziegler

"Es una fuente alternativa de nutrientes, porque cuanto más arriba, menos insectos", dice Robinson, que en 2022 demostró que los excrementos de los animales permiten a estas plantas adquirir el doble de nitrógeno que sus congéneres de las tierras bajas. "Que los animales aporten nutrientes en forma de heces es una victoria fácil", afirma.

Amenazas y descubrimientos

Las plantas jarra están cada vez más amenazadas. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica 68 especies de Nepenthes como en peligro crítico, en peligro o vulnerables, mientras que tres especies de Sarracenia están protegidas por la Ley de Especies en Peligro de Estados Unidos.

La pérdida de hábitat debido a la roturación de tierras para plantaciones de palma aceitera y la agricultura, así como el cambio climático, son amenazas importantes. Pero también lo es la recolección selectiva de plantas para el comercio hortícola. "La caza furtiva amenaza a un tercio de todas las especies de Nepenthes", afirma Robinson; "es el mayor número de especies amenazadas para cualquier grupo de plantas carnívoras".

La pérdida de hábitat, el cambio climático y el comercio de plantas exóticas amenazan cada vez más a las plantas de jarra.

Fotografía de Thomas Peschak, Nat Geo Image Collection

Dejar que se extingan no sólo sería una pérdida para sus ecosistemas, sino también para la innovación humana: sus extraordinarias propiedades han inspirado un buen número de innovaciones, como los revestimientos antiadherentes de los sprays de limpieza y los repelentes de agua en entornos industriales.

Además, todavía hay "mucho que desconocemos" sobre las plantas jarra, dice Rice.

Los científicos aprenden constantemente sobre sus diversas relaciones ecológicas, sus mecanismos de captura y descubren nuevas especies. El año pasado, un equipo de la India detectó neurotoxinas en el néctar producido por Nepenthes khasiana. En 2022, otro grupo de investigadores informó de una nueva especie, Nepenthes pudica, en Indonesia, cuyas jarras crecen bajo tierra. Ese mismo año, Bauer y sus colegas demostraron cómo dos especies no relacionadas de Borneo y las Seychelles evolucionaron jarras que, cuando se activan por las gotas de lluvia, actúan como trampolines que catapultan a los insectos a su interior.

"Tenemos muchas preguntas abiertas sobre las plantas jarra", afirma; "aún queda mucho por descubrir".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved