Todo lo que necesitas saber sobre protectores solares

Los expertos opinan sobre todo lo que hay que saber sobre el protector solar, desde la diferencia entre las variedades minerales y químicas hasta cuándo y con qué frecuencia debe aplicarse.

Por Carrie Arnold
Turistas relajándose a la sombra de las sombrillas en la terraza de una piscina en Palm ...

Turistas relajándose a la sombra de las sombrillas en la terraza de una piscina en Palm Springs, California. Los expertos afirman que el cáncer de piel está aumentando, por lo que es más importante que nunca protegerse de los dañinos rayos ultravioleta.

Fotografía de Jenn Emerling, Nat Geo Image Collection

Todos lo hemos sentido: ese momento en que el calor de los rayos del sol nos calienta demasiado y nos damos cuenta de que nos hemos quemado. La mayoría de las veces, esto conlleva varias horas o días de dolor y malestar. Sin embargo, con el tiempo, esta exposición al sol provoca el envejecimiento prematuro de la piel y cánceres como el melanoma.

En las últimas décadas, los expertos de la piel han dejado de preguntarse si debemos usar protección solar (la respuesta es un rotundo sí), sino cuánta, cuándo y en qué circunstancias. Más preguntas se arremolinan sobre los beneficios de los distintos tipos de protectores solares y su relativa seguridad para nosotros y el medio ambiente.

"El cáncer de piel va en aumento. Lo diagnostico todos los días en mi consulta", afirma Gregory Papadeas, dermatólogo residente en Denver (Estados Unidos). No sólo menciona el agotamiento de la capa de ozono, la parte de la atmósfera terrestre que ayuda a absorber los dañinos rayos ultravioleta, sino también la creciente popularidad de actividades al aire libre como el senderismo, el kayak y el ciclismo.

National Geographic ha hablado con varios dermatólogos para que expliquen todo lo que debemos saber sobre la protección solar.

(Relacionado: Tus hijos deberían usar gafas de sol; pero no unas cualquiera)

¿Hasta qué punto importa usar protección solar?

Mucho, dice Bruce Brod, dermatólogo de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos). Pero la protección solar es sólo una parte de una estrategia más holística para prevenir la exposición nociva al sol. La estrategia más eficaz es evitar el sol cuando es más intenso, normalmente entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde.

Otras opciones son llevar sombreros con alas de al menos diez centímetros de ancho y ropa que proteja del sol. Aunque la mayoría de la ropa proporciona más protección solar que salir a la calle con la piel desnuda, Brod recomienda comprar prendas con un Factor de Protección Solar (FPS) de al menos 30.

Para comprobar si una prenda que ya tienes te protege, acércala a una bombilla. Si deja pasar la luz, probablemente no proteja mucho, sobre todo si es de gasa o se moja.

Quemaduras aparte, ¿por qué debería preocuparme la exposición al sol?

Para empezar, porque los rayos UV son la principal causa de envejecimiento prematuro de la piel, que incluye arrugas, flacidez y sequedad, dice Mona Gohara, dermatóloga de la Universidad de Yale (Estados Unidos). Las personas de piel más oscura también pueden notar hiperpigmentación, o un aumento desigual del color de la piel.

(Relacionado: ¿Por qué envejecemos?)

Pero, ¿y si me pongo un poco moreno? ¿Me protegerá?

No. "Los bronceados son la forma que tiene el cuerpo de decirte que has dañado la piel", dice Gohara. "No existe un buen bronceado de base. Eso es una falacia".

Cuando se trata de FPS, ¿es siempre mejor cuanto más haya?

El FPS (abreviatura de Factor de Protección Solar) de un protector solar es una medida de la cantidad de energía solar (en forma de rayos UVA y UVB) que se necesita para provocar una quemadura solar en comparación con la piel no tratada cuando se utiliza según las indicaciones. Por lo tanto, utilizar una cantidad adecuada de protector solar con un FPS de 15 significa que se necesitará 15 veces más energía solar para provocar una quemadura; un FPS de 30 necesitaría 30 veces más.

Los consejos actuales de la Academia Americana de Dermatología y la Fundación contra el Cáncer de Piel recomiendan utilizar un protector solar con un FPS 30 como mínimo.

La advertencia importante es que hay que utilizar el producto según las instrucciones, y la mayoría de nosotros no lo hacemos.

Entonces, ¿cuándo debo aplicarme protector solar y cuánto debo ponerme?

La cantidad de protector solar aplicada en condiciones de laboratorio es de aproximadamente 28 gramos. Es aproximadamente del tamaño de una pelota de golf, o loción suficiente para llenar un vaso de chupito. Según Dawn Marie Davis, dermatóloga de la Clínica Mayo, una persona normal utiliza un tercio de esa cantidad.

Aunque los protectores solares minerales (más información sobre ellos a continuación) son eficaces de inmediato, los protectores solares químicos necesitan ser absorbidos antes de ser efectivos. Además de no aplicarse lo suficiente al principio, la mayoría de la gente no se reaplica el protector solar con frecuencia.

La Fundación contra el Cáncer de Piel aconseja reaplicar el protector solar cada dos horas, o después de nadar o sudar mucho, lo que ocurra primero. Esta recomendación es válida independientemente del FPS del producto. Un protector solar con FPS 100 proporciona más protección, pero no una protección más prolongada.

(Relacionado: ¿Qué impacto tienen las cremas solares en los ecosistemas?)

¿Tengo que ponerme protección solar si me quedo en casa?

DiAnne Davis, dermatóloga médica y estética de Dallas (Texas), recomienda a sus pacientes que se apliquen protección solar todas las mañanas, como parte de su rutina diaria habitual. Protegerse la piel es tan esencial como cepillarse los dientes, afirma, y convertir la protección solar en un hábito es la mejor forma de asegurarse de que se está protegido 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año.

Y lo de "365" no es sólo por aparentar. Davis afirma que siempre hay que tener en cuenta la protección solar, incluso en invierno, en días nublados e incluso, sí, cuando se está dentro de casa y cerca de una ventana. Aunque las bombillas normales y las pantallas de ordenador no dañan la piel, ciertos tipos de rayos UV pueden atravesar los cristales de coches y casas. Aunque no estés en el exterior, tu piel puede sufrir daños.

"Cualquiera puede tener cáncer de piel, independientemente de su edad, sexo o raza", afirma.

¿El protector solar me impedirá obtener suficiente vitamina D?

No te preocupes porque el uso de protector solar provoque niveles bajos de vitamina D, dice Dawn Marie Davis. Tan sólo 15 minutos de exposición al sol a la semana (el tipo de exposición al sol que probablemente recibas yendo y viniendo del coche, en partes de su piel que no están protegidas al 100%) es suficiente para proteger la vitamina D. Los alimentos enriquecidos y los suplementos nutricionales son una forma mucho más segura de aumentar los niveles de vitamina D que la exposición al sol, afirma.

(Relacionado: La verdad sobre los suplementos que refuerzan el sistema inmunitario)

¿Y los protectores solares minerales frente a los químicos? ¿Son seguros?

Tanto los protectores solares minerales como los químicos evitan que los rayos UV dañen la piel, pero lo hacen de formas distintas. Los protectores solares minerales contienen óxido de zinc y/o dióxido de titanio. Estos minerales se asientan sobre la piel y reflejan los rayos UV antes de que puedan causar daños. Los protectores solares químicos contienen oxibenzona u octinoxato, compuestos que absorben los rayos UV en lugar de la piel.

Los protectores solares minerales han dejado históricamente un tinte blanco en la piel al aplicarse, aunque las fórmulas más recientes han mejorado notablemente ese problema inofensivo pero impopular, dice Adele Haimovic, dermatóloga de Nueva York (Estados Unidos). Ella recomienda los protectores solares minerales a las personas con piel sensible. Como no se absorben, es menos probable que provoquen reacciones.

El Grupo de Trabajo Medioambiental y otras organizaciones de consumidores han expresado su preocupación por la seguridad de la oxibenzona. Señalan que hay pruebas de que se trata de un disruptor endocrino (término que engloba los compuestos que afectan a las hormonas y otras funciones del sistema endocrino) y citan un estudio publicado en enero de 2020 en la revista Journal of the American Medical Association, según el cual el organismo absorbe seis ingredientes activos de los protectores solares químicos.

Sin embargo, todos los dermatólogos que hablaron con National Geographic afirmaron la seguridad de los protectores solares químicos. Las personas a las que les preocupa la oxibenzona deberían utilizar un protector solar mineral en lugar de abstenerse de cualquier protección solar, afirma Gohara.

"Si se aplica cada dos horas y en la cantidad adecuada, se convierte en una cuestión de preferencia personal", afirma. "El protector solar que mejor funciona es el que te vas a poner".

Algunos protectores solares llevan la etiqueta 'seguro para los arrecifes'; ¿qué significa esto?

Algunos ingredientes activos de los protectores solares químicos también están siendo identificados como perjudiciales para los delicados arrecifes de coral. Es la razón por la que Hawái prohibió la venta de protectores solares que contienen oxibenzona y octinoxato en 2018. Pero Haimovic dice que el tema sigue siendo una cuestión abierta.

"Se necesita más investigación sobre este tema", dice. Con los arrecifes de coral amenazados por tantas causas, como el cambio climático y la contaminación, es difícil saber qué impacto tiene la protección solar.

Es complicado. Pero los expertos dicen que la protección solar en EE.UU. es bastante buena y la mayoría de los países tienen normas similares sobre cómo califican la protección solar.

Si tengo la piel más oscura, ¿necesito protección solar?

Por supuesto, dice Davis. La melanina es un pigmento de la piel que actúa como filtro solar natural, explica. El FPS medio que proporciona la melanina en las personas con piel más pigmentada oscila entre un FPS de 3 y un FPS de 13, muy por debajo de los niveles recomendados de FPS 30. Lo que esto significa es que las personas negras necesitan protección solar; tienen algo más de protección solar, pero no la suficiente como para renunciar a ella.

¿Debo preocuparme por las fechas de caducidad de los protectores solares?

En este caso, los consejos de los expertos son variados. Davis, de Mayo, afirma que los consumidores deben prestar mucha atención a las fechas de caducidad. Utilizar un protector solar caducado, explica, aumenta la posibilidad de que haya perdido eficacia. ¿Otra preocupación? La proliferación de bacterias nocivas.

Aun así, Gohara y Papadeas dicen que las fechas de los envases deben tomarse con cautela.

"Si tu protector solar caduca hoy, probablemente puedas utilizarlo durante un año más", afirma Papadeas. Sin embargo, eso es sólo mientras los ingredientes no empiecen a separarse, que es una señal de que tu protector solar está perdiendo eficacia.

Así que si tienes un envase que ya ha pasado su fecha de caducidad, es probable que esté bien". Lo que más le preocupa a Gohara de los protectores solares caducados es que son una señal de que probablemente no estás usando la cantidad suficiente.

"Un bote de protección solar no debería durarte más de un par de meses si lo usas correctamente", dice.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved