Las tablets revolucionan la educación de los samburu

Las tablets de BRCK están abriendo las puertas a nuevas oportunidades de aprendizaje para las mujeres y los niños de la tribu samburu en esta reserva de Kenia.martes, 9 de enero de 2018

Por Alexandra E. Petri
Fotografías de Ciril Jazbec

La escuela primaria de Kiltamany es un edificio sencillo a pocas horas en coche al norte de la capital de Kenia, Nairobi, en una zona remota de la reserva de Samburu: una serie de largos pupitres de madera y una pequeña pizarra apenas eran suficientes para los estudiantes de las aldeas circundantes. Pero ahora, la escuela primaria de Kiltamany se ha convertido en un buen ejemplo de aula con tecnología inalámbrica gracias a las mentes de la floreciente comunidad tecnológica de Kenia.

Niños y niñas samburu usan tablets Kio diseñadas por la empresa de software con sede en Nairobi BRCK para aprender a leer y a hacer operaciones matemáticas básicas, entre otras metas educativas, haciendo hincapié en la idea de que el conocimiento es poder y ampliando su crecimiento en el futuro. Es más, las mujeres samburu, cuyas tradiciones y costumbres suelen mantenerlas en el hogar, también van a la escuela, dando ejemplo a sus hijos al hacer algo que nunca habían podido hacer antes.

«Quieren inspirar a sus hijos para que se tomen en serio su educación», afirma el fotógrafo esloveno Ciril Jazbec.

Antes de ser fotógrafo, Jazbec estudió economía, una base que le sirvió para contar la historia del espíritu emprendedor de África, destacando las extraordinarias chispas de creatividad, progreso y visión de futuro que no suelen ser sinónimos de las ideas estereotípicas sobre el continente.

Cada viaje empieza con un primer paso. Para Kenia y muchos de los países circundantes, ese viaje comenzó con el Internet de banda ancha. Hace una década, África oriental ―y África en general― permanecía en la sombra del resto del mundo, desconectada del Internet de alta velocidad que atravesaba océanos, países y continentes para construir una comunidad global en la red. La región instaló sus primeros cables de fibra óptica en torno al 2010, plantando las semillas que permitirían florecer a las comunidades tecnológicas.

Unos años después, la presencia de Kenia en Internet ha crecido gracias a la National Broadband Strategy del gobierno, una iniciativa que aspira a extender y proporcionar Internet de calidad a sus ciudadanos.

Para las mujeres de la tribu samburu, los avances tecnológicos les permitieron usar tablets digitales para ampliar sus habilidades y su conocimiento, aumentando el valor de la educación en esta tribu tradicionalmente nómada.

Te puede interesar: De la ciudad a la sabana: 3 formas de experimentar Kenia

Jazbec dice que durante el tiempo que pasó con los samburu observó contrastes interesantes: a una hora, fotografiaba una clase digital. A la hora siguiente, había vuelto a la aldea samburu, donde viven un estilo de vida tribal tradicional.

«Fue fascinante ver el choque entre la cultura, la tecnología y el deseo», afirma, aludiendo a la tensión inherente entre la modernidad y la identidad cultural. Por un lado, las pantallas están dominando nuestras vidas. Por otro lado, la tecnología puede usarse como solución, inspirando y preparando a la siguiente generación de Kenia para formar parte de un panorama global competitivo.