Descubierto un legendario galeón español naufragado en la costa de Oregón

En 1693, un barco que transportaba seda y cera de abejas de Filipinas a México desapareció misteriosamente. Ahora, una arriesgada misión ha recuperado sus maderas, resolviendo un rompecabezas de 300 años.

Por Kristin Romey
Publicado 17 jun 2022, 12:53 CEST
Archaeologists, law officers, and search-and-rescue personnel execute the risky emergency recovery of 17th-century shipwreck timbers from ...
Archaeologists, law officers, and search-and-rescue personnel execute the risky emergency recovery of 17th-century shipwreck timbers from the Oregon coast earlier this week. They are believed to belong to the Santo Cristo de Burgos, a Spanish galleon that disappeared en route from the Philippines to Mexico in 1693.
Fotografía de Balazs Gardi, National Geographic

ASTORIA, OREGON (ESTADOS UNIDOS) - Las autoridades estatales confirmaron ayer que se han descubierto los restos del naufragio de un galeón español del siglo XVII en la costa norte de Oregón.

Los restos del casco, extraordinariamente raros, fueron extraídos de unas cuevas marinas cerca de Manzanita a principios de esta semana en una arriesgada misión de recuperación de emergencia en la que participaron arqueólogos, personal de las fuerzas del orden y equipos de búsqueda y rescate de múltiples organismos estatales y locales.

"Estoy impresionado y aliviado", dice Scott Williams, arqueólogo del Departamento de Transporte del Estado de Washington y presidente de la Sociedad de Arqueología Marítima (MAS), un grupo de voluntarios que ha encabezado la búsqueda del naufragio durante 15 años.

Se cree que la docena de maderas son piezas del Santo Cristo de Burgos, un galeón español que navegaba de Filipinas a México en 1693 cuando se desvió de su rumbo y desapareció, probablemente naufragando en la actual costa de Oregón. Su cargamento incluía costosa seda china, porcelana y bloques de cera de abeja para hacer velas.

(Relacionado: Cómo se encuentran los naufragios y a quién pertenecen)

Izquierda: Arriba:

Un bloque de cera de abeja del Santo Cristo de Burgos presenta una marca distintiva del propietario.

Derecha: Abajo:

El escarpado litoral de la costa norte de Oregón, el fuerte oleaje y las traicioneras tormentas conforman un paisaje hostil para siglos de navegantes.

Los trozos de porcelana china del periodo Kangxi (1661-1722) que llegan a las costas de Manzanita son probablemente restos del cargamento del galeón.

El Santo Cristo de Burgos era un galeón de Manilla, un tipo de barco de madera resistente que recorría una ruta comercial anual entre las colonias españolas de Filipinas y Nueva España (actual México) entre 1565 y 1815, un periodo que marcó la primera era del comercio mundial. Estos barcos europeos fueron construidos en puertos asiáticos por artesanos asiáticos y con materiales asiáticos.

A pesar de sus 250 años de existencia (y de la inevitable pérdida de embarcaciones de madera que cruzaban el peligroso Pacífico), se han encontrado muy pocos naufragios de galeones de Manila. Sólo se conocen tres en la costa occidental de América (uno en Oregón, otro en California y otro en el estado mexicano de Baja California) y hasta ahora no se había descubierto ningún resto de casco superviviente.

El capitán Frankie Knight de Nehalem Bay Fire & Rescue conduce una moto de agua mientras el bombero Levi Hill (izquierda) y el jefe de división Jesse Walsh aseguran la madera de un barco en la costa norte cerca de Manzanita, Oregón, en junio de 2022.

El arqueólogo de la Región de la Montaña, Steve Jenevein, y el director del programa de recursos del parque, Chris Parkins, del Departamento de Parques y Actividades Recreativas de Oregón, y Scott Williams, presidente de la Sociedad Arqueológica Marítima, envuelven un madero en dispositivos de flotación antes de llevarlo a la orilla.

Signos reveladores de un barco hundido

El Santo Cristo es más conocido en la costa de Oregón como el legendario "naufragio del Beeswax [cera de abeja en inglés]", un apodo derivado de los característicos bloques de cera de abejas que llegaron a la costa durante siglos y que fueron comercializados por las tribus nativas americanas locales y posteriormente por los colonos anglo europeos. Dado que las abejas no son nativas de América (fueron importadas de Europa en el siglo XVII), la cera de abejas asiática era una importación importante para las colonias españolas, donde las velas de cera de abejas eran necesarias, entre otras cosas, para los servicios católicos.

Había otros indicios de que había un naufragio escondido en algún lugar de la costa, desde pequeños trozos de porcelana azul y blanca hasta grandes piezas de madera arrojadas sobre las rocas o enterradas en la arena movediza. Una sección de la cubierta superior de un barco de madera fue visible en la desembocadura de un río cerca de Manzanita hasta aproximadamente la década de 1920. Y las historias orales de las tribus indígenas de la zona hablan de un barco extranjero que naufragó hace mucho tiempo, con una tripulación que llegó a tierra y corrió distintos destinos.

(Relacionado: El hundimiento de un príncipe: así fue el naufragio del H.M.S. Gloucester)

La punta de un madero desgastado por el agua emerge durante la marea baja en la costa de Oregón. Se recuperó y se llevó al Museo Marítimo del Río Columbia, en Astoria, donde se documentará y conservará.

Kyle Lent, arqueólogo de la empresa de recursos del patrimonio cultural SEARCH Inc., descansa durante la difícil travesía por la costa durante la marea baja. Los esfuerzos de recuperación tuvieron que concluir en 90 minutos, antes de que la marea subiera demasiado y atrapara al equipo en peligrosas cuevas marinas.

El descubrimiento de los restos del galeón "confirma que nuestros antepasados sabían de lo que hablaban", dice Robert Kentta, director de recursos culturales de las Tribus Confederadas de los Siletz y miembro del Consejo Tribal de Siletz. "Relataban las historias orales de una manera que decían la verdad".

A medida que los colonos blancos llegaban a esta dramática y escarpada costa, los relatos de los nativos americanos se fueron adornando con historias cada vez más fantásticas de riquezas ocultas. A finales del siglo XX, las leyendas locales sobre tesoros y galeones (y su búsqueda) aparecían regularmente en las páginas de los periódicos de Oregón. Estos informes llamaron la atención del cineasta Steven Spielberg y probablemente inspiraron su idea para la película de 1985 Los Goonies, una historia de culto de la generación X sobre niños que buscan tesoros y un galeón misterioso en la salvaje costa del Pacífico de Oregón.

Pero a pesar de todo lo que se dice sobre el tesoro, había dos preguntas evidentes: ¿Dónde estaba (y qué era) exactamente el pecio de Beeswax?

(Relacionado: Los diez naufragios más relevantes a lo largo de la historia)

La montaña Neahkahnie, cerca de Manzanita, recibe el nombre de "Montaña de los 1.000 agujeros" después de que durante más de un siglo los buscadores de tesoros excavaran sin éxito en busca de las riquezas que se rumoreaba que se escondían en sus laderas. Las historias de naufragios y tesoros ocupan un lugar destacado en la tradición costera de Oregón.

Un grabado alemán de 1620 muestra galeones españoles en el puerto de Acapulco, en el Pacífico. El comercio anual de galeones de Manilla entre Filipinas y México entre 1565 y 1815 marcó la primera era de comercio verdaderamente global.

Fotografía de Granger

Los secretos de un tsunami

A mediados de la década de 2000, un grupo de investigadores y miembros de la comunidad, entre los que se encontraba Williams, decidió responder a esa pregunta, y acabaron formando la Sociedad de Arqueología Marítima (MAS). Estudiaron miles de piezas de porcelana china recogidas por los playeros a lo largo de los años y determinaron que eran del periodo Kangxi (1661-1722).

Las cerámicas chinas y los bloques asiáticos de cera de abejas con marcas españolas les llevaron a la conclusión de que el pecio de Beeswax tenía que ser uno de los dos galeones de Manilla desaparecidos entre 1650 y 1750 aproximadamente: el Santo Cristo de Burgos, que se perdió en 1693, o el San Francisco Xavier, que desapareció en 1705.

Al principio, los arqueólogos sospecharon que el Beeswax Wreck era el San Francisco Xavier de 1705, y con razón. En 1700, un terremoto de 9 grados de magnitud sacudió la costa occidental y provocó un enorme tsunami. Si el Santo Cristo había naufragado en la zona, razonaron, el tsunami que barrió la costa pocos años después habría destruido todo lo que quedaba.

El pescador comercial local y recolector de playas Craig Andes busca fragmentos de porcelana china en la costa de Oregón en mayo de 2021.

Izquierda: Arriba:

La arqueóloga del Distrito de la Región Costera, Stacy Scott, del Departamento de Parques y Recreación de Oregón, sostiene la porcelana que probablemente llevaba el galeón. "Se nos ha encomendado la administración de estos recursos. Estamos a la altura del trabajo".

Derecha: Abajo:

Una sección de madera de barco sospechosa es tratada con una solución para estabilizar la madera anegada en el Museo Marítimo del Río Columbia en Astoria.

Entonces, un estudio geológico reveló algo sorprendente: la zona cercana al río Nehalem donde se había encontrado cera de abeja, porcelana y piezas de un barco de madera estaba debajo y dentro (no encima) de la capa de sedimentos dejada por la ola de aproximadamente 7 metros de altura que golpeó la costa. Esto significa que el misterioso naufragio ya debía estar allí cuando el tsunami llegó en 1700. ¿Pero era el Santo Cristo de Burgos

Un catálogo de barcos españoles publicado en la década de 1930 (una fuente que los arqueólogos siguen consultando) afirmaba que, según los registros españoles, el Santo Cristo ardió en algún lugar del Pacífico. Pero el grupo de voluntarios recaudó dinero para financiar la investigación en los exhaustivos archivos navales de España, que acabaron contando una historia diferente: a pesar de una búsqueda de varios años por parte de la corona española, el Santo Cristo de Burgos simplemente había desaparecido. 

Los investigadores del MAS estuvieron entonces bastante seguros de que el Beeswax Wreck y el Santo Cristo de Burgos eran el mismo barco. Pero identificar el paradero del naufragio iba a resultar aún más difícil. Para el equipo de voluntarios del MAS, significaba bucear y hacer prospecciones en su tiempo libre en condiciones difíciles que podían cambiar en un instante.

Un galeón de madera encajado entre las rocas de la costa de Oregón. Los galeones de Manila eran enormes buques de carga (unos 45 metros de largo y un tercio de ancho) ideales para maximizar la cantidad de mercancías que podían transportarse para su venta a través del Pacífico.

En 2019, sus herramientas de teledetección habían detectado algunos objetos frente a la costa de Manzanita que podrían ser los restos de un barco de madera, o simplemente una roca extraña en el fondo del mar. Sin embargo, a pesar de la ausencia de pruebas concluyentes, el naufragio del Santo Cristo tenía que estar en algún lugar de la costa, razonaron, ya que había enviado un flujo constante de cera de abejas y porcelana a la costa para que generaciones de bañistas lo descubrieran y se hicieran preguntas.

Goonies adultos

Craig Andes es uno de esos buscadores de playas, un pescador comercial que pertenecía a una "pandilla de los Goonies" de niños que crecieron explorando la costa, inspirados por las historias de tesoros. Comenzó a compartir sus conocimientos sobre los artefactos de la zona con el MAS después de leer sobre su búsqueda del pecio de Beeswax.

Esa información incluía la presencia de trozos de madera en cuevas marinas que Andes detectó por primera vez en 2013. Los vigiló y creyó firmemente que eran maderas de barco. También le preocupaba que los trozos más pequeños corrieran el riesgo de ser arrastrados por la corriente. Así que en 2020 se puso en contacto con el MAS y les instó a analizar una muestra de la madera.

"Estaba convencido de que era madera a la deriva", recuerda Williams, presidente del MAS. "Pensar que maderas de barco de 300 años podían sobrevivir en la costa de Oregón era una locura".

Un análisis de laboratorio reveló que las maderas estaban talladas en Anacardiaceae, una especie de madera dura tropical que se encuentra en Asia. La datación por radiocarbono indicó que el árbol fue talado hacia 1650. Ambos datos coinciden con la composición y la edad del Santo Cristo.

(Relacionado: Encontrados los restos de un barco español del siglo XVII en Panamá)

Izquierda: Arriba:

La recuperación de emergencia, limitada en el tiempo, se basó en los agudos ojos de los arqueólogos regionales para discernir las maderas del naufragio entre las algas y los restos que llenaban las cuevas marinas.

Derecha: Abajo:

Los miembros del equipo de recuperación hacen una pausa durante un momento soleado en la costa de Oregón.

Durante el verano de 2020, los arqueólogos del MAS investigaron las cuevas (a las que sólo se puede acceder por el agua o a través de una peligrosa escalada por las rocas cuando las mareas son extremadamente bajas) y determinaron que las maderas eran un "depósito secundario", lo que significa que no formaban parte de un naufragio sino que habían sido arrastradas a la cueva, posiblemente por el tsunami de 1700.

Los arqueólogos también coincidieron en que las maderas corrían el riesgo de ser arrastradas al mar, pero extraerlas de la cueva marina sería complicado y peligroso. Sólo dispondrían de unos 90 minutos para documentar y extraer las maderas antes de que la marea subiera y las atrapara. Dado que la recuperación sólo podía ser realizada con seguridad por un equipo de expertos durante una marea inusualmente baja, contrataron a SEARCH Inc. una empresa de gestión de recursos culturales para coordinar la misión. El proyecto se financiaría en parte con una subvención de la National Geographic Society.

Una peligrosa recuperación

Después de un año de retrasos causados por la pandemia de la COVID-19 y el imprevisible clima, unas pocas docenas de personas se reunieron al amanecer de esta semana en una playa vacía para recuperar los restos del Santo Cristo de Burgos. Personal de las oficinas del sheriff de los condados de Tillamook y Clatsop se unió a los arqueólogos del Departamento de Parques y Actividades Recreativas de Oregón, el MAS y SEARCH Inc. en la arriesgada carrera hacia la cueva marina. Los nadadores de rescate del Departamento de Bomberos del Valle de Nehalem dieron vueltas en motos acuáticas, mientras los equipos de cuerdas supervisaban la operación desde los acantilados.

El sol sale en una mañana de junio en la costa del Pacífico de Oregón. Aunque el descubrimiento de la madera ha confirmado que estos son los probables restos del Santo Cristo de Burgos, los arqueólogos seguirán buscando otras partes del naufragio que puedan quedar en alta mar.

Los maderos se recuperaron sanos y salvos, y el equipo sintió un palpable alivio. "Fue increíble llevar a cabo una operación tan compleja, que fue posible gracias al trabajo en equipo, la cooperación y la excepcional profesionalidad de todos los participantes", dice Jim Delgado, investigador arqueológico principal del proyecto y vicepresidente de SEARCH Inc.

Andes observaba la actividad desde la playa, maravillado por la complicada coreografía. Había pasado casi una década desde que vio los maderos, y mientras la primera pieza, la más grande, era remolcada a la orilla, pasó su mano por la superficie brillante y se deleitó con el momento culminante.

Los maderos se encuentran ahora en el Museo Marítimo del Río Columbia, en Astoria, donde serán cuidadosamente documentados y conservados. Cada madera se escaneará con detalle y los escaneos se compartirán con expertos en galeones de Manilla de todo el mundo para comprender mejor cómo se construyeron estos extraordinarios barcos.

Pero la pequeña colección de maderas no es sólo una fuente de información sobre los galeones de Manilla, dice Delgado. "Estas maderas son también la prueba física de las historias que se han conocido y transmitido a través de generaciones".

Chris Havel, portavoz del Departamento de Parques y Actividades Recreativas de Oregón, dice que la agencia está deseando saber qué descubren los investigadores sobre los maderos recuperados, "para poder compartir esas noticias con la gente que visita nuestros parques." Pero también advierte a la gente que no arriesgue su vida al intentar visitar las cuevas marinas ahora vacías.

"Los visitantes deben respetar cualquier señal o advertencia que puedan ver, y abstenerse de buscar artefactos o llevarse algo de nuestros parques que no sea el recuerdo de una visita divertida y segura".

El origen de la cera de abejas y la porcelana que todavía aparecen en las playas sigue estando sumergido en algún lugar de la costa, y el MAS continuará su búsqueda submarina de más restos del Santo Cristo de Burgos.

Mientras tanto, Williams insta a los miembros de la comunidad local a que estén atentos a cualquier indicio que pueda confirmar la identidad del legendario galeón de Oregón, como una moneda o cualquier elemento que lleve una fecha o un nombre.

"Alguien podría tenerlo en el ático o en el sótano", dice. O un playero con suerte podría encontrar una prueba decisiva después de una gran tormenta, "solo hace falta que alguien mire hacia abajo en el lugar adecuado".

Balazs Gardi es un fotógrafo de origen húngaro cuyo trabajo explora las condiciones creadas por el hombre que amenazan la existencia de la humanidad. Ha cubierto la guerra de Afganistán y las consecuencias de gran alcance de la crisis mundial del agua. Su trabajo ha sido galardonado con el premio Bayeux-Calvados para corresponsales de guerra y el premio Global Vision de Pictures of the Year International. Para ver más de su trabajo, síguelo en Instagram.


Kristin Romey es redactora y editora senior de arqueología de National Geographic. Síguela en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Comienza el intento de recuperación del ADN del último barco de esclavos estadounidense
Historia
El bloqueo del canal de Suez ha desviado los barcos por una zona conocida por los naufragios
Historia
El hundimiento de un príncipe: así fue el naufragio del H.M.S. Gloucester
Historia
Pocos pero increíbles: así son algunos de los artefactos vikingos más espectaculares del mundo
Historia
Descubierta una procesión de dioses antiguos en un túnel secreto

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved