Este enorme barco centenario arroja luz sobre los rituales funerarios vikingos

La embarcación, de 1200 años de antigüedad, descubierta en un campo de patatas noruego, está revelando una extraordinaria imagen de cómo se enviaba al más allá a los antiguos caudillos escandinavos.

Aunque la mayor parte del barco de madera se erosionó con el paso de los siglos, los remaches de hierro conservados (marcados en blanco) permitirán a los investigadores reconstruir el navío de 18 metros de eslora, que se construyó en la época en que los barcos vikingos empezaron a ser propulsados tanto por velas como por remos.

Fotografía de Museum of Cultural History
Por Andrew Curry
Publicado 16 mar 2023, 13:28 CET

En el sur de Escandinavia, no es raro ver colinas bajas y redondeadas apareciendo aquí y allá entre las llanuras de las tierras de cultivo: a menudo son los restos de túmulos funerarios de la época vikinga; muchos, saqueados hace siglos y arados por los agricultores del siglo XIX. En 2018, las autoridades locales pidieron al Instituto Noruego de Investigación Cultural que investigara los alrededores de un túmulo de este tipo en Gjellestad, un lugar situado justo al norte de la frontera con Suecia. Un radar de penetración en el suelo reveló los contornos de otros diez túmulos, arados en los últimos 150 años, y la silueta fantasmal de un barco de madera a solo 15 centímetros bajo la superficie de un campo de patatas.

Fotografía de NIKU

El barco pertenecía probablemente a la época vikinga y su tamaño aparente, más de 18 metros de eslora, lo convertiría en uno de los mayores descubiertos hasta la fecha. Fue el primer barco vikingo intacto descubierto en décadas y declarado "hallazgo centenario" por los arqueólogos.

Tampoco estaba previsto desenterrar el barco de Gjellestad, al menos en un futuro próximo, pero los efectos del cambio climático y el aumento de la agricultura han obligado a los arqueólogos a hacerlo. Su estudio de cinco años (la primera excavación de una tumba vikinga de este tamaño en más de 100 años) no sólo proporciona un tesoro sin precedentes de información sobre los barcos y los enterramientos de los formidables marinos de la Antigüedad, sino que también sirve como banco de pruebas experimental de lo que pueden decirnos hasta los artefactos más diminutos.

(Relacionado: Descubierto un peine vikingo de 1.000 años de antigüedad)

¿Los vikingos enviaban al mar a sus muertos?

Aunque la imagen de los guerreros vikingos descansando en sus elegantes naves es un pilar de la cultura popular, la idea de que las naves eran incendiadas o empujadas mar adentro como parte de las ceremonias funerarias tiene pocas pruebas arqueológicas que la respalden.

Más bien, alrededor del año 400 d.C., cientos de poderosos caudillos escandinavos empezaron a ser enterrados en sus barcolungos bajo montículos de tierra de más de 6 metros de altura. Miles más, presumiblemente de menos recursos, fueron enterrados en embarcaciones más pequeñas.

Hoy, sin embargo, las tumbas de barco de Escandinavia son una especie en peligro crítico de desaparición. A lo largo de los siglos, los montículos prominentes fueron saqueados o arados, y su contenido robado o dañado. Los pocos barcos encontrados desde 1904 fueron simples naufragios o quedaron abandonados en ciénagas.

En 2018, un radar de penetración terrestre desveló el fantasmagórico contorno del enterramiento de un barco vikingo de 1200 años de antigüedad. Es el primer enterramiento de este tipo excavado en Escandinavia en más de un siglo.

Fotografía de NIKU

Esto hizo que la decisión del Gobierno noruego en 2018 de dejar bajo tierra el recién descubierto barco de Gjellestad fuera una sorpresa para el público, pero no para los arqueólogos que entienden que a veces dejar las cosas bajo tierra es la mejor manera de preservarlas para futuros investigadores.

Un año después, sin embargo, un equipo de arqueólogos volvió al campo de patatas para realizar una pequeña excavación y hacerse una idea de lo bien que se conservaba el palangrero de madera. Una zanja abierta en el centro del barco reveló que la quilla (la "espina dorsal") seguía intacta, sobreviviendo durante siglos en una profunda y húmeda capa de tierra. A partir de los anillos de los árboles de la quilla y otras partes del barco, los investigadores descubrieron que el barco de Gjellestad se construyó alrededor del año 800 d.C.

Sin embargo, gracias a una zanja agrícola excavada en la década de 1960 y a un tiempo cada vez más caluroso y seco debido al cambio climático, partes del barco situadas por encima de la quilla sobresalían por encima del baño de agua protector que había mantenido la madera del barco sin oxígeno e intacta durante más de 1000 años.

"La quilla es tan profunda que ha estado húmeda todo el tiempo", afirma el director de la excavación, Christian Løchsen Rødsrud, arqueólogo de la Universidad de Oslo, "pero [el entablado] se ha secado y vuelto a mojar tantas veces que no queda mucho".

Es más, los arqueólogos identificaron un agresivo hongo presente en el interior del barco que había empezado a consumir la madera que quedaba. Lo que empezó como un examen superficial se convirtió rápidamente en una excavación de emergencia a gran escala: había que desenterrar el barco de Gjellestad.

En el verano de 2020 los investigadores excavaron la tierra sobre el lugar de enterramiento de un barco vikingo por primera vez desde 1905. El estado del barco obligó a Rødsrud y a su equipo a ser creativos. La mitad superior del barco de Gjellestad había sido arada hacía mucho tiempo, y gran parte de lo que quedaba se había podrido, dejando sólo impresiones en forma de plancha en el suelo.

Miembros de la excavación limpian un trozo de quilla (la "espina dorsal" del barco) conservado en el buque Gjellestad.

Fotografía de Museum of Cultural History

Pero quedaba un elemento clave de la construcción del barco: más de 1400 remaches de hierro cubiertos de óxido, cada uno exactamente donde estaba cuando sujetaba los tablones del barco. Se inspecciona cada remache y se registra su ubicación exacta antes de excavarlo en un pequeño bloque de tierra circundante. A lo largo del próximo año, se escaneará cada bloque de tierra y los remaches se volverán a ensamblar en un modelo tridimensional del barco. Al final, los remaches trazarán la curvatura del casco y crearán una versión digital del propio barco.

"Imagínese reconstruir una casa mirando sólo los clavos y la viga del tejado", dice Rødsrud. "Va a ser como el Tetris".

Antes incluso de haber completado el modelo digital, los investigadores han descubierto pistas fundamentales sobre el buque Gjellestad. La quilla, de 18 metros de largo, es inusualmente delgada para un barco vikingo, y le faltan los refuerzos necesarios para sostener un mástil, lo que significa que el navío podría haber sido remado.

Y lo que es más importante, el navío data de finales del siglo VIII, época en la que los marineros escandinavos empezaron a equipar sus barcos con velas, lo que les permitía realizar largas travesías y ataques rápidos y repentinos. Esto sugiere que el barco de Gjellestad "es de principios de la era vikinga", dice Rødsrud, y podría ser un diseño de transición que reflejara un periodo de experimentación con las velas. Sin embargo, "no podemos concluir que el barco no pudiera llevar mástil antes de la reconstrucción", añade.

Jan Bill, conservador del Museo de Barcos Vikingos de Oslo y experto en veleros de la época vikinga, sugiere que el coste podría haber sido un factor. Las velas se tejían a mano con lana, lo que suponía una gran inversión de tiempo y trabajo. Quizá el mástil y la vela se retiraron del barco de Gjellestad y se reutilizaron en otro navío posterior. "El coste de la vela podría ser casi tanto como el del propio barco", dice Bill. "Podría ser que quitaran el mástil porque era muy caro".

(Relacionado: 5 lecciones sobre la épica cultura escandinava)

Teatro de los muertos

La tecnología que los investigadores aportan a la primera excavación de un barco vikingo en un siglo también está proporcionando datos extraordinarios sobre las prácticas funerarias escandinavas de la época. Analizando el suelo del barco de Gjellestad y sus alrededores, los arqueólogos pudieron determinar que la gente despejó un círculo de 15 metros de hierba y tierra vegetal del lugar antes de llevar el barco a tierra, posiblemente desde un arroyo cercano. Una zanja cavada alrededor del círculo mantendría a los espectadores alejados del barco en su centro, mientras que una rampa o pasarela de tierra se instaló en un lado del barco para facilitar el entierro. En la proa del barco había una "piscina" de arcilla gris azulada. El efecto podía parecerse al de un teatro circular, con rituales que tenían lugar en el barco durante semanas o incluso meses.

Los enterramientos en barcos vikingos eran "algo más que una ceremonia estática", afirma Neil Price, arqueólogo de la Universidad de Uppsala (Suecia) que no participó en el proyecto. "Son un escenario para interactuar con los muertos".

Aunque la tumba fue saqueada en la antigüedad (posiblemente por las fuerzas de Harald Bluetooth), quedaron pequeños objetos como estas cuentas.

Fotografía de Museum of Cultural History

Quienquiera que organizara el entierro hace unos 1200 años prestó atención a los detalles más pequeños. Se cortaron cuidadosamente cuadrados de césped y se reutilizaron como ladrillos para construir alrededor de la cámara funeraria. Aplastados en capas de menos de un centímetro de grosor a lo largo de cientos de años, los ladrillos de césped permitieron a los investigadores precisar la época del año en que fue cortado por las briznas de hierba. El desaparecido caudillo fue enterrado en "la época de la cosecha, cuando los campos están amarillos", señala Rødsrud.

La escena tiene ecos en otros conocidos enterramientos de barcos vikingos, como el de Gokstad, que se construyó poco después que el navío de Gjellestad y ahora se expone en el Museo de Barcos Vikingos de Oslo. Los investigadores tomaron más de 100 muestras de tierra de su túmulo, que se excavó en 1880 y sigue en pie hoy en día.

Al analizar las capas de tierra dentro y debajo del túmulo de Gokstad, Rebecca Cannell, experta en suelos que trabaja para el Instituto Noruego de Investigación del Patrimonio Cultural, reveló que otras tumbas de barcos vikingos también eran mucho más que montones de tierra. El enterramiento de Gokstad también estaba elaborado, con una "piscina" de arcilla junto al barco y cuadrados de césped de colores alternos traídos de los humedales cercanos y apilados en patrones específicos sobre la cámara funeraria. "Habría sido precioso", dice Cannell, "como un mosaico en marrón y negro y verde".

(Relacionado: El deshielo revela una «carretera» vikinga perdida)

Arrasado por Bluetooth

Cuando comenzaron su trabajo, los arqueólogos esperaban averiguar quién estaba enterrado en el barco Gjellestad. Los esqueletos hallados en otras tumbas de barcos pertenecían tanto a mujeres como a hombres; a menudo había varias personas enterradas en los túmulos, y algunas quizá representaban a criados o esclavizados sacrificados para acompañar a su gobernante en el más allá. Por desgracia, los arqueólogos pronto se dieron cuenta de que los enterramientos habían sido saqueados hacía mucho tiempo. "No queda oro ni plata, aunque estoy seguro de que estaban allí", dice Rødsrud.

Pero como los túmulos funerarios eran símbolos importantes que representaban a los antepasados venerados de una comunidad vikinga y a menudo se erigían junto a asentamientos importantes, presumiblemente llenos de guerreros fuertemente armados, el robo era un rompecabezas. ¿Cómo pudieron escapar los ladrones de tumbas sin ser detectados ni castigados? "No se puede robar algo así en secreto: es enorme", observa Price. "No sólo tendrías que cavar un agujero, sino cortar el entarimado de la nave".

Una imagen microscópica de la madera del buque Gjellestad muestra los daños causados por hongos (en negro) en los restos del navío que motivaron la inesperada excavación.

Fotografía de Museum of Cultural History

A partir de las alteraciones del suelo alrededor de la cámara central saqueada del barco de Gjellestad, el equipo determinó que los ladrones abrieron un túnel en el lado oeste del túmulo, posiblemente lo bastante grande como para que alguien entrara de pie en la cámara funeraria.

Se han fechado robos similares en otros túmulos vikingos en el año 950, coincidiendo con la toma del sur de Noruega por Harald Bluetooth. Los arqueólogos creen que el conquistador se dedicó a violar las tumbas de los antepasados de sus rivales, y el enterramiento del barco de Gjellestad podría haber sido uno de sus objetivos. 

Cada vez que entraban, los ladrones de Gjellestad no se llevaban todo, y lo que queda deja entrever el rico tesoro que una vez hubo en su interior: cuentas de ámbar y cristal, algunas cubiertas de láminas de oro, una piedra de afilar rota, un fragmento de un vaso de cristal y accesorios de un gran cofre de madera. Dentro y fuera de la cámara funeraria, los arqueólogos recuperaron huesos de caballos y bueyes, lo que sugiere que un sacrificio acompañaba al difunto al más allá. Otros hallazgos son más misteriosos, como una cabeza de hacha aparentemente encajada bajo el casco del barco durante la preparación del enterramiento, ya fuera para apuntalarlo o como parte de un ritual desconocido.

A lo largo del próximo año, el equipo de Rødsrud seguirá escaneando remaches y reensamblándolos digitalmente. Han decidido no desenvolver los bloques de tierra que contienen los antiguos elementos de fijación: como parte de un museo previsto en el yacimiento, los remaches se volverán a enterrar en los lugares exactos donde se encontraron. Los datos recogidos se pondrán a disposición de estudiosos de todo el mundo para que los estudien y, con un poco de suerte, revelen más sobre lo que llevó a los vikingos a cruzar el mundo conocido en sus temibles y eficientes navíos de gran eslora. Mientras tanto, el equipo de investigación seguirá publicando sus resultados en Internet y espera tener pronto una reconstrucción digital para "mostrarla" virtualmente.

"[El barco de Gjellestad es] un tipo de barco que no conocíamos", dice esperanzada Rødsrud, "y estoy seguro de que nos hablará de la navegación marítima en la Era Vikinga de una forma nueva".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved