Hallan en una cueva del Mar Muerto unas espadas romanas extraordinariamente bien conservadas

El asombroso descubrimiento en Israel de cuatro espadas de hace casi 2000 años evoca antiguas rebeliones y ofrece una oportunidad sin precedentes para la investigación científica.

Por Kristin Romey
Publicado 7 sept 2023, 10:47 CEST, Actualizado 13 sept 2023, 15:39 CEST
Empuñadura de hierro de una espada romana de pomo anular

Un conservador ajusta una cuña de espuma que protege la característica empuñadura de hierro de una espada romana de pomo anular. La espada, común entre los ejércitos del Imperio a finales del siglo II d.C., es una de las cuatro espadas antiguas descubiertas recientemente por los arqueólogos en una cueva cercana al Mar Muerto, en la reserva natural israelí de Ein Gedi. Las espadas se encuentran actualmente en un almacén climatizado en el Campus Nacional de Arqueología de Israel Jay y Jeanie Schottenstein de la Autoridad Israelí de Antigüedades, en Jerusalén.

Fotografía de Paolo Verzone

Según ha anunciado esta semana la Autoridad de Antigüedades de Israel, en una cueva cercana al Mar Muerto se han descubierto cuatro espadas de la época romana en un estado de conservación asombroso (conservadas durante casi 2000 años en sus vainas de madera y cuero).

Las antiguas armas estaban ocultas tras un muro de estalactitas en las profundidades de la cueva, en el desierto de Judea, al sureste de Jerusalén, en algún momento de los siglos II o III d.C., época en que la región era a la vez campo de batalla de las tropas romanas y refugio de los rebeldes judíos.

Los artefactos de metal o materiales orgánicos como la madera y el cuero rara vez sobreviven a siglos (y mucho menos a milenios) de exposición a los elementos. Pero el microclima único de la que ya se conoce como la Cueva de las Espadas ha conservado intactas las espadas de hierro con sus vainas, guardas y empuñaduras.

Fotografía de Paolo Verzone

"Se trata de una de las espadas romanas con vaina mejor conservadas", afirma el arqueólogo de la Universidad de Leicester (Reino Unido) Simon James, autor de Rome and the Sword: How Warriors and Weapons Shaped Roman History [Roma y la espada: cómo los guerreros y las armas dieron forma a la historia romana].

El descubrimiento se produjo en junio en la reserva natural israelí de En Gedi, donde las cuevas que jalonan los acantilados a lo largo del valle del Jordán han dado cobijo a personas durante más de 10 000 años.

Investigadores de la Universidad Ariel (Cisjordania) y de la Universidad Hebrea (Israel) habían visitado una cueva para documentar una antigua inscripción escrita en una estalactita cuando descubrieron la punta de hierro de un pilum (una jabalina romana) entre las rocas, así como trozos de madera trabajada. Informaron del descubrimiento al Proyecto de Prospección del Desierto de Judea de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA, por sus siglas en inglés), que regresó al lugar con un detector de metales y finalmente localizó las cuatro espadas encajadas tras una pantalla de estalactitas en un nivel superior de la cueva hasta entonces inexplorado.

Desde 2017, el equipo de reconocimiento, con la ayuda de la Unidad de Prevención del Saqueo de Antigüedades de la IAA, ha llevado a cabo un reconocimiento sistemático de cientos de cuevas en el desierto de Judea, en busca de artefactos antes de que caigan en manos de los saqueadores. Entre los últimos descubrimientos figuran una cesta de 10 000 años de antigüedad y los primeros fragmentos de rollos del Mar Muerto hallados en más de medio siglo.

Izquierda: Arriba:

Dos ejemplos de espadas romanas spatha descubiertas en la cueva; cada spatha presenta empuñadura y mango de madera, y algunas están envueltas en cuero o cuerda. Las hojas de hierro miden aproximadamente medio metro de largo.

Derecha: Abajo:

Una de las tres espadas spatha con restos de su vaina de madera descubiertas en la "Cueva de las Espadas". La spatha era una espada larga romana, originalmente desarrollada para la caballería y posteriormente adoptada por las tropas de infantería pesada.

fotografías de Paolo Verzone

Conflicto y caos

National Geographic captó imágenes exclusivas de las espadas cuando llegaron por primera vez a Jerusalén, a los laboratorios de conservación del Campus Nacional para la Arqueología de Israel Jay y Jeanie Schottenstein del IAA, días después de su descubrimiento, con fotografías que revelan en detalle la notable conservación de las antiguas armas.

Izquierda: Arriba:

La espada de pomo anular es un tipo de arma popular entre los enemigos de Roma antes de ser adoptada por el ejército del Imperio en el siglo II d.C. Los hallazgos de la Cueva de las Espadas se someterán a rayos X y tomografía computarizada para ayudar a determinar cómo se fabricaron.

Derecha: Abajo:

La empuñadura de madera de esta espada spatha presenta un revestimiento de cuero a medida. Los investigadores esperan determinar el origen de la madera, el cuero, el metal y otros materiales que componen las espadas, revelando información fundamental sobre cómo se fabricaban las armas en todo el imperio romano de la época.

fotografías de Paolo Verzone

Las espadas se llevaron al laboratorio del IAA en Jerusalén tal y como se encontraron, incluida esta spatha con excrementos de animal (muy probablemente de un hyrax) aún en la guarda de madera. Las armas se limpiarán cuidadosamente y se examinarán en condiciones climáticas similares a las de la cueva en la que fueron descubiertas.

Fotografía de Paolo Verzone

Tres de las cuatro espadas de hierro parecen ser de un tipo romano conocido como spatha, una espada larga de doble filo utilizada por las tropas de calvarios y posteriormente también por los soldados de infantería. Con una longitud aproximada de 60 centímetros, cada una de ellas presenta empuñaduras y guardas de madera, aunque de estilos diferentes y con distintos niveles de artesanía. Los investigadores estiman que datan, como muy pronto, de finales del siglo I o del II d.C.

La cuarta espada, de unos 45 cm de largo, presenta un distintivo pomo de metal en forma de anillo, un diseño que el ejército romano adoptó de combatientes extranjeros a finales del siglo II y III d.C.

Según las fechas estimadas de las espadas, es probable que fueran escondidas en la cueva del desierto de Judea en algún momento de los siglos II o III, una época en la que las tropas romanas estaban poniendo fin de forma sangrienta a una serie de levantamientos judíos y el Imperio estaba entrando en un periodo de caos político.

La última rebelión judía, la revuelta de Bar Kokhba, entre los años 132 y 136 d.C., es la "sospechosa inmediata" de un suceso que provocaría semejante alijo de armas, afirma Eitan Klein, director del Proyecto de Prospección del Desierto de Judea del IAA y subdirector de la Unidad de Prevención del Saqueo de Antigüedades, quien señala que hay pruebas de que los rebeldes y sus familias utilizaron varias cuevas de la zona durante esa revuelta final. Una excavación posterior de la Cueva de las Espadas, dirigida por Klein, reveló artefactos del periodo calcolítico anterior (4500 a 3500 a.C.), así como una moneda de bronce que data del periodo de la revuelta de Bar Kokhba.

"Pensamos en armas recogidas en el campo de batalla o robadas de unidades romanas..... Incluso podría ser que los rebeldes recogieran las armas y las escondieran para utilizarlas en la revuelta", señala Klein, quien añade que el alijo también podría ser el resultado de acontecimientos históricos posteriores, como batallas entre aspirantes al trono romano a finales del siglo II y la Crisis del Siglo III, un periodo de violenta inestabilidad en el que hubo más de 20 emperadores en los 50 años comprendidos entre 235 y 284.

Eitan Klein, director del Proyecto de Prospección del Desierto de Judea de la IAA y subdirector de la Unidad de Prevención del Saqueo de Antigüedades, examina la cabeza de pilum (jabalina) de hierro en el Campus Nacional de Arqueología de Israel Jay y Jeanie Schottenstein, en Jerusalén.

Fotografía de Paolo Verzone

Pero es posible que los arqueólogos nunca puedan explicar del todo quién y por qué escondió las espadas en aquella pequeña cueva del remoto desierto de Judea hace unos 1900 años: ¿los rebeldes que huían de las fuerzas romanas? ¿Bandidos en su guarida rocosa? ¿Incluso un auxiliar romano que se ausentó sin permiso?

Los resultados de la datación por radiocarbono de las espadas se esperan para dentro de unas semanas. Klein afirma que una cosa es segura: "La gente que guardó estas armas obviamente nunca volvió a por ellas".

(Relacionado: Los vándalos saquearon Roma, pero ¿se merecen su mala reputación?)

Descubrimiento sin precedentes, oportunidad sin precedentes

La notable conservación de las espadas brinda a los investigadores la oportunidad sin precedentes de comprender mejor las capacidades tecnológicas de la época.

Por ejemplo, un análisis de la madera y el cuero puede mostrar si una espada se fabricó localmente o en el extranjero, afirma Naama Sukenik, conservadora de la colección de material orgánico del laboratorio de conservación del IAA. Las próximas tomografías computarizadas y radiografías revelarán detalles interiores de la construcción de las espadas, y otros análisis podrán revelar la composición de las hojas de hierro, todas las cuales parecen estar en excelentes condiciones, según Helena Kupershmidt, que supervisa la unidad de conservación de metales del laboratorio.

Izquierda: Arriba:

Las monedas romanas de bronce y plata que datan del periodo de las revueltas judías (66-136), halladas por el equipo de prospección del IAA, son prueba de la actividad humana en las cuevas de la región en aquella época.

Derecha: Abajo:

Denario de plata del reinado del emperador romano Trajano (r. 98-117) hallado en una de las cuevas del desierto de Judea inspeccionadas por la Autoridad de Antigüedades de Israel.

fotografías de Paolo Verzone

Los arqueólogos están especialmente intrigados por la oportunidad de estudiar las armas romanas de la región, afirma James, que ha excavado en el yacimiento de Dura Europos, en Siria. Señala que la mayoría de las espadas romanas mejor conservadas proceden de yacimientos de Europa occidental, como las ciénagas danesas y los empapados campos de batalla británicos. "Realmente no sabemos nada sobre las técnicas de fabricación de espadas en el Imperio Romano de Oriente", afirma James.

Para los investigadores israelíes, el descubrimiento en la Cueva de las Espadas es sólo el comienzo de un estudio de varios años para desvelar sus misterios. "Acabamos de empezar la investigación sobre la cueva y el alijo de armas descubierto en ella, con el objetivo de intentar averiguar quién era el propietario de las espadas, y dónde, cuándo y por quién fueron fabricadas", dice Klein.

Amir Ganor, director del Proyecto de Prospección del Desierto de Judea, que también dirige la Unidad de Prevención del Saqueo de Antigüedades de la IAA, afirma que el descubrimiento es un recordatorio de lo que sigue estando en juego en los yacimientos arqueológicos de toda la región. "El desierto de Judea no deja de sorprendernos", señala. "Tras seis años de prospecciones y excavaciones... seguimos descubriendo nuevos tesoros en las cuevas.... Me estremezco al pensar cuánto conocimiento histórico se habría perdido si los saqueadores hubieran llegado a los asombrosos artefactos de esta cueva antes que los arqueólogos".

La antigua Roma 101

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved